Alternativas sociopolíticas frente a la crisis sistémica

Alternativas sociopolíticas frente a la crisis sistémica

 

Antonio Antón Morón

Profesor honorario. Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid

 

Congreso Internacional: ¿Qué dicen las ciencias sociales sobre la crisis?

Bilbao, 14 y 15 de julio de 2014

Ponencia para el área temática 3: Alternativas a la crisis

(Texto completo editado por la Fundación 1º de Mayo, julio de 2014: http://www.1mayo.ccoo.es/nova/files/1018/Informe99.pdf)

 

Resumen (abstract)

 

Existe una crisis sistémica, fundamentalmente, socioeconómica y político-institucional, que afecta a la construcción de la Unión Europea y está acompañada de otros factores culturales, medioambientales, tecnológicos y geoestratégicos. A partir de este diagnóstico se trata de explicar las posibilidades y alternativas de cambio social progresista.

Frente al discurso de la inevitabilidad de la política de austeridad y la hegemonía de su actual clase gestora, se defiende la idea de que sí se puede cambiar ambos. Así, se analizan las tendencias y los agentes sociales y políticos que pugnan por la deslegitimación y la derrota de esa gestión regresiva para abrir una senda, al menos, de superar la subordinación de España y las capas populares del sur europeo y caminar hacia una Europa más social, democrática y solidaria. Dejamos al margen el detalle de las propuestas económicas y, desde la sociología crítica, nos centramos en las opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica.

En primer lugar, se exponen algunos criterios teóricos para enmarcar la función e influencia de los factores sociopolíticos y, más en particular, el papel de la presión ciudadana progresista a través de la protesta social y los movimientos sociales, elemento fundamental para promover el cambio social.

En segundo lugar, se analiza la viabilidad y la legitimidad de las dos estrategias fundamentales que pugnan por la gestión y salida de la crisis sistémica: 1) Por un lado, la opción dominante es la estrategia liberal-conservadora, basada en la política de austeridad, más o menos flexible y con componentes autoritarios. 2) Por otro lado, de forma subordinada, está la apuesta por una opción justa, democrática y solidaria.

En tercer lugar, se explica el camino hacia la conformación de una alternativa progresista, con la configuración de una corriente social indignada o crítica. Estamos en una nueva fase de la protesta social, con un contenido social y democrático, unas formas expresivas masivas y pacíficas y un carácter global o sistémico. Este movimiento popular es suficientemente consistente y duradero como para hablar de nuevos (y renovados) sujetos colectivos. Se trata de una ciudadanía activa, basada en valores cívicos de justicia social, contra la austeridad, el reparto injusto de los costes de la crisis, los recortes sociales y el desmantelamiento del Estado de bienestar, y por la democratización del sistema político.

Este proceso de empoderamiento cívico supone un factor fundamental para influir en la gestión de la crisis de las élites gobernantes. Su persistencia y su grado de desarrollo van a condicionar el presente y el futuro del modelo social europeo, la derrota del proyecto liberal-conservador, la reconfiguración de las izquierdas y la propia construcción europea.

Ideas clave: austeridad, movimiento popular, cambios sociopolíticos, justicia social.