Blog: //www.antonio-anton-uam.es

 

SE HACE CAMINO AL ANDAR

Publicaciones (propias y ajenas) de interés sociopolítico.

Selección mensual en el BOLETÍN INFORMATIVO: ver Boletín

Novedades

Antonio Antón: Ver Presentación-UAM

Artículos recientes:  Año 2018-res. 

 

Ver más:  Publicaciones

  

Últimos artículos:

(Textos completos en los enlaces)

Una oportunidad para el ‘sanchismo’, en Público (23/12)

 

Los resultados de las elecciones autonómicas andaluzas del pasado dos de diciembre han sido, sobre todo, un fracaso para el ‘susanismo’ por su gestión socioliberal y prepotente, en los ámbitos autonómico, con su desalojo del poder institucional, y estatal, con la pérdida de credibilidad en el conjunto del Partido Socialista y en el escenario político. Ese es el aspecto más relevante con impacto a nivel general que ofrece una oportunidad de consolidación del ‘sanchismo’ que, junto con sus socios de Unidos Podemos, En Marea y En Comú Podem (y Compromís y las candidaturas municipalistas), puede avanzar con una perspectiva progresista. Además, analizo dos aspectos adicionales: por un lado, el ascenso de Vox y la reestructuración de las derechas y, por otro lado, la pérdida de empuje de Adelante Andalucía. Todo ello permite aventurar las dificultades, pero, también, las posibilidades de un cambio de progreso en las próximas citas electorales.

Referencia web original:

//blogs.publico.es/dominiopublico/27455/una-oportunidad-para-el-sanchismo/

Reeditado en Mientras Tanto nº 175 (1/01/19): 

//www.mientrastanto.org/boletin-175/de-otras-fuentes/una-oportunidad-para-el-sanchismo 

El sendero socialista hacia las elecciones, en Pensamiento Crítico (24/12)

 

"¿Cuál es la estrategia actual del gobierno socialista? Parece que durar, al menos, hasta el otoño de 2019, en que convocaría elecciones generales, si no se anticipan todavía más. En este periodo transitorio da por supuesto que, a pesar de la fragilidad de su representatividad parlamentaria, la gestión del poder gubernamental le va a reportar ventajas políticas y electorales: el ensanchamiento de su base electoral y su credibilidad política para afianzarse en el poder institucional. Pero el sendero para conseguirlo es estrecho e inseguro y dependiente del modo electoral en que se ha colocado ya. La decisión sobre la fecha electoral depende de la valoración del presidente Sánchez sobre sus expectativas en ese camino. Al mismo tiempo, incrementa su indefinición respecto de la transformación sustancial que necesita España, especialmente la mayoría popular, así como sobre su política de alianzas y la orientación de sus políticas en los dos retos clave: socioeconómico y democrático-territorial. O sea, su prioridad estratégica se definiría en términos partidistas, de ampliar su posición de ventaja respecto del actual equilibrio de fuerzas: incrementar su superioridad representativa en relación con sus competidores directos (por su derecha y por su izquierda), para imponer mejor su hegemonía en la gestión institucional y desarrollarla en la próxima legislatura de forma más cómoda y según los equilibrios postelectorales…"

Referencia web:

//www.pensamientocritico.org/el-sendero-socialista-hacia-las-elecciones/

(Se edita inicialmente en Público, el 21/11).

Artículos ajenos con breves comentarios

Claridad en la perspectiva

 

Ver todos: Artículos ajenos

 

Ver selección: Artículos destacados (Abajo, el último).

 

Últimos artículos ajenos:

Debate sobre la Constitución entre las izquierdas. Vicenç Navarro (14/01)

 

V. Navarro clarifica este debate:

“Con excesiva frecuencia, los medios han mostrado maliciosamente que En Comú Podem iba a remolque del bloque independentista, aceptando su liderazgo. Pero en esta ocasión, cuando el establishment político-mediático español y parte del catalán estaban celebrando acríticamente el 40º aniversario de la Constitución, era necesario hacer una crítica a tal documento, y la resolución aprobada era distinta a la inicialmente propuesta por la CUP. En realidad, debería haber sido En Comú Podem y otras fuerzas democráticas las que hubieran impulsado tal resolución. No se puede dejar en manos del bloque independentista el mensaje crítico con el Estado español y su Constitución. En realidad, las izquierdas tradicionales se han acomodado excesivamente al llamado orden constitucional, y no tendrían que haber dejado a las derechas nacionalistas antes, y a las independentistas ahora, el liderazgo de la protesta en contra tanto de la lectura que se da de la Constitución para defender las relaciones de poder existentes en el país, así como de los principios constitucionales (y sus artículos) que facilitan tal función…

Dicho esto, es también importante señalar que sería aconsejable que En Comú Podem sumara sus votos con otros partidos también no independentistas para denunciar la gran insensibilidad de la Generalitat de Catalunya hacia la enorme crisis social que se vive hoy en Catalunya y en el resto de España (la mayoría de los jóvenes no vivirán mejor que sus padres). Y otra moción que debería hacerse, aunque es improbable que fuera aceptada, es una con la denuncia tanto del anterior gobierno español del Partido Popular, como del mismo gobierno de la Generalitat por la aplicación de unas políticas impuestas a la población por las derechas gobernantes en España y también en Catalunya, que aun perteneciendo a sensibilidades nacionalistas opuestas, coinciden en unas políticas económicas y sociales que distan mucho de estar informadas por los derechos sociales que existen en la Constitución.”

Referencia web original:

//blogs.publico.es/vicenc-navarro/2019/01/14/debate-sobre-la-constitucion-entre-las-izquierdas/

Vox o la Reconquista de los Cruzados. Xavier Domènech (10/01)

 

Buen apunte histórico y político: “Pensar que esta nueva "Reconquista" no nos afecta, que la mejor defensa contra esto es sólo reivindicar un "espíritu" del 78 absolutamente roto, como demuestra la misma emergencia de Vox y la relación que tienen el resto de derechas con este partido; o pensar que porque pertenece a España no es un problema que pertenezca a los catalanes y a las catalanas, eso sí que es vivir en una realidad virtual. Hay psicotrópicos mejores.”

Referencia web original:

//www.ara.cat/es/opinion/xavier-domenech-vox-reconquista-cruzados_0_2159184259.html

La propuesta de Presupuesto del Estado: la posible alternativa al desastre neoliberal. Vicenç Navarro (10/01)

 

Ajustado análisis del carácter del acuerdo presupuestario del Gobierno socialista con Unidos Podemos (y aliados), la importancia de su aprobación en el contexto de la ofensiva derechista y neoliberal y la torpeza del bloque independentista que prioriza si interés partidista:

“El principio básico del dogma neoliberal es que las políticas públicas que benefician a los de arriba (una minoría) acaban beneficiando a todos los demás. La realidad ha mostrado que, como era predecible, tales políticas han beneficiado a las minorías que derivan sus ingresos de la propiedad del capital a costa de todos los demás, la mayoría de los y las cuales reciben sus ingresos del trabajo…

Una característica de esta trinidad de ultraderechas, además de su nacionalismo centralista (negador del carácter plurinacional de España) es su ultraneoliberalismo, continuador de las políticas que han hecho tanto daño. El mayor obstáculo hoy para que se aprueben los presupuestos es la postura partidista de los partidos independentistas (y muy en especial de los neoconvergentes), que anteponen sus intereses de partido a los intereses del país, incluyendo los de las clases populares catalanas (facilitado por el hecho de que sus equipos económicos pertenecen también a la ortodoxia neoliberal)…

Ahora bien, la torpeza del bloque independentista puede llevar al país no solo a negar la posibilidad de apoyar el presupuesto, sino también al establecimiento de un gobierno de ultraderechas que continuaría las políticas neoliberales que tanto dolor han provocado. Esta es la situación hoy en España, incluyendo en Catalunya.”

Referencia web original:

//blogs.publico.es/vicenc-navarro/2019/01/10/la-propuesta-de-presupuesto-del-estado-la-posible-alternativa-al-desastre-neoliberal/

Marx para mí (y ojalá también para otros) Branko Milanović (9/01)

 

Una interesante aportación desde el marxismo crítico:

“La desiguladad no es un fenómeno individual ('mis ingresos son bajos'), sino un fenómeno social que afecta a amplios sectores de la población ('mis ingresos son bajos porque las mujeres están discriminadas')…

El hecho de que las relaciones patrimoniales determinen los precios y la estructura de producción y consumo es una visión sumamente importante. De este modo, se subraya el carácter histórico de cualquier ordenamiento institucional. La última contribución de Marx que me gustaría destacar –quizás la más importante y grandiosa– es que la sucesión de formaciones socio-económicas (o más restrictivamente, de los modos de producción) está en sí misma “regulada” por las fuerzas económicas, incluida la lucha por la distribución del excedente económico.”

Referencia web original:

//ctxt.es/es/20190109/Politica/23783/economia-marxismo-marx-desigualdad-branko-milanovic.htm

La incómoda pregunta. Ignacio Sánchez-Cuenca (9/01)

 

Una crítica amistosa al Gobierno socialista por su falta de medidas reales de cambio para la gente y los riesgos de credibilidad de su exclusiva política de gestos y olvido de sus posiciones cuando tiene que gobernar:

“En fin, incluso si resulta difícil responder a la pregunta incómoda sobre los logros del Gobierno en estos primeros seis meses, el PSOE de Pedro Sánchez debería hacer cuanto esté en su mano para que no vuelva a calar en la ciudadanía progresista la idea de que las promesas en la oposición son declaraciones sin demasiado valor. Y, sí, ya sé que con 84 diputados no se puede ir muy lejos. Pero se suponía que Sánchez gobierna y no convoca elecciones para poner en marcha algunas iniciativas que den una idea de lo que podría llegar a hacer un gobierno progresista si tuviera mayores apoyos. Y eso, a estas alturas, está todavía por ver.”

Referencia web original:

//www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2019/01/08/la_incomoda_pregunta_90501_1023.html

El bloque reaccionario y la disputa por la democracia. Iñigo Errejón (9/01).

 

Errejón reelabora su propuesta: abandona su anterior discurso de la polarización élites/pueblo. Ahora la pugna sería entre el bloque reaccionario (las derechas) y el campo democrático (progresista o de las izquierdas, o sea de las fuerzas del cambio junto con el Partido Socialista). Según su reciente entrevista, habría terminado el momento ‘populista’ y estaríamos ya (desde el acceso a las instituciones locales y parlamentarias de 2015) en un momento ‘institucional’, con un cambio de prioridades de la acción política desde las instituciones, un nuevo proyecto de país y una gran dimensión cultural. Así, ese campo democrático se ‘construiría’ articulando voluntades cívicas para reconstruir ‘un país’ con instituciones sólidas: de protección y cooperación, con diálogo entre diferentes y nuevos liderazgos y referentes culturales tras una pugna de valores.

Dos son los aspectos sin contemplar, más allá de esas formulaciones genéricas: uno, cómo se consolida y amplía ese campo democrático-progresista, particularmente cómo se articula la acción política popular con las dinámicas sociales de fondo; dos, cómo se sortea la ambivalencia política de la dirección socialista, con los riesgos de sus límites estratégicos y su dependencia de poderes fácticos para avanzar sobre la igualdad (redistributiva, social, laboral, económica…), la articulación plurinacional, una fuerte democratización y las alianzas (gran centro o socios y planes de progreso). La reflexión y el debate estratégico y teórico, complejo, unitario y crítico, debe continuar para abordar la situación de relativo bloqueo y estancamiento, superar el síndrome y el fracaso andaluz y reforzar la dinámica de cambio de progreso. Transcribo un par de párrafos:

“Hemos de construir un amplio campo democrático que, con independencia de sus cauces electorales, se articule en torno a instituciones de protección y cooperación, derechos que, una vez conquistados, generan hambre de más, liderazgos que inspiren confianza, referentes culturales e intelectuales dispuestos a dar la lucha de valores. Un campo transversal que no se cierra sino que se abre, que no renuncia a incorporar a buena parte incluso de quienes hoy son adversarios.…

Ese campo democrático no puede ser de los lamentos o “muros defensivos”, ni de la nostalgia, ni estar supeditado a las necesidades de los aparatos de los partidos. Ha de ser la reunión sin prejuicios de las mejores energías y voluntades cívicas para articularlas en una dirección que hoy es ya potencialmente mayoritaria: reconstruir un país que cuida de su gente, que se dota de instituciones sólidas frente al “sálvese quien pueda”, que dialoga entre diferentes y que no quiere dar pasos hacia atrás sino innovar, que sabe que la libertad sólo florece donde hay condiciones razonables de igualdad y fraternidad.”

Referencia web original:

//elpais.com/elpais/2019/01/08/opinion/1546970472_275199.html

Hegemonía, sentimiento y deliberación. Fernando Broncano (6/01)

 

Una reflexión interesante de F. Broncano contra la simplificación (pasional) del concepto de hegemonía y la importancia de la mediación de la palabra, la deliberación y el debate, o sea, de una democracia participativa, en la formación de significados y actitudes respecto de la acción política y las relaciones de poder:

“Una concepción simplista de la hegemonía que se ha extendido entre la izquierda es la que piensa que se trata de un proceso de "imponer sentido" a través de la movilización pasional de modo que ciertos términos que se emplean cotidianamente en la acción política adquieran un cierto significado que recoja las demandas de grandes capas de la población…

Aunque hay muchos elementos valiosos en la idea de que los sentimientos orientan los significados de los conceptos básicos de la existencia, lo que hace simplista a esta línea de interpretación de la noción de hegemonía es que tiene una concepción elemental de las relaciones entre poder y significado y comprende mal los procesos de mediación que establece el espacio de la palabra, la deliberación y la esfera pública en la constitución de los significados…

El año pasado, aprovechando que tenía que dar un curso de introducción a la filosofía política, me interesé mucho por el debate entre populismo y republicanismo que, a la sazón, ocupaba las páginas de la prensa interesada en las nuevas líneas políticas, entre ellas, sobre todo, la representada por Podemos. Me asombró cuán de lado se dejaba el componente cognitivo, argumental y deliberativo de la democracia, como si solamente fuese un simple instrumento para la propaganda, como si no tuviese un carácter de mediación activa en la formación de discursos, actitudes, símbolos, prácticas y, claro, también significados…

Una concepción radical de la democracia no puede dejar a un lado la creación de espacios de debate, de intercambio de invitaciones a inferir, de co-formación colectiva de planes de vida a través de razones. Ampliar la democracia no es simplemente ampliar la capacidad de votar es también y sobre todo ampliar la capacidad de razonar en común.“

Referencia web original:

//laberintodelaidentidad.blogspot.com/2019/01/hegemonia-sentimiento-y-deliberacion.html

¿Simple desaceleración del crecimiento o nueva recesión en 2019?. Gabriel Flores (3/01)

 

En tiempos de incertidumbre, reforzar la capacidad analítica y de proyecto de cambio: “En resumen, malos tiempos para el pensamiento rutinario y el juego político a corto plazo que sigue predominando. Las fuerzas progresistas y de izquierdas necesitan más capacidad de análisis y más cooperación en la elaboración de propuestas de cambio viables y capaces de lograr el respaldo de una amplia mayoría social.”

Referencia web original: 

//www.nuevatribuna.es/articulo/economia/simple-desaceleracion-crecimiento-nueva-recesion-2019/20190103114923158879.html

Política de las emociones: marea negra, marea amarilla. Albert Recio Andreu (1/01)

 

Reflexiones realistas y sensatas para elaborar respuestas urgentes.Selecciono varios párrafos:

“La izquierda ha perdido atractivo y desmovilizado a sus bases. Parte de este desencanto obedece al simple hecho de que no se cumplieron las expectativas de victoria en las elecciones generales…

Se debe también a que el espacio de Unidos Podemos ha sido incapaz de trasladar a parte de las bases la necesidad y oportunidad de un proyecto común, y a menudo han proliferado los sectarios más interesados en mantener su pequeña parcela de poder que en desarrollar una línea de acción colectiva. Y es consecuencia también de que la gestión realizada en los grandes ayuntamientos no ha provocado los cambios radicales que la gente creía…

Las emociones son inevitables en cualquier actividad social. Olvidarlas y pensar que las personas actúan siempre como respuesta a una reflexión profunda e informada es inútil…

Pero basar la acción política en el manejo de emociones es seguramente la mejor vía para que el sistema social siga generando movimientos que no sólo son incapaces de generar un proceso de verdadera transformación e impugnación del poder del capital, sino que a menudo conducen a verdaderas catástrofes. Conocer el papel de las emociones es tan necesario como buscar formas de acción política y social que reduzcan su papel. Supone de entrada replantearse el papel de los nuevos medios de comunicación que tanta influencia están teniendo en la generación de respuestas reactivas, movidas de corto alcance (en cuanto a su continuidad temporal) y legitimación de discursos reaccionarios. El 15-M tuvo la virtud de generar un debate sobre la democracia, pero, inevitablemente, predominaron las respuestas simplistas y la ingenuidad. Ahora toca revisar la experiencia y buscar salidas frente a la suma de mareas que pueden anegar cualquier posibilidad de avanzar hacia sociedades democráticas, igualitarias y ecológicamente sostenibles. Y me temo que algunas de las respuestas deben darse con urgencia, pues alguna de las mareas amenaza en el horizonte.”

Referencia web original:

//www.mientrastanto.org/boletin-175/notas/politica-de-las-emociones-marea-negra-marea-amarilla

2018, año cero de la contrarrevolución feminista. Nuria Alabao (2/01)

 

“El año que se cierra ha sido el del definitivo estallido del feminismo, pero también el de los primeros pasos de su reacción… El 2018 fue el año de la potencia feminista, la huelga del 8M desbordó todas las expectativas y puso en el mapa una nueva fuerza social con capacidad de sacudir el equilibrio de fuerzas político. Por mucho que algunos intenten minimizar sus posibilidades disruptivas, es evidente que herramientas como la huelga acarrean una semilla de subversión que puede ir a más. La verdadera potencia del feminismo no está en las cuotas o en las llamadas a que las mujeres ocupen puestos de poder dentro de este orden, sino en el ámbito de la oposición a un sistema injusto donde las mujeres ocupamos los lugares más bajos de la escala social –donde también intersectan raza y clase– que se sostiene sobre el trabajo no pagado en los hogares (y mediante un alto grado de violencia que también sufrimos). Esos componentes subversivos están contenidos en el feminismo e implican una potencia social y discursiva enorme que para muchos tiene que ser frenada o “redirigida”. Por ejemplo, como hace el feminismo más institucional con sus numerosos guiños y gestos –que es otro tipo de freno–. Toda revuelta acaba acarreando su contrarrevolución.”

Referencia web original:

//ctxt.es/es/20190102/Firmas/23710/Nuria-Alabao-feminismo-contrarevolucion-reaccion-Vox-Pablo-Casado.htm

Postales de fin de año. Albert Recio (1-01)

 

Buena reflexión en el cambio de año: "Resumiendo la situación, crece la incertidumbre y proliferan los riesgos. Aunque es difícil determinar con certeza si va a estallar una nueva tormenta global. Como podrá percibir el lector, me he limitado a comentar los aspectos que podríamos llamar de “economía convencional”. Algo que deja fuera de campo los principales problemas de la economía global: las desigualdades enormes, la pobreza, la crisis ecológica. Esto requiere indudablemente de otros enfoques y otras políticas. Y estas de momento siguen ocupando un campo marginal en la agenda política (como ha vuelto de poner de relieve la cumbre de Katowice) porque chocan tanto con los intereses de los grandes grupos de poder económico como con las creencias de buena parte de las élites intelectuales y con las inercias que genera la sociedad (que como comento en otra nota más bien están alimentado corrientes políticas reactivas). Cambiar la agenda exige un esfuerzo titánico. Y lo peor de todo es que, de producirse una nueva recesión, lo más probable es que este debate aún se hunda más en un segundo plano…

El año en España acaba de forma contradictoria. Con un porvenir gris oscuro. Con una derecha envalentonada que bloquea el presupuesto (con la inestimable colaboración de sus teóricamente rivales incondicionales, los independentistas catalanes). Y con sólo unas pocas medidas positivas que reflejan la poca solidez del Gobierno de Sánchez y el poder que siguen ejerciendo los grandes grupos económicos…

Si este es todo el impulso reformista, la cosa va a tener poco recorrido. Nada de reformas estructurales en serio para atajar los grandes problemas sociales y ecológicos del país. Aquí sigue mandando la banca y sus adláteres. Que el nuevo año nos aclare las ideas y nos dé fuerzas para impulsar nuevos movimientos y desarrollar una política de miras amplias."

Referencia web original:

//www.mientrastanto.org/boletin-175/notas/postales-de-fin-de-ano

¿La bandera del europeísmo para frenar a la extrema derecha?. Fernando Luengo (27/12)

 

“Urge elaborar un relato que no esquive ni se diluya en la bandera de un confuso y falaz europeísmo, sino que entre en el análisis de la problemática asociada a los procesos de integración económica gobernados por los mercados y las finanzas, la distribución desigual de los costes y los beneficios, la cesión de soberanía en beneficio de los actores que operan en los mercados globales y el papel prominente de las grandes firmas. Ese relato debe construirse a partir de la impugnación de la construcción europea actual, que ha perdido legitimidad ante la ciudadanía, y la necesidad y la posibilidad de poner en pie Otra Europa.”

Referencia web original:

//blogs.publico.es/econonuestra/2018/12/27/la-bandera-del-europeismo-para-frenar-a-la-extrema-derecha/

Enmanuel Rodríguez: “Hoy es mucho más importante tener movimientos, sindicatos, cooperativas... que una clase política fetén”. Entrevista (26/12)

 

Entrevista sobre el papel del Estado, la clase política y sus alternativas para la emancipación, con su habitual tono corrosivo y un enfoque ‘consejista’ o de ‘autonomía proletaria’.

Referencia web original:

//ctxt.es/es/20181226/Politica/23442/Guillem-Martinez-entrevista-Emmanuel-Rodriguez-politica-historiador-sociologo.htm?fbclid=IwAR0-yc2mIxBn38Ud0RfN1vE15n668q9iiwVO8zhI_FBQukmVUY1XmcVsMIk

Más allá de Vox: serenidad activa. Eugenio del Río (24/12)

 

“El shock andaluz es una llamada de atención, una advertencia seria, un tirón de orejas. Es también una oportunidad para plantearse los problemas que con frecuencia quedan pospuestos o silenciados en el mundo político oficial. Es una ocasión para impulsar la deliberación pública con claridad, con propuestas nuevas, mirando al futuro”.

Referencia web:

//www.pensamientocritico.org/mas-alla-de-vox-serenidad-activa/

3ª Informe sobre la desigualdad en España. Fundación Alternativas (diciembre 2018)

 

Excelente informe dirigido por Luis Ayala y Jesús Ruiz-Huerta. Trata distintos aspectos, a partir de 'La desigualdad y sus nuevas dimensiones'.

 

Referencia web original:

//www.fundacionalternativas.org/public/storage/publicaciones_archivos/7bf74f1063903096d6b8d1b84302da1a.pdf

Tomar partido: cambio de época y nuevos tiempos difíciles. Roberto Rodríguez Guerra (23/12)

 

Selecciono varios párrafos de esta densa e interesante reflexión:

“Todo parece indicar que estamos ante una crisis de largo plazo -que acaso haya llegado para quedarse- en la que son notorios los enormes problemas sociales y económicos generados por el neoliberalismo. Pero también las demandas de –cuando menos- una reforma sustancial de la composición y funcionamiento de las instituciones y órganos fundamentales del Estado, así como del papel de los partidos políticos y de la sociedad civil (lo social) en la vida política. El sentido en que tal reforma se lleve a cabo está abierto y dependerá sin duda de la evolución de algunas de estas tendencias, así como del papel que en tal proceso desempeñen los diversos actores políticos y sociales. Y la reacción de la ciudadanía, de los partidos de izquierda y de los movimientos sociales alternativos será fundamental a este respecto…

El precio de este doble proceso –es necesario destacarlo- es un cierto giro del péndulo en la batalla ideológica, un giro por el cual estamos ante un desdibujamiento de los discursos de la izquierda y, por el contrario, una radicalización de los discursos de la derecha…

En todo caso, si tuviese que caracterizar el momento presente de alguna manera me atrevería a indicar que todo apunta hacia un momento de «relativa inestabilidad» de la vida política y el sistema político. De «inestabilidad» porque todos los fenómenos anteriormente señalados apuntan a un tiempo complejo en que asistimos a una crisis sistémica (como lo muestran los enormes y crecientes problemas socioeconómicos relacionados con la pobreza, la desigualdad, la precarización de la vida y el trabajo,...) y a una deslegitimación de las instituciones fundamentales del Estado de difícil solución…

De inestabilidad «relativa» porque si bien es cierto que perduran las vías institucionalizadas de participación (elecciones, partidos, parlamentos, ejecutivos), también lo es, por un lado, que persisten los movimientos de indignación ciudadana y el municipalismo popular como espacios amables de acción colectiva y de participación política y, por otro, que cada vez cobran mayor presencia los movimientos regresivo-autoritarios, así como porque –sobre todo en el espacio de la derecha- es perceptible una cruda polarización política e ideológica cuya finalidad es no solo descalificar burdamente al otro (la izquierda) y preservar el internamente disputado espacio electoral de la derecha. Es también anular toda posibilidad de avance social y democrático e, incluso, cuestionar algunos de los fundamentos del Estado social democrático de derecho…

Creo, sin embargo, que el problema fundamental sigue siendo que “las grandes masas se han apartado de las ideologías tradicionales, [y que] no creen ya en lo que antes creían». Es más, las tendencias recientes muestran que cada vez cobran mayor presencia las soluciones supuestamente salvíficas, abiertamente autoritarias y antisociales. De este modo, el trasfondo y las posibles respuestas a esta situación obligan, entre otras cuestiones, a una reflexión previa y en profundidad sobre los proyectos socioeconómicos, ideológicos y organizativos de la izquierda, sobre las respuestas que la izquierda puede y debe dar aquí y ahora a estos fenómenos y, en especial, a una revisión de las relaciones entre la izquierda parlamentaria y la izquierda social…

En el cada vez más incierto contexto actual y ante el avance del fascismo social y la ultraderecha política, deberíamos apostar por un «involucramiento crítico» tanto en el espacio socio-político como en el espacio político-institucional… Es mucho lo que nos jugamos en los «nuevos tiempos difíciles» que se avecinan. Y frente a ellos creo que es preciso «tomar partido y comprometerse» tanto con los movimientos sociales como con la política institucional.”

Referencia web original:

//lacolectivacanarias.org/wp-content/uploads/2018/12/DEBATE01dic2018.pdf 

Pablo Iglesias: "El siguiente desafío es demostrar que podemos gobernar de manera sensata". Entrevista (23/12)

 

Ilustrativa esta larga entrevista con un repaso de todos los temas de actualidad. Selecciono algunas respuestas significativas:

“Nosotros aspiramos a ganar las próximas elecciones, pero soy consciente de que no vamos a gobernar sin acuerdos con otras fuerzas políticas. Hemos demostrado, sobre todo en estos últimos dos años, una capacidad de tejer acuerdos que se ha revelado muy beneficiosa. Hay muchos que nos atribuyen buena parte de los méritos de la última moción de censura. Es verdad que todos los méritos no son nuestros, pero creo que fuimos los que más defendimos esa moción y los que más trabajamos para que saliera adelante. Somos conscientes de que esa responsabilidad histórica de buscar acuerdos entre fuerzas políticas diferentes la vamos a tener que seguir ejerciendo…

Y desde luego si el PSOE se vuelve a equivocar de aliados y mira a la derecha, pues creo que buena parte de sus electores tomarán nota y habrá consecuencias. Nosotros vamos a seguir trabajando para ganar las elecciones, pero sabiendo que incluso si las ganamos vamos a tener que buscar acuerdos entre los que piensan distinto. Tengo la sensación de que la sociedad española quiere que se represente su pluralidad…

Estamos preparándonos para gobernar en España y para tratar de gobernar aunque sea cogobernando con otras formaciones políticas una década. Este país necesita reformas y transformaciones que aseguren la justicia social y una gestión más racional y democrática de la crisis territorial, que es consustancial a nuestra patria y a nuestra historia…

Nosotros siempre vamos a poner el acento en la justicia social, en los servicios públicos, en las condiciones de trabajo, pero seríamos muy torpes si no reconociéramos que algo fundamental para entender la política en España son también los símbolos, las emociones y las identidades…”

Referencia web original:

//www.huffingtonpost.es/2018/12/23/pablo-iglesias-el-siguiente-desafio-es-demostrar-que-podemos-gobernar-de-manera-sensata_a_23624523/

Diálogo, diálogo y más diálogo. Gabriel Flores (22/12)

 

Un paso en el camino necesario para una salida democrática al conflicto territorial: “El incipiente diálogo que se ha iniciado es imprescindible en la búsqueda de una salida democrática a un intrincado problema político en el que nos jugamos el resultado de las próximas elecciones generales y, aún más importante, nuestro futuro como país y sociedad democrática. Se abre así una fisura, aún muy insuficiente, en la confrontación política frentista, que debe ampliarse si se quiere encontrar una solución democrática, pacífica y legal a un conflicto político que determina desde hace más de un año la actuación de los principales poderes e instituciones del Estado… Comienza un viraje desde la unilateralidad autoritaria, que buscaba la confrontación, la crispación y la derrota total del contrincante, hacia la búsqueda democrática de consensos amplios y respetuosos que ofrezcan seguridad jurídica, compromisos claros y firmes en el respeto hacia los derechos e identidades de toda la ciudadanía, en Catalunya y en toda España, y una mayor atención a las tareas de rescate de la ciudadanía.”

Referencia web original:

//www.nuevatribuna.es/articulo/espana/reunion-sanchez-Torra-conflictocatalunya/20181222093947158601.html

Argumentos del federalismo plurinacional. Ramón Máiz (20/12)

 

Argumentos para tener en cuenta: “La nación no debe dejarse al albur del nacionalismo. Hay que alentar una versión pluralista y abierta del proceso político. Los excesos esencialistas son incompatibles con las demandas inclusivas de la democracia…Redistribución y predistribución resultan imposibles sin solidaridad interterritorial… Desde la soberanía compartida, debemos luchar por una Europa que supere el cínico desamparo neoliberal”

Referencia web original:

//elpais.com/elpais/2018/12/19/opinion/1545220937_172272.html

Tiempo de descuento. Nacho Álvarez (20/12)

 

Oportunas y argumentadas razones: “Es necesario pasar la página de una austeridad que ha dañado la cohesión social y el crecimiento potencial de la economía… En este tiempo de descuento en el que nos encontramos debemos trabajar a fondo por la construcción de esa mayoría política que permitió la moción de censura. El filo en el que se va a mover la legislatura durante los próximos meses determinará si España cae del lado de un proyecto que actualmente no propone más alternativa que prolongar la austeridad y un nuevo 155 de carácter infinito, o del lado de un proyecto de profundización democrática que articule un nuevo contrato social y territorial. No tendremos segundas oportunidades. No valdrá después llorar lo que ahora no hemos sabido acordar.” 

Referencia web original:

//elpais.com/elpais/2018/12/20/opinion/1545321415_781933.html

Francia: el sentido de la confrontación de los "chalecos amarillos". Étienne Balibar (19/12)

 

Ensayo amplio e interesante del filósofo francés E. Balibar sobre el sentido de la revuelta de los ‘chalecos amarillos’ en Francia y sus implicaciones. Selecciono algunos párrafos significativos:

“¿Quiénes son, con todo el volumen y la multiplicidad de su agrupamiento, los chalecos amarillos?... Diría para complicar inútilmente el razonamiento, que encarnan y denuncian la precarización generalizada de la actividad y de los medios de existencia, que afecta hoy a millones de franceses o inmigrantes de cualquier formación y cualquier residencia geográfica (excepto los “barrios bonitos” y ciertos hogares “bobos”) porque están atrapados entre dos fuertes tendencias características del neoliberalismo, ambas basadas en la aplicación de la ”competencia libre y no falseada”: por un lado, la nueva ley de bronce de reducción de los salarios, directos e indirectos (de la que evidentemente forman parte las pensiones) a la que contribuyen la mundialización y el cambio tecnológico desregulado, así como el debilitamiento de las organizaciones sindicales; y por otro, la uberización acelerada de los empleos “manuales” o “intelectuales”, que no dependen de empresas territorializadas, sino de plataformas numéricas, que realizan una competencia “a muerte” entre individuos (bautizados como “empresarios autónomos”) que sus asociadas mantienen mediante la demanda intermitente y la deuda.

Ambas tendencias convergen, y trabajadores y empleados de las ciudades, los suburbios y del campo que non han caído aún al fondo, ven que no tardarán en hacerlo, aunque el discurso oficial preludie la entrada en un paraíso individualista calificado de “nación-vivero de empresas”. Pero esta representatividad socio-económica se refleja también en una representatividad política que da toda la originalidad al movimiento de los chalecos amarillos y que no ha dejado de suscitar un cúmulo de interpretaciones, digamos de explotaciones: considerando el fracaso de la política representativa o su descalificación, a la cual se han añadido varios factores institucionales y sociológicos de largo recorrido; sin olvidar los métodos de gobierno del poder actual que recordé más arriba, nuestros Chalecos en conjunto han propuesto una alternativa coyuntural al debilitamiento de la política, basado en la auto-representación (y por lo tanto en la presencia personal) de los ciudadanos “indignados” en la plaza pública, con el apoyo de los vecinos y la asistencia técnica de los medios de comunicación en “red”.

Esta alternativa es destacable dado que inventa una nueva modalidad de articulación entre la solidaridad local, la agrupación y la convergencia nacional, aún si esto engendra también tensiones (ver el episodio de “amenazas” contra la delegación propuesta para encontrarse con el primer ministro). Entre estas dos representatividades: la representatividad de las tendencias según la evolución social, y la representatividad política de la acción directa y la expresión no codificada (que implica en concreto mantener a distancia a los aparatos electorales, digamos los meros militantes organizados, incluso aunque pudieran servir como apoyo o portavoces), hay evidentemente una resonancia, hay un paralelismo, pero no hay que apresurarse en transformarlos en una nueva “esencia” de la subjetividad colectiva, ya sea con el título de “multitud”, o de la “plebe”. Creo que hay que considerarla un síntoma del actor potencial de una coyuntura excepcional, rápidamente evolutiva, acaso creadora si se dan ciertas condiciones…

¿En qué condiciones puede durar; es decir, vencer, dado que su propia existencia es lo que está en juego en la batalla? De forma parcial, sugeriré tres: convergencia con otros movimientos, menos originales, pero no menos representativos; civismo, o capacidad para resistir al engranaje de una violencia mimética respecto al Estado; finalmente, y sobre todo, la emergencia de una idea política que prologue la invención coyuntural, anclándola en las instituciones, y que así le confiera la capacidad de un “contra-poder”….

Por otro lado, es necesaria una diversidad asumida, reconocida de los componentes de la aspiración “popular” a la democratización social y política, autorizando las discusiones, incluso las negociaciones entre ellas, pero preservando al máximo la singularidad de sus orígenes y de sus propias voces. Por eso, en efecto, podemos hablar en terminología gramsciana, de constitución de un “bloque histórico” y de “transformación de la hegemonía”. Pero sobre todo, no hay que entrar en las “cadenas de equivalencia” imaginadas por los defensores del “populismo de izquierdas” que inspira el pensamiento de Ernesto Laclau, que quiere traducir todas las demandas en un único lenguaje convenientemente idealizado…

La violencia física en tanto que es contra-violencia, anti-estatal o anti-capitalista, no crea ninguna relación de fuerzas favorable, y aún menos, “conciencia revolucionaria”… Me parece necesario que el movimiento de los chalecos amarillos, profundamente cívico, mantenga también el privilegio del civismo, o de la anti-violencia, por difícil que pueda parecer en ocasiones a sus participantes o de sus apoyos y por perversas que puedan ser las estrategias de provocación que quieren su pérdida. No se trata de ceder al chantaje del caos, de abonar el miedo en el seno del movimiento, sino de demostrar una fuerza y una inteligencia superiores en las maniobras, indispensables hoy para abrir grandes posibilidades estratégicas.”

Referencia web original:

//www.sinpermiso.info/textos/francia-el-sentido-de-la-confrontacion-de-los-chalecos-amarillos

Algunas razones por las que ya no digo “Estado español”. César Rendueles (19/12)

 

Reflexiones sobre la necesidad de avanzar en un proyecto de país (España) diferenciado del españolismo reaccionario de las derechas y del nacionalismo independentista: “La reinvención de la idea de país por parte de la izquierda española no debe ser la piedra filosofal de su argumentario pero no podemos seguir ignorándola eternamente… Creo que a la izquierda no españolista nos ha llegado la hora de empezar a explorar la opción incómoda: atrevernos a reconocer la tensión entre nuestro propio proyecto y el independentista y sentar las bases no sólo jurídicas sino también culturales y sentimentales para que ese enfrentamiento pueda ser dirimido con razones y no mediante la fuerza. Es decir, no sólo denunciar la represión política de los independentistas o apostar por una solución dialogada a los conflictos territoriales, sino también articular un “unionismo” –uso deliberadamente un término con connotaciones peyorativas– no nacionalista y democrático que reconozca el derecho a la autodeterminación. Es un paso que no sólo me da una pereza descomunal sino que está lleno de peligros. Al margen de la posibilidad manifiesta de hacer el ridículo, el primer y más evidente riesgo es que un movimiento como este puede reforzar el marco discursivo que ha logrado imponer exitosamente la derecha españolista, legitimando los términos en los que está planteando el debate territorial y su uso frentista de los símbolos nacionales. El segundo es el de sobrevalorar, como creo que hacen los partidarios de las hipótesis populistas, el papel del patriotismo como catalizador de un proceso de transformación política emancipadora: puestos a jugar a la ciencia (política) ficción, casi me quedo con el obrerismo de toda la vida." 

Referencia web original:

//ctxt.es/es/20181219/Firmas/23535/Cesar-Rendueles-tribuna-politica-patria-Espa%C3%B1a-bandera.htm

Las enormes carencias y limitaciones de los derechos sociales en la Constitución española. Vicenç Navarro (19/12)

 

V. Navarro insiste en los insuficientes derechos sociales, esta vez explicando sus causas en las relaciones de poder de clase social y su reflejo en la Constitución: “Hay que corregir las enormes desigualdades de riqueza, de rentas y de influencia política y mediática en el país, democratizándolo. El problema mayor que tienen el país y su Estado del bienestar no es el demográfico –como constantemente se acentúa en círculos conservadores y liberales–, ni tampoco el tecnológico –el supuesto mundo sin trabajo–, sino el político: la escasa representatividad que tienen las instituciones llamadas representativas. Ello está creando una enorme distancia entre lo que la gente normal y corriente siente y desea, y lo que recibe de sus “representantes”, lo que está provocando una enorme crisis de legitimidad que aparece con mayor intensidad donde el desequilibrio de fuerzas es mayor. A mayor desequilibrio de fuerzas, mayor es la aplicación de las políticas neoliberales que han creado tales desigualdades, perjudicando a las clases populares, y mayor es el cuestionamiento del orden constitucional. El cambio que se requiere es profundo, y la resistencia a él es alta.” 

Referencia web original:

//blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/12/19/las-enormes-carencias-y-limitaciones-de-los-derechos-sociales-en-la-constitucion-espanola/

Pablo Bustinduy: “Lo que queda de este lado de la raya es una defensa de la soberanía popular como democracia”. Entrevista (16/12)

 

En esta entrevista P. Bustinduy explica de forma acertada varios temas importantes de actualidad: El refuerzo de la ultraderecha, la importancia de tener fuerza social alternativa y de vincular el eje social, la democratización económica, con la democracia plurinacional y el eje territorial para la construcción de un proyecto de convivencia democrática y bienestar social. Reconoce que la utilización ‘agresiva’ del populismo, como pugna de extremos, ha tergiversado su significado y ya no es tan útil. Lo fundamental y sin necesidad de etiquetas, sería la soberanía, con una resignificación no esencialista, de identidad nacional como la extrema derecha, sino de soberanía popular como democracia económica. Por tanto, frente a la preponderancia discursiva avanza en términos realistas para construir fuerza social, integrando los dos ejes, social y nacional; se distancia del otro componente populista de la ‘polarización’, y resalta un proyecto de democratización económica, o sea progresista, como en la tradición de las izquierdas democráticas. Y pendiente de clarificar el alcance del soberanismo popular en el actual trilema: globalización, soberanía estatal y democracia.

Selecciono cuatro párrafos alusivos a esos temas:

“La ultraderecha está aportando proyectos de orden que reubican varias identidades que han sido sacudidas por la crisis y por las transformaciones sociales que se han dado, y lo hace recurriendo a una forma de vínculo social que está en última instancia fundamentado en la violencia. Fundamentado en relaciones verticales de poder, de autoridad y de cohesión por medio de la eliminación del otro. La construcción de ese otro es distinta en distintos lugares, pero creo que es algo que tienen en común. Nuestra tarea es construir un proyecto de pacto social, un horizonte de sociedad que sea capaz de construir ese orden, esa certidumbre, ese vínculo social en una dirección diametralmente opuesta…

Hace falta tener la fuerza social —que es distinto que el poder, aunque hace falta mucho poder también para poder hacerlo— y para ello tenemos que construir un sujeto político que necesariamente va a ser plural, heterogéneo y que va a tener diferencias en su seno. El programa de mínimos que puede unificar todo esto no se define tanto en términos de un plan, de un gran plan —y se ha hablado mucho de plan A, plan B—, sino en términos de batallas fundamentales. De ejes fundamentales de una transformación democrática…

Detrás de ese debate lo que está, lo políticamente relevante, es una disputa de época por el concepto de soberanía. Y eso es lo que está en disputa entre lo que se llaman, entre los presuntos, populismos de derechas y de izquierdas. Y se produce ante el vaciamiento de la soberanía provocado por la globalización neoliberal en la Unión Europea, con la connivencia del establishement conservador —que estaba encantado de entregárselo a las finanzas— y el socialdemócrata, que lo ha camuflado, más o menos, en proyectos cosmopolitas, en una versión idealizada de lo que implicaba el mundo unipolar. La reacción ante ese vaciamiento tiene dos tensiones y una disputa que lo quiere llevar a dos lados. Por un lado, una resignificación de la soberanía en términos de identidad nacional, que es lo que está haciendo la extrema derecha. Como decía antes, con una noción de la nación esencialista, ahistórica, identitaria, basada en la exclusión del otro y, en última instancia, fundada en la violencia. Y, de otro lado, una pulsión, una tensión para resignificar la soberanía popular en términos, específicamente, de democracia económica. Esa es la tensión fundamental, y la utilización agresiva, peyorativa, del término ‘populismo’ ha venido precisamente para intentar, por un lado equiparar —con esa famosa equidistancia de ‘los extremos se tocan’— y, por otro lado, vaciar de relevancia la cuestión de la soberanía…

Es imposible ignorar el grado de enquistamiento del conflicto territorial en España pretendiendo solo hablar del eje social. Hay que poder vertebrar una propuesta democrática de superación de la crisis estructural en todos sus niveles que vive España. Eso tiene que ser un proyecto a futuro. Solo un proyecto a la vez de democracia económica y democracia plurinacional puede solventar eso de una forma que no sea mediante el recurso a la violencia, el planteamiento de incentivar y profundizar el conflicto… la única salida hacia adelante consiste en crear un proyecto nuevo de convivencia democrática y que eso pasa por una democratización de las condiciones materiales de nuestra vida en común.” 

Referencia web original:

//www.elsaltodiario.com/union-europea/entrevista-pablo-bustinduy-alerta-antifascista-union-europea#comentarios

Perplejidad y desconcierto. Joan Coscubiela (15/12)

 

Tras el diagnóstico de perplejidad de la realidad, tras los resultados electorales de Andalucía y el panorama catalán y estatal, Coscubiela nos ofrece una respuesta equilibrada:

“Si se quiere reducir el elevado abstencionismo entre el electorado de izquierdas, necesitamos impulsar políticas que reduzcan la desigualdad social y ofrecer un proyecto político de Estado que desde una cultura federal de cooperación sea una alternativa al conflicto entre nacionalismos excluyentes. No basta con alegatos genéricos al diálogo, a la convivencia y a la democracia. Hace falta un proyecto que apueste por reconstruir el contrato social y democrático de los últimos años, taponando sus dos grandes vías de agua, el crecimiento brutal de las desigualdades y el agotamiento del modelo autonómico de 1978. Las izquierdas necesitan ofrecer urgentemente un proyecto federal que no sea solo música y atreverse a defenderlo en toda España. Un proyecto que debe construirse de manera cooperadora, porque en escenarios políticos cada vez más troceados la clave para el avance de las izquierdas es optar por una actitud de competitividad cooperadora. Como esta carrera no es de distancias cortas, sino más bien de ultra-maratón, es importante también ofrecer horizontes de utopías realizables, aunque hoy nos resulten muy lejanas. Las necesitamos si queremos presentar alternativas a las únicas utopías disponibles.” 

Referencia web original:

//ctxt.es/es/20181212/Firmas/23441/Joan-Coscubiela-tribuna-ideologia-politica-Andalucia-Europa.htm

Estado de excepción permanente. Javier Pérez-Royo (15-/12)

 

Buenas preguntas a responder, según Pérez Royo: "Los interrogantes se imponen: ¿Es posible que tras una “intervención total y sin límite de tiempo” en Catalunya se pueda continuar ejerciendo el derecho a la autonomía en el resto del Estado como se ha venido haciendo a lo largo de estos últimos casi cuarenta años? ¿No afecta la supresión permanente e indefinida del ejercicio del derecho a la autonomía en Catalunya al ejercicio de tal derecho en el resto de España? ¿Es posible que, en el supuesto de que el anterior interrogante tuviera una respuesta afirmativa, se pudiera volver a ejercer en Catalunya el derecho a la autonomía de una manera que fuera "recognoscible" como tal tras la "intervención total y sin límite de tiempo"? ¿No sería esa estrategia de Aznar, Casado y Rivera el caballo de Troya para que se acabe imponiendo la estrategia de Abascal?" 

Referencia web original:

//www.eldiario.es/zonacritica/excepcion-permanente_6_846275379.html

Selección

 

Artículos destacados del mes anterior:

Luz en la penumbra

 

Los enormes costes sociales de las tensiones interterritoriales en España. Vicenç Navarro (8-11)

 

V. Navarro avanza en la clarificación de la relación entre el tema nacional y el social y en la diferencia entre soberanismo e independentismo:

“El tema nacional, que absorbe el debate político, oculta la crisis social creada por los dirigentes de ambos lados de la crisis nacional…

La vía independentista es solo una versión del soberanismo, pues hay otras formas de éste (tales como la defensa de la soberanía popular, la soberanía federal, la soberanía confederal y un largo etcétera) que quedan olvidadas, cuando no ocultadas, en esta monopolización del concepto de soberanismo…

Asumir que el independentismo es la única forma de soberanismo es profundamente erróneo…

Por otra parte, acercarse a la corriente independentista (que es lo que están pidiendo los autodefinidos “soberanistas” rebeldes en Catalunya en Comú) es apoyar su visión esencialista de carácter exclusivamente identitario, que antagoniza a las clases populares que se siente españolas, y que son la mayoría de la población en Catalunya y en España. Lo que es necesario es un soberanismo popular, construido a partir de una alianza con otras naciones y pueblos de España, para establecer no solo una cultura sino también un Estado republicano, en el que se pueda ejercer la soberanía dentro de una fraternidad y solidaridad interterritorial. Esta es la vía de las fuerzas derivadas del 15-M, que fueron un vendaval de aire fresco en un ambiente asfixiante y que hoy representan la esperanza de construir otra España, con su diversidad y plurinacionalidad basadas en la solidaridad y la fraternidad.”

Referencia web original:

//blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/11/08/los-enormes-costes-sociales-de-las-tensiones-interterritoriales-en-espana/ 

 

Artículo propio destacado

Formación y diversidad del sujeto, en Mientras Tanto nº 173 (1/11)

 

En este ensayo, “apunto a una articulación democrática y participativa del sujeto como actor cívico en sus distintas configuraciones parciales, trayectorias específicas e interacciones socioculturales y políticas, sean movimientos sociales, tendencias sociopolíticas o corrientes de opinión, con una dinámica y una base social vinculadas a las clases trabajadoras o capas populares (pueblo). Ese sujeto colectivo o corriente popular está conformado histórica y relacionalmente, a través de la interacción práctica por intereses y demandas compartidas, bajo el respeto a su pluralidad interna; por tanto, con mecanismos democráticos, unitarios y flexibles, y con objetivos y dinámicas comunes diferenciadas del poder dominante.”

Referencia web original:

//www.mientrastanto.org/boletin-173/ensayo/formacion-y-diversidad-del-sujeto

Ensayos e investigaciones

Porfiar a pesar de los nubarrones

 

Ver: Investigaciones

 

 

Últimos ensayos:

 

 

El sujeto en las teorías marxista y populista

 

(Comunicación al Congreso Internacional Pensar con Marx hoy. Universidad Complutense de Madrid, 2-6 de octubre de 2018.)

 

Para definir a las clases o grupos sociales de forma completa y como sujetos colectivos, hay que considerar sus condiciones objetivas y su conciencia social: subjetividad, identidad, sentido de pertenencia colectiva. Comparativamente son cuestiones más fáciles de analizar. Pero, sobre todo, hay que explicar su comportamiento o experiencia: práctica social y cultural, estilos de vida, participación en el conflicto social o pugna sociopolítica.

 

El concepto clase social (o pueblo) expresa una relación social, una diferenciación con otras capas y clases sociales. Su conformación es histórica y cultural y se realiza a través del conflicto social y según su posición en las relaciones sociales y económicas y los equilibrios internacionales. La interpretación sobre el sujeto del cambio es fundamental para impulsar un proceso transformador democratizador y emancipador-igualitario.

 

Esta investigación parte, en primer lugar, de los cambios más significativos en este triple plano, de las condiciones objetivas de las distintas clases sociales, su conciencia social y su comportamiento sociopolítico. En segundo lugar, explica la importancia de la experiencia popular en la construcción del sujeto, frente a las ideas deterministas (marxistas ortodoxas) y las constructivistas (populistas). Se divide en dos partes: la primera analiza la relación entre las ideas y los intereses en la conformación del sujeto de cambio social y político; la segunda explica la relación entre transversalidad, igualdad y hegemonía.

 

Ver texto completoEl sujeto-teorías 

 ------------------------------------------------------------

 

¿Qué salida de la crisis?

 

(La versión académica se presenta como Comunicación al IV Encuentro del Comité de Investigación de Sociología del Trabajo de la Federación Española de Sociología (FES) - Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), junio de 2018. Se publica en el libro-Memoria por la UAB  (pp. 94-124):

//ddd.uab.cat/pub/poncom/2018/197218/Memoria_IV_Encuentro_final.pdf)

 

La crisis socioeconómica tiene múltiples facetas. Más si le añadimos la crisis política y territorial, así como las percepciones y actitudes sociopolíticas de sociedad y en particular de las capas populares. Hay tendencias contradictorias. Por una parte, desde hace varios años se ha terminado la recesión económica y hay crecimiento económico y del empleo. Por otra parte, se consolidan la precariedad laboral y la desigualdad social, mientras persisten un paro masivo, la devaluación salarial, los efectos de los recortes sociales y laborales, la mayor subordinación de las clases trabajadores respecto del poder económico-empresarial impuesto en las reformas laborales, así como el debilitamiento de la capacidad contractual del sindicalismo.

 

Se produce una pugna sociopolítica y discursiva en torno a qué tipo de salida de la crisis se está produciendo, qué horizonte de relaciones laborales y de empleo se están generando, qué modelo social se está instaurando, quiénes salen de la crisis económica y quiénes no. Las percepciones de la sociedad y las dinámicas laborales y sociopolíticas son contrapuestas. Es preciso el rigor analítico e interpretativo para clarificar una posición normativa. 

 

Aquí explico hacia dónde vamos o la necesaria agenda social, la gravedad de los problemas socioeconómicos, la persistencia del malestar cívico en la mayoría social y las dinámicas contradictorias y el impacto para el cambio político.

 

Ver texto completo//www.pensamientocritico.org/que-salida-de-la-crisis/

---------------------------------

La interpretación populista del movimiento popular

 

(Comunicación a las IV JORNADAS INTERNACIONALES DE SOCIOLOGÍA de la Asociación Madrileña de Sociología-AMS, septiembre de 2017, publicada en el libro Una mirada desde la Sociología actual: análisis y propuestas del contexto actual (pp. 369-401), AMS (2018).

 

Esta investigación no tiene por objeto el análisis concreto del reciente movimiento popular en España, realizado en otros textos (Antón, 2011; 2013a; 2014; 2015a; 2015b; 2016, y 2018), sino partiendo de ese contexto sociopolítico, explicar críticamente los fundamentos de la interpretación populista: polarización política, ambigüedad ideológica, idealismo discursivo. La evaluación de este enfoque es relevante en la medida que influye en dirigentes significativos de Podemos, eje vertebrador de las fuerzas alternativas. La valoración la realizo, fundamentalmente, en el plano teórico.

 

No obstante, la finalidad es doble. Por un lado, aportar reflexiones para renovar una teoría alternativa con un enfoque realista y crítico, desde la constatación de una pluralidad de tendencias ideológicas y políticas en las llamadas fuerzas del cambio. Por otro lado, señalar la conexión y las insuficiencias del marco teórico, a la hora de servir de apoyo a la transformación de la realidad, con la finalidad de favorecer una estrategia política de cambio. Es decir, el objetivo es explicar los elementos teóricos que facilitan o perjudican la comprensión de los procesos actuales y la acción estratégica de las fuerzas alternativas progresivas.

 

Ver texto completo: Populismo y pueblo

 

Amanecer para iniciar otro día

Libros recientes:

 

- (2018): “Qué salida de la crisis: tendencias y percepciones contradictorias”, en ¿Cómo estamos ‘saliendo’ de la crisis?, Andreu Lope Peña (coord.). Libro Memoria del IV Encuentro del Comité de Sociología del Trabajo (pp. 94-124). Editado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB):

//ddd.uab.cat/pub/poncom/2018/197218/Memoria_IV_Encuentro_final.pdf

 

- (2018): Frente a la crisis social y nacional ¿QUÉ PAÍS?, ed. Rebelión (166 pp.). Versión digital en abierto licencia de Creative Commons//rebelion.org/docs/246267.pdf

 

- (2018): "El sujeto de cambio", en La clase trabajadora ¿Sujeto de cambio en el siglo XXI?, Adrián Tarín y José Manuel Silva (coords), Madrid, Siglo XXI (pp. 71-102). ISBN: 978-84-323-1922-8. 

 

-- (2018): "La interpretación populista del movimiento popular", en Una mirada desde la Sociología actual: análisis y propuestas del contexto actual,  Mª José Diaz Santiago y Francisco-Javier García-Castilla (coordinadores), editado por la Asociación Madrileña de Sociología (AMS) (pp. 369-401). ISBN:  978-84-09-02524-4 (e-book). Ver texto: Populismo y pueblo

 

( - (2018): "La teoría populista: Lógica política y ambigüedad ideológica", en libro de Actas del X Congreso Vasco de Sociología y Ciencia política (2015) (22 pp.).

 

- (2017): El populismo a debate, libro digital editado por Rebelión (2-12), sección "Libros libres" (125 pp.) licencia de Creative Commons//www.rebelion.org/docs/234831.pdf

 

 

Ver más: Libros destacados

 

Ver todos los: Libros

 

Abajo, reseña de últimos libros destacados

Frente a la crisis social y nacional. ¿QUÉ PAÍS?

En este libro analizo las características específicas de estos fenómenos: el procés catalán y la articulación plurinacional de España, la persistencia de la crisis social y el descontento popular y la dinámica de activación cívica y cambio político e institucional. Pero también explico su interrelación, las tendencias de fondo y las opciones políticas para las fuerzas del cambio y progresistas. Su perspectiva es la conformación de un proyecto de país de países.                                                    (2018): Antón, A., Frente a la crisis social y nacional. ¿QUÉ PAÍS?, editado por Rebelión (166 pp.): //rebelion.org/docs/246267.pdf

El populismo a debate

Libro digital editado por Rebelión. Está compuesto por cuatro capítulos. Primero, tras explicar la necesidad de una reflexión crítica, analizo las insuficiencias estratégicas de la lógica populista. Segundo, señalo las características y relaciones entre republicanismo, transversalidad y teoría alternativa. Tercero, expongo las aportaciones e insuficiencias de la teoría populista, con una conclusión: hay que superar ese enfoque. Cuarto, realizo una crítica más detallada a la interpretación populista de ‘pueblo’, destacando la importancia del sujeto, la crítica al idealismo discursivo o postmoderno y la necesidad de un enfoque crítico, social y realista.

Movimiento popular y cambio político

Este libro editado por la Universitat Oberta de Catalunya-UOC explica las características de las actuales tendencias sociales, culturales y políticas y las opciones para el cambio institucional y socioeconómico en España, en el marco europeo. Para profundizar en su significado, realiza una valoración crítica de los discursos más significativos sobre la contienda política, así como de las nuevas teorías interpretativas de los movimientos sociales y la dinámica del cambio social y político, incluyendo la teoría populista. Aporta, desde una perspectiva transformadora, algunas claves teóricas para avanzar en una comprensión más profunda del nuevo ciclo sociopolítico y sus principales actores.

Caminos por recorrer