BLOG: https://www.antonio-anton-uam.es

SE HACE CAMINO AL ANDAR

Publicaciones (propias y ajenas) de interés sociopolítico

Selección mensual en el BOLETÍN INFORMATIVO: ver Boletín

Antonio Antón: Ver Presentación-UAM

 

Novedades

(último mes; anteriores en la entrada correspondiente)

Artículos ajenos (abajo)

Libros, Ensayos y Artículos destacados (abajo)  

ARTÍCULOS PROPIOS:

El impacto del movimiento 15-M. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (17/05/2022)

Selecciono los primeros y los últimos párrafos de esta reflexión valorativa:

“El movimiento 15-M simboliza el conjunto de protestas sociales y cívicas de todo el lustro de 2010 a 2014, que es mucho más variado. Después de más de una década conviene este recordatorio para valorar con perspectiva histórica este amplio proceso de indignación popular y acción colectiva progresista y su impacto sociopolítico.

En el campo cultural e ideológico se generaron nuevas ideas fuerza en sectores progresistas y de izquierda social, particularmente, entre gente joven. La cultura democrática y de justicia social de la ciudadanía progresista o los valores igualitarios y solidarios de los sectores juveniles más inquietos, se confrontaron con las nuevas realidades socioeconómicas y políticas dando lugar a dinámicas de indignación, protesta colectiva y exigencia de cambios sociales y democráticos…

Lo que se mantiene, a pesar de todos los esfuerzos de sectores poderosos para su desgaste, en particular su expresión política, es una base social amplia que llamo ‘nuevo progresismo de izquierdas’, con fuerte componente social, democrático, feminista y ecologista, compuesto sobre todo por gente joven, mayoría precaria, con identificación sociopolítica de izquierdas.

Aquel amplio proceso de movilización social progresiva del primer lustro de la década cuestionó las políticas regresivas de los poderosos, reafirmó la acción colectiva por mayor democracia y justicia social y configuró una gran corriente social crítica más igualitaria y solidaria. Y permitió, en su segundo lustro, la formación del llamado espacio sociopolítico y electoral del cambio de progreso, con una influencia institucional relevante, en el marco del acuerdo del Gobierno de coalición progresista, con el comienzo, lleno de límites y altibajos, de un proceso de reformas sociolaborales y democráticas significativas pese a las grandes dificultades estructurales y la oposición de las derechas y grupos de poder.

En definitiva, la experiencia de esta pasada década permite clarificar la interacción de los procesos sociales de activación cívica, imprescindibles desde una perspectiva transformadora, con la conformación de las bases sociales de progreso y los fundamentos del cambio electoral e institucional, desde la pluralidad y la profundización democrática frente a los riesgos involucionistas de las derechas reaccionarias. Es conveniente aprender de ella para abordar de forma realista pero ambiciosa los nuevos retos de esta nueva década con un nuevo proyecto de país y la necesaria modernización socioeconómica y medioambiental. Y, específicamente, en este nuevo ciclo político, avanzar en la conformación del llamado frente amplio, liderado por Yolanda Díaz, en torno a esos dos grandes ejes transformadores: justicia social e igualdad (incluida la de género), y democratización política (incluida la territorial), participativa y solidaria.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/impacto-movimiento-15m/20220517121435198659.html

Pacifismo y resistencia. Antonio Antón, en Público (6/05/2022)

Selecciono varios párrafos de este artículo sintético sobre los dos planos de la Guerra en Ucrania, la agresión rusa y el conflicto de bloques:

“En la actual guerra en Ucrania confluyen dos procesos que interaccionan entre sí, tal como he explicado en el reciente artículo “¿Un frente común atlantista?”: una agresión imperialista de Rusia a Ucrania y una confrontación de bloques político-militares. De ello se deriva una doble actitud democrática: apoyar la resistencia ucrania frente a la invasión rusa, y evitar la escalada belicista por la preponderancia estratégica de ambos bloques militares. El pacifismo se combina con la resistencia de un país soberano agredido. Una gran mayoría social comparte esos dos criterios; en particular, la mitad de la población rechaza el incremento del gasto militar aprobado por la OTAN, con amplias mayorías entre los electorados de las formaciones de izquierdas y nacionalistas que apoyan al Gobierno de coalición…

El rechazo cívico a la invasión imperial de Rusia a Ucrania tiene una causa justa, compartida con la OTAN, pero esa guerra también constituye un pretexto para su rearme, la militarización de los conflictos político-económicos a nivel mundial y la primacía de EE. UU. Son consecuencias quizá no previstas o no queridas por el régimen ruso, pero que aceleran la carrera armamentista y el riesgo de generalización y prolongación de la guerra. Esa lógica intervencionista militarista por la primacía de la propia seguridad y dominio (y soberanía) de las grandes potencias (EE. UU. y Rusia), resta capacidad soberana a las demás naciones subordinadas…

Para establecer un camino negociador hacia el alto el fuego, hay que contemplar los dos planos. Por un lado, el del conflicto estratégico y geopolítico duradero, con una dinámica multipolar y una polarización entre el privilegio estadounidense de su primacía político-militar mundial y las aspiraciones imperiales rusas. Por otro lado, la guerra concreta en Ucrania, condicionada por ello pero con una dinámica propia que posibilita apostar por un alto el fuego o una tregua relativa, que es el objetivo inmediato, y poner otras bases europeas de seguridad colectiva…

La peor opción es la perspectiva de la continuación de la guerra hasta la (supuesta) victoria final, aun con la creencia de cada parte de tenerla a mano, y cuyo contorno no se precisa y conlleva riesgos impredecibles y graves consecuencias colectivas. La menos mala es el alto el fuego pactado. No supone resignación, sino realismo con concesiones mutuas, condiciones aceptables y cierta legitimidad popular.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/59397/pacifismo-y-resistencia/

Frente a la militarización, la opción por la paz. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 212 (1/05/2022). Reeditado en Voces Críticas nº 25 (15/05/2022)

Ensayo donde analizo varias cuestiones relacionadas con la Guerra en Ucrania y las estrategias político-militares: ¿Una posición común atlantista?, Una correlación de fuerzas económico-militar desventajosa para Rusia, Soberanía nacional frente al intervencionismo militar, La experiencia pacifista con una cultura por la paz, El camino negociador hacia el alto el fuego, Una estrategia realista, ambiciosa y justa por la paz y Oposición a la agresión y al militarismo. Selecciono varios párrafos:

“La oposición a la invasión rusa a Ucrania está generalizada, al menos en las sociedades occidentales. Existe un rechazo social muy amplio a la intervención militar rusa, a su carácter criminal e imperialista, y un apoyo al pueblo ucranio, incluido a su derecho a la defensa armada. El contexto inmediato es la polarización entre un país soberano agredido y un Estado prepotente agresor. La actitud, ampliamente mayoritaria, está definida por el principio universalista del respeto de la soberanía e integridad territorial del país, es decir, por la oposición a esta injerencia militar, cruel e injustificada, y el derecho a su defensa siguiendo la doctrina de la no intervención externa, político-militar y económica, en la regulación interna de los países.

Hasta aquí existe una mayoritaria posición compartida que se concreta en la empatía y el apoyo al pueblo ucranio, sobre todo humanitario, y el freno a la agresión rusa, con sanciones y exigencia de responsabilidades a sus élites dirigentes por las atrocidades cometidas. Parar a Putin y solidarizarse con el pueblo ucranio y su derecho a la defensa activa son posiciones democráticas imprescindibles y comunes, también con la OTAN, que definen un campo nítido frente al que justifica la agresión rusa o se declara neutral o insensible ante un pueblo agredido…

Las guerras son un fracaso colectivo. Todas tienen componentes negativos, causan sufrimiento, en especial para la sociedad civil, y generan dinámicas militaristas y autoritarias. Hay que evitarlas con mecanismos pacíficos y negociados de resolución de los conflictos internacionales. Pero no todas las guerras son iguales y, sobre todo, no todos los bandos son iguales… Por otro lado, el gasto militar europeo es cuatro veces superior al de Rusia y el de la OTAN 15 veces; o sea, Europa no necesita su rearme para garantizar su seguridad. Es un asunto clave que expresa la limitada legitimidad social de una dinámica de militarización aprobada por la cúpula de la OTAN, requerida hace tiempo por EE. UU. ante los países europeos y ratificada ahora…

El expansionismo imperialista ruso (a diferencia del eje nazi-fascista-japonés a finales de los años treinta), no es capaz (ni se lo plantea) de doblegar a Occidente, por mucho que encuentre aliados en la ultraderecha europea y el trumpismo estadounidense, ejerza un influjo sociocultural conservador y misógino y desarrolle su intervencionismo prepotente en su periferia territorial o lo que considera su área de influencia y seguridad…

En definitiva, estar contra la guerra, en este caso en el que interaccionan dos procesos, supone combinar dos actitudes: apoyar la resistencia ucrania frente a la invasión rusa, y evitar la escalada belicista por la preponderancia estratégica de ambos bloques militares. El pacifismo, la izquierda, comparte algunas posiciones con la OTAN, pero difiere en su diseño geopolítico. Por eso es importante hablar del contexto y de los dos procesos que interactúan. La alternativa no es la militarización sino luchar por la paz con un orden social y mundial más justo.”

Referencia web original: https://www.mientrastanto.org/boletin-212/ensayo/frente-a-la-militarizacion-la-opcion-por-la-paz

Ucrania: soberanía y rearme. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (28/04/2022) y en Rebelión (4/05/2022)

Destaco varios párrafos:

“Tras un análisis de la correlación de fuerzas económico-militar entre la OTAN y Rusia, analizo la tensión entre soberanía nacional e intervencionismo militar, algunas características de los conflictos armados y la interacción entre la causa justa de la defensa de la soberanía de Ucrania y el rearme injusto de la OTAN…

Por otro lado, el gasto militar europeo es cuatro veces superior al de Rusia y el de la OTAN 15 veces; o sea, Europa no necesita su rearme para garantizar su seguridad. Es un asunto clave que expresa la limitada legitimidad social de una dinámica de militarización aprobada por la cúpula de la OTAN, requerida hace tiempo por EE. UU. ante los países europeos y ratificada ahora…

El expansionismo imperialista ruso (a diferencia del eje nazi-fascista-japonés a finales de los años treinta), no es capaz (ni se lo plantea) de doblegar a Occidente, por mucho que encuentre aliados en la ultraderecha europea y el trumpismo estadounidense, ejerza un influjo sociocultural conservador y misógino y desarrolle su intervencionismo prepotente en su periferia territorial o lo que considera su área de influencia y seguridad…

Empiezo por clarificar el sentido de la soberanía nacional y la integridad territorial, desde mi punto de vista, principio positivo frente al intervencionismo militar, desde hace varios siglos, pero que en estas décadas, en múltiples ocasiones, ha aparecido subordinado al interés estratégico fundamental de EE. UU. (y Rusia): la primacía de su poder y capacidad de control mundial; o dicho de otra forma, la prioridad de su propia soberanía (su interés de Estado) cuando entra en conflicto con otras. Supone una concepción nacionalista expansionista y prepotente (imperialista), normalmente escondida o combinada con discursos universales más o menos abstractos, a efectos de buscar legitimación social. Todo ello ayudaría a precisar qué alternativa por la paz (y la seguridad), dentro de un orden social y territorial más justo, se puede establecer que sea ambiciosa, realista y legítima socialmente…

Aparte de las guerras de liberación nacional (otra cosa son las revueltas o revoluciones internas), hay de dos tipos de intervenciones militares. Uno, el preventivo ante una coacción o amenaza; se trata de la garantía de la seguridad propia, que se considera amenazada, y da lugar a una llamada legítima defensa… Dos, el tipo humanitario (por sus motivos y más o menos justificado), como implantación de los derechos humanos ante riesgos de una tiranía…

El discurso de la soberanía nacional y la integridad territorial de los Estados es instrumental respecto del interés estratégico y geopolítico de EE. UU. de mantener y fortalecer su primacía mundial. Y Rusia lo imita en su área de influencia…

El rechazo a la invasión imperial de Rusia a Ucrania tiene una causa justa, compartida con la OTAN, pero esa guerra también constituye un pretexto para su rearme, la militarización de los conflictos político-económicos a nivel mundial y la primacía de EE. UU., consecuencias quizá no previstas o no queridas por el régimen ruso, pero que aceleran la carrera armamentista y el riesgo de generalización y prolongación de la guerra.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/ucrania-soberania-rearme/20220428104921197994.html

Referencia web de la versión en Rebelion (4/05/2022): https://rebelion.org/ucrania-soberania-y-rearme/

La alternativa por la paz. Antonio Antón, en Rebelión (27/04/2022), y en Nueva Tribuna (4/05/2022)

Destaco varios párrafos de este artículo:

“La cultura pacifista está enraizada en una experiencia sociopolítica fundamental, en España y Europa. Aquí analizo algunas de sus características para explicar las posibilidades de un alto el fuego inmediato en la guerra en Ucrania y avanzar en una estrategia realista, ambiciosa y justa por la paz…

Por tanto, con esa lógica intervencionista con la primacía de su propia seguridad y dominio (y soberanía) se resta capacidad soberana a las demás naciones. Así, se permite atentar a su integridad territorial en función de la ‘seguridad’ de EE. UU. (y la OTAN), que conlleva el control de recursos económicos y posiciones estratégicas frente a los adversarios geopolíticos (China, Rusia, el arco de la crisis africano-asiático-musulmán…) y ante la dispersión del orden mundial bajo su hegemonía…

Como se ve, hay una aproximación a la combinación de tres factores complejos, imprescindibles para una resolución pacífica del conflicto: la legitimidad de la población y el consenso de su diversa representación institucional, con unos procedimientos mínimos de consulta democrática; la solución negociada de una realidad plural con la flexibilidad de una articulación abierta de la soberanía política, y una visión realista y equilibrada de las relaciones de poder, garantías de seguridad mutua e influencia geopolítica y estratégica…

Ese es el problema principal no resuelto, ya que los que tienen ventajas comparativas en algunos terrenos (como el militar en el caso de EE. UU.) están prestos a utilizar sus fortalezas para reequilibrar sus desventajas o debilidades en el campo sociodemográfico o económico. Es la fuente estructural de la violencia militar, por encima de la voluntad cívica de las mayorías sociales expresadas libremente con criterios universales de justicia social, resolución pacífica y negociada de los conflictos y criterios éticos basados en los derechos humanos.

Pero esa orientación susceptible de tener un amplio apoyo cívico se contrapone, al menos por ahora, con la dinámica principal que predomina en los grandes bloques político-estratégicos, empezando por la OTAN y continuando por Rusia y sus afinidades reaccionarias de las ultraderechas europeas (y mundiales). La cuestión internacional se liga con la cuestión social, incluida unas relaciones igualitarias en todas las estructuras sociales, culturales y económico-laborales, y con la democracia, como participación y regulación de la vida pública. Las tres están interrelacionadas y su adecuada combinación es la base del bien común y el bienestar colectivo…

Por tanto, estamos ante una bifurcación histórica que puede reforzar o no esta dinámica de militarización y preparación para la guerra como medio de abordar los reequilibrios mundiales, en particular entre EE. UU. (y UE) y China (y Rusia), mediando conflictos particulares y áreas de influencia…

En consecuencia, hay que analizar los dos planos interrelacionados. Por un lado, la oposición a la prepotente agresión rusa y el amparo al pueblo ucranio; por otro lado, la no subordinación a una dinámica militarista, que empeora las desigualdades y la vida de los pueblos y corrompe las democracias… En definitiva, habrá que reconfigurar e interrelacionar los conceptos de soberanía y de seguridad colectiva, con una deseable perspectiva de desmilitarización y dilución (evitación) de bloques militares, en un orden socioeconómico más justo.”

Referencia web original: https://rebelion.org/la-alternativa-por-la-paz/

Referencia web de la versión en Nueva Tribuna: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/alternativa-paz-guerra-geopolitica-otan/20220504140327198176.html

¿Un frente común atlantista?. Antonio Antón, en Público (27/04/2022)

Transcribo los párrafos finales:

“Pues bien, la actual guerra en Ucrania tiene que ver más con el tercer tipo, aunque con elementos de los otros dos, en la medida que está inserta en una confrontación de bloques, con las dos modalidades, que complejizan la actitud cívica apropiada y que, particularmente, generan fuerte división en el campo progresista. Por una parte, es justa la resistencia ucrania y tiene sentido su apoyo frente a la invasión rusa, junto con las correspondientes medidas sancionadoras de los países de la OTAN o de la justicia internacional; no vale inhibirse en nombre de la paz, según una aplicación rígida y descontextualizada del modelo de la Primera Guerra mundial.

Por otra parte, con el origen inmediato de la invasión rusa y la responsabilidad desigual pero compartida, está la confrontación de bloques, reactivada y readecuada estos años por ambos. En particular, respecto de la estrategia estadounidense, que arrastra a la OTAN y los países europeos, por la primacía mundial y que utiliza este conflicto para sus propios intereses imperiales. Así, existen riesgos de escalada belicista y guerra generalizada, ante la que es necesaria una oposición global a esa dinámica militarista ascendente, como a primeros del siglo pasado y en los años treinta, que culminaron en las dos guerras mundiales.

Por tanto, tiene sentido cuestionar ambos campos problemáticos, en vez de (según el modelo de la Segunda Guerra mundial), considerar que el bando de los ‘buenos’ sería la OTAN y el objetivo la destrucción del otro bloque y, al contrario, para unos pocos, que sea Rusia y su ilusión imperial.

En definitiva, estar contra la guerra, en este caso en el que interaccionan dos procesos, supone combinar dos actitudes: apoyar la resistencia ucrania frente a la invasión rusa, y evitar la escalada belicista por la preponderancia estratégica de ambos bloques militares. El pacifismo, la izquierda, comparte algunas posiciones con la OTAN, pero difiere en su diseño geopolítico. Por eso es importante hablar del contexto y de los dos procesos que interactúan. La alternativa no es la militarización sino luchar por la paz con un orden social y mundial más justo.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/59214/un-frente-comun-atlantista/

Juventud trabajadora y sindicatos. Antonio Antón, en la revista “Trabajo sindical” nº 128, abril (pp. 4-7), de CC.OO. de Aragón.

“Parto de un diagnóstico inicial: la debilidad de los vínculos asociativos de la mayoría de la juventud trabajadora, mayoritariamente precarizada, con los sindicatos. Está derivada, por una parte, de la generalización de la precariedad laboral juvenil, con unas trayectorias laborales prolongadas en la temporalidad, el semiempleo y el paro; por otra parte, de la dificultad de la acción sindical para modificar a gran escala esta realidad impuesta desde hace décadas, que se ha mantenido y agudizado con la crisis socioeconómica y las políticas de ajuste neoliberal y de reformas laborales regresivas, reforzando el poder empresarial en las relaciones laborales y de empleo.”

Referencia web original: https://aragon.ccoo.es/7ec7a25886e7348d5e29a9342c5dbe68000051.pdf

Últimos libros destacados

Perspectivas del cambio progresista.  Antonio Antón Morón. Ediciones Dyskolo (224 pp.) (octubre, 2021)

Este texto tiene un hilo conductor, el análisis de las dinámicas sociopolíticas transformadoras que permiten evaluar las perspectivas progresistas del cambio social y político en España. Está compuesto por seis capítulos intercalados que conforman tres áreas temáticas interconectadas: procesos amplios de activación social y cívica, experiencias de acción política y electoral, reflexiones teóricas desde un enfoque social, realista y crítico. El libro analiza los dos grandes procesos de movilización sociopolítica en esta década: el movimiento 15M y la cuarta ola feminista (desde 2018); acontecimientos recientes significativos como la pugna político-electoral en la Comunidad de Madrid y las enseñanzas que para la izquierda deben tener las elecciones madrileñas del 4M, como inicio de una nueva etapa política caracterizada por la polarización y las tendencias e identificaciones ideológicas de los electorados, particularmente los progresistas. El autor también aborda, de un modo más teórico, los fallos del mercado, las insuficiencias del liberalismo y la necesidad de impulsar una teoría social crítica, la pugna interpretativa de la nueva cuestión social, y también cuatro aspectos relevantes para las fuerzas del cambio como son las guerras culturales, las características del espacio violeta, verde y rojo, la ambivalencia de las identidades y la relación del individuo y lo común, y el debate sobre las izquierdas.

Referencia web original: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib063

Identidades feministas y teoría crítica. Antonio Antón, Dyskolo (marzo, 2021) (266 pp.). (3ª edición ampliada, en digital y en abierto)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus seis capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. El quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico. Y el sexto, Tendencias feministas, analiza el carácter de los feminismos, sus debates y su pugna sociopolítica e ideológica.

Referencia editorial del texto completo: https://drive.google.com/file/d/1TuUTb5PA_MaainPYF1g0VNUMeX5OiwMk/view

Cambios en el Estado de bienestar. Antonio Antón, libro editado en Rebelión, en abierto (2/01/2021) (346 pp.)

Resumen

“La realidad social es compleja y el horizonte para esta década es incierto, en particular, para la cohesión de sociedades como la española, la vertebración de la Unión Europea y el tipo de salida de esta crisis prolongada. Este libro analiza las características de la desigualdad social y las tendencias de las condiciones socioeconómicas y laborales así como de los sistemas de protección social y, más en general, de los cambios en el Estado de bienestar. Además, se valoran los discursos y teorías que explican esos hechos para clarificar los desafíos pendientes de nuestras sociedades e instituciones. La perspectiva deseable es una democracia social, un giro socioeconómico progresista y una democratización del sistema político, en el marco de una Unión Europea más social, solidaria, democrática e integrada. La conclusión es la necesidad del refuerzo del Estado de bienestar, con sus dimensiones distribuidora, reguladora y de protección pública. Los textos, revisados para esta edición, son investigaciones académicas presentadas en distintos encuentros, congresos y jornadas, fundamentalmente, de Sociología que tienen este hilo conductor: Cambios en el Estado de bienestar.”

Referencia web original del TEXTO COMPLETO: https://rebelion.org/download/cambios-en-el-estado-de-bienestarantonio-anton-moron/?wpdmdl=653380&refresh=5ff03e69ad9e81609580137

Ver más en: Libros destacados y Libros (todos)

Artículos ajenos con breves comentarios

Claridad en la perspectiva: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver: todos 

Ver: Artículos destacados 

(Abajo, el último)

Artículos ajenos del último mes:

Mutaciones de la precariedad laboral: ni mucho más empleo ni menos estabilidad. Daniel Albarracín (20/05/2022)

Aparte de varios excesos hipercríticos como vincular al Gobierno progresista de coalición con el ‘neoliberalismo compasivo e impotente’ o infravalorar los avances sociolaborales limitados aunque significativos, expone diversos datos y valoraciones de los límites de los cambios en el mercado de trabajo, a tener en cuenta. En particular, se ha producido un bloqueo en la capacidad transformadora del diálogo social (y el fiasco del pacto de rentas) para garantizar el poder adquisitivo de los salarios (y quizá de las pensiones) ante la fuerte inflación y la determinación patronal que trata de seguir imponiendo la devaluación salarial. Persiste el reto de una transformación más completa frente a la precariedad y la garantía de los derechos laborales, y la promesa de un nuevo Estatuto del Trabajo es lejana y difusa. Veremos cómo se afronta este reto, con realismo y ambición. Mientras tanto, hay que valorar con realismo los avances y los problemas pendientes. Selecciono los párrafos finales:

“Asistimos a una reducción estadística de la temporalidad en el empleo. Por otro, vemos un crecimiento del empleo a tiempo parcial y del fijo discontinuo, fórmulas de ajuste empresarial que aplican soluciones de desempleo parcial que abaratan costes laborales mejorando los niveles de productividad por hora de las empresas. Este fenómeno novedoso se combina con la devaluación salarial general y la intensificación del trabajo.

Ninguna de las medidas del gobierno ha logrado evitar estos deterioros de las condiciones de vida y trabajo, salvo en la aplicación del SMI en 2019, con UP fuera del gobierno, y una alternativa de izquierdas más sólida. La aplicación de los ERTEs en 2020 amortiguó la recesión, pero no explica el efecto rebote posterior, y abre la puerta al abuso, dadas las prerrogativas con las que se queda el empresariado para modificar unilateralmente las condiciones de trabajo.

En definitiva, persisten las razones para seguir organizándose colectivamente en espacios políticos, sociales y sindicales para cambiar las políticas aplicadas. De no ser así, se abren las condiciones que darían el paso de un neoliberalismo compasivo e impotente a otro autoritario y agresivo.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/59765/mutaciones-de-la-precariedad-laboral-ni-mucho-mas-empleo-ni-menos-estabilidad/

Algunas claves sobre el totalitarismo invertido. Juan Laborda (19/05/2022)

La relación entre neoliberalismo y finzanciarización de la economía con la involución democrática:

“Occidente, en general, y España, en particular, llevan bastante tiempo reptando bajo el totalitarismo invertido, término acuñado en 2003 por Sheldon Wolin, el otrora profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Princeton, describe un tipo de totalitarismo que se basa en la dominación de las corporaciones a través de los grupos de presión, las contribuciones políticas y las puerta giratorias, con el gobierno actuando como servidor de las grandes corporaciones. Pero si además se utilizan los resortes del Estado para perseguir ideas políticas y anular al contrincante, tanto en su vida pública, social como profesional, no solo nos alejamos de ser una democracia plena, sino que nos aproximamos inexorablemente a una dictadura. Y en esas estamos, aquí, en nuestra querida España.”

Referencia web original: https://www.vozpopuli.com/opinion/totalitarismo-invertido-claves.html

Francia ante las elecciones legislativas: nuevos bloques y viejos problemas. Jorge Tamames (19/05/2021)

Una reflexión sobre las tendencias y dilemas en Francia. Selecciono varios párrafos sobre las perspectivas de la izquierda:

“Mélenchon y su Francia Insumisa (FI) encabezan el bloque de izquierda. El feudo de Mélenchon son jóvenes precarios, votantes urbanos y minorías étnicas y religiosas. Sirva como ejemplo Seine-Sant-Denis, en el histórico cinturón rojo de París, donde obtuvo un 49% del voto en la primera vuelta. Se trata de un département económicamente deprimido y uno de los que cuenta con mayor número de población inmigrante en Francia. Mélenchon también fue el candidato que obtuvo el mayor respaldo de franceses musulmanes en la primera ronda de las presidenciales. No obstante, se enfrenta a importantes obstáculos a la hora de ensamblar un gran bloque de izquierdas. El principal, desde la época de Mitterrand, es el proceso de integración europeo. Socialistas y ecologistas recelan del euroescepticismo de Mélenchon y sus llamadas a confrontar con Bruselas. Los populistas de izquierda, por su parte, ven la UE como sinónimo de políticas de austeridad. De cara a las elecciones legislativas, ha sido posible articular una alianza que aunaría al conjunto de la izquierda, la Nueva Unión Popular Ecologista y Social (NUPES).

Mélenchon ha explicado que acude a los comicios para obtener una victoria y convertirse en el primer ministro de Macron. Eso inauguraría a un periodo de cohabitación, con un jefe de Estado y de gobierno de colores políticos distintos. Su hipótesis parece poco viable, atendiendo a las encuestas. Puede coaligar a la izquierda como segunda fuerza política y mejorar los resultados de 2017, pero seguirán existiendo socialistas y ecologistas reacios a sumarse este frente común. La capacidad actual de tracción de Mélenchon se debe principalmente a los malos resultados cosechados por sus rivales progresistas en las presidenciales.

Lo revelador de la iniciativa no son tanto sus perspectivas de victoria, sino el clima político que la facilita. Aunque Mélenchon no ha abandonado su afición por emitir exabruptos sobre asuntos internacionales, en 2022 ha priorizado cuestiones económicas internas: criticar las subidas en la edad de jubilación, promover las del salario mínimo y tomar medidas para mitigar el cambio climático. Así, aparcar el euroescepticismo es una condición necesaria para obtener el apoyo de otras fuerzas progresistas, pero no suficiente para compatibilizar su agenda con la de Macron.

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45519/francia-ante-las-elecciones-legislativas-nuevos-bloques-y-viejos-problemas/

"EEUU no quiere una salida diplomática en el país": Noam Chomsky, sobre la guerra en Ucrania (18/05/2022)

El destacado filósofo y politólogo estadounidense señala que la superpotencia 'por excelencia' no descarta la posibilidad de iniciar una guerra nuclear a través de la guerra en Ucrania con Rusia. Selecciono varios párrafos:

“Si observamos de cerca el modelo, en el curso de los años, una conclusión parece surgir con claridad: lo que impulsa la política no es la seguridad, al menos no la seguridad de la población, la cual es, cuando mucho, una preocupación marginal. Lo mismo puede decirse de las amenazas a la existencia. Tenemos que buscar en otro lado…

La crisis va mucho más allá. Intentemos ser honestos al respecto: la perpetuación de la guerra es, en términos simples, un programa de asesinato en masa sobre buena parte del Sur global…

Los líderes occidentales, y gran parte de la clase política, están ahora consumidos por dos ideas principales: la primera es que la fuerza militar rusa es tan abrumadora que pronto podría tratar de conquistar Europa Occidental, o incluso más allá. Por tanto, tenemos que 'combatir a Rusia allí' (con cuerpos ucranianos), de modo que 'no tengamos que combatir a Rusia aquí', (en Washington), según nos advierte Adam Schmitt, del Partido Demócrata y presidente del Comité Permanente sobre Inteligencia de la Cámara de Representantes. La segunda es que la fuerza militar rusa ha sido exhibida como un tigre de papel, tan incompetente y frágil, y tan mal conducida, que no puede conquistar ciudades ubicadas a unos kilómetros de su frontera, defendida en gran parte por un ejército de ciudadanos...

Para repetir una obviedad, la guerra en Ucrania puede terminar con un acuerdo diplomático, ya sea con rapidez o en una agonía prolongada. La diplomacia, por definición, es un asunto de toma y daca. Cada lado debe aceptarla. De ahí se sigue que, en un acuerdo diplomático, a Putin se le debe ofrecer alguna vía de escape. O aceptamos la primera opción o la rechazamos: al menos en eso no hay discusión. Si la rechazamos, elegimos la segunda opción. Puesto que esta es la preferencia casi universal en el discurso occidental, y sigue siendo la política estadounidense, consideremos lo que implica.”

Referencia web original: https://www.publico.es/internacional/noam-chomsky-guerra-ucrania-eeuu.html

Extrema derecha, lucha contra el aborto y fin de la historia. María Eugenia R. Palop (18/05/2022)

Un alegato contra el antifeminismo reaccionario:

“Ya sabemos que el antifeminismo es uno de los ejes alrededor de los que ha girado la extrema derecha en toda Europa, aunque se ha ido metamorfoseando según líderes y regiones. Hace unos meses impulsamos un estudio de la Fundación Espacio Público sobre esta materia en ocho países europeos y los resultados que arroja son demoledores. Los presentaremos estos días en Bruselas: el retroceso que estamos viviendo en la protección de nuestros derechos sexuales y reproductivos, y, en concreto, en la defensa del derecho al aborto, no se hubiera dado sin el rápido ascenso de la derecha ultra y su alianza con las iglesias en el mundo entero.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/euroblog/extrema-derecha-lucha-aborto-historia_132_9000444.html

El presupuesto europeo destinado a seguridad y defensa aumenta un 123%. María G. Zornoza (17/05/2022)

Preocupante militarización. Selecciono un párrafo de este artículo con buena documentación:

“El regreso a la guerra en el Viejo Continente ha sido el gran revulsivo para el incremento de gasto militar. Pero la Unión Europea ya había arrancado una nueva etapa doblando el presupuesto destinado a las partidas de seguridad y defensa. El actual Marco Financiero Plurianual (MFP) de entre 2021 y 2027 destina a estos ámbitos 43.900 millones, lo que supone un incremento total de un 123% comparado con el ciclo monetario contemplado en su predecesor para estos fines (19.700 millones).”

Referencia web original: https://www.publico.es/internacional/presupuesto-europeo-destinado-seguridad-defensa-aumenta-123.html

La vía de la negociación en Ucrania. Ana Villellas (17/05/2022)

Realista y razonable la necesaria iniciativa política negociadora por un acuerdo:

“Necesitamos políticas públicas de paz, con prevención de conflictos armados y apoyo al diálogo, ancladas en las necesidades básicas de las poblaciones, el derecho internacional y el multilateralismo…

Abandonar la guerra a la guerra o sostener una guerra sin fin contra Rusia serían escenarios nefastos, en tanto que ¿cuál sería el plan de salida de ellos? ¿y a qué coste humano y material? Los esfuerzos internacionales en el ámbito civil para tratar de resolver la violencia armada por la vía negociadora, aun si pueden no desembocar en resultados a corto plazo y aun si afrontan numerosas dificultades, son irrenunciables. Son intentos de salvaguardar vidas y de contribuir a fortalecer las condiciones para, cuando sea posible, alcanzar acuerdos aceptables que pongan fin a las hostilidades y favorezcan la protección de civiles. Desde una perspectiva de cultura de paz, el “silencio de las armas” es insuficiente y el foco debe estar en promover por vías de diálogo inclusivo bases y elementos para la seguridad humana con participación ciudadana y para evitar el reinicio futuro de la violencia armada. Es un camino que afronta las resistencias de actores de poder militar, económico o político, como el de Rusia en su invasión contra Ucrania, y de tantos actores estatales y no estatales empecinados en su poder a costa de las vidas de otros. Por eso, a la luz de Ucrania y de la treintena de conflictos armados actuales y tantos otros que precedieron, necesitamos políticas públicas de paz, con prevención de conflictos y apoyo al diálogo, y ancladas en las necesidades básicas de las poblaciones, el derecho internacional y el multilateralismo. No es algo abstracto o simbólico. Requiere de presupuestos tangibles, enfoques transversales y específicos, arquitecturas organizativas, capacidades, participación y rendición de cuentas.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/via-negociacion-ucrania_129_8992444.html

Los caminos del fascismo español. Julián Casanova (16/05/2022)

Buen estudio histórico de sus orígenes y características. Destaco los párrafos finales:

“Hay que volver a subrayar que el franquismo no fue un antecedente necesario de la democracia, sino un régimen autoritario de inspiración fascista, salido de una sublevación militar y una cruenta guerra civil recordada y celebrada durante cuatro décadas. En los últimos años de la dictadura los desvelos de las elites reformistas no se ocupaban en trazar un plan perfecto para que la sociedad transitara de manera pacífica hacia la democracia, como algunos pretenden ver, sino en acordar los cambios mínimos que pudieran permitir la supervivencia del régimen o, al menos, las bases del orden social y los privilegios sociales y económicos que detentaban. Desde luego, el grueso caparazón del régimen franquista que controlaba el poder no contenía el embrión de la democracia y tampoco el nuevo jefe del Estado ofrecía las mejores garantías. La ultraderecha formó parte del fragmento más negro de la historia de Europa hasta 1945 y de España hasta 1978.

La nueva ultraderecha, fuera ya del paraguas ideológico del Partido Popular, no necesita rechazar la democracia parlamentaria ni cerrar o destruir parlamentos. Tampoco está en su agenda ofrecer soluciones radicales de eliminación sistemática de sus oponentes. Le sirve socavar la democracia desde dentro, hacerla más frágil, quebrar sus perspectivas ético-políticas, convertir la anti-inmigración y el antifeminismo, “la toma” de España, la nueva reconquista, en el centro de una nueva cultura blanca y auténticamente española. Y buscar además todo eso en nombre de la libertad, pasando –como ya ha ocurrido en otros países– por encima de quienes resistan. Está ya en camino de hacerse respetable. Es cuestión de tiempo.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/opinion/ideas-propias/caminos-fascismo-espanol_129_1233239.html

El mapa de la renta revela que la avería del ascensor social se ceba con el sur de España y las mujeres. Ángel Munárriz (16/05/2022)

Un estudio exhaustivo, con muchos gráficos, de la brecha territorial y de género en la movilidad social. Destaco su presentación:

“Un análisis masivo de datos fiscales realizado por el investigador Javier Soria señala a Andalucía, Canarias y Extremadura como las regiones con menor ascenso social en contraste con Cataluña. A pesar de que las alumnas sobresalen en el ámbito educativo, las mujeres criadas en hogares con ingresos en la media nacional ganan de media 2.796 euros menos que los hombres del mismo estrato.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/politica/analisis-masivo-datos-renta-muestra-averia-ascensor-social-ceba-andalucia-mujeres_1_1232969.html

"La codicia es el gran motor de la conquista de América”: Antonio Espino (15/05/2022)

La crudeza de la colonización descrita por este historiador en esta entrevista sobre su libro 'La invasión de América' en el que explica la violencia extrema con que se ejecutó la colonización del continente:

“El imperialismo hispánico es tan agresivo, tan violento, que incluso generó guerras civiles entre españoles”.

Referencia web original: https://www.eldiario.es/politica/entrevista-antonio-espino-conquista-america_128_8990690.html

¿Hartos de crispación y de falta de acuerdos?. Cristina Monge (15/05/2022)

Buen razonamiento. La causa de la desafección política y la desconfianza en los partidos es la ausencia de resolución de los problemas sustantivos de la gente. La crispación político-mediática enmascara ese bloqueo y la responsabilidad de las elites gobernantes, con persistencia del malestar de las condiciones vitales de la ciudadanía:

“La complejidad del momento social y político que vivimos exige hilar fino en el análisis. Como muestra este estudio dirigido por Sandra León, la polarización política, y en ella de forma especial la bronca permanente escenificada por algunos líderes políticos, se refleja en la calle en desafección, en falta de confianza en la política, lo que redunda en un desprestigio de esta y en el apoyo a quienes son percibidos como voto de castigo. Esto no tiene tanto que ver con la bronca en sí misma –lo cual no quiere decir que no sea criticable– como con la percepción de la incapacidad para resolver los problemas reales, que no necesariamente coinciden con los proyectados por la burbuja político-mediática. Cuando el mismo CIS pregunta por los temas más importantes sobre los que se deberían alcanzar los acuerdos, el que aparece en primer lugar es el precio de la energía; y el penúltimo entre los preguntados, la renovación del CGPJ, que lleva años haciendo correr ríos de tinta y esperando un momento perfecto que no llega, como si fuese el gran acuerdo de Estado del que depende todo lo demás.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/opinion/columnas/en-transicion/hartos-crispacion-falta-acuerdos_129_1232872.html

¿Deslealtad o control?. Jorge Urdánoz (15/05/2022)

Razonable. Lealtad ante lo acordado, y respeto a la diversidad:

“¿Debe Podemos, como formación política, asumir resignadamente todo lo que Pedro Sánchez decida durante los cuatro años de su mandato? ¿Es deslealtad que exteriorice lo que piensa? En buena lógica, la lealtad solo cabe exigirse con respecto al cumplimiento de un pacto o acuerdo determinado.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/deslealtad-control_129_8985348.html

Superar las organizaciones, crear unidad popular: lecciones de Andalucía y Francia. Mario Ríos (12/05/2022)

Sobre fundar un nuevo sujeto político, siguiendo la experiencia francesa con Mèlenchon (después de ganar ampliamente), con un nuevo programa, contrato social y proyecto de país. La cuestión aquí es la élite motora y superar las dicotomías planteadas: el pacto con la ciudadanía y entre las formaciones políticas existentes, así como construir la unidad político-electoral al mismo tiempo que defender un proyecto transformador. Destaco el párrafo final:

“No vale pues un compromiso entre organizaciones debilitadas si no un contrato programático con aquellos a los que se pretende representar. Una candidatura unitaria que pacte con su pueblo, no entre formaciones, y que propicie la consolidación de un nuevo actor político que supere las diferentes organizaciones existentes. Si esto sucede, el impulso movilizador puede provocar una sacudida en el tablero político. De lo contrario, la izquierda se verá abocada a ser una amalgama de siglas para sobrevivir. Abrazar la unidad o defender un programa transformador como bandera: esa es la decisión de la izquierda que marcará el futuro del país.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45407/superar-las-organizaciones-crear-unidad-popular-lecciones-de-andalucia-y-francia/

Un periodismo "estrictamente necesario". Jesús Maraña (12/05/2022)

Muy necesario y bien argumentado:

“Pues sí. Es “estrictamente necesario” un periodismo fiable y decente si queremos proteger la democracia. Venimos defendiendo esto desde hace muchos años, sin ningún afán de sermoneo ni, por supuesto, la menor intención de dar lecciones a otros. Ejercer el oficio periodístico con ese compromiso se demuestra tanto en los aciertos como en los errores. Cada cual responde de sus actos. De lo que publica y de lo que esconde. De sus “exclusivas” y de sus rectificaciones cuando se equivoca… Seguiremos intentando ejercer un periodismo "estrictamente necesario", siempre que consigamos el apoyo suficiente.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/opinion/columnas/buzon-de-voz/periodismo-estrictamente-necesario_129_1231105.html

Los tambores de guerra serán tambores de recesión global. Juan Laborda (12/05/2022)

Malos augurios. Destaco el párrafo final:

“Un escenario de recesión global acompañado de una fuerte corrección en los precios de los activos financieros de riesgo –bolsa, bonos corporativos, bonos emergentes,…- históricamente solía activar una válvula de escape, el hundimiento del precio de las materias primas, que suavizaba y hacía transitorio los repuntes de inflación. Ello sin duda ayudaría en términos de política monetaria y política fiscal. Sin embargo, si la guerra de Ucrania se enquista, los precios globales de los productos agrícolas y de la energía pueden mantenerse altos en cualquier escenario. Entonces, el coctel de guerra, desregulación de mercados derivados, concentración empresarial, financiarización, extracción de rentas, desigualdad, y austeridad fiscal hará estallar todo por los aires, de manera que los tambores de guerra serán en realidad tambores de recesión global. Y Vladimir Putin, al fondo, entre bambalinas, bajo la tenue luz de una vela, fumándose un puro, y brindando con una copa de coñac, a nuestra salud.”

Referencia web original: https://www.elsaltodiario.com/analisis/juan-laborda-tambores-de-guerra-seran-tambores-de-recesion-global

Escalada y hundimiento. Edgar Morin (8/05/2022)

Realista el gran intelectual francés, con toda su complejidad y con la apuesta por un acuerdo razonable sobre la guerra en Ucrania. Selecciono varias frases:

“Estamos ante la escalada de la falta de humanidad y el hundimiento de la humanidad, la escalada del simplismo y el hundimiento de la complejidad… La única posibilidad sería un acuerdo que garantizara la neutralidad de Ucrania…

Para salvarse, Ucrania tiene que liberarse de la invasión rusa, pero también del antagonismo entre Rusia y Estados Unidos. Eso permitiría a la Unión Europea liberarse también e intentar vincular autonomía y seguridad…

La Rusia de Putin es un régimen autoritario abominable. Pero no es la Alemania de Hitler; su hegemonismo paneslavo no es el deseo de Hitler de colonizar Europa y esclavizar a los pueblos racialmente inferiores. Equiparar a Putin con Hitler es excesivo…

Así que tenemos que alcanzar un acuerdo. No salvará la humanidad, pero sí le dará un respiro y tal vez una esperanza.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2022-05-08/escalada-y-hundimiento.html

Hasta dónde apoyamos a Ucrania. Jürgen Habermas (8/05/2022)

Una reflexión profunda del intelectual alemán sobre el dilema de Europa. Interesante su marco interpretativo por la paz y, específicamente, de la ‘nueva crisis de identidad alemana’ con el cambio de mentalidades pacifistas y su conversión hacia la indignación moral y el realismo político, con la infravaloración del acompañamiento de la capacidad militar autónoma de Europa. Selecciono varios párrafos:

“Occidente debe medir cuidadosamente cada grado adicional de ayuda militar a Kiev. Vladímir Putin es quien decidirá en qué momento el apoyo occidental equivale a entrar en guerra… Por desgracia estas realidades [el no reconocimiento por Rusia, China ni EE. UU. de un Tribunal Penal Internacional] también delatan la vacuidad de los fundamentos de la acalorada identificación con las acusaciones morales cada vez más estridentes contra la moderación alemana…

No veo ninguna justificación convincente para reclamar una política que, por doloroso y cada vez más insoportable que resulte ver el sufrimiento diario de las víctimas, ponga en peligro de hecho la bien fundada decisión de no participar en esta guerra…

Descuidar las diferencias de percepción e interpretación de la guerra que tienen su origen en la historia no solo conduce a errores en el trato con el otro que acarrean múltiples consecuencias, sino, peor aún, a una incomprensión recíproca de lo que el otro en realidad piensa y quiere. Esta constatación también arroja una luz más neutra sobre la conversión de los antiguos pacifistas. Y es que ni la indignación, ni la consternación y la compasión que motivan sus mal encaminadas demandas pueden explicarse por el rechazo de las orientaciones normativas de las que siempre se han burlado los llamados realistas. Más bien son consecuencia de una interpretación demasiado estricta de esos principios. No es que sus defensores se hayan convertido al realismo; es que se han precipitado sobre él. Ciertamente, sin sentimientos morales no puede haber juicios morales, pero el juicio generalizador también corrige el alcance limitado de los sentimientos que despierta la inmediatez.

Al fin y al cabo, no por casualidad los artífices del ‘cambio de era’ son los izquierdistas y liberales que, a la vista de los cambios drásticos en la constelación de las grandes potencias, y a la sombra de las incertidumbres transatlánticas, quieren poner en práctica una idea pendiente desde hace tiempo, a saber, que una Unión Europea que no esté dispuesta a que su forma de vida social y política sea desestabilizada desde el exterior o socavada desde el interior solo será capaz de actuar políticamente si también puede valerse por sí misma en el plano militar.”

Referencia web original: https://elpais.com/ideas/2022-05-07/hasta-donde-apoyamos-a-ucrania-habermas-el-gran-intelectual-aborda-el-dilema-de-europa.html

Desafiar los estereotipos de género en política. Violeta Assiego (7/05/2022)

Interesante reflexión desde una perspectiva feminista. Selecciono varios párrafos:

“De entre los líderes políticos actuales y que han sido valorados en el barómetro de mayo de 40 dB para El País y la Cadena SER, salen como triunfadores, por carismáticos, los gallegos Yolanda Díaz y Alberto Núñez Feijóo. Mirar los datos con las gafas moradas y ponerle perspectiva de género permite comprobar cómo es significativo que por las cualidades por las que más destacan una y otro son… “las propias de su género”.

A Yolanda Díaz, la mejor valorada de los cuatro líderes por los que se ha preguntado (Sánchez, Feijóo, Abascal y ella), el atributo más destacado que le asignan los encuestados es el de “la empatía”, además es su preferida a la hora de “dejarle el cuidado de un hijo”. Por su parte, Feijóo, destaca, por encima del resto, por el atributo de “la experiencia” y por ser el preferido para “confiarle la gestión de los ahorros”. Las otras cualidades por las que destacan son, en el caso de la ministra de Trabajo, “honradez” y “ser buena persona” mientras que al todavía presidente gallego se le valora por ser alguien “preparado” e “inteligente”. Es cierto que, precisamente, en dos de estas cualidades, inteligencia y honradez, ambos líderes están casi a la par; sin embargo, no se debe pasar por alto que del conjunto de la encuesta la conclusión final que pudiera extraerse es que “ella es la buena” y “él es el capaz”.

Analizar los datos desde esta perspectiva feminista es necesario para comprender que si las respuestas están bajo ese influjo de la “prescripción de rol” es porque los liderazgos políticos son entendidos por la opinión pública y, por tanto, también por el electorado, con un casi incontrolable sesgo de género.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/liderazgo-querremos-empatia-experiencia_129_8972573.html

La unión popular en Francia puede perder una batalla, pero ganar la guerra. Daniel Vicente Guisado (6/05/2022)

Expectativas de la Nueva Unión Popular Ecologista y Social, liderada por Mèlenchon. Selecciono un par de párrafos:

“Aun con estos datos, las elecciones serán realmente complicadas para la unión. La participación, el sistema electoral y los posibles efectos de las incompatibilidades (¿Habrá escisión del PS? ¿Habrá mandato de votar a otras candidaturas distintas a la unión?) marcarán los resultados de junio. Por el momento, la unión se beneficiará de la implantación territorial socialista, del atractivo de los Insumisos y del asunto que protagonizará el futuro político: el ecologismo.

No obstante, el dedo debe dejarnos mirar la luna. El resultado de las legislativas no debe evitar que apreciemos los movimientos soterrados que la alianza puede generar en Francia y en el resto de Europa. Un país que se abandonó con las proclamas de derechización tiene una mínima opción de hacer frente al macronismo y, si se cuida y defiende, de reemplazarlo en el poder dentro de cinco años. Mirada larga y atención corta.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45273/la-union-popular-en-francia-puede-perder-una-batalla-pero-ganar-la-guerra/

Sánchez no aprendió nada de Zapatero. Joan Tardà (5/05/2022)

Realismo crítico del líder de ERC, aunque hay diferencias de contexto y de estrategia política. Aparte del bloqueo con la plurinacionalidad y sus inclinaciones al pacto con la derecha, Zapatero, tras una primera legislatura de avances en los derechos civiles, encaró la crisis socioeconómica desde los planes de austeridad y recortes sociales, con una gran desafección político-electoral. Mientras tanto, ahora (amparados también por la UE y con el Gobierno de coalición) hay más políticas expansivas y de mejora (limitada) de derechos sociolaborales. El riesgo en esta última parte de la legislatura es el bloqueo de los avances sociales, democráticos y territoriales, desde la ilusión centrista de sectores del PSOE del consenso con la derecha o el posibilismo adaptativo a los poderes fácticos y la marginación de las fuerzas a su izquierda, incluido las nacionalistas. Sánchez no debería caer en eso, para que no se cumpla la agonía que pronostica Tardá, con el atasco del cambio de progreso, el deterioro del diálogo territorial y el conflicto catalán y el envalentonamiento de la reacción derechista. Y ese sería un punto de acuerdo para afianzar el bloque de investidura, vencer a las derechas y revalidarlo para la próxima legislatura. Destaco un par de párrafos: 

“Pero los tiempos son otros. Existe un gobierno inédito de coalición pese le duela al PSOE, el catalanismo constitucionalista es residual, Vox llegó para crecer y el PP mantiene un suelo electoral de hormigón pese a haberse convertido en el partido político con más causas judiciales abiertas por corrupción de la UE. Y, pasado el ecuador de la legislatura, la coyuntura actual empieza a mimetizarse con la de la segunda legislatura de Rodríguez Zapatero en la que progresivamente se fue evidenciando que todas las renuncias sólo le alcanzaban para ir saliendo al paso del día a día a trompicones, pero con la progresiva evidencia de que con apaños le resultaría imposible encarar con éxito problemas acuciantes como los derivados de la crisis económica y de la propia desafección/contestación de la ciudadanía ante el desamparo.

Y hoy nos hallamos ante otra oportunidad perdida por parte de la izquierda española. ¡Sin duda! Frenazo a la mesa de diálogo pactada con Esquerra Republicana ante el vértigo de tener de publicitar cuál es su oferta a la ciudadanía catalana para contrarrestar la demanda de amnistía y de un referéndum acordado, maltrato a los grupos parlamentarios que posibilitaron investidura y aprobación de las cuentas del Estado. ¡Así es!”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45249/sanchez-no-aprendio-nada-de-zapatero/

¡Alto el fuego!: que hable Lisístrata. Gerardo Pisarello (5/05/2022)

Un contundente y literario alegato pacifista. Destaco los párrafos finales:

‘Al igual que en la antigua Grecia, nada indica que los liderazgos testosterónicos responsables de la situación actual vayan a conjurar sin más el riesgo de un aniquilamiento nuclear. Quizás por eso, solo queda, como pedía la rapera andaluza Gata Cattana, invocar a "las hijas de Eva" para buscar nueva luz en medio de una atmósfera de guerra que se extiende como un gas oscuro y venenoso.

Seguir a Lisístrata hoy exigiría presionar socialmente para que la soldadesca, en lugar de matarse entre sí y de vejar a la población civil, se niegue a luchar y deponga las armas, como pide Judith Butler evocando el precedente checo de 1989. Seguir a Lisístrata exigiría presionar civil, sindicalmente, para forzar a los Estados a negociar de manera creíble, y no como hasta ahora, para que se alcance una tregua y se pueda hablar. Seguir a Lisístrata supondría, en fin, confiar la salida de esta pesadilla bélica a un movimiento democrático por la paz y la defensa de los bienes comunes que, de Rusia a Ucrania, de Europa a Asia, África, América, Oceanía, se alce y exija, con la voz de Julia Ward y de tantas otras: "¡Desarmad! ¡Desarmad!".’

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45225/alto-el-fuego-que-hable-lisistrata/

A la búsqueda de una oportunidad para la paz en Ucrania. Gabriel Flores (4/05/2022)

Una apuesta por la paz inmediata, con el acuerdo de ambas partes. Selecciono un párrafo:

“Europa afronta una situación inesperada de enorme potencial destructivo. De nada sirven las consignas, los esquemas interpretativos de otro tiempo histórico o las inercias mentales. Atenerse a los hechos y a lo posible conforman las guías básicas para iniciar un camino viable que permita darle una oportunidad a una paz duradera cuando todavía es posible. La consecución de la paz en Ucrania es el afán de nuestro tiempo, la tarea que debería concentrar la atención de todas las fuerzas democráticas, pacifistas y progresistas.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/busqueda-oportunidad-paz-ucrania/20220504153215198213.html

‘Thinking sex’. Clara Serra (4/05/2022)

Buen enfoque frente al punitivismo y la sexualidad como peligro, con la defensa de la capacidad de agencia de las mujeres. Selecciono un par de párrafos cortos:

“Es preciso que, como sociedad, seamos capaces de ver el machismo y criticarlo sin ver siempre delitos… La expansión de los discursos del peligro importados del contexto anglosajón y la esencialización de una feminidad que sólo pensar como retraída, pasiva y victimizada están estrechando cada vez más nuestro deseo, nuestra agencia y nuestra capacidad de consentir.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2022-05-04/thinking-sex.html

Los magníficos datos de empleo y cuatro peligros que nos acechan. Juan Torres (4/05/2022)

Buen diagnóstico. Atención a los cuatro riesgos que nos acechan y a cierto escepticismo final si no se abordan bien. Destaco el párrafo final:

“Si no conseguimos acuerdos nacionales para elaborar las estrategias que he mencionado y pactos de rentas para generar más equidad y poder sostener la demanda, si no se establece un nuevo clima de cooperación y diálogo y si no se frena y controla el privilegio desmesurado de los grupos de poder económico, financiero y mediático, los buenos datos de empleo que acabamos de conocer serán un espejismo que se desvanecerá enseguida.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/juantorres/2022/05/04/los-magnificos-datos-de-empleo-y-cuatro-peligros-que-nos-acechan/

Militarismo: Papeles de relaciones ecosociales y cambio global nº 157. FUHEM (mayo 2022)

Transcribo la INTRODUCCIÓN de este interesante número monográfico.

"La guerra en Ucrania ha venido a reforzar las tendencias militaristas en el mundo actual. El militarismo es una ideología y una práctica perniciosa. No solo porque legitime respuestas militares a problemas políticos, sino también porque acaba calando en la sociedad como forma “normal” de tratar los asuntos sociales. El militarismo conlleva altos costes económicos al acaparar un buen pedazo de la tarta de los presupuestos nacionales para el desarrollo de armamento, el mantenimiento de los ejércitos y la participación en estructuras militares supranacionales, algo que siempre es cuestionable, pero que hoy se torna absolutamente injustificable en un momento en el que la crisis ecosocial demanda toda nuestra atención y esfuerzos. Este número de PAPELES se adentra en la ideología militarista, el impacto del factor tecnológico en las formas de hacer la guerra, y cómo la guerra de Ucrania anuncia profundos cambios en el orden internacional, más teñido por la geopolítica.”

Referencia web original: https://www.fuhem.es/2022/05/04/papeles-157-militarismo/

No hay familia de clase media sin el Estado. Nuria Alabao (3/05/2022)

Interesante reflexión: la familia como reproducción de clases y relación jerárquica. Selecciono varios párrafos:

“Pero cuando hablamos de familia hay que seguir insistiendo en que todavía hoy se sostiene sobre relaciones jerárquicas de subordinación de género, edad, raza / estatus migratorio. La vinculación entre cuidado y mujeres es persistente a pesar de los avances conseguidos por la lucha feminista, y el rol de cuidadoras de las mujeres, de una u otra forma, siempre está inscrito en la familia. También es en ella donde se produce la mayor parte de la violencia machista –y sexual–, precisamente con esa función de sujeción al orden de género. Es todavía un espacio de control social de la mujer, de los niños y las disidencias sexuales o de aquellas y aquellos que no encajan en la norma. De hecho, es la institución en la que primariamente se transmite y vigila la norma sexual…

Esta contribución estatal está totalmente imbricada en el hecho de que la familia es imprescindible para la reproducción de clases en el capitalismo. Por un lado, porque es funcional a la transmisión de los capitales sociales y culturales, los hábitos y disposiciones de clase que se vehiculan a través del cuidado. De hecho, todo cuidado se inscribe, según el autor, en la reproducción de la clase. Cuidar es enclasar, es reproducir una determinada clase social, algo que a menudo se nos olvida cuando hablamos de poner “el cuidado en el centro”. ¿Estamos hablando de una forma de cuidado abstracta e idealizada o arraigada en las diferencias sociales? ¿Todas las formas de cuidado aportan el mismo “valor”?...

Hoy la clase media está en crisis: los títulos escolares se han devaluado, acceder a la propiedad es cada vez más difícil, el mercado laboral es incapaz de garantizar un número suficiente de empleos profesionales estables y bien pagados que tampoco se puede subsanar con empleo público, y el Estado de bienestar es débil y se encuentra en retroceso. Paradójicamente, como hemos señalado, esta crisis de la clase media, lejos de afectar a la familia, la refuerza al aumentar sus funciones económicas. Esto tiene una serie de consecuencias, porque al reafirmarse la dependencia de los recursos familiares se reafirma también su autoridad, dificultando la autonomía de sus miembros –de los jóvenes, de las mujeres y las personas LGTBI o de aquellos que no encajan en la norma de género–. Para lograr aumentar nuestra capacidad de agencia en este ámbito, el horizonte no es otro que el del reparto de lo necesario para vivir en condiciones, el de la política del común. Es imprescindible quitar funciones económicas a las familias que hoy soportan el sostenimiento y bienestar de las personas.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220501/Firmas/39586/familia-clase-media-estado-emmanuel-rodriguez.htm

La guerra y los patios traseros. Olga Rodríguez (3/05/2022)

Un pronóstico para considerar, el conflicto geopolítico entre EE. UU. y China. Selecciono varios párrafos:

“En los circuitos diplomáticos occidentales China preocupa desde hace tiempo. En la región del Indo-Pacífico se están transformando los equilibrios existentes, con un rearme naval, el crecimiento de las tensiones y la competencia geopolítica entre Estados Unidos y China…

Rudd está publicando estas semanas artículos en varios diarios y revistas anglosajones, trasladando la idea de que estamos en la década en la que “viviremos peligrosamente”, con riesgos que deberíamos evitar: “Se afianza el discurso de la inevitabilidad [del enfrentamiento entre China y EE.UU], aumenta la satanización mutua y la respuesta política pasa, muy sutilmente, de la prevención de la guerra a la preparación de la guerra. El sonambulismo de las naciones de Europa hacia la guerra en 1914 debe seguir siendo una lección para todos”, indica.

La inercia hacia un marco de guerra, como si fuerzas irreversibles de la historia nos llevaran a ella, es evitable. Frente al sonambulismo hacia la confrontación es preciso idear algo mejor. Como señala Rudd, “ahora que tenemos los ojos bien abiertos, no tendremos excusa si no logramos evitar caminar hacia otra catástrofe global”.

Las naciones del resto del mundo “agradecerían un futuro en el que no se vean obligadas a tomar decisiones binarias entre Pekín y Washington”. Un futuro en el que podamos dejar de posponer los desafíos globales de nuestro tiempo, desafíos que ningún país puede resolver por sí solo. Un futuro que no tengamos que vivir con riesgos innecesarios para la mayoría de la humanidad. Aún es posible extraer la estupidez de la ecuación.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/guerra-patios-traseros_129_8962315.html

La ausencia de las élites españolas en el diseño de nación es casi pavorosa. Cándido Marquesán (2/05/2022)

Buen diagnóstico histórico de las identidades nacionales, siguiendo el enfoque de la plurinacionalidad de Xavi Doménech. Destaco el párrafo final:

“Esta es la situación actual. Sobre nuestra querida España, se enfrentan dos nacionalismos excluyentes, entre los cuales no hay posibilidad de acuerdo alguno. Para un nacionalista español, la única nación verdadera es España; para un nacionalista catalán, la verdadera es Cataluña, España si acaso un Estado. La nación se ha convertido en el sujeto político por excelencia de la modernidad y el “a cada nación, su Estado; y a cada Estado, su nación” en uno de los axiomas más indiscutidos del imaginario político contemporáneo. La única agenda política para salir de este bucle, sería basarla en los derechos e intereses de los ciudadanos, no en los de las naciones, que como hemos analizado son excluyentes. Si tras las próximas elecciones, llegan al gobierno de España, dos fuerzas políticas que comulgan con ese nacionalismo español excluyente, debemos estar profundamente preocupados los españoles. Muy preocupados.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/pavorosa-ausencia-elites-espanolas-nacion/20220501211440198123.html

“Luchamos contra la dominación social, no contra los hombres y su anatomía”: Judith Butler (1/05/2022)

Interesante entrevista. Muy acertado título. El machismo es una relación social de dominación, no solo es cultural. Se necesitan cambios estructurales de poder. Selecciono un párrafo de la relación entre universalidad e identidad:

“El movimiento identitario más amplio del mundo es la supremacía blanca… Debemos ser conscientes de quién invierte en identidad ahora mismo. Los franceses tienen una larga historia con la idea de universalidad, creen que es un concepto neutral. Pero ¿cómo es la imagen del hombre universal? ¿es un hombre? ¿Es blanco? ¿Europeo? Siempre hay exclusiones en la idea de universalidad. Quizá la forma que nos permita llegar a lo común es trabajar con nuestras diferencias para encontrar formas de traducirnos desde diferentes mundos, dar con modos de colaborar que preserven quiénes somos.”

Referencia web original: https://elpais.com/ideas/2022-04-30/judith-butler-luchamos-contra-la-dominacion-social-no-contra-los-hombres-y-su-anatomia.html

El desorden político del neoliberalismo: renovar el contrato social. Juan Carlos Monedero (1/05/2022)

Una reflexión crítica a raíz del libro de Sánchez-Cuenca, que pone el acento en el poder y la estrategia neoliberal como factor de degradación de la política y la alternativa de un nuevo contrato social, de carácter democrático y popular. Selecciono varios párrafos:

“En mi hipótesis, la corrupción de los partidos está vinculada al alejamiento ciudadano por la profesionalización/mercantilización de los políticos (y que explica el enfado ciudadano cuando políticos de la izquierda alejan sus modos de vida de los de las mayorías), a los procesos de privatización de las empresas y servicios públicos (que abrió vías ilegales de negocio a los gestores públicos), a la desregulación que exigía la economía global, al control vía fondos y recursos de los partidos por parte de los miembros de los mismos en cargos públicos, y la creación de los cárteles bipartidistas o de la deriva de la Unión Europea como una expresión del vaciamiento democrático de la política que exigía el modelo neoliberal y el desmantelamiento del Estado social. En esa degradación, el grueso del deterioro lo experimentaron los partidos socialdemócratas, que con las tesis de la tercera vía terminarían en los 90 abrazando sin complejos las políticas neoliberales (es Josep Borrell diciendo que bajar los impuestos a los ricos era socialista o Felipe González vendiendo las empresas públicas al tiempo que afirmaba que daba igual el color del gato mientras que cazara ratones) …

Y así, rompiéndose los contratos sociales vigentes, hasta dibujar el mapa de la confusión actual (como subtitulé un libro en 2009, El gobierno de las palabras. Política para tiempos de confusión, FCE), mapa que nos permite también entender que toda la emergencia democrática actual en el mundo, desde el caracazo de 1989 hasta las protestas del 1º de mayo de 2022, pasando por el 15M, Podemos, Occupy Wal Street o las primaveras árabes y las luchas contra el calentamiento global no son sino expresiones contra el modelo neoliberal.

La confusión de la izquierda no tiene tanto que ver con recuperar una representación virtuosa -tarea imposible bajo la racionalidad neoliberal que hace que las víctimas voten a sus verdugos- sino, como sostiene Sánchez-Cuenca, exigiendo a la imaginación que se atreva a reinventar la democracia. En otras palabras, esa confusión tiene que ver con que no termina de entender que su tarea central es, al tiempo que garantizar derechos sociales –para que haya menos frustrados que engrosen las listas de la extrema derecha-, pelear por un nuevo contrato social que supere el neoliberalismo y la mercantilización de la vida. Cuando la socialdemocracia pacta con la derecha está cavando su propia tumba. Podrá argumentar que lo hace porque lo viejo no termina de marcharse y lo nuevo no termina de llegar, pero estará alimentando a los monstruos.

La lucha emancipadora pasa por procesos constituyentes reales. No es extraño que Chile, en donde empezó el neoliberalismo, esté precisamente ahora mismo en marcha ese proceso. Y que la vieja Europa, marcada por el miedo, aprendería algo mirando hacia el Sur donde están construyendo desde la esperanza.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/juan-carlos-monedero/2022/05/01/el-desorden-politico-del-neoliberalismo-renovar-el-contrato-social/

Marea negra. Albert Recio (30/04/2022)

Un buen diagnóstico sobre los dilemas para una izquierda transformadora. Destaco varios párrafos:

“La izquierda tiene enormes dificultades para intervenir en esta situación. La apelación tradicional al fascismo clásico está en gran parte neutralizada porque las formas y los contenidos de la ultraderecha han cambiado. También porque la base social se ha fragmentado y muestra muchas líneas de separación: trabajadores bien formados (y con empleos estables en las burocracias privadas y los servicios públicos) frente a no formados, nativos frente a inmigrantes, adultos con empleo estable frente a jóvenes precarios, etc. Asimismo, las formas de vida más individualistas y consumistas han erosionado los espacios de socialización y relación personal en los que era posible debatir y desarrollar prácticas colectivas. El propio discurso antipolítico, omnipresente, quiebra las principales vías de acción de la izquierda, pues toda la intervención institucional está en entredicho. Y pesa, además, el fracaso del experimento soviético, en su versión rusa o china, como un modelo social al que aspirar. La paradoja es que hay un creciente volumen de población que se siente desamparada por el sistema institucional y, al mismo tiempo, está completamente alejada de las fuerzas que aspiran a representar sus intereses.

El único momento en que pareció que las cosas podrían cambiar fue durante el ciclo político posterior al 15-M, con el ascenso electoral de Podemos y la entrada de las candidaturas municipalistas en diversas ciudades. Sólo en el caso de Syriza en Grecia se produjo una situación parecida, lo que de entrada ya indica que no estábamos ante una gran oleada de cambio, sino sólo de respuestas en lugares concretos. Podría haber iniciado un nuevo ciclo (tampoco la ultraderecha se implantó de golpe en todas partes), pero Syriza fue bloqueada desde las instituciones europeas y la izquierda española que despegó en 2015 ha ido perdiendo influencia, no sólo por sus peleas internas. Hay muchos factores a tener en cuenta en esta historia, pero me limitaré a plantear uno que considero esencial. El 15-M fue, sobre todo, una respuesta de la juventud formada. Respondía a su frustración ante el cierre de expectativas profesionales, los problemas de acceso a la vivienda, su lectura de la corrupción. Era gente que se veía a sí misma capaz de hacer muchas cosas y que se sentía bloqueada por unas castas que llevaban mucho tiempo detentado el poder. No tenían un proyecto social concreto (desde la quiebra de la experiencia soviética han quedado desprestigiadas las propuestas sistémicas; es más sencillo criticar al capitalismo que proponer alternativas). Llegaban con ideas de reforma extraídas de las facultades de Ciencias Políticas y con poca experiencia práctica en materia de organización (y con una visión muy crítica de los modelos establecidos). Su energía y voluntarismo trajeron aire fresco a la acción política. Señalar sus límites no es para criticarlos, sino para tratar de entender dónde estamos.

Lo que ha faltado en la “nueva izquierda” ha sido sobre todo un reconocimiento de la complejidad de la situación y un proyecto de implantación en los sectores de empleos manuales más afectados por la crisis de la izquierda. Es cierto que han tenido un papel activo en la política de vivienda, donde se plantean con mayor crudeza los estragos de las políticas neoliberales, pero, con todos sus méritos, sólo ha penetrado en segmentos limitados de la población. El pronto acceso a la gestión pública a partir de 2015 ha tenido sin duda efectos beneficiosos en el ámbito local (por ejemplo, en Barcelona los mayores aumentos presupuestarios de los últimos años se han concentrado en los servicios sociales y el transporte público) y en el estatal (gestión laboral de la crisis pandémica, reforma laboral, salario mínimo), pero al mismo tiempo han propiciado un alejamiento de sus bases potenciales, que tienden a percibirlos como políticos convencionales. Entrar en las instituciones supone, además, verse sometido a una variada gama de compromisos, presiones y negociaciones que cuadran mal con la imagen de una izquierda rupturista. Y las mejoras que se consiguen son demasiado limitadas y lentas para ser percibidas como un cambio sustancial. Si a ello le sumamos la complejidad, el difícil encaje de muchas demandas parciales, los dilemas que plantean las diferentes crisis que padecemos hoy en día, no es difícil entender que, sin otro modelo de intervención, se le está dejando a la extrema derecha un enorme campo para que progrese su demagogia y sus seudorrecetas simplistas.”

Referencia web original: https://www.mientrastanto.org/boletin-212/notas/marea-negra

Ucrania: guerra larga, guerra corta. Ruth Ferrero Turrión (30/04/2022)

Razonable el enfoque final contra la prolongación de la guerra:

“El debate ante el que nos encontramos no es menor. Se trata de optar, de elegir, entre una guerra corta o una guerra larga. Una guerra corta equivaldría a una victoria parcial rusa y a una pérdida territorial sustantiva por parte de Kiev, ya que a Crimea se sumarían también, al menos, las regiones del Donbas. Un alto el fuego a propuesta de Moscú una vez tenga controlado este territorio y el corredor que lo une hasta Crimea no es descartable. La cuestión entonces es, ¿aceptarían Zelenski y los aliados un alto el fuego en estos términos? En caso de acceder a un acuerdo de esta naturaleza a buen seguro el mandato del presidente ucraniano estaría en el punto de mira de parte de las posiciones ucranianas más nacionalistas. Por su parte los aliados dan por descartada, al menos por el momento, esta opción, pero no se conocen que harían si se diera el caso. La alternativa a lo anterior es una guerra larga. Una guerra de desgaste alimentada por occidente gracias al envío de armas a Ucrania que se prolongaría durante meses o incluso años con la esperanza de ir debilitando al régimen de Putin y eventualmente hacerle caer tal y como han manifestado altos funcionarios norteamericanos.

Ante este binarismo en los escenarios posibles es imprescindible la articulación de propuestas políticas que intenten abordar la situación de manera compleja. Es falso el dicho de que las guerras se ganan solo en el campo de batalla. Un alto el fuego planteado como victoria parcial de Rusia no resolverá la situación creada, tampoco la prolongación de la guerra en el tiempo lo hará. Por tanto, a pesar de las dificultades se hace imprescindible templar las posiciones y los discursos, al menos los que estén en nuestra mano, huir de la demagogia que incita a pensar que no se negociará con Rusia y ser conscientes de que todas las guerras han terminado porque alguien se ha sentado a hablar con otro alguien. Y, por último, quizás lo más importante de todo, saber que piensan y que quieren los ucranianos y ucranianas porque ellos son los principales perdedores de esa guerra.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45059/ucrania-guerra-larga-guerra-corta/

Por qué no es verdad que los más pobres votan siempre a Le Pen. Faïza Zerouala (29/04/2022)

Es verdad lo que dice el artículo, con valoraciones sociológicas; los expertos rebaten con datos la idea de que los votantes de ultraderecha se encuentran entre las capas más desfavorecidas, un tópico que se repite elección tras elección. Uno de los factores clave para votar a Reagrupamiento Nacional es el nivel de educación: carecer de titulación en una sociedad basada en el conocimiento puede provocar mucha frustración. Señalo varios párrafos:

“Por supuesto, añade, “es cierto que el Frente Nacional de ayer, el Reagrupamiento Nacional de hoy, obtiene sus mejores resultados cuanto más se baja es la escala de ingresos. Pero se trata de personas que no están necesariamente por debajo del umbral de la pobreza. En realidad, la pobreza tiene una dimensión subjetiva. Hay personas que objetivamente no son pobres pero que se sienten pobres o en declive. Hay muchas maneras de ser pobre”. Nicolas Duvoux, sociólogo especializado en la pobreza y profesor de la Universidad de París 8, señala que los jóvenes, un sector de la población posiblemente en dificultades sociales, han votado mayoritariamente a Jean-Luc Mélenchon.

Esto demuestra que la dimensión económica no puede explicar por sí sola el voto al RN entre las categorías sociales más pobres. El apoyo al discurso racista e identitario, que se ha extendido a otros partidos, no puede pasarse por alto en el análisis. Para estos partidarios de Marine Le Pen, se trata también de distinguirse de las categorías sociales estigmatizadas y racializadas.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/mediapart/pobres-no-votan-marine-le-pen_1_1226592.html

“El capitalismo se ha reiniciado con más fuerza que nunca”: Judith Butler (28/04/2022)

La pensadora estadounidense plantea la necesidad de impulsar una nueva clase de solidaridad en el marco de la sociedad postpandemia para frenar el auge de la extrema derecha en todo el mundo. Selecciono un par de respuestas:

“Esto igual suena raro, pero creo que se consiguen resistiendo a los autoritarismos y fascismos crecientes. Bolsonaro, por ejemplo, obtuvo mucho apoyo negando la pandemia y dejando morir a la gente. En Polonia y Hungría también hemos visto mandatarios autoritarios que han tratado de suprimir a los movimientos feministas y LGTBIQ, diciendo que se trataba de cuestiones relativas a la seguridad nacional. Está claro que Rusia está en guerra contra Ucrania, pero también está en guerra contra los valores que ponen en el centro el género, el feminismo y la cuestión trans. Putin está aterrorizado de que la influencia europea llegue a Rusia a través de Ucrania y afecte a su estructura tradicional de familia. Por eso identifica el género como una cuestión de seguridad nacional, que se reduce a la necesidad de ciertos mandatarios como Putin de querer perpetuar el patriarcado en los hogares y en los gobiernos.

Se tiende a identificar a los estados con esa masculinidad que mide su fuerza a través de su poder destructivo. Por eso, existe la tendencia a eliminar los feminismos o cualquier otro movimiento radicalmente democrático. Hoy, sin importar dónde vivamos, tenemos Trumps, Vox o Le Pens y tenemos que ser conscientes de que estas fuerzas están ganando poder y, para resistirlas, necesitamos solidaridades transversales que incluyan los feminismos, los ecologismos, los derechos de las personas refugiadas y las propuestas postcapitalistas. Necesitamos solidaridad a través de las lenguas y las nacionalidades. Podemos luchar de forma local, pero tiene que haber algo que nos conecte con el resto del mundo.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/catalunya/judith-butler-capitalismo-reiniciado-fuerza_1_8948386.html

La ortodoxia, responsable de la inflación, generará un desempleo masivo. Juan Laborda (28/04/2022)

Otra vez asoma la austeridad:

“No contentos con lo que han generado, ahora pretenden echar la culpa de la escalada de precios a los salarios y al balance de los bancos centrales. ¿Y qué proponen? Lo de siempre, austeridad, y el final de la compras de deuda soberana que los bancos centrales hacen en mercados secundarios. Desde el momento que los bancos centrales financiaron a los tesoros el desempleo cayó masivamente, el crecimiento se consolidó. Si el banco central deja de financiar a los Tesoros, la economía se desplomará y el desempleo aumentará. Por eso, agravar la inflación que han generado, con un aumento deliberado del desempleo masivo simplemente será la obra póstuma de unos sádicos. Y cuando ello ocurra, y vean subir como la espuma a la ultraderecha, harán un cínico acto de contrición. ¡Váyanse al carajo!”

Referencia web original: https://www.elsaltodiario.com/analisis/juan-laborda-ortodoxia-responsable-inflacion-generara-desempleo-masivo

El fracaso de un “antimperialismo unidireccional”. Pierre Dardot / Christian Laval (27/04/2022)

Una crítica al ‘campismo’ de izquierdas que solo ve como enemigo al imperialismo occidental, siendo imprescindible combatir también el imperialismo ruso que lo define como neoconservador. Selecciono varios párrafos:

“Tener por fin en cuenta este imperialismo ruso y estudiar de cerca sus métodos e intenciones específicas no es invertir la estupidez campista y convertirlo en el único Enemigo, pero sin duda es afirmar que cualquier análisis que no lo tome en serio se descalifica a sí mismo.

Para la izquierda esta ceguera es tanto más reprochable cuanto que este imperialismo pretende no sólo extenderse a sus márgenes, sino también desestabilizar a los países en los que todavía subsiste la democracia liberal, aunque sea en la forma deteriorada que la conocemos. Es un imperialismo militar, pero también eminentemente político: pretende extender por todas partes una visión dictatorial y nacionalista del poder en la que las libertades civiles y políticas no tienen razón de ser. Por este motivo el modelo de Putin tiene tantos partidarios entre la derecha y la extrema derecha globales. Es porque existe una estrecha relación entre el régimen de terror interno y la política exterior: ¿cómo puede una dictadura que persigue a sus opositores, a veces los asesina, y prohíbe cualquier expresión libre de la sociedad civil tolerar, especialmente en sus fronteras inmediatas, la existencia de sociedades políticamente más libres? El apoyo de Putin a Lukashenko, Tokáyev y Kadírov es perfectamente coherente: el imperio en el exterior y la dictadura en el interior van de la mano. Pero sabemos que las ambiciones de Putin van más allá: hay que destruir cualquier obstáculo interno o externo para su poder. El aplastamiento de la revolución democrática siria por medio de bombas y armas químicas fue una advertencia para todos los pueblos que buscan liberarse de sus tiranos, y quizás sea, ante todo, un mensaje para el propio pueblo ruso. Si la primera línea de la dictadura comienza en Rusia, todos los países cercanos y lejanos saben ahora lo que les espera si nada impide su extensión.

Seamos claros. El enemigo de Putin no es el capitalismo como sistema de explotación, sino la democracia, contra la que pretende librar una guerra sin cuartel. Lo que le preocupa es el poder de las masas en lucha contra la corrupción económica y política, es decir, contra su propio poder.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220401/Firmas/39491/mediapart-pierre-dardot-christian-laval-paloma-farre-guerra-ucrania-putin-putinismo.htm

Estamos yendo a una guerra nuclear. Vicenç Navarro (27/04/2022)

La peligrosa dinámica militarista y guerrera de ambos bloques militares. Selecciono varios párrafos:

“Desde finales de la II Guerra Mundial nunca habíamos visto una situación tan cercana a una guerra nuclear como ahora. Las probabilidades de que ocurra tal guerra son elevadas. En realidad, ya estamos en los dos lados del Atlántico Norte (Norteamérica y Europa, tanto occidental como oriental), en una guerra económica (con sanciones y embargos) y militar (con la transferencia y utilización de armas) que están dañando enormemente al bienestar (sobre todo de las clases populares) de los países que luchan a los dos lados del conflicto. Una población particularmente afectada es la población de Ucrania, pero no es la única. Las consecuencias de la guerra afectan también el bienestar de la población rusa y de los países de la OTAN, así como a grandes sectores de la población mundial al determinar fenómenos generalizados como la inflación y la escasez de recursos, incluyendo alimentarios, causando a la vez un enorme crecimiento de la pobreza, particularmente en Ucrania, pero también en Rusia, en los países de la OTAN y en la mayoría de los países del mundo de renta baja…

Sin duda hay guerra para rato. La alternativa más posible es la conversión de la guerra de Ucrania en una guerra de guerrillas ucranianas en contra del ejército ruso de ocupación, tal y como ocurrió en Afganistán con las tropas soviéticas en los años ochenta, y que al final tuvieron que dejar el país que habían invadido tras un enorme desgaste. Esta es la alternativa preferida por Biden. En esta estrategia, el Presidente de EEUU (y sus aliados en la OTAN) envían armas y los ucranianos proveen los cuerpos, soldados y muertes civiles, en una guerra larga que puede durar años, forzando a las tropas invasoras a retirarse por agotamiento y debilitamiento del gobierno ruso, lo cual es el objetivo de la OTAN…

Por otra parte, la alternativa favorita por Putin en este momento parece ser dividir a Ucrania en dos, una ucraniana y otra rusa, que como ocurrió en el caso de la división de Corea en Norte y Sur, sería una fuente constante de tensiones, polarizando Europa en dos bloques mundiales, la Europa Atlanticista por un lado y la Europa Asiática por el otro, estableciéndose una constante guerra fría con dimensiones mundiales, que apagaría y anularía cualquier posibilidad de resolver los graves problemas de la humanidad, tal como la enorme crisis climática y el terrible crecimiento de las desigualdades, acentuados por la falta de solidaridad a nivel mundial. La dramática situación actual, profundizada todavía más por la pandemia, ha mostrado una vez más que la solidaridad mundial es una condición indispensable para resolver los grandes problemas sociales de nuestros tiempos…

Ninguno de los dos polos, ni EEUU ni Rusia han mostrado en su historia reciente una sensibilidad hacia los derechos humanos y al derecho internacional que pudieran justificar sus intervenciones militares o sanciones económicas…

Es importantísima una presión internacional que dé mayor protagonismo al pacto para que en primer lugar se pare la guerra y la enorme destrucción y sufrimiento del pueblo ucranio y que también se explore la detención de los embargos y sanciones que están produciendo tanto daño, no solo a los países contrincantes sino también a todos los países. Y que a la vez se exploren alternativas – que las hay – para garantizar la seguridad de todos los países europeos incluyendo a Rusia.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2022/04/27/estamos-yendo-a-una-guerra-nuclear/

Un mundo que cambia de base 500 años después. Manolo Monereo (26/04/2022)

Un diagnóstico de los cambios geopolíticos. Selecciono un par de párrafos:

“La guerra de Ucrania no será corta. De nuevo la propaganda oculta la realidad. Los objetivos políticos rusos están claros: desmilitarizar, desnazificar y proteger a la población de etnia y cultura rusa. Eso significaba una guerra de desgaste, de posiciones, que minimizara las bajas civiles y la destrucción de infraestructuras económicas y sociales golpeando con armamento de precisión las instalaciones y unidades militares que han sido enormemente reforzadas en estos últimos años. Las posibilidades de un arreglo pacífico no son demasiadas. Biden y Zelenski quieren estancar la guerra, someter a un duro desgaste al ejército ruso y, sobre todo, ganar la batalla del relato. Conforme la guerra avance, los costes de la misma se incrementarán con el peligro siempre creciente de que se pierda el control del proceso y que la escalada no tenga límite…

La decisión fundamental que tienen que tomar los Estados y los pueblos es relativamente simple: aceptar el mundo unipolar organizado y dirigido por un Occidente bajo hegemonía norteamericana o apostar decididamente por un mundo multipolar donde se reconozca su pluralidad esencial, la diversidad de las culturas que los componen y el derecho de los pueblos a gobernarse según criterios propios. El problema es el que antes se indicó, que EEUU nunca renunciará pacíficamente a su predominio económico, político y militar. En el horizonte, eso que se ha venido en llamar la trampa de Tucídides; es decir, vivir en el límite entre la paz y la guerra.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/59132/un-mundo-que-cambia-de-base-500-anos-despues/

La paz y la izquierda. Santiago Alba (25/04/2022)

Nueva aportación crítica al debate suscitado sobre la izquierda y la guerra. Destaco el párrafo final:

“Reconozcamos que la izquierda española, incapaz de movilizar a los ciudadanos, puede hacer muy poco. Puede hacer apenas dos o tres cosas. Una, no utilizar de manera partidista la guerra en Ucrania para dirimir luchas internas destructivas. Otra, situarse públicamente al lado de los ucranianos y de la mayoría social que los apoya, de manera que nadie pueda obtener ninguna ventaja política de nuestra ambigüedad o nuestro elitismo. Otra, dar visibilidad a las izquierdas ucraniana y rusa que, por distintas vías y con distintos recursos, se oponen a la invasión de Ucrania; lo que incluye, sin duda, esa resistencia no violenta a la que se refería Gerardo Pisarello en un reciente artículo. Otra –en fin– deliberar sobre el papel de Europa en un contexto complejo de guerra en el que, desunida y desnortada, pero más necesaria que nunca, tiene que compartir el mundo con un imperio fallido (Rusia), un imperio en decadencia (EE.UU.) y un imperio en ciernes (China), tres potencias peligrosas con las que habrá que llegar a acuerdos sin renunciar a los propios valores. Y todo ello, ay, en medio de una sociedad global que, de alguna manera, da por perdidos o por inútiles el Derecho y la democracia –y busca apenas un mechinal con techo, a cubierto de la lluvia, en las angosturas de la realpolitik.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220401/Firmas/39453/Santiago-Alba-Rico-respuesta-dialogo-paz-Ucrania-Rusia-invasion-guerra.htm

El militarismo de Estados Unidos será su perdición. Andrew J. Bacevich (23/04/2022)

Una crítica demoledora. Selecciono varios párrafos:

“Desde cualquier perspectiva, a mi juicio, la guerra de Ucrania está resultando un desastre para todas las partes implicadas (excluidos los fabricantes de armas). Cuando sea y como sea que termine el conflicto, no habrá vencedores, sólo víctimas. Aun así, Beckley y Brands celebran la guerra como la ocasión de un gran despertar en Washington: el momento en que los responsables políticos redescubrieron “el valor del poder radicado en los medios militares y económicos” …

Al igual que la clase dirigente de la política exterior se eximió en su día de la responsabilidad de Vietnam y se esforzó por ignorar la lección, la actual generación de esa clase dirigente está visiblemente deseosa de seguir adelante. Sus miembros reciben con satisfacción la perspectiva de una “Nueva Guerra Fría” que permitiría a Estados Unidos revivir los ostensibles días de gloria de la última, que incluyó, por supuesto, no sólo la Guerra de Vietnam sino también la de Corea, una carrera armamentística nuclear y una pauta de “trucos sucios” de la CIA, entre otras abominaciones. Beckley y Brands se han ofrecido como voluntarios para servir de escribas de este diabólico proyecto. Si Washington hace caso de su llamada a la acción, dejarán a otros las infamias que inevitablemente sucederán.

Aunque no hay manera de saber con certeza cómo habría reaccionado Martin Luther King con este asunto, no es difícil de adivinar. Con toda probabilidad, lo habría condenado sin reservas. Habría rechazado cualquier esfuerzo propagandístico para disfrazar los principios imperialistas de la última versión naciente de una “pax americana”. Habría exigido una estimación honesta de nuestras guerras recién concluidas antes de embarcarse en lo que Beckley y Brands caracterizan engañosamente como otra “larga lucha crepuscular”. Habría reiterado su llamamiento a una revolución radical de valores que derive en una sociedad en la que las personas importen más que las cosas. Casi con toda seguridad habría citado la inminente crisis climática (que Beckley y Brands ignoran) para dejar claro que los Estados Unidos de 2022 tienen prioridades más importantes que embarcarse en una nueva competición de grandes potencias que probablemente únicamente provoque lágrimas.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220401/Firmas/39420/

Republicanos españoles en los campos de concentración nazis. Carmen Martínez Brugera (23/04/2022)

Excelente estudio histórico, bien documentado. Transcribo un párrafo:

“Recordar el Holocausto es recordarlas a ellas, a las cuatrocientas españolas, y a ellos, a los cerca de diez mil españoles que dejaron su vida o su salud en los campos nazis, que no perdieron la esperanza y siguieron organizados, protegiéndose, ayudándose y dando palabras de aliento cuando alguno no podía superar la fatiga de vivir. Mantuvieron una organización clandestina en todos los campos, con responsables políticos que se coordinaban con otros colectivos de otras nacionalidades para pasarse información del desarrollo de la guerra, ralentizar la producción e incluso realizar arriesgados sabotajes que inutilizaban la producción de armas. Y ante el cadalso, el último grito del prisionero español era ¡Viva la República!, no hacía falta decir española, en esa torre de Babel todos sabían dónde estaba su corazón.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/verdad-justicia-reparacion/2022/04/23/republicanos-espanoles-en-los-campos-de-concentracion-nazis/

Trabajar seriamente por la paz. Luis Enrique Ayala (23/04/2022)

Muy razonable y realista. Destaco un párrafo:

“Finalmente, no se puede olvidar que esta es una guerra proxy o subsidiaria de Rusia contra la OTAN, o contra la ampliación de la OTAN, y Ucrania es solamente la víctima que se ha dejado a merced de Moscú sin querer defenderla ni tampoco negociar ex ante su estatuto de neutralidad, que ahora parece que va a tener que ser aceptado. Si la OTAN ofreciese ahora a Rusia un amplio acuerdo estratégico abierto a considerar sus intereses de seguridad –sin aceptar esferas de influencia ni soberanías limitadas–, con la condición de un alto el fuego en Ucrania, es posible que el Kremlin aceptara. Al menos debería intentarse, eso sería un signo claro que lo que realmente se quiere es la paz. No se trata de que el agresor gane, es un acuerdo que se debería haber hecho hace mucho tiempo y que tal vez todavía es posible.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/trabajar-seriamente-paz_129_8933660.html

La tragedia de Ucrania y el pesimismo de Clausewitz. José Antonio Pérez Tapias (22/04/2022)

Reflexiones críticas para considerar. Señalo alguna:

"Un pacifismo abstracto, máxime si se vincula a declaraciones de neutralidad entre los contendientes, hace flaco favor a la paz cuando se tiene delante a un dictador sin escrúpulos y con pretensiones imperialistas… Putin se niega de plano a considerar que Ucrania tenga derecho a defenderse, y ello con el mismo énfasis con que se arroga arbitrariamente todo el derecho de atacar. Con ello no sólo suscribe la ley del más fuerte, cuya vigencia es negación de todo avance civilizatorio, incluyendo lo que supone una democracia que se atiene al principio de legalidad, sino que además da rienda suelta a la expansión de un sentimiento de hostilidad que explícitamente se manifiesta, con intención de que se extienda haciendo tambalear toda pretensión de acatamiento del derecho y cualquier exigencia de respeto a los otros, situados taxativamente como enemigos. Asumiendo tal perspectiva con las dosis de cinismo que haga falta, el presidente de Rusia se lanza a una “lógica de la guerra” que lleva el enfrentamiento –así a la vista de todos– a lo que Clausewitz describió como “escalada a los extremos”, subiendo el tono de los discursos bélicos e incrementando en intensidad y dureza las acciones militares.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220401/Firmas/39434/

Multipolaridad vs. Neoimperialismo y la izquierda extraviada. Augusto Zamora R. (21/04/2022)

Un diagnóstico del conflicto geopolítico y el contexto de la guerra en Ucrania, y una demanda de posición estratégica propia de la izquierda ante una realidad diferente a la del siglo XX, a través de interrogantes. Selecciono varios párrafos:

“Frente a las realidades del mundo de hoy no hay ideas claras en la izquierda, pues es un mundo que plantea retos absolutamente nuevos y completamente diferentes a los marcos forjados con la revolución bolchevique y la Guerra Fría. No los hay en buena medida porque la generalidad de la izquierda se ha quedado colgada de la brocha del siglo XX y, desde ese anclaje en el pasado, tiene problemas para lidiar con el presente.

La crisis de Ucrania es, en este sentido, todo un test. No pocos han entendido la invasión rusa como la de un país ‘imperialista’ modelo siglo XX contra un pobre país ‘hermano natural’ de Afganistán. Una visión simplista y desafortunada que quiere explicar un episodio geopolítico del siglo XXI con los parámetros del siglo XX. Hemos llamado a la guerra en Ucrania la primera guerra geopolítica del siglo XXI porque entendemos que eso es. No busca Rusia apoderarse de minerales, recursos energéticos o similares. Rusia busca seguridad, en el más antiguo concepto del término. Seguridad frente al avance de la OTAN sobre sus fronteras; seguridad frente a la amenaza que significaba una Ucrania atlantista; seguridad para no verse compelida a un ataque nuclear. Se pasó Rusia treinta años pidiendo garantías de seguridad, que siempre le fueron negadas. Ha pasado lo que se sabía que iba a pasar. Que si la OTAN no daba garantías de seguridad, Rusia las tomaría. Se pudo evitar la guerra y la OTAN no quiso…

Frente a ese plan, ¿cómo debe posicionarse la izquierda? ¿OTAN sí? ¿Guerra contra China también? Dado que la UE/OTAN ha aceptado integrarse activamente en la política hegemónica de EEUU, ¿de brazos cruzados todos? ¿Nadie para preguntar y pedir cuentas a los gobiernos sobre una política que nos llevaría directamente a un aterrador conflicto mundial? ¿Europa debe morir por EEUU? ¿Hay alguien, ahí, en el universo izquierda, que entienda siquiera lo que está pasado y lo que está en juego? ¿O, lo más fácil, sumarse al rebaño y palos a Putin, Rusia mala, matar rusos y nosotros, nenes buenos, repitiendo como loros las consignas que llegan del Pentágono? ¿Eso, nada más? ¿Morir el mundo por un sueño imperial obsoleto e imposible que lleva a la tercera guerra mundial? ¿Nadie por un nuevo orden de seguridad europeo –europeo-, no estadounidense? ¿O todos siervos del tío Sam agitando la banderita de rayas y estrellas? ¿Nada más?”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/58947/multipolaridad-vs-neoimperialismo-y-la-izquierda-extraviada/

Violencia machista, también en la acción política. Violeta Assiego (20/04/2022)

Interesante reflexión crítica. Destaco un párrafo:

“La violencia política por razón de género tiene la misma lógica que la violencia de género en cualquier esfera de la vida privada o pública. Es decir, es un mecanismo de control y de ejercicio de poder sobre la libertad y autonomía de las mujeres. La violencia política de género busca disciplinar a las mujeres que desafían el orden de las cosas y disuadir a las que encentren inspiración en ellas. En el Estado español, la violencia política de género es un tema insuficientemente abordado. Sin embargo, en el escenario actual de continuo ascenso electoral de la extrema derecha y aumento del negacionismo de derechos humanos entre la opinión pública, es necesario que desde los feminismos y movimientos sociales se tome conciencia de que esta manifestación de la violencia machista está rompiendo demasiados diques de contención contra la retórica fascista. Hay una parte de crítica descarnada hacia Irene Montero y de persecución mediática hacia su persona que no forma parte de la disputa política ni del debate de ideas, y mucho menos de la investigación periodística.”

Referencia web original: https://www.pikaramagazine.com/2022/04/violencia-machista-tambien-en-la-accion-politica/

Cambios en las políticas económicas de la UE en plena guerra de Ucrania. Gabriel Flores (20/04/2022)

Un diagnóstico del impacto económico, una defensa de una política económica expansiva para garantizar la modernización económica y el gasto público y una carga crítica a lo que llama ‘extrema izquierda’ (¿se refiere a algún sector particular en Europa?) por su ideologismo. Selecciono varios párrafos:

“Las políticas monetaria y presupuestaria expansionistas son complementarias y podrían sostenerse si se logra un nuevo equilibrio macroeconómico que no exija recortes del gasto y la inversión del sector público y haga compatibles niveles de inflación y déficit público relativamente elevados con la paulatina reducción de las tasas de endeudamiento público respecto al PIB. Objetivos conseguibles gracias a la carga tributaria encubierta que soportarían los compradores de deuda pública como consecuencia del mantenimiento de las tasas de interés a largo plazo por debajo del crecimiento nominal del PIB. Sólo así se podrían seguir aumentando las inversiones eficaces que mejoren la productividad global de los factores y el crecimiento potencial…

Estos debates sobre reglas fiscales y políticas económicas comunitarias, aparentemente técnicas, pero de gran calado político e institucional, no responden a dinámicas de confrontación entre izquierdas y derechas, sino entre fundamentalistas y realistas; aunque haya una disputa entre izquierda y derecha en los márgenes ideológicos de esos debates económicos. La extrema derecha y la extrema izquierda, por su lado, juegan a otra cosa, de carácter virtual, en la que ponen por delante la disputa ideológica y su renuncia a participar en el diseño de las reformas posibles o en su gestión…

Esperemos que la mayoría de las fuerzas progresistas y de izquierdas europeístas entiendan su papel en estos debates económicos y contribuyan a que los intereses de las mayorías sociales ganen peso en los imprescindibles acuerdos transversales y amplios consensos entre las fuerzas democráticas con el objetivo de aprobar las mejores reformas posibles.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/cambios-politicas-economicas-ue-plena-guerra-ucrania/20220420104101197597.html

Selección de publicaciones

Relación de publicaciones destacadas, propias y ajenas: Artículos destacados

Artículo ajeno destacado del mes anterior:

(Abajo, el propio)

Luz en la penumbra: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Lo que la historia reciente nos enseña sobre el papel de EEUU en Ucrania. Noam Chomsky (3/04/2022)

Buen diagnóstico, con un repaso de la estrategia estadounidense, y acertado enfoque de la actitud cívica a adoptar frente a esta guerra. Selecciono varios párrafos:

“La tarea inmediata es acabar con los crímenes que están devastando Ucrania. Si le preocupa lo más mínimo el destino de las víctimas ucranianas, lo que EE.UU. debe hacer es acceder a participar diplomáticamente para acabar con el ataque y plantear un programa constructivo para facilitar este resultado. Y se le debe presionar para que lo haga. Es bien sabido como sería un programa constructivo. Su elemento principal es la neutralidad para Ucrania: sin adhesión a alianzas militares hostiles, ni albergar armas que apunten a Rusia, ni ejecutar maniobras con fuerzas militares hostiles…

En resumen, un programa constructivo sería lo contrario a la política oficial actual de EE.UU. formalizada en una declaración conjunta sobre la alianza estratégica EE.UU.-Ucrania firmada en la Casa Blanca el 1 de septiembre de 2021. Este documento, críticamente importante, se ha suprimido en EE.UU. y supongo que, en todos lados declaraba enérgicamente que Ucrania debe ser libre de adherirse a la OTAN. Para justificarlo, Washington sigue con su postura sobre la santidad de la soberanía que ruboriza a los círculos civilizados, particularmente del Sur Global, que saben bien por amarga experiencia que EE.UU. es el abanderado del desprecio a la soberanía…

Un elemento en un programa constructivo es la neutralidad, que de hecho ofreció Zelensky y no respaldó EE.UU. Es sabido que no se puede saber si funcionará la diplomacia si no se intenta. Por ahora los EE.UU. con el apoyo de sus aliados se niega a intentarlo mientras sacrifica a los ucranianos condenándolos a un festino nefasto. Solo se puede conjeturar sobre los motivos, pero es importante reconocer que Putin le ha dado a Washington un regalo maravilloso. Le ha metido Europa hasta el fondo del bolsillo, un asunto mundial de primer orden desde la Segunda Guerra mundial…

El mérito por haber instigado a Rusia a invadir se lo lleva el asesor de Seguridad Nacional de Carter, Zbigniew Brzezinski, un destacado analista estratégico. Como él explicó, el destino de millones de afganos apenas cuenta comparado con abatir al enemigo mundial. Ni tal vez el destino de millones de ucranianos. Nos lo pensamos. Volviendo a las preguntas principales ¿Podemos hacer algo para evitar la masacre? ¿Podemos aprender algo? Parece obvio que la respuesta a ambas preguntas es un "sí" rotundo…

¿Qué podemos hacer? La única opción es trabajar con entrega: educación, organización y medidas para dramatizar las amenazas, confeccionadas para movilizar el apoyo. No es una tarea simple. Es necesario para sobrevivir.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/58497/lo-que-la-historia-reciente-nos-ensena-sobre-el-papel-de-eeuu-en-ucrania/

Artículo propio destacado del mes anterior

La crisis de intermediación. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 211 (1/04/2022), y Nueva Tribuna (29/03/2022)

Como contribución a este debate señalo algunas reflexiones. Destaco varios párrafos de la Introducción:

“Se acaba de publicar un interesante libro del profesor Ignacio Sánchez-Cuenca titulado “El desorden político”. Parte de un hecho relevante: la crisis de representación política y el surgimiento de nuevas fuerzas políticas, llamadas populistas y que él prefiere definirlas como antiestablishment. Explica la idea acertada de que la economía no puede explicar este fenómeno; supera una simple interpretación economicista, bastante usual en otros medios y tradiciones teóricas, y profundiza en otros factores políticos. Así, pone el acento en la crisis de los mecanismos de la doble ‘intermediación’ en las democracias: de las demandas populares a través de los partidos políticos, y de la formación de la opinión pública con los medios de comunicación como mediadores.

Según el CIS se ha ido ampliado el grado de desconfianza en los partidos políticos y, en general, en la política institucional, en un clima de incertidumbre vital. Es un problema grave y, aunque no llega al cuestionamiento de la democracia, sí convive con significativas tendencias autoritarias y desafecciones institucionales. Por tanto, es imprescindible analizar este problema, llámese malestar cívico, desorden político, indiferencia pública o descohesión social, vinculado a un proceso sociopolítico más general: la desintermediación, como la falta de capacidad político-mediática de esas instituciones mediadoras en una democracia para articular las demandas sociales, conformar la legitimación cívica del poder político y gestionar el bien público.

Es un buen punto de partida para profundizar en este tema crucial de la mediación sociopolítica y mediática, en crisis y transformación más acelerada desde hace una década, con ejemplos actuales como en el conflicto del transporte o la pluralidad y emergencia partidistas, y cuya evolución futura no está clara. Es un asunto relevante para definir el sentido de las políticas públicas y la calidad democrática de nuestro sistema institucional y representativo. Como contribución a este debate señalo algunas reflexiones iniciadas en el libro Perspectivas del cambio progresista.”

Referencia web original: https://www.mientrastanto.org/boletin-211/ensayo/la-crisis-de-intermediacion

Ensayos e investigaciones recientes

Porfiar a pesar de los nubarrones: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver todas: Investigaciones

Ver: Ensayos destacados

Enseñanzas de la reforma laboral. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 210 (1/03/2022)

La convalidación en el Congreso de la reforma laboral el pasado día 3 de febrero ha estado a punto de fracasar y con ello un avance significativo para la gente trabajadora y sus derechos laborales y contractuales y el refuerzo de una senda de progreso. Es momento de explicar los hechos y sacar las enseñanzas correspondientes. En este ensayo trato: Aprender de la experiencia; Al borde del precipicio; Restaurar la dinámica reformadora; Legitimidad y correlación de fuerzas; Errores analíticos y estratégicos; El desencuentro con los socios nacionalistas; La ventaja de la derrota era para la derecha; Combinar legitimidades, asegurar otra legislatura de progreso.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-210/ensayo/ensenanzas-de-la-reforma-laboral

Controversias sobre la transversalidad. Antonio Antón, en Rebelión (5/01/2022)

En esa versión ampliada y tras el ejemplo transversal del acuerdo tripartito sobre la reforma laboral, de máxima actualidad y debate, explico los fundamentos y las controversias sobre la transversalidad. En primer lugar, analizo la diversidad de sus interpretaciones, a veces contrapuestas en su sentido político y su desarrollo histórico. Diferencio dos tipos básicos. Una, la centrista o liberal; otra, la transversalidad popular e igualitaria. En segundo lugar, expongo sus principales características y su función como identificación política en el debate actual, y profundizo en su combinación con otra idea fuerza, la igualdad, para valorar su fundamentación teórica. Selecciono los primeros párrafos:

“La palabra transversalidad (y transversal) adquirió una nueva relevancia en el ámbito político, en particular entre representantes de Podemos y las fuerzas del cambio para definir uno de sus ejes estratégicos. Ahora, se ha vuelto a poner de actualidad en torno al nuevo proyecto de frente amplio propuesto por Yolanda Díaz, tal como expongo en el artículo “Contexto y debates sobre el frente amplio”. Está enmarcado en la renovación de las fuerzas del cambio, cuyos ejes y marco sociopolítico explico en mi último libro: “Perspectivas del cambio progresista”. Su sentido no siempre queda claro, además de los matices y diferencias entre algunos de sus principales dirigentes sobre su importancia y significado. Pero, además, se ha ido utilizando por todo tipo de actores políticos y socioculturales con distintos contenidos. Se trata de clarificar y avanzar en un debate que debe ser riguroso y constructivo para fortalecer un proyecto de cambio. El significado lingüístico de transversal es “que se halla o extiende atravesado de un lado a otro” (Diccionario de la RAE) o “que afecta o pertenece a varios ámbitos” (Diccionario María Moliner). Es decir, tiene que ver más con una pertenencia ambivalente, doble o mixta, que con una posición intermedia o centrista. Detrás de esa palabra existen diferentes significados, se trata de clarificarlos. Avanzo mi valoración para desechar una idea unilateral, bastante común en el ámbito mediático: transversalidad no es consenso entre derechas e izquierdas, ni centrismo liberal o populismo centrista…”

Referencia web original: https://rebelion.org/controversias-sobre-la-transversalidad/

Respuestas a la reforma laboral del PP. Antonio Antón, en Mientras Tanto (1/12/2021)

Un amplio ensayo donde explico la respuesta cívica y sindical frente ella y su influencia en el proceso actual de su derogación”. Transcribo su introducción:

“Analizo desde un punto de vista sociológico e histórico la reforma laboral del PP del año 2012, todavía en vigor, así como la respuesta cívica y sindical frente ella. Se trataba de deslegitimar su carácter agresivo con la mayoría social y generar las condiciones sociopolíticas para su derogación, con la garantía de los derechos sociolaborales. Junto con la evidencia pública de sus efectos perniciosos, la experiencia de la movilización sindical para derogarla tuvo y sigue teniendo un impacto en su escasa legitimidad social.

Aquí se explican las características de aquel fuerte y masivo conflicto sociopolítico para destacar su influencia en el actual proceso de su derogación frente a la oposición de la patronal y las derechas, que presionan para su continuidad. Ese objetivo figura en el acuerdo del Gobierno de coalición, como cuestión fundamental de su agenda sociolaboral progresiva, y es un tema central en las negociaciones del diálogo social, dentro de la propuesta de las izquierdas y los sindicatos de iniciar un cambio profundo de las relaciones laborales y del mercado de trabajo, tan desiguales y precarias para la mayoría social. Fue la palanca que permite en la fase actual abordar un giro progresivo en el modelo laboral y de relaciones contractuales.

Está por ver la decisión definitiva del Ejecutivo en el marco del diálogo social y sus apoyos parlamentarios. Más allá del significado estricto de la palabra derogación como eliminación de esa norma y su sustitución por otra nueva que articule un nuevo marco normativo, se puede decir que ya existen algunos aspectos importantes que no están sujetos a cambio, como las condiciones discrecionales para el despido y la rebajada cuantía de su indemnización; es decir, parece que no va a ser ‘integral’, aun con el deseo de que se utilice más la flexibilidad interna (ERTES, movilidad…) respecto de la externa (despidos).

La cuestión es que, al menos, debería ser sustancial en dos ámbitos fundamentales: uno, reducir significativamente la precariedad laboral, con sus consecuencias de devaluación salarial, desprotección, inseguridad y subordinación de la gente trabajadora, y garantizar el empleo decente y de calidad; dos, recomponer el equilibrio en las relaciones laborales y contractuales con el refuerzo de la negociación colectiva sectorial (y la ultraactividad de los convenios) frente al enorme poder empresarial que deja más indefensas a las capas trabajadoras de las pymes y con mayores desventajas para el sindicalismo.

El riesgo es que solo se produzca una modificación descafeinada, que defienden sectores poderosos e influyentes en el propio Partido socialista, por mucho que la arropen de retóricas modernizadoras. La continuidad de elementos especialmente lesivos impediría el desarrollo de un nuevo modelo social, laboral y contractual, reto ineludible para dejar atrás esta nefasta etapa regresiva para la gente trabajadora y, en general, para las capas populares. Ese resultado conllevaría negativas consecuencias sociopolíticas para la legitimación cívica del cambio de progreso y la garantía de su continuidad como mayoría institucional.

Lo destacable ahora en este ensayo, además de señalar el profundo carácter antisocial y regresivo de la reforma laboral del PP, es explicar la amplitud e intensidad de la oposición social y sindical a la misma, que legitima la posición gubernamental, sindical y de la mayoría parlamentaria progresista para adoptar una posición de firmeza tras un cambio sociolaboral sustantivo.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-207/ensayo/respuestas-a-la-reforma-laboral-del-pp

Nueva ola feminista: tendencias e identificaciones. Antonio Antón (3/09/2021)

Esta investigación académica (31 pp.) tiene cinco partes: 1) Procesos de identificaciones feministas; 2) Carácter y tendencias de los feminismos; 3) El significado de la identidad feminista; 4) Identidades y sujetos feministas, 5) Conclusiones. Identidades y formación de sujetos. Es el desarrollo de la Comunicación (6 pp.), titulada “Desventajas de género y cuarta ola feminista”, presentada y debatida en el Comité de Investigación de Sociología del Género (15 y 16 de julio de 2021). Una versión inicial se presentó al Simposio de la Federación Española de Sociología, en el área temática “Estructura y desigualdad social, procesos de exclusión y grupos sociales”, del 5 al 13 de julio de 2021. Señalo el resumen introductorio:

“El feminismo ha adquirido una nueva relevancia sociopolítica y cultural, particularmente en España. Incluso se habla de otra ola feminista, la cuarta, por perfilar sus características específicas. La agenda feminista se ha reforzado para hacer frente a la nueva dimensión de las desventajas de las mujeres, en términos de desigualdad y prepotencia machista, sin suficiente protección pública. Todo ello ha consolidado la necesidad de la activación feminista para promover un cambio sustantivo y real, la llamada cuarta ola, junto con la emergencia de nuevas tendencias y élites feministas.

La reactivación feminista, con su dinámica expresiva, sus objetivos y sus procesos identificadores, en sus distintos niveles, ha cobrado una nueva dimensión los últimos años. Tiene un gran impacto en los ámbitos político-institucionales y culturales, en la transformación y legitimidad de los distintos actores, así como en la conformación de una dinámica más amplia y multidimensional de cambio de progreso frente a las tendencias machistas (o patriarcales).

La acción por la igualdad y la emancipación femenina se enfrenta a la discriminación, la desigualdad y la dominación de las mujeres, así como a los factores estructurales e institucionales que las mantienen, en particular a las tendencias conservadoras, reaccionarias o autoritarias.

Los fundamentos de la subordinación femenina están claros: gravedad de las desigualdades sociales, laborales y de estatus, con desventaja para las mujeres; persistencia de la violencia y las coacciones machistas, con mayor dependencia e inseguridad para ellas; insuficiente reconocimiento de las libertades para desarrollar las distintas opciones vitales, sexuales o de género.

Constituyen los tres ejes fundamentales expresados en la actual ola feminista: por la igualdad social, económico-laboral y relacional o de estatus de las mujeres; contra la presión y las agresiones machistas, y por la emancipación y la capacidad de decisión sobre sus trayectorias y preferencias personales.

A partir de ese diagnóstico se profundiza en los procesos de identificaciones feministas, el carácter y las tendencias de los feminismos, así como el significado de la identidad feminista y su relación con los sujetos feministas.”

Referencia web original: https://documentcloud.adobe.com/link/review?uri=urn:aaid:scds:US:96d610b7-d109-48d8-a61d-d447a38a3187

Desventajas de género y nueva ola feminista. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 203 (julio)

Comunicación al Encuentro Intercongresual del Comité de Investigación de Sociología del Género, julio de 2021, de la que extraigo varios párrafos:

“En los últimos años, el principal proceso de movilización social progresista ha sido el feminista, dentro de un marco más amplio de cambio social y político-electoral. Se produce en un contexto de agravamiento de la situación de desigualdad y dominación de las mujeres y, específicamente, ante un crecimiento de la conciencia de su injusticia y un deterioro de las mentalidades machistas y conservadoras.

La crisis sanitaria y socioeconómica derivada de la pandemia, añadida a los efectos de la crisis social y económica iniciada en 2008, ha agudizado esas desventajas de las mujeres en un triple sentido: un mayor el sobreesfuerzo en la función de cuidados y garantía en la reproducción social y de la vida; un mayor impacto de paro y precarización en sus empleos, y una mayor desigualdad percibida como injusta en su estatus social y vital.

Por otro lado, persiste el bloqueo institucional a las mejoras en ese campo, sobre todo por los Gobiernos anteriores del Partido Popular cuyas políticas han perdido legitimidad social. Tras quince años de limitada y contraproducente gestión institucional, centrada en la inacción trasformadora, preventiva y de recursos prácticos, el desvío punitivista y la reacción puritana, se ha percibido la impotencia institucional y de esas políticas.

Se ha reforzado la agenda feminista para hacer frente a la nueva dimensión de las desventajas de las mujeres, en términos de desigualdad y prepotencia machista, sin suficiente protección pública, así como de todas las personas discriminadas por la desigualdad de género y entre los géneros o por su opción sexual. Todo ello ha consolidado la necesidad de la presión movilizadora feminista para promover un cambio sustantivo y real, la llamada cuarta ola, junto con la emergencia de nuevas tendencias y élites feministas…

En conclusión, la identidad feminista es positiva y legítima no solo porque expresa un compromiso liberador de un grupo social discriminado sino porque está inscrita en un proceso igualitario-liberador de la humanidad. La activación feminista se enlaza con la articulación más amplia y compleja de un campo sociopolítico y cultural de progreso. La pertenencia al feminismo la da la interacción social frente al machismo como orden estructural, el comportamiento personal y colectivo frente a la desigualdad de género, reforzada por una subjetividad emancipadora. En ese sentido, hay que fortalecerla, no diluirla.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-203/ensayo/desventajas-de-genero-y-nueva-ola-feminista

Movimiento 15-M: Expresión colectiva de una ciudadanía indignada. Antonio Antón, en Rebelión (13/05/2021)

Este ensayo (34 pp.) es un extracto (revisado y sin citas) de los libros “Resistencias frente a la crisis. De la huelga general del 29-S al movimiento 15-M” (Germanía, 2011) y “Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica” (Sequitur, 2013). Cito su presentación:

‘El movimiento 15-M simboliza el conjunto de protestas sociales y cívicas de todo el lustro de 2010 a 2014, que es mucho más variado. Después de una década conviene este recordatorio para valorar con perspectiva histórica este amplio proceso de indignación popular y acción colectiva progresista y su impacto sociopolítico. Se trata de evaluar esta experiencia de la ciudadanía crítica y sacar enseñanzas para los retos presentes y futuros de los movimientos sociales y el espacio del cambio de progreso.’

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2021/05/Movimiento-15M-REB.pdf

Feminismos y derechos humanos. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 199 (marzo, 2021)

Desarrollo de mi intervención en un debate, junto con Violeta Assiego, en Acción en Red el 29/01/2021. Trato las siguientes cuestiones: La nueva ola feminista, Carácter y ejes de los feminismos, Las distintas corrientes feministas y sus fundamentos ideológicos, Algunas definiciones sobre la clasificación de los feminismos, La unidad y la pugna interna en el feminismo, Identidades y formación de actores y sujetos colectivos, La pertenencia al feminismo, Diferenciar identidad de género de identidad feminista, El carácter relacional del feminismo, Pelea por la orientación feminista, Movimientos sociales y movimientos globales (post o trans) y La reafirmación feminista.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-199/ensayo/feminismos-y-derechos-humanos

Reeditado por Rebelión (18/03/2021): https://rebelion.org/feminismos-y-derechos-humanos/

Feminismos y derechos humanos. Ver debate telemático (118’) entre Antonio Antón y Violeta Assiego, a quien acaban de nombrar Directora General en el Ministerio de Derechos sociales: https://www.youtube.com/watch?v=IrEV_CYW210

Nueva cuestión social y teoría crítica. Antonio Antón, en Rebelión (4/02/2021)

Cito una parte de la introducción de mi Comunicación al reciente X Congreso andaluz de Sociología (texto completo de 15 pp.):

“Un pensamiento crítico se distingue por estos tres rasgos fundamentales: realismo analítico (objetividad y procedimientos científicos), finalidad transformadora (ética y sociopolítica) y función identificadora (cohesionadora y legitimadora) para la formación de un actor o sujeto colectivo. Los tres están en tensión, en una interacción compleja respecto de las prioridades y necesidades de la acción colectiva. No se pueden valorar en abstracto, cada uno tiene sus propias reglas y su integración es difícil.

Existe la dificultad para mantener el rigor (principios, valores y procedimientos) de la ciencia y evitar su subordinación al poder, neoliberal o liberal, así como es necesario defender su autonomía y su papel. Aunque sea difícil la neutralidad de la llamada ciencia, especialmente, en las ciencias sociales, hay que reafirmarse en el valor de la ciencia (auténtica) y desenmascarar la pseudo-ciencia, con el irracionalismo y el subjetivismo. Después es cuando viene la complejidad de su relación con el comportamiento social y los intereses materiales de la gente, así como con la psicología, la ética y las teorías sociales, más o menos científicas y/o utópicas.

Aquí, analizo varios aspectos relevantes, como el debate sobre los errores del liberalismo económico y la crisis ideológica de las izquierdas y la forma de abordarla. Así, se exponen tres aspectos concretos relacionados con cuestiones teóricas y culturales, con un claro impacto para las estrategias de transformación social y la renovación de las izquierdas y fuerzas alternativas de progreso: 1) los errores de los fundamentos del liberalismo económico, en particular la existencia de los fallos del mercado y cómo hacer frente a la ofensiva neoliberal; 2) las insuficiencias del liberalismo como respuesta a la crisis ideológica de las izquierdas y la necesidad de elaborar una teoría social alternativa; 3) la importancia de un enfoque y una actividad críticos en el terreno de las ideas.

Son cuestiones ya tratadas hace siete años en mi libro Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica (Antón, 2013), en el contexto del primer lustro de la protesta social en España (2010/2014). Las he reelaborado ante la experiencia de este segundo lustro (2015/2020) de consolidación de un espacio político-electoral e institucional, democrático, crítico y popular, diferenciado de la socialdemocracia y con responsabilidades gubernamentales compartidas con el Partido Socialista, con los correspondientes desafíos inmediatos para su unidad y un cambio real de progreso.”

Referencia web original: https://rebelion.org/nueva-cuestion-social-y-teoria-critica/

Feminismos: Procesos identificadores y formación de sujetos. Antonio Antón, en Rebelión (3/02/2021)

Comunicación al X Congreso andaluz de Sociología, Jaén, 21, 22 y 23 de enero de 2021 (17 pp.). Transcribo varios párrafos de su introducción:

“Este texto estudia las características del cambio feminista y sus tendencias y las enlaza con los procesos identificadores y la conformación de un sujeto sociopolítico feminista. Tiene tres partes. La primera, “Identificaciones y tendencias feministas”, analiza los tres niveles de identificación feminista y explica el carácter social, con un gran componente cultural, del movimiento feminista. La segunda, “Identidades y sujetos feministas”, señala dos aspectos complementarios de carácter teórico: el sentido de la pertenencia feminista como proceso de identificación y la formación de actores y sujetos colectivos, en particular el movimiento feminista. La tercera, “Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno”, critica los fundamentos teóricos deterministas o esencialistas y los postmodernos o culturalistas, que predominan en las élites feministas y expone las características de un enfoque social, realista, crítico, relacional, multidimensional y sociohistórico, más fructífero para explicar la formación de los sujetos colectivos, en particular, los procesos de identificaciones feministas… Por tanto, junto con la explicación los procesos movilizadores e identificadores y sus vínculos con la dinámica interseccional, aquí se señalan diversas cuestiones teóricas para contribuir al desarrollo de un feminismo crítico, popular y unitario con un eje sustantivo democrático-igualitario-emancipador.

Tiene un doble plano metodológico, analítico y teórico. Valora datos empíricos de diversas encuestas de opinión y considera aportaciones teóricas de diversas personas feministas de distintas corrientes: socialista, estructuralista y posmoderna. Junto con la explicación de los procesos identificadores feministas, se señalan diversas cuestiones teóricas para contribuir al desarrollo de un feminismo crítico, popular y unitario con un eje sustantivo democrático-igualitario-emancipador, que define el enfoque del texto. El análisis se realiza desde la teoría crítica, en particular de la sociología de los movimientos sociales, la acción colectiva y el cambio social, con un enfoque realista, relacional y sociohistórico. El contexto del que parte deriva de la conformación de la nueva ola de activación feminista, su pluralidad asociativa e interpretativa y los debates surgidos para definir e influir en ese amplio conglomerado sociopolítico del movimiento feminista y su influencia política y cultural. No se entra en una valoración más amplia de la historia del feminismo y sus aportaciones sociales y teóricas, sino de su actual impacto sociopolítico y cultural, la pugna interpretativa y los recientes debates por influir en su dinámica y orientación. En definitiva, evalúa el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista y su influencia transformadora en el contexto actual.”

Referencia web original: https://rebelion.org/feminismos-procesos-identificadores-y-formacion-de-sujetos/

Pugna interpretativa sobre la nueva cuestión social. Antonio Antón Morón (diciembre de 2020) (15 pp.)

Comunicación al V Encuentro Intercongresual del Comité de Investigación de Sociología del Trabajo de la Federación Española de Sociología (FES). Universidad Complutense de Madrid - 10 y 11 de diciembre de 2020. Transcribo su resumen:

“En estos años de crisis socioeconómica, y sin que la mayoría social hubiera salido de ella, se han visto incrementadas sus graves consecuencias por la actual crisis sanitaria y económica y, particularmente, se ha ampliado la conciencia cívica de su injusticia. Paralelamente, ha tomado mayor relevancia teórica y sociopolítica el tema ya clásico de la cuestión social. Según las interpretaciones modernizadoras (y postmodernas) estaba superada y desaparecida, aunque siempre ha estado presente; ahora resurge como una realidad grave para la población y la principal preocupación para la ciudadanía.

Partiendo de la relevancia de la nueva cuestión social, esta investigación analiza los fundamentos de la interpretación liberal y socioliberal sobre los fallos del mercado y explica la tradición reguladora, redistribuidora y protectora vinculadas al keynesianismo y las izquierdas democráticas. Por tanto, expone las insuficiencias del liberalismo y la necesidad de un esfuerzo analítico y reflexivo para desarrollar una teoría social crítica que dé soporte a un cambio social y político de progreso.”

Referencia web original: https://www.antonio-anton-uam.es/448011661

La Introducción, con el mismo título, se publica en Nueva Tribuna, 29/12/2010:  https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/pugna-interpretativa-nueva-cuestion-social/20201229085719182803.html

Publicado en "CADENAS GLOBALES DE PRECARIEDAD: TRABAJO Y DESIGUALDAD" (pp. 36-50) Comité de Investigación de Sociología del Trabajo V ENCUENTRO / REUNIÓN INTERCONGRESUAL – Actas diciembre de 2020 (177 pp.) Edición: María José Díaz Santiago (UCM), Pablo López Calle (UCM), Antonio J. Ramírez (UCM) Universidad Complutense de Madrid (24/02/2022) ISBN: 978-84-09-37704-6

Referencia web: https://fes-sociologia.com/uploads/attached/Actas%20V%20Encuentro.pdf

Las reformas de las pensiones (2011 y 2013). Antonio Antón, en Rebelión (19/11/2020)

Amplio ensayo (44 pp. en PDF) donde explico, de forma exhaustiva, el carácter regresivo y el contexto sociopolítico de las anteriores reformas de las pensiones, como referencia para evaluar las medidas recientes aprobadas en el Pacto de Toledo. Transcribo su introducción:

“Se acaban de aprobar (27/10/2020) las nuevas recomendaciones sobre el sistema de pensiones en el marco de la comisión parlamentaria de seguimiento del Pacto de Toledo. Han sido avaladas por la gran mayoría del arco parlamentario, con el voto en contra de VOX y la abstención de ERC y EH-Bildu. Supone un giro positivo particularmente respecto a la reforma regresiva del Partido Popular (2013), aunque limitado y con claroscuros.

El nuevo acuerdo parlamentario, que debe desarrollarse en medidas legislativas, garantiza el incremento de las pensiones según el IPC real, eliminando el Índice de revalorización que las limitaba y se compromete, entre otras cosas, al aumento del poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas. Por otro lado, refuerza el sostenimiento del sistema público, con la participación de los ingresos del Estado en la garantía de la suficiencia de las pensiones públicas y genera certidumbre sobre su sostenibilidad a largo plazo. No obstante, no modifica el carácter problemático del grueso de las medidas de la reforma de 2011, promovida por el Partido Socialista, en particular el alargamiento de la edad legal de jubilación con la correspondiente penalización, que se mantienen.

Este texto se centra en la evaluación del carácter regresivo respecto de los derechos adquiridos y el contexto sociopolítico de cada una de dos reformas anteriores (2011 y 2013), así como de los distintos procesos de legitimación social y parlamentaria y el amplio descontento popular surgido frente a ellas. Este ensayo, aparte de esta Introducción, lo he distribuido en cuatro capítulos: 1) Fuertes recortes de las pensiones públicas futuras. 2) Un pacto sin legitimidad social. 3) El aval sindical crea un nuevo problema sociopolítico. 4) La reforma de 2013: recorte injusto e injustificado.

Son una reelaboración de dos investigaciones publicadas en su día tituladas “Pacto social: recortes impopulares de las pensiones” y “Pensiones: recorte injusto e injustificado”. La primera, sobre la reforma de 2011, se editó en el libro Resistencias frente a la crisis. De la huelga general del 29-S al movimiento 15 M (Germanía, 2011). La segunda, sobre la reforma del 2013, figura en el libro Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica (Sequitur, 2013). Se editan ahora, convenientemente revisadas, como referencia para evaluar el alcance de la continuidad y la reversión de los recortes de esas reformas, así como para evaluar el distinto contexto social y político en que están incardinadas. Por tanto, queda abierta la necesidad de valorar detenidamente las medidas concretas de este último acuerdo y su desarrollo legislativo.

Respecto de la reforma de 2013, aprobada por la mayoría absoluta del PP, al igual que en la reforma del año 2011, se produjo un amplio desacuerdo popular, en este caso con mayor indignación y movilización cívica y la oposición de la izquierda política y los sindicatos. Se generó una significativa deslegitimación hacia esa contrarreforma y sus firmantes que ha permitido, a la vuelta de estos años y con el impulso de la propia movilización de pensionistas desde el año 2018 y en el marco del nuevo Gobierno de coalición progresista, abordar su derogación.

Sin embargo, la reforma del año 2011 contaba y cuenta con el aval del PSOE y las cúpulas sindicales que la avalaron, sin que haya suficientes fuerzas sociales, políticas y parlamentarias capaces de imponer su anulación. Existe, por tanto, el riesgo evidente de que se consolide a pesar de la exigencia democrática de amplios sectores sociales y de pensionistas, descontentos también con aquellas medidas injustas.

El sistema público de pensiones queda, por tanto, pendiente de la evolución futura de los equilibrios de fuerza social y parlamentaria y las perspectivas o no de un refuerzo general del Estado de bienestar y los servicios públicos y prestaciones sociales en el marco de una salida progresista de la crisis socioeconómica e institucional.”

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/11/Las-reformas-de-las-pensiones-REB.pdf

Últimos libros:

(Arriba están los tres destacados más recientes)

Altura de miras ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

“Pugna interpretativa de la nueva cuestión social”. Antonio Antón (pp. 36-50), en CADENAS GLOBALES DE PRECARIEDAD: TRABAJO Y DESIGUALDAD.

Comité de Investigación de Sociología del Trabajo. V ENCUENTRO / REUNIÓN INTERCONGRESUAL – Actas diciembre de 2020 (177 pp.)

Edición: María José Díaz Santiago (UCM), Pablo López Calle (UCM), Antonio J. Ramírez (UCM) Universidad Complutense de Madrid (24/02/2022)

ISBN: 978-84-09-37704-6

Referencia web: https://fes-sociologia.com/uploads/attached/Actas%20V%20Encuentro.pdf

Feminismo crítico. Un enfoque relacional e igualitario. Antonio Antón. Libro publicado por la Editorial Académica Española -EAE- (2020) (304 pp.). ISBN: 978-620-3-03320-5

Resumen

Este libro, Feminismo crítico. Un enfoque relacional e igualitario, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus seis capítulos. Tras la Introducción, el primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas. El cuarto, Pugna interpretativa sobre la nueva cuestión social, explica el marco teórico y la emergencia actual del conflicto social. El quinto, Contexto y pluralidad del feminismo, señala el marco actual, los ejes feministas y sus distintas corrientes. Y el sexto, Feminismos: procesos identificadores y formación de sujetos, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Referencia web de la Introducción: https://www.antonio-anton-uam.es/448043917

Identidades feministas y teoría crítica. Nueva edición ampliada. Antonio Antón. Ed. Dyskolo (18/09/2020) (Con acceso al texto completo: 207 pp.)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. Y el quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, desde el análisis de los tres ejes de la acción feminista y la existencia de dos grandes corrientes del movimiento feminista, la socioliberal o formalista y la crítica o transformadora, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Referencia web original: https://rebelion.org/nueva-edicion-ampliada-del-libro-identidades-feministas-y-teoria-critica/

Acceso al texto completo en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5f6382d62112c1600357078

Libros propios recientes:

- (2020): Identidades feministas y teoría crítica, en Editorial Dyskolo (150 pp.). Publicado en digital y en abierto, con licencia Creative Commons. Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib061/

Reeditado por Rebelión (sección LIBROS LIBRES), mayo de 2020, en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5ec6196ad869d1590040938

- (2019): Clase, pueblo, nación. Pensamiento crítico y estrategias politicas, en Editorial Académica Española. ISBN: 978-613-9-43600-2. (Hay una edición en abierto con Licencia de Creative Commons, en Editorial Dyskolo, con el título Clase, nación y populismo: Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib055/ )

- (2019): Movimientos sociales, acción colectiva y cambio social en perspectiva. Continuidades y cambios en el estudio de los movimientos sociales. Rubén Díez García y Gómez Betancor Nuez (eds.). Fundación Betiko y Federación Española de Sociología-FES. Interesante libro de las aportaciones sociológicas en el Encuentro del Comité de Investigación sobre Movimientos sociales, Acción colectiva y Cambio social de la FES. Se incluye mi comunicación titulada Valoración de la interpretación populista (pp. 31-42). ISBN: 978-84-09-09287-1

- (2019): El futuro del trabajo: realidades e implicaciones, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en CTXT (8/05/2019: https://ctxt.es/es/20190508/Politica/26017/Antonio-Anton-empleo-economia-trabajo-calidad-temporalidad-precariedad.htm

- (2019): Carácter de los sujetos colectivos, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en Nueva Tribuna (12/07/2019): https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/caracter-de-los-sujetos/20190712110616164436.html

- (2018): “Qué salida de la crisis: tendencias y percepciones contradictorias”, en ¿Cómo estamos ‘saliendo’ de la crisis?, Andreu Lope Peña (coord.). Libro Memoria del IV Encuentro del Comité de Sociología del Trabajo (pp. 94-124). Editado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB): https://ddd.uab.cat/pub/poncom/2018/197218/Memoria_IV_Encuentro_final.pdf

- (2018): Frente a la crisis social y nacional ¿QUÉ PAÍS?, ed. Rebelión (166 pp.). Versión digital en abierto licencia de Creative Commonshttp://rebelion.org/docs/246267.pdf

- (2018): "El sujeto de cambio", en La clase trabajadora ¿Sujeto de cambio en el siglo XXI?, Adrián Tarín y José Manuel Silva (coords), Madrid, Siglo XXI (pp. 71-102). ISBN: 978-84-323-1922-8. 

 

- (2018): "La interpretación populista del movimiento popular", en Una mirada desde la Sociología actual: análisis y propuestas del contexto actual,  Mª José Diaz Santiago y Francisco-Javier García-Castilla (coordinadores), editado por la Asociación Madrileña de Sociología (AMS) (pp. 369-401). ISBN:  978-84-09-02524-4 (e-book, 584 pp.). Ver texto: Populismo y pueblo

-- (2018): "La teoría populista: Lógica política y ambigüedad ideológica", Comunicación en libro de Actas del X Congreso Vasco de Sociología y Ciencia política (2015): Sociedades en constante cambio: realidad social y reto científico (pp. 70-83). ISBN. 978-84-9082-923-3 (920 pp.). Una versión inicial de la Comunicación se publica en Rebelión (30/09/2015): https://rebelion.org/la-teoria-populista-logica-politica-y-ambiguedad-ideologica/.

 - (2017): El populismo a debate, libro digital editado por Rebelión (2-12), sección "Libros libres" (125 pp.) licencia de Creative Commonshttp://www.rebelion.org/docs/234831.pdf

Ver más: Libros destacados

Ver todos los: Libros

Amanecer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Caminos por recorrer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!