Blog: http://www.antonio-anton-uam.es

SE HACE CAMINO AL ANDAR

Publicaciones (propias y ajenas) de interés sociopolítico

Selección mensual en el BOLETÍN INFORMATIVO: ver Boletín

Antonio Antón: Ver Presentación-UAM

Novedades

Año 2020Año 2019

Artículos ajenos (abajo)

Artículos, Ensayos y Libros destacados (abajo)  

Artículos propios últimos:

Crisis y estrategias. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 196 (diciembre)

Ensayo en el que analizo las características de la actual crisis, el fracaso de las estrategias reaccionarias y centristas, las políticas de la coalición gubernamental de progreso y los retos del conjunto de fuerzas progresistas. Transcribo un par de párrafos:

“Llevamos una década de deslegitimación y recomposición de la clase política (bipartidista) anterior. El proceso continúa y el estatus actual es modificable. Todas las persistentes estrategias para evitar una salida progresista y neutralizar las fuerzas del cambio de progreso no han conseguido sus objetivos. Pero no paran en el empeño para cerrar esa oportunidad costosamente formada por una década de activación popular progresista y de izquierdas, abanderada tras la justicia social y la democracia…

Es la perspectiva que temen esas fuerzas reaccionarias y que tienen que asumir: mantenerse en la oposición durante toda la legislatura, sin capacidad de influencia para impedir el grueso de las políticas públicas de progreso y la consolidación de su representación política e institucional. Así, a través de la crispación, expresan su impotencia para frenar una gestión progresista, aunque sea lenta y limitada. Y, además, manifiestan su incapacidad para impedir el fortalecimiento de una política y una alianza de progreso más firme, que se pueda prolongar a otra legislatura y abrir una dinámica de cambio sustantivo en España que, a su vez, condicione el modelo de país y el de la construcción europea.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-196/ensayo/crisis-y-estrategias

Retos y pugna estratégica. Antonio Antón, en Rebelión (28/11)

En este artículo explico el contexto de crisis y el marco europeo, la gestión gubernamental con la fortaleza de las fuerzas progresistas y el fracaso de las estrategias reaccionarias de las derechas así como de la operación gran centro. Concluyo que la solución la tiene el campo progresista.

Referencia web original: https://rebelion.org/retos-y-pugna-estrategica/

Las reformas de las pensiones (2011 y 2013). Antonio Antón, en Rebelión (19/11)

Amplio ensayo (44 pp. en PDF) donde explico, de forma exhaustiva, el carácter regresivo y el contexto sociopolítico de las anteriores reformas de las pensiones, como referencia para evaluar las medidas recientes aprobadas en el Pacto de Toledo. Transcribo su introducción:

“Se acaban de aprobar (27/10/2020) las nuevas recomendaciones sobre el sistema de pensiones en el marco de la comisión parlamentaria de seguimiento del Pacto de Toledo. Han sido avaladas por la gran mayoría del arco parlamentario, con el voto en contra de VOX y la abstención de ERC y EH-Bildu. Supone un giro positivo particularmente respecto a la reforma regresiva del Partido Popular (2013), aunque limitado y con claroscuros.

El nuevo acuerdo parlamentario, que debe desarrollarse en medidas legislativas, garantiza el incremento de las pensiones según el IPC real, eliminando el Índice de revalorización que las limitaba y se compromete, entre otras cosas, al aumento del poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas. Por otro lado, refuerza el sostenimiento del sistema público, con la participación de los ingresos del Estado en la garantía de la suficiencia de las pensiones públicas y genera certidumbre sobre su sostenibilidad a largo plazo. No obstante, no modifica el carácter problemático del grueso de las medidas de la reforma de 2011, promovida por el Partido Socialista, en particular el alargamiento de la edad legal de jubilación con la correspondiente penalización, que se mantienen.

Este texto se centra en la evaluación del carácter regresivo respecto de los derechos adquiridos y el contexto sociopolítico de cada una de dos reformas anteriores (2011 y 2013), así como de los distintos procesos de legitimación social y parlamentaria y el amplio descontento popular surgido frente a ellas. Este ensayo, aparte de esta Introducción, lo he distribuido en cuatro capítulos: 1) Fuertes recortes de las pensiones públicas futuras. 2) Un pacto sin legitimidad social. 3) El aval sindical crea un nuevo problema sociopolítico. 4) La reforma de 2013: recorte injusto e injustificado.

Son una reelaboración de dos investigaciones publicadas en su día tituladas “Pacto social: recortes impopulares de las pensiones” y “Pensiones: recorte injusto e injustificado”. La primera, sobre la reforma de 2011, se editó en el libro Resistencias frente a la crisis. De la huelga general del 29-S al movimiento 15 M (Germanía, 2011). La segunda, sobre la reforma del 2013, figura en el libro Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica (Sequitur, 2013). Se editan ahora, convenientemente revisadas, como referencia para evaluar el alcance de la continuidad y la reversión de los recortes de esas reformas, así como para evaluar el distinto contexto social y político en que están incardinadas. Por tanto, queda abierta la necesidad de valorar detenidamente las medidas concretas de este último acuerdo y su desarrollo legislativo.

Respecto de la reforma de 2013, aprobada por la mayoría absoluta del PP, al igual que en la reforma del año 2011, se produjo un amplio desacuerdo popular, en este caso con mayor indignación y movilización cívica y la oposición de la izquierda política y los sindicatos. Se generó una significativa deslegitimación hacia esa contrarreforma y sus firmantes que ha permitido, a la vuelta de estos años y con el impulso de la propia movilización de pensionistas desde el año 2018 y en el marco del nuevo Gobierno de coalición progresista, abordar su derogación.

Sin embargo, la reforma del año 2011 contaba y cuenta con el aval del PSOE y las cúpulas sindicales que la avalaron, sin que haya suficientes fuerzas sociales, políticas y parlamentarias capaces de imponer su anulación. Existe, por tanto, el riesgo evidente de que se consolide a pesar de la exigencia democrática de amplios sectores sociales y de pensionistas, descontentos también con aquellas medidas injustas.

El sistema público de pensiones queda, por tanto, pendiente de la evolución futura de los equilibrios de fuerza social y parlamentaria y las perspectivas o no de un refuerzo general del Estado de bienestar y los servicios públicos y prestaciones sociales en el marco de una salida progresista de la crisis socioeconómica e institucional.”

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/11/Las-reformas-de-las-pensiones-REB.pdf

El desafío progresista. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (13/11)

Transcribo unos párrafos de mi artículo, complementario de otros dos, sobre la crisis y las estrategias políticas:

“Han aparecido en toda su crudeza las deficiencias de la protección social pública, sobre todo del sistema sanitario, pero también de los sistemas de cuidados, servicios sociales, pensiones y educativo. Junto con la fragilidad de nuestro aparato productivo y laboral, se han mostrado las insuficiencias de nuestro débil Estado de bienestar, recortado esta década pasada y, más en general, del conjunto de las administraciones públicas, con sus deficiencias coordinativas, inercias burocráticas y de insuficiente personal preparado, desbordadas a la hora de gestionar las medidas urgentes de emergencia social necesarias en lo inmediato ante la vulnerabilidad de amplios sectores. Supone un fracaso histórico de las élites dirigentes del país…

El balance, aun con sus claroscuros, es moderadamente positivo que, en el contexto actual, supone un gran logro. Ha reajustado las prioridades de su programa inicial de cambio progresista, aunque ha apuntado a sus tres ejes fundamentales. Primero, el escudo social y las políticas sociales y de reversión de derechos sociolaborales, todavía limitadas, lentas y parciales, pero reales y concretas… Segundo, la recuperación económica… Tercero, la regulación de la pluralidad territorial…

Pues bien, esos planes, cuya ejecución no está exenta de ambigüedades, tensiones, dificultades y limitaciones, han echado a andar. Se ha vencido el bloqueo de las derechas y otros poderes fácticos, se ha despejado la amenaza de impotencia institucional y división política entre las fuerzas progresistas, y se ha aclarado el horizonte de gobernabilidad para toda la legislatura… En gran medida, de forma similar a otros países del sur europeo, ha sido la articulación popular progresista, con su activación cívica y su reflejo político-institucional, la que ha desembocado, tras diversos altibajos, en el actual Gobierno de coalición, venciendo las inercias bipartidistas y la presión de las derechas…

Las dos formaciones que componen el Gobierno progresista de coalición han dado, en menos de un año y en un contexto inédito y grave, un paso decisivo para su unidad y el comienzo de la implementación de su programa. La estabilidad gubernamental, tras la aprobación presupuestaria con una suficiente mayoría parlamentaria, queda despejada para toda la legislatura. Pero no todo está resuelto con vistas a los objetivos transformadores a medio plazo, las perspectivas de consolidación o no de esta dinámica de progreso y la confirmación o modificación de las estrategias y alianzas para la próxima legislatura. Hay que analizar las condiciones sociopolíticas y estructurales que facilitan una salida progresista o, bien, las tendencias hacia un continuismo centrista, una vez neutralizada la opción reaccionaria, al menos hasta las próximas elecciones generales.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/desafio-progresista/20201113125221181223.html

La pugna estratégica. Antonio Antón, en Público (13/11)

Selecciono varios párrafos del este artículo de mi trilogía sobre la crisis y las estrategias políticas:

“La pugna estratégica de las fuerzas progresistas con las derechas españolas (PP, C’s y VOX) es evidente. Los consensos de Estado o de un supuesto interés nacional compartido son difíciles. Subyace la disputa por el tipo de proyecto de país, el camino a recorrer y las fuerzas y alianzas disponibles para hegemonizarlo. El giro retórico de Casado, el líder del Partido Popular, de distanciarse de la moción de censura de VOX, apenas esconde su pretensión hegemonista, su orientación neoliberal-conservadora y su reafirmación en la oposición frontal al Gobierno de coalición y su proyecto de reformas progresivas sociales, económicas y políticas…

Es la estrategia centrista conocida: el freno a la dinámica de progreso, la marginación de las fuerzas del cambio y el enquistamiento del conflicto territorial. Es la salida continuista ya ensayada y fracasada en el lustro pasado, pero no por ello querida por sectores poderosos y resucitada a cada paso…

La solución está en el propio campo progresista, en la firmeza de su rumbo y los apoyos sociales a consolidar. En ese sentido, es necesario valorar los puntos compartidos de la alianza gubernamental así como sus diferencias políticas para definir mejor y darle solidez a un proyecto compartido de progreso…

El desafío para las izquierdas y grupos progresistas es el desarrollo de una opción política de progreso, un proyecto modernizador y democrático de país y un modelo más social y solidario que pudiesen condicionar el renovado e insuficiente proyecto de construcción europea del bloque liberal-conservador dominante y el riesgo de su consolidación a largo plazo, junto con la presión ultraconservadora, autoritaria, xenófoba y antisocial de la derecha extrema.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/40436/la-pugna-estrategica/

La reforma progresista de país. Antonio Antón, en Rebelión (12/11)

Selecciono varios párrafos de este artículo de mi trilogía sobre la crisis y las estrategias políticas:

“Esa estrategia reaccionaria, conservadora y autoritaria no tiene futuro político-institucional, aunque hay que frenarla y derrotarla por su carácter destructivo en la sociedad…

l grueso de las grandes empresas, concentradas en las finanzas, la energía, la construcción y algunos servicios, no van a primar un supuesto interés nacional de modernización, es difícil que sean patriotas. La mayoría está inserta en la globalización económica y financiera, depende más de sus intereses, beneficios y proyectos externos o globales, no de país, y arrastra por su papel preponderante a gran parte de la economía y el mundo empresarial. No se puede confiar mucho en ello. Supone que hay que reforzar la capacidad del propio Estado y su gestión reguladora, dirigente e intervencionista para que, con suficiente legitimidad social, sea factor de impulso transformador…

Llevamos una década de deslegitimación y recomposición de la clase política (bipartidista) anterior. El proceso continúa y el estatus actual es modificable. Todas las persistentes estrategias para evitar una salida progresista y neutralizar las fuerzas del cambio de progreso no han conseguido sus objetivos. Pero no paran en el empeño para cerrar esa oportunidad costosamente formada por una década de activación popular progresista y de izquierdas, abanderada tras la justicia social y la democracia. La opción centrista, bajo hegemonía socialista, en sus diversas versiones, también ha fracasado en las urnas, es decir, bajo la voluntad mayoritaria de la ciudadanía…

El presidente Sánchez y el sanchismo lo tuvo claro desde la misma noche electoral del 10-N: solo era posible una alianza de progreso de ambas formaciones con la cobertura de, al menos, parte de los nacionalismos periféricos, vasco y catalán. Ello define los tres grandes retos entrelazados: justicia social y modernización económica, junto con la democratización institucional, la regulación territorial y el modelo de Estado. Con otros dos desafíos adicionales de gran valor social y cultural y, también, estructural y de poder: la igualdad de género y la sostenibilidad medioambiental. Tal es la reforma que necesita este país, cuyo futuro está abierto y con grandes dificultades, pero que depende en gran medida de la determinación y unidad del campo progresista.”

Referencia web original: https://rebelion.org/la-reforma-progresista-de-pais/

Otra versión se publica en Nueva Tribuna (20/11): https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/reforma-progresista-pais/20201119172058181423.html

Identidades feministas y teoría crítica. Antonio Antón Morón (Presentación, 11/2020)

Departamento de Sociología - Universidad Autónoma de Madrid

Ediciones Dyskolo (207 pp.)

Divulgación por la Federación Española de Sociología de Publicaciones de sociólogos asociados:

“Este libro tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte, analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos: 1) Feminismos e identidades. 2) Feminismos, interseccionalidad e identificaciones. 3) Acerca del pensamiento de Nancy Fraser. 4) Sujeto y cambio feminista. 5) Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno.”

Referencia web original: https://fes-sociologia.com/noticia/Identidades-feministas-y-teoria-critica-Antonio-Anton 

(Con enlace al texto completo en PDF)

Judith Butler y la pertenencia al feminismo. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 195 (noviembre)

“En una interesante entrevista a Judith Butler sobre las guerras culturales (tiene un acceso en castellano), esta conocida feminista estadounidense de orientación posestructuralista apuesta por “renovar el compromiso feminista con la igualdad de género y la libertad de género”. Otra formulación reciente es “el feminismo es una lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, pero también es una investigación sobre el género en sí mismo, más allá de las categorías de hombre o mujer”. Son ideas que comparto al poner el acento en dos cuestiones básicas para un enfoque realista, multidimensional y sociohistórico: la acción práctica y relacional en los procesos identificatorios y de emancipación, y la igualdad de género, entre hombres y mujeres, al partir de su realidad de desventaja, desigualdad o discriminación. Son relevantes sus posiciones sobre ‘El género en disputa’ y ‘Deshacer el género’. No entro ahora en ello. Tengo una amplia valoración de su pensamiento, así como el de otras corrientes feministas en el reciente libro “Identidades feministas y teoría crítica”. Me detengo aquí en otras formulaciones sobre un aspecto particular: su posición sobre la pertenencia al feminismo. En conversación con ella y frente a las corrientes esencialistas explico mi enfoque crítico.

Su criterio de pertenencia al feminismo es inclusivo al considerar partícipes a todas las personas, incluido hombres, que se ‘aferran a las proposiciones básicas de libertad e igualdad’. Así se supera la interpretación biologicista y excluyente de que solo pueden ser feministas las mujeres. No obstante, es insuficiente por tener un sesgo idealista (posestructuralista) al poner el énfasis en lo discursivo, o sea, en las ideas o propuestas, con su sobrevaloración de su influencia en la formación de la identidad, feminista en este caso.

Desde la sociología crítica la pertenencia e identificación colectivas se van formado a través de las relaciones sociales, sobre la base de una práctica social prolongada, una interacción relacional solidaria tras esos objetivos de libertad e igualdad. Es decir, el hacerse e identificarse feminista es una conformación social, procesual e interactiva: supone comportamientos duraderos igualitarios-emancipadores y solidarios, interrelacionados con esa subjetividad. Es la experiencia vital, convenientemente interpretada, la participación en la pugna social y cultural en sentido amplio (incluyendo hábitos, estereotipos y costumbres además de subjetividad) frente a la desigualdad y la discriminación, la que va formando la identidad feminista (o cualquier otra de capas subalternas). Veamos algunos enfoques implicados en esta controversia.”

Referencia web: http://www.mientrastanto.org/boletin-195/ensayo/judith-butler-y-la-pertenencia-al-feminismo

Se publica en Rebelión (7/11): https://rebelion.org/judith-butler-y-la-pertenencia-al-feminismo/ 

Versión inicial en Público (10/10): https://blogs.publico.es/otrasmiradas/38742/judith-butler-y-la-pertenencia-al-feminismo/ 

Último libro destacado

Identidades feministas y teoría crítica. Nueva edición ampliada. Antonio Antón. Ed. Dyskolo, septiembre de 2020 (207 pp.)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. Y el quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, desde el análisis de los tres ejes de la acción feminista y la existencia de dos grandes corrientes del movimiento feminista, la socioliberal o formalista y la crítica o transformadora, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Editado en digital y en abierto, bajo licencia Creative Commons: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib061/

Reeditado por Rebelión (sección LIBROS LIBRES), septiembre de 2020, en PDF (207 pp.): https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5f6382d62112c1600357078 

Ver más en: Libros destacados y Libros (todos)

Artículos ajenos con breves comentarios

Claridad en la perspectiva: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver: todos 

Ver: Artículos destacados 

(Abajo, el último)

Artículos ajenos del último mes:

Presupuestos y reconstrucción. Albert Recio Andreu (1/12)

Una valoración realista sobre los planes económicos y los riesgos a medio plazo. Destaco varios párrafos:

“Una lectura más fina de los presupuestos obliga a analizar dos cuestiones. En primer lugar su contenido detallado, que indica en qué se van a gastar las partidas, qué prioridades reflejan…

El destino de las inversiones constituye uno de los elementos cruciales de este presupuesto. Según en qué se empleen, ayudarán a delinear parte de la especialización productiva futura y la base material de los servicios públicos. A estas alturas está ya claro que esta enorme masa de transferencias de capital estará asociada al plan de reconstrucción público-privada…

El peligro más obvio es que al final la política expansiva no sea más que una variante de lo experimentado en la crisis anterior. Entonces los millones de euros fluyeron al sistema financiero, y hoy pueden llegar en mayor proporción a grandes grupos empresariales y acabar en inversiones mal planteadas y que reproduzcan un modelo económico socialmente injusto y ecológicamente insostenible. La cuestión no es solo cuál va a ser el grado de racionalidad y justicia social del modelo. Lo que parece indudable es que, como es visible en el presupuesto actual, uno de los resultados macroeconómicos va a ser el de un elevado endeudamiento público. Posiblemente será sostenible en cuanto se mantenga la actual política monetaria y se garanticen bajos tipos de interés, pero es mucho más probable que este endeudamiento genere nuevas exigencias de ajuste por parte de las grandes instituciones económicas.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-196/notas/presupuestos-y-reconstruccion

Cuidados, en la encrucijada de la investigación. María Teresa Martín Palomo y Aurélie Damamme. Cuaderno de Relaciones Laborales. 38(2) 2020: 205-216

Número monográfico con varios artículos interesantes. Selecciono el párrafo final de su Introducción:

“El tiempo de preparación de este monográfico ha sido también un momento propicio a la reivindicación de la importancia de los servicios públicos, en particular en los sectores de la salud, de la educación y de la investigación, cuya autonomía está cada vez más amenazada. Se han llevado a cabo así mismo propuestas para que las revistas luchen por otras formas de producir conocimiento y de organizarse de forma colegiada (ver, por ejemplo, la convocatoria para revistas de lucha enviada por Caroline Ibos). Las revistas luchan para defender un servicio público de investigación y cuestionar el modelo de producción de conocimiento defendido por la reforma de investigación que refuerza la competencia. En este contexto cabe retomar propuestas de pensar con cuidado como la de María Puig de la Bellacasa (2012), o la de García Selgas y Martín Palomo (de próxima aparición).”

Referencia web original: https://revistas.ucm.es/index.php/CRLA/article/view/70878/4564456554806

Crítica a las recetas punitivas contra la crisis y el machismo. Mar García Puig / Laura Pérez Castaño (29/11)

Criterios muy justos desde un feminismo crítico. Selecciono un par de párrafos:

“En la semana del Día Internacional contra la Violencia contra las Mujeres es importante recordar que las políticas de vivienda, de garantía de rentas, de ocupación de calidad son también políticas contra la violencia machista; que las políticas de justicia social amplían los marcos de decisión de las mujeres, tan necesarios en los procesos de recuperación de la violencia machista; que la prevención de la violencia machista desde el ámbito educativo, sanitario o cultural y la construcción de referentes positivos de masculinidad son esenciales en la lucha contra el machismo. En este marco, las propuestas punitivas son del todo incompatibles…

Un feminismo transformador no puede ser punitivo. Las feministas que defendemos un proceso de transformación radical de la sociedad apostamos por una justicia restaurativa que huya del castigo y el aislamiento del agresor como sistema de reparación. Eso no significa que la justicia no intervenga contra la violencia. Pero debemos decidir si queremos que sea el lenguaje penal el que defina los problemas sociales.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20201101/Firmas/34256/Mar-Garcia-Puig-Laura-Perez-Castano-critica-punitivismo-violencia-machista-justicia-restaurativa.htm

Colectivizar el dolor y la rabia contra las violencias machistas. Violeta Assiego (24/11)

Una buena reflexión:

“Colectivizar la lucha contra las violencias machistas es apostar por la política del cuidado y de la vida, ir más allá de la empatía para alcanzar la sororidad sin resistencias a interseccionar y a dejarse atravesar por las historias de las mujeres en cuyo dolor somos partícipes. Colectivizar la lucha contra las violencias machistas es construir una justicia feminista no punitivista que exija poner fin al sufrimiento e implantar un proceso de reparación transformativa que escuche a las supervivientes mientras busca atender la fragilidad que se parapeta tras las violencias desiguales.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/colectivizar-dolor-rabia-violencias-machistas_129_6456925.html

“Ahora hay una batalla que es más partisana”: Xavier Domènech (23/11)

Excelente y larga entrevista en la que el historiador y exlíder de En Comú Podem responde a cuestiones sobre Catalunya, la crisis del Régimen y la territorial, las soberanías y las tradiciones y los horizontes republicanos. Selecciono tres párrafos sobre la configuración de alianzas y sujetos:

“La hegemonía neoliberal se construyó con otros tipos de alianzas de clases, con otros principios. ¿Qué quiero decir? Que el Estado debería poder ser muy proactivo en generar nuevas políticas fiscales, nuevas políticas públicas, que vayan más allá de la protección social, pero eso necesita también la configuración de procesos y sujetos sociales. Hay una parte de la batalla de ahora que no es por alternativas de gobierno, que no se trata de que gobiernen las izquierdas y hagan unas políticas y las derechas hagan otras, porque, a veces, gobiernan las izquierdas y tampoco pueden cambiar tanto las políticas. Ahora hay una batalla que es más partisana. Hay una fase más bien de los años 40, en la II Guerra Mundial. Es más partisana en la configuración de nuevas realidades y de nuevas alianzas. Por tanto, estoy de acuerdo, se tiene que ser proactivo en los discursos, pero hay temas que son procesos más profundos que se tienen que producir también…

Y el tema de la clase es brutal. El lamento constante por la inexistencia o “debilidad” en el presente de la clase acaba convirtiendo esta clase en una “identidad”. De hecho, es irónico, gran parte de la reivindicación de este tipo de “obrerismo” se hace contra la extensión de las políticas de la identidad en la medida que se percibe que las mismas (es decir, la segmentación constante en diversos sujetos identitarios) han debilitado los “grandes” sujetos históricos de cambio, dividiéndolos (sean identidades nacionales, de género, de procedencia, etc.). Más allá de que la emergencia de estas identidades tiene que ver con condiciones reales de opresión, a pesar de que se quiera reducir su realidad a una operación neoliberal, lo más curiosa es que para atacar esta realidad se acaba convirtiendo la realidad de clase en una identidad más. No es que la realidad de clase no genere identidades obreras, que lo hace en diferentes fases históricas, es que la clase era y es una relación social que podía generar y convivir con diversas identidades cambiantes. Hay un libro de Seline Todd, El Pueblo, que es la historia de la clase obrera británica durante el siglo XX que es magnífico en este sentido. No hay ningún ejercicio de melancolía, ni ninguna construcción arquetípica en su obra donde muestra la clase obrera como un crisol de muchas realidades diversas y, de hecho, la grandeza de la relación de clase y conflicto de clase es cómo todo este crisol podía generar formas de identificación comunas y acciones sociales y políticas de transformación.

Es verdad que vivimos una época muy de políticas identitarias y que muchas veces cuando se apela a este ataque a las políticas identitarias no te das cuenta que lo estás haciendo desde la reclamación de una identidad y también la cosificación de algo que no era una identidad, que era otra cosa. Y entonces, a partir de esta imagen que estás buscando, dices que no hay conflicto de clases, no hay conciencia de clase y te lamentas, pero en realidad lo estás haciendo a partir de una imagen que tú tienes. Que, además, es de cómo debería ser esta clase y esta conciencia. ¡Igual sí que hay conflicto de clases! Lo que pasa es que se expresa de formas muy diferentes a las que tú buscas. Por eso, por ejemplo, ahora mismo leer a E. P. Thompson puede ser más interesante para entender el conflicto de clases actual en muchas cosas que leer a autores que te hablan de la clase obrera industrial del siglo XX, aunque esta también siga presente en nuestra realidad actual, porque Thompson se estaba enfrentando a un contexto, salvando todas las diferencias, comparable, por ejemplo, a aquel texto magnífico que era Lucha de clases sin clases.”

Referencia web original: https://debatspeldema.org/xavier-domenech-ahora-hay-una-batalla-que-es-mas-partisana/

El feminismo es la casa común. Beatriz Gimeno (21/11)

Una llamada a la tolerancia interna en el feminismo desde una actitud unitaria:

“En cuanto al feminismo, muchas estamos tristes porque el feminismo es nuestra casa ideológica, nuestra patria en el mejor sentido. Una patria abierta, acogedora, solidaria y de lucha común, también de mucha alegría. Es mi casa, desde luego, donde anida mi pensamiento y mi trabajo cotidiano por construir un mundo mejor. De un día para otro, esa casa común, explotó con todo lo demás, la política, la verdad, los medios, las redes…

Por eso no soy la única que a veces me siento un poco expatriada de la casa común. Por eso me gusta mucho sentirme cerca de amigas que piensan diferente, porque nos sostenemos unas a otras. Tengo amigas que llevan toda la vida en el feminismo, como yo, y que piensan diferente en cuestiones que para mí son importantes. A veces nos conocemos desde jóvenes y hemos evolucionado en sentido diferente, y seguimos siendo amigas. Hablamos y, si no podemos avanzar por un camino, buscamos otro. Si, aun así no avanzamos, nos detenemos y nos damos ánimos. No nos insultamos, no rompemos la amistad, no dejamos de pensar que nos necesitamos, que la casa tiene que ser común y que es mucho más grande que todas nosotras. Y que somos muy resilientes y que la reconstruiremos para todos. Y, para terminar, recomiendo leer este artículo de Siri Hustvedt, porque habla de todas estas cosas importantes y algunas más.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/35282/el-feminismo-es-la-casa-comun/

La fragilidad humana es la fragilidad del mundo. Violeta Assiego (19/11)

Interesante:

“En estos meses de pandemia, toda esa gestión de la fragilidad empieza a convertirse en una prioridad política como el gran pacto colectivo a suscribir por cada una y cada uno de los miembros de la sociedad. Reproducir a la escala que se necesite las redes de cuidados, apoyo, amabilidad, solidaridad y respeto que en tantos lugares están sucediendo ante la ceguera, o la embriaguez, de quienes marcan los ritmos de tertulias, periódicos, informativos... Aquellos que prestan tanta atención a los problemas de las élites políticas (los que tienen, los que crean y los que no resuelven) y no ven la importancia de los problemas de la gente de verdad.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/fragilidad-humana-fragilidad-mundo_129_6442355.html

Los ‘pandemials’, ¿culpables o ignorados?. María Ángeles Salle, Capitolina Díaz, Cecilia Castaño y Nuria Oliver (18/11)

Buen análisis de la situación específica de la juventud ante la crisis actual y la importancia de nuevos enfoques y políticas en el marco de la recuperación económica. Destaco los párrafos finales:

“La pandemia, pues, tiene un gran impacto en la juventud española, que agrava una mala situación preexistente añadiéndole nuevas barreras, tales como la reducción de la movilidad y de las relaciones sociales, la afectación diferencial de la crisis económica, la ralentización de los proyectos educativos, la estigmatización social y, también, el soportar costes emocionales muy superiores a los de los colectivos de mayor edad en campos como la ansiedad, el estrés, la tristeza, el abuso de la tecnología, la soledad y las discusiones en el hogar. Otros estudios globales corroboran el crecimiento entre los jóvenes, sobre todo entre las chicas, de la ansiedad y la depresión.

Frente a todo ello, hace falta un cambio urgente de perspectiva y nuevas políticas que rompan el actual y peligroso cruce de culpas entre generaciones. No podemos frivolizar el riesgo, cada vez más real, de que la pandemia nos aboque a la ruptura de la solidaridad intergeneracional en España. Ni tampoco sirve de nada recurrir al reproche constante desde nuestra vieja colina adulto-céntrica, cada vez más carente de empatía. En nuestra opinión, es el momento de aplicar estrategias diferenciadas con enfoque generacional que incorporen acciones de sensibilización y acompañamiento diseñadas desde su marco mental, lenguajes y soportes; que integren mejor sus necesidades en las intervenciones destinadas a paliar los efectos inmediatos de la pandemia y que desarrollen medidas socioeconómicas a favor de las y los jóvenes en el marco de los planes de reconstrucción que se están actualmente gestando, con fondos nacionales y europeos. Todo ello contando activamente con la juventud, no solo como objeto sino, sobre todo, como sujeto protagonista. Porque, no nos engañemos, en el proceso de escuchar, involucrar y articular la voz olvidada de la juventud es donde verdaderamente nos jugamos el porvenir: sin juventud, empoderada e involucrada, no hay futuro ni esperanza. Y sería justo que, quienes van a tener que pagar la impresionante hipoteca adquirida para solucionar la crisis que ha traído la pandemia, también participen en la solución.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2020-11-17/los-pandemials-culpables-o-ignorados.html

El debate sobre pensiones ¿hacia un nuevo paradigma?. Juan Antonio Fernández Cordón (17/11)

Una valoración razonable. Selecciono un párrafo:

“Lo más importante, a mi juicio, es que el debate sobre pensiones se plantea hoy en unos términos y con un equilibrio muy diferente del que imperaba en 2013. Hasta aproximadamente esa fecha, dominaba la búsqueda del consenso y la izquierda se situaba netamente a la defensiva. Así, las negociaciones versaban sobre las modalidades y el alcance de los recortes y no sobre si recortar o ampliar derechos. Tanto la izquierda política como la sindical parecían asumir el análisis neoliberal dominante que llevaba a acercar el sistema público a uno de ahorro privado. La situación es hoy diferente. En el frente social, el más importante, los pensionistas y los defensores del sistema público se han movilizado con gran éxito y todo indica que la presión se va a mantener. El debate de ideas también ha cambiado. Frente a la penetración de un discurso neoliberal que parecía reflejar una unanimidad que no existía, se vienen afirmando voces que disienten de sus conclusiones y aportan análisis y datos que apoyan una visión no catastrofista del futuro de las pensiones y sitúan a las personas en el centro de las motivaciones reformistas. A ello han contribuido Economistas Frente a la Crisis y otros foros de reflexión, así como reputados investigadores. En el ámbito de la política, la izquierda está ahora defendiendo mejoras para los pensionistas y no solo intentando limitar el recorte de sus derechos. Por ejemplo, aparcando el índice de revalorización y garantizando una revalorización digna, aunque mínima, introduciendo la posibilidad de elegir los mejores años de cotización para el cómputo de la pensión y sobre todo apoyando que la financiación del sistema no depende solo de las cotizaciones. También empieza a poner coto a la extensión abusiva y artificial de los fondos privados, reduciendo sus ventajas fiscales. Hemos pasado del “que empeore lo menos posible” al “que mejore en lo que se pueda”. Es mucho. Incluso si el objetivo sigue siendo llegar al consenso, la pugna se sitúa ahora en un terreno más favorable a los pensionistas.”

Referencia web original: https://economistasfrentealacrisis.com/el-debate-sobre-pensiones-hacia-un-nuevo-paradigma/

Magufos, conspiranoicos y covid-19. Francisco Castejón (16/11)

Los nuevos desafíos y el papel de la ciencia:

“Cada vez con mayor frecuencia la humanidad se enfrenta globalmente a desafíos para los que no está preparada. Ni los sistemas políticos o de gobernanza, ni las economías ni los sistemas científico-tecnológicos están listos para enfrentar algunas de las crisis que nos han golpeado.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20201101/Firmas/33837/Francisco-Castejon-ciencia-magufos-conspiranoicos--covid.htm

Modelos de solidaridad. Josu Perales (16/11)

Una interesante reflexión. Destaco unas definiciones:

“¿Qué debe suponer la solidaridad en la vida cotidiana de las organizaciones que prestan ayudas?:

-En primer lugar, la empatía. Ponerse siempre en lugar del otro, del que está al otro lado de la mesa. Personas instaladas en la angustia, en el miedo a la vida de cada día.

-En segundo lugar, desde la empatía comprender los errores que estas personas puedan cometer, sus picardías, sus pequeños engaños, algo que es producido por la miseria. Entonces hay que pensar ¿yo que haría en su lugar?

-En tercer lugar desterrar toda tentación de ver en el que pide a un sospechoso, a alguien que me la quiere jugar, una amenaza. Ver siempre en el otro, en la otra, a mi prójimo.

-En cuarto lugar, no permitir que se instale en nosotros ideas de discriminación, de racismo.

-En quinto término, eliminar de nuestras mentes y corazones toda tentación de sentir y ejercer una superioridad. ¡Fuera de nosotros toda estigmatización racial y cultural!

A partir de aquí se debe ejercer la solidaridad con reglas de juego y normas, pero practicadas desde la flexibilidad. También desde nuestra propia inteligencia para tratar de que la relación con las personas que acuden sea sincera y transparente.”

Referencia web original: https://rebelion.org/modelos-de-solidaridad/

Impunidad judicial. Ignacio Sánchez-Cuenca (15/11)

Un dedo valiente que señala una llaga de nuestra democracia y el Estado de derecho:

“La actuación de los jueces en el conflicto catalán representa un caso palmario de abuso judicial… ¿Quién responde por todos estos atropellos? ¿No tiene consecuencias para fiscales y jueces instructores haber dado cobertura jurídica a la aberración política del “golpe de Estado”? Como mucho, los promotores de estas causas pueden encontrarse con que sus acusaciones quedan en nada o en poco. El derecho es así, dirán algunos: en ocasiones las acusaciones se confirman, en otras no. Pero esto va más allá de un defecto de técnica jurídica. No estamos hablando de un caso concreto, sino de un patrón de acusaciones que obedece a un planteamiento ideológico ajeno a la justicia y que tiene efectos directos sobre el sistema político. La democracia representativa no cuenta con recursos institucionales para hacer frente a este problema de impunidad judicial. Sería conveniente, al menos, tener un debate sobre este asunto. Y empezar a pensar en cómo resolverlo.”

Referencia web original: https://www.lavanguardia.com/opinion/20201114/49434659024/impunidad-judicial.html

La desinformación permanente y los Presupuestos. Jesús Magaña (14/11)

Una llamada desde la ética periodística contra la manipulación informativa:

“Ahora que tanto se discute sobre la desinformación, y se concentran los disparos en las redes sociales y en las noticias falsas divulgadas desde el anonimato con intereses políticos o económicos o simplemente malévolos detrás, no está de más advertir que una de las mayores debilidades democráticas es la desinformación protagonizada por los intermediarios institucionales, los dirigentes políticos y los medios de comunicación. No siempre esa acción de desinformar es tan evidente como la simple y llana mentira, sino que consiste muy a menudo en instalar una mirada parcial o distorsionada de la realidad para lograr unos efectos interesados o para desviar la atención de lo que alguien no quiere que los demás veamos.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/11/14/la_desinformacion_permanente_los_presupuestos_113203_1023.html

El Ministerio de Cultura premia el neorevisionismo histórico. Carmen Martínez Brugera (11/11)

Una excelente y contundente crítica, basada en hechos evidentes, frente a una interpretación sesgada con apariencia de neutralidad entre República y franquismo. Destaco varios párrafos:

“Exageran los desórdenes ocurridos durante la República. Da igual que el profesor Eduardo González Calleja haya acreditado que el número de muertos durante el Gobierno republicano fue de 2.629 de los que 1.457 corresponden a octubre de 1934, o que durante los cinco meses del Frente Popular murieron 428 personas, el 60% de ellas de izquierdas, el 15% de derechas y el 10% policías y militares. Para ellos la República abrió las puertas a la guerra.

Esta promoción de los "revisionistas blandos" ha supuesto la oportunidad de trivializar cuando no de negar la realidad del pasado. El objetivo es actualizar el ideario franquista con un estilo fácil y accesible al alcance de todos y denostar a la Republica y a los republicanos a los que acusan de intransigentes. Hacen una lectura retrospectiva del periodo republicano que inevitablemente conducía a la guerra civil…

Parece que volviéramos a los tiempos en el que los franquistas eran los dueños de la Universidad y ahora sin complejos se atreven a decir que sobre la represión franquista queda poco por investigar y ahora le toca a "la otra memoria".

Referencia web original: https://blogs.publico.es/verdad-justicia-reparacion/2020/11/11/el-ministerio-de-cultura-premia-el-neorevisionismo-historico/

Las consecuencias de la escasa democracia en EEUU. Vicenç Navarro (11/11)

Un diagnóstico sugerente. Selecciono su último párrafo:

“El segundo hecho, también de gran importancia, es que el trumpismo no fue derrotado. Perdió una batalla importante, pero consiguió el apoyo de casi la mitad del electorado estadounidense. Trump fue derrotado en el terreno electoral, pero no es una derrota absoluta, pues continúa teniendo un gran poder, incluyendo en aparatos del Estado tales como el Senado y la Corte Suprema. El eventual fracaso de la alianza anti-Trump en su estrategia de cambio puede conllevar la vuelta del trumpismo incluso con más fuerza. Que ello ocurra o no dependerá de que se apliquen las propuestas auténticamente transformadoras (democratizando el sistema político, económico y social, con la universalización de derechos políticos, sociales y laborales), promovidas por movimientos sociales dirigidos por Bernie Sanders, que empoderen a las clases populares y atraigan a aquellos que actualmente apoyan a Trump, pues sin parte de sus votantes será dificilísimo cambiar Estados Unidos y mejorar profundamente su democracia.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2020/11/11/las-consecuencias-de-la-escasa-democracia-en-eeuu/

La perpetua transición de las izquierdas españolas. Juan Andrade (10/11)

Interesante entrevista de este historiador con un repaso, entre otras cosas, al papel de las izquierdas en la transición política y su embellecimiento. Selecciono varias respuestas:

"El problema de esa narrativa [‘mítica’ de la transición] era su tono moralista y su propensión a la retrodicción. Sublimaba la idea de consenso, rebajando la desigualdad de partida entre los agentes de la negociación, las coacciones que sufrieron, las estrategias pensadas en beneficio propio o la búsqueda de prestigio. Además, explicaba la transición en función de un desenlace celebrado, minorizando o presentando como quiméricas las iniciativas que apuntaban en otra dirección. El problema del mito era todo lo que ocultaba: un sinfín de agentes, proyectos, idearios y experiencias extraordinariamente ricas, que, pese a no salir triunfantes, actuaron como fuerzas democratizadoras. Con ello se daba por clausurado un pasado no resuelto que, sin embargo, luego volverá como retorno de lo reprimido o voluntad actualizada de enlace: de la memoria de los represaliados por el franquismo al potente legado del exilio, de costes sociales no reconocidos a trayectorias vitales marginadas en el nuevo marco, de proyectos ideados a experiencias asociativas que serán retomadas en las décadas siguientes.

Otro problema de este mito fue el de la contrafigura que alentó como movimiento reflejo: el “mito invertido de la transición como traición” a las aspiraciones populares, operación teledirigida desde arriba, pecado original y fuente de todos los males actuales. Y a eso se suma otro efecto más actual y también lacerante por la pereza mental que entraña. Podríamos llamarlo “el mito del justo término medio”. Se trata de narrativas académicas autopresentadas como una mediación entre esos dos polos extremos (el de la transición mitificada y el de la transición satanizada). La práctica consiste en arrojar a esos dos extremos explicaciones complejas que incomodan o no se entienden, y en ofrecerse, al mismo tiempo, como alternativa neutra y equilibrada, para salir muy bien parado por contraste con semejantes espantajos. Huir de ese triángulo mitológico es fundamental para pensar la transición…

Pero ese marco cambió hace 10 años. La rebelión cívico-popular que simbólicamente podríamos situar en torno al 15M de 2011 y la fuerte irrupción electoral de Podemos abrió paso a aquella posibilidad de alternativa. Nueve años después, la extinción de esa energía y la contraofensiva de la derecha llevaron al acuerdo de gobierno de 2020 entre el PSOE y Unidas Podemos: entre un PSOE que lentamente iba tratando de dejar a un lado el deseo imposible de seguir siendo el PSOE hegemónico de González y una Unidas Podemos que venía acusando el desgaste (por ataques tremendos desde fuera y errores propios reseñables) de perfilarse como su alternativa…

Los estragos e incertidumbres de décadas de neoliberalismo, ahora multiplicados por la pandemia, han generado en la gente común mucha rabia y frustración, y una necesidad urgente de protección y seguridad. Obviamente, ni la ultraderecha más populista va a colmatar estos vacíos con empleo estable y seguridad social, pero los viene compensado precariamente a nivel simbólico, apelando a una identidad nacional idealizada y con una propuesta de orden en su sentido punitivo. Es el desgaste de la “contrasociedad” levantada tiempo atrás por las tradiciones emancipadoras (asociaciones vecinales, sindicatos, espacios de ocio y formación, medios de comunicación, etc.) y la incapacidad de la izquierda cuando está en las instituciones de cubrir estas necesidades con políticas sociales lo que deja espacio para que sean precariamente compensadas de esta forma. Si la ultraderecha española, bajo las siglas que sea, se “populariza” y la izquierda no aborda con determinación la cuestión social, el panorama puede ser muy negro.”

Referencia web original: http://www.lavanguardiadigital.com.ar/index.php/2020/11/10/juan-andrade-la-perpetua-transicion-de-las-izquierdas/

“En Europa el fascismo nunca hubiera subido al poder sin el apoyo de las oligarquías”: Julián Casanova (8/11)

Entrevista a este importante historiador en la que explica algunas ideas de su reciente libro, Una Violencia Indómita. El siglo XX europeo. Aparte de destacar su opinión sobre la capacidad del fascismo para acceder al poder por el apoyo oligárquico, selecciono dos párrafos significativos:

“Similitudes y rimas con el pasado? Ocurren porque la democracia es frágil, y cuando esta se debilita reaparecen elementos que, en cierta forma, vuelven a las políticas de exclusión. Esto es lo que está pasando con Hungría, con Polonia, con Eslovaquia. Además, no tenemos claro que Rusia esté en una vía democrática y es un país muy importante. Y hay también similitudes porque vemos que el control de los medios de coerción no se está usando en todos los países en favor de la democracia. Hay un nuevo autoritarismo que, en nombre de la democracia, dentro de la propia Unión Europea, se dedica a minar la democracia desde dentro. Es el modelo de Trump en Estados Unidos. Y eso es nuevo, la ultraderecha y el autoritarismo tradicionalmente cuando minaban la democracia lo hacían desde fuera: lo primero que hacían era bloquear y derribar los parlamentos, y lo segundo ilegalizar a los partidos. Ahora todo eso ocurre de una forma más sutil. Salvo en Estados Unidos, donde hay una tradición más fuerte de prensa independiente y de defensa de la democracia, al final estos nuevos líderes autoritarios populistas terminan consiguiendo un control muy importante de sus sociedades. Viktor Orbán en Hungría es un buen ejemplo de ello…

Este mundo del siglo XX es bastante complicado cuando uno se sale del marco de la Europa occidental, luego la primera cosa que hay que decir es que este no es un libro sobre Europa al uso, sino que es un libro sobre Europa que incorpora de verdad el centro, el este de Europa y los países mediterráneos. En segundo lugar, como no trata sólo el siglo corto, sino que se inicia en la violencia colonial de finales del siglo XIX y acaba en Bosnia en los noventa, también las memorias sobre todos esos temas están mucho más cruzadas, y los presentes divididos. En realidad no es que sea un libro que busque sacar cosas recónditas, sino que lo que trata de mostrar es que hay una historia en el siglo XX en la que no solo hubo violencia en Europa occidental en la primera mitad del siglo, y después una situación pacífica, sino que luego hubo una continuidad de la violencia, por otros medios, en Grecia, en España en Portugal, en una buena parte del centro de Europa, empezando por Hungría o Polonia, y en el Este de Europa Así que lo que he hecho con este libro ambicioso es decirle a los lectores, a la gente a la que le interesa la historia, que el siglo XX es algo de lo que vale la pena enterarse porque está rebotando continuamente en el presente.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20201101/Politica/34055/Miguel-de-Lucas-entrevista-Julian-Casanova-historia-Europa-sXX-violencia-fascismo.htm

Sobre las ruinas de la clase media, el resurgir de la gente corriente. Christophe Guilluy (7/11)

Una interpretación de interés desde la ecología social y urbana, aunque a matizar sobre la reestructuración de las clases sociales, el papel de las ciudades y las periferias y la actitud de las capas populares. Selecciono varias ideas:

“El proyecto social más ambicioso de la historia, el de la clase media occidental, ha concluido. Es indudable que el modelo neoliberal adoptado en los años ochenta ha creado mucha riqueza, pero fracasó en un aspecto social: no ha construido sociedad… Por primera vez en la historia, las capas más modestas han dejado de vivir en las zonas donde se crea la riqueza…

En efecto, el sistema no podría funcionar sin la colaboración de las clases medias urbanas, con su contribución ideológica y cultural al modelo económico liberal que ha sacrificado a las clases populares. Es decir, la secesión no es solo cosa de las élites, sino de un bloque más amplio que representa a entre el 20 y el 30% de la población. La denuncia estéril del 1% nos ofrece consuelo moral, pero no permite explicar cómo ha podido imponerse el modelo neoliberal…

Las metrópolis concentran a la mayoría de las clases más altas y controlan desde hace décadas la parte fundamental del empleo, la riqueza y las inversiones, tanto públicas como privadas. El ascenso de las grandes urbes, producto de la ideología dominante, se convirtió en dogma, en un horizonte infranqueable. Estos gigantes con pies de barro, excesivos, esclerotizados por su falta de diversidad social, simbolizan el hundimiento cultural del mundo de arriba…

La ciudad abarrotada está sufriendo el rechazo en todo el mundo. El modelo urbano basado en la hipermovilidad y la aceleración permanente está demostrando que no es sostenible ni desde el punto de vista ecológico ni desde el punto de vista social. Las metrópolis son hoy el blanco de las críticas, en especial desde que estalló la crisis sanitaria. El callejón sin salida de este modelo desigual, que en realidad solo está dirigido al 20 o 30% de la población urbana con altos ingresos, ha hecho más atractivos otros territorios, otros estilos de vida, que son los de la gente corriente…

El mundo de las periferias populares no es fruto de una utopía ni mucho menos el resurgir de un mundo antiguo, sino el marco coherente en el que la sociedad debe renovarse. La mecánica de la gente corriente no es un obstáculo. Es lo que mueve el mundo”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2020-11-06/sobre-las-ruinas-de-la-clase-media.html

"Hay que huir de triunfalismos con los Presupuestos, tenemos que estar alerta de los efectos sociales de esta crisis": Nacho Álvarez (5/11)

‘Con el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para 2021 aún caliente, presentado hace unos días por el Gobierno de coalición, el secretario de Estado de Derecho Sociales, Nacho Álvarez, destaca en esta entrevista por igual los elevados incrementos de inversión social de las cuentas públicas y el enorme reto que ha supuesto la pandemia para un sistema de protección social debilitado por una década de recortes. Los Presupuestos son fundamentales para responder a la emergencia de la COVID-19, defiende, pero llama a no caer en celebraciones precipitadas: "Vivimos una situación muy preocupante, tenemos que estar alerta de los efectos sociales que pueda tener la crisis económica".

Referencia web original: https://www.eldiario.es/economia/nacho-alvarez-hay-huir-triunfalismos-presupuestos-alerta-efectos-sociales-crisis_128_6388983.html

Atentados en Francia: comunitarismo, república y laicismo. Antonio Gómez Movellán (4/11)

Una reflexión necesaria para clarificar el sentido del laicismo:

“En las últimas décadas hemos tenido, en nuestro país, atentados islamistas que aún no han sido enteramente explicados, aunque hayan sido resueltos judicialmente. Además, en el caso francés, aprovechando este tipo de atentados, se suelen utilizar las poblaciones de origen magrebí o árabes como el chivo expiatorio de los desasosiegos de la Republica. Podemos decir que, investidos de unos supuestos valores laicos, la derecha y la extrema derecha francesa-todos de raíz católica-, a la que se ha unido una parte del centro izquierda quieren utilizar este asunto para azuzar la xenofobia y exasperar lo que en Francia se denomina el comunitarismo socio religioso; pero ese laicismo que se enarbola es un laicismo falso, identitatario, una especie de Juana de Arco disfrazada de Marianne.

En las últimas campañas electorales francesas, los fascistas del Frente Nacional han querido justificar el racismo y la xenofobia que defienden acudiendo al laicismo: ¡menuda hipocresía! El laicismo no consiste en negar y ocultar las influencias socioculturales diferentes de los seres humanos, ni consiste en organizar un espacio público como un lugar uniforme donde cada uno de despoja de su personalidad y de sus pertenencias múltiples para confundirse en una masa uniforme. Al contrario, el laicismo permite un espacio público común y es la garantía de la diversidad en el universalismo.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/35094/atentados-en-francia-comunitarismo-republica-y-laicismo/

Luces y sombras de los acuerdos del Pacto de Toledo. Luis Alejos (3/11)

Una valoración equilibrada:

“Los acuerdos del Pacto de Toledo neutralizan la reforma del 2013, pero mantienen vigente la del 2011, igual de negativa para el futuro de las pensiones. Además de alargar la vida laboral, reduce las retribuciones, facilitando la implantación de las pensiones privadas de empleo. Estando basadas en el modelo de las EPSV de Euskadi, las asumen los sindicatos mayoritarios, pese a intensificar las desigualdades sociales y competir con las pensiones públicas...

El acuerdo del Pacto de Toledo se puede resumir en pocas palabras: tiene ventajas y ningún deterioro para las pensiones de hoy, siendo perjudicial para las de mañana. Una parte de las propuestas responde a las demandas de los actuales pensionistas, resultando negativas para las futuras generaciones. Con las pensiones ocurre lo mismo que con el trabajo: se respetan los derechos adquiridos por trabajadores con antigüedad, mientras se condena a la juventud al empleo precario, mal pagado y sin garantías de estabilidad. Las mejoras sociales, tanto en condiciones sanitarias como laborales o pensiones, nunca son gratuitas, siempre se conquistan luchando. Esa es la lección que la gente mayor tiene bien aprendida y que la juventud debe asumir, sin resignarse a vivir peor que las generaciones anteriores.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/euskadi/blogs/viento-del-norte/luces-sombras-acuerdos-pacto-toledo_132_6380856.html

La crisis laboral: Covid y estructura. Albert Recio (1/11)

Un análisis en profundidad de las debilidades estructurales de la economía y el empleo, con el impacto de la pandemia y la necesidad de una ‘alianza social fuerte con unos planes bien pensados de transformación social y económica’. Destaco la parte final:

“Cabe llegar a una conclusión bastante clara: las medidas protectoras del Gobierno han conseguido paliar una debacle del empleo y proteger a quien ya lo tenía, pero son insuficientes para proteger a la enorme cantidad de población que todos los años se movilizaba en época turística; una población desprotegida que habitualmente ocupa los puestos más bajos de la jerarquía laboral y que ahora engrosa una brutal masa de pobres, desempleados y superprecarios.

Volviendo al hilo argumental anterior, la estructura productiva cuenta. Más de la mitad de los empleos perdidos lo han sido en hostelería (355.000), a lo que debería sumarse parte de la destrucción de empleo en sectores relacionados con la actividad turística, como las actividades recreativas (39.000), el transporte (47.000), las auxiliares (59.000) y el comercio (20.000), sin contar el impacto indirecto sobre otras actividades que suministran bienes y servicios al sector.

Si se quiere entender la enorme volubilidad de la economía española, hay que empezar por los problemas de un modelo de especialización que es el resultado de un largo proceso en el que las élites económicas han desempeñado un papel predominante, en el que mucha gente se ha enriquecido a costa de generar situaciones de una enorme vulnerabilidad colectiva y en el que las debilidades del sector público salen a la luz en toda su crudeza en los momentos en que más falta hace. Y ello por no mencionar otras cuestiones, como los elevados costes ecológicos y las enormes desigualdades que son la otra cara de este modelo.

Es obvio que es necesario un cambio en la estructura económica del empleo, y que este debe orientarse hacia una mayor diversificación, una mayor sostenibilidad ambiental y un reforzamiento del sector público, también lo es. Pero la travesía entraña grandes dificultades y exige una visión a largo plazo que demanda también organizaciones políticas y movimientos sociales construidos de manera diferente. No podemos esperar que la respuesta provenga de los que se han beneficiado del desarrollo pasado ni que existan autopistas de oro fáciles de transitar. Los cambios sólo pueden venir si se forja una alianza social fuerte y con planes bien pensados de transformación social y económica.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-195/notas/la-crisis-laboral-covid-y-estructura

Selección de publicaciones

Relación de publicaciones destacadas, propias y ajenas: Artículos destacados

Artículos ajenos destacados del mes anterior:

(Abajo, los propios)

Luz en la penumbra: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

EL ESTADO DE LA POBREZA. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2019. EAPN (octubre de 2020) (Informe completo, 244 pp.)

Informe exhaustivo sobre el estado y la evolución de la pobreza. Hay un Informe Ejecutivo de 28 pp. Selecciono varios datos:

“European Anti-Poverty Network (EAPN) es una Plataforma Europea de Entidades Sociales que trabajan y luchan contra la Pobreza y la Exclusión Social en los países miembros de la Unión Europea. La EAPN busca permitir que aquellas personas que sufren la pobreza y la exclusión social puedan ejercer sus derechos y deberes, así como romper con su aislamiento y situación, y tiene como objetivo principal situar ambas cuestiones en el centro de los debates políticos de la Unión Europea…

En primer lugar, como ya se venía anunciando en los últimos años, no solo no se cumplió el objetivo social especificado en la estrategia, sino que ni siquiera se consiguió recuperar la situación del punto de partida. A pesar de la evidente mejora de la tasa AROPE [En riesgo de pobreza y exclusión] y de sus tres componentes en los últimos cinco años, el indicador se quedó a 1,5 puntos porcentuales por encima del registrado el año de control especificado para la Estrategia (2008). En términos absolutos, si en el año 2008 había unos 10,8 millones de personas en AROPE, en 2019 hay 11,8 millones, lo que significa que, en lugar de reducir la tasa AROPE en 1,4 millones de personas, se incrementó en 1 millón de personas más….

En segundo lugar, los datos muestran que la recuperación macroeconómica proclamada a partir del año 2014 quedó lejos de alcanzar efectivamente a las personas…

La cuarta parte más pobre de la población ha perdido un 10,4 % de renta real y el resto ha perdido tres veces menos: entre el 2,2 % y el 3,8 % de renta real según el cuartil al que pertenezcan. En estas condiciones, no puede sorprender que la práctica totalidad de los indicadores no hayan recuperado las tasas que registraban en el año 2008…

En tercer lugar, lo más importante es lo que concierne al reparto de las consecuencias de la crisis económica. Por una parte, el fracaso de los objetivos asumidos en la estrategia EU 2020, redunda en un claro empeoramiento de las condiciones de vida de las personas más pobres y vulnerables, expresado principalmente en el aumento de las tasas de pobreza severa y de la brecha de pobreza, la tendencia al crecimiento de las diferencias basadas en el género y el incremento de la desigualdad territorial…

En este sentido, los datos muestran la incapacidad económica de un amplio porcentaje de población para afrontar una crisis de la envergadura que produce el coronavirus: llueve sobre mojado.”

Referencia web original: https://eapn.es/estadodepobreza/ARCHIVO/documentos/Informe_AROPE_2020_Xg35pbM.pdf

Liberar a las mujeres y mejorar el bienestar de las familias: el cuarto pilar del Estado del bienestar. Vicenç Navarro (5/10)

Una propuesta ineludible. Destaco las necesidad de fortalecer el poder de las mujeres y el poder de las clases populares, así como la aportación del feminismo sobre la importancia de la economía y la política social de los cuidados:

“La dualidad de servicios privados para las clases pudientes, y públicos (siempre escasamente financiados) para las clases populares, caracteriza todos los servicios del Estado del Bienestar en España, desde el sistema sanitario y el sistema escolar hasta los servicios de ayuda a las familias, que son los más infrafinanciados. Ello es reflejo de que las clases pudientes tienen mucho poder, y las clases populares muy poco. Insisto, no es solo el poder de género, sino el poder de clase lo que explica el subdesarrollo de los servicios de ayuda a las familias. Hay que subrayar, pues, que el poder de las élites y clases dominantes es una de las causas, junto con el poder de género, que explica del subdesarrollo y subfinanciación de estos servicios del Cuarto Pilar del Estado del Bienestar. Esta es la realidad, ocultada en los principales fórums del establishment político-mediático del país…

EEUU se caracteriza precisamente por tener muchos movimientos reivindicativos autónomos, que no se relacionan entre ellos. Es el país de los movimientos sociales, cada uno en favor de una causa, sin formar parte de una causa común. Es más, hay competencia entre esos movimientos para recibir la atención del Estado federal. No hay un movimiento transversal que los una, como podría ser un movimiento socialista, tal y como ocurre en los países escandinavos. Es más, en el caso del movimiento feminista estadounidense, sus dirigentes suelen ser mujeres con estudios universitarios y de clase media-alta, que interpretan la liberación como la integración de las mujeres en la estructura de poder. El movimiento NOW, el principal movimiento feminista, es muy grande. Y, sin embargo, las mujeres en general y las mujeres trabajadoras en particular tienen muy poco poder. De ahí que los servicios públicos de ayuda a las familias sean muy escasos…

Una de las grandes contribuciones del movimiento feminista español ha sido el poner de relieve la gran importancia de la economía de los cuidados para determinar la calidad de vida y el bienestar de la gente, así como la eficiencia y eficacia de la economía. Esta economía de los cuidados es la economía de lo que hacen predominantemente (y de forma desproporcionada) las mujeres: cuidar a la gente. Pero, dentro de esta economía de los cuidados, hay que resaltar el gran déficit que existe en los servicios de ayuda a los miembros más vulnerables de las familias, que son las criaturas y las personas mayores."

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2020/10/05/liberar-a-las-mujeres-y-mejorar-el-bienestar-de-las-familias-el-cuarto-pilar-del-estado-del-bienestar/

Último artículo propio destacado

Judith Butler y la pertenencia al feminismo. Antonio Antón. Mientras Tanto nº 195 (noviembre)

“En una interesante entrevista a Judith Butler sobre las guerras culturales (tiene un acceso en castellano), esta conocida feminista estadounidense de orientación posestructuralista apuesta por “renovar el compromiso feminista con la igualdad de género y la libertad de género”. Otra formulación reciente es “el feminismo es una lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, pero también es una investigación sobre el género en sí mismo, más allá de las categorías de hombre o mujer”. Son ideas que comparto al poner el acento en dos cuestiones básicas para un enfoque realista, multidimensional y sociohistórico: la acción práctica y relacional en los procesos identificatorios y de emancipación, y la igualdad de género, entre hombres y mujeres, al partir de su realidad de desventaja, desigualdad o discriminación. Son relevantes sus posiciones sobre ‘El género en disputa’ y ‘Deshacer el género’. No entro ahora en ello. Tengo una amplia valoración de su pensamiento, así como el de otras corrientes feministas en el reciente libro “Identidades feministas y teoría crítica”. Me detengo aquí en otras formulaciones sobre un aspecto particular: su posición sobre la pertenencia al feminismo. En conversación con ella y frente a las corrientes esencialistas explico mi enfoque crítico.

Su criterio de pertenencia al feminismo es inclusivo al considerar partícipes a todas las personas, incluido hombres, que se ‘aferran a las proposiciones básicas de libertad e igualdad’. Así se supera la interpretación biologicista y excluyente de que solo pueden ser feministas las mujeres. No obstante, es insuficiente por tener un sesgo idealista (posestructuralista) al poner el énfasis en lo discursivo, o sea, en las ideas o propuestas, con su sobrevaloración de su influencia en la formación de la identidad, feminista en este caso.

Desde la sociología crítica la pertenencia e identificación colectivas se van formado a través de las relaciones sociales, sobre la base de una práctica social prolongada, una interacción relacional solidaria tras esos objetivos de libertad e igualdad. Es decir, el hacerse e identificarse feminista es una conformación social, procesual e interactiva: supone comportamientos duraderos igualitarios-emancipadores y solidarios, interrelacionados con esa subjetividad. Es la experiencia vital, convenientemente interpretada, la participación en la pugna social y cultural en sentido amplio (incluyendo hábitos, estereotipos y costumbres además de subjetividad) frente a la desigualdad y la discriminación, la que va formando la identidad feminista (o cualquier otra de capas subalternas). Veamos algunos enfoques implicados en esta controversia.”

Referencia web: http://www.mientrastanto.org/boletin-195/ensayo/judith-butler-y-la-pertenencia-al-feminismo

La versión inicial en Público (10/10): https://blogs.publico.es/otrasmiradas/38742/judith-butler-y-la-pertenencia-al-feminismo/ 

 

ÚLTIMO ENSAYO DESTACADO

Las reformas de las pensiones (2011 y 2013). Antonio Antón, en Rebelión (19/11)

Amplio ensayo (44 pp. en PDF) donde explico, de forma exhaustiva, el carácter regresivo y el contexto sociopolítico de las anteriores reformas de las pensiones, como referencia para evaluar las medidas recientes aprobadas en el Pacto de Toledo. Transcribo su introducción:

“Se acaban de aprobar (27/10/2020) las nuevas recomendaciones sobre el sistema de pensiones en el marco de la comisión parlamentaria de seguimiento del Pacto de Toledo. Han sido avaladas por la gran mayoría del arco parlamentario, con el voto en contra de VOX y la abstención de ERC y EH-Bildu. Supone un giro positivo particularmente respecto a la reforma regresiva del Partido Popular (2013), aunque limitado y con claroscuros.

El nuevo acuerdo parlamentario, que debe desarrollarse en medidas legislativas, garantiza el incremento de las pensiones según el IPC real, eliminando el Índice de revalorización que las limitaba y se compromete, entre otras cosas, al aumento del poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas. Por otro lado, refuerza el sostenimiento del sistema público, con la participación de los ingresos del Estado en la garantía de la suficiencia de las pensiones públicas y genera certidumbre sobre su sostenibilidad a largo plazo. No obstante, no modifica el carácter problemático del grueso de las medidas de la reforma de 2011, promovida por el Partido Socialista, en particular el alargamiento de la edad legal de jubilación con la correspondiente penalización, que se mantienen.

Este texto se centra en la evaluación del carácter regresivo respecto de los derechos adquiridos y el contexto sociopolítico de cada una de dos reformas anteriores (2011 y 2013), así como de los distintos procesos de legitimación social y parlamentaria y el amplio descontento popular surgido frente a ellas. Este ensayo, aparte de esta Introducción, lo he distribuido en cuatro capítulos: 1) Fuertes recortes de las pensiones públicas futuras. 2) Un pacto sin legitimidad social. 3) El aval sindical crea un nuevo problema sociopolítico. 4) La reforma de 2013: recorte injusto e injustificado.

Son una reelaboración de dos investigaciones publicadas en su día tituladas “Pacto social: recortes impopulares de las pensiones” y “Pensiones: recorte injusto e injustificado”. La primera, sobre la reforma de 2011, se editó en el libro Resistencias frente a la crisis. De la huelga general del 29-S al movimiento 15 M (Germanía, 2011). La segunda, sobre la reforma del 2013, figura en el libro Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica (Sequitur, 2013). Se editan ahora, convenientemente revisadas, como referencia para evaluar el alcance de la continuidad y la reversión de los recortes de esas reformas, así como para evaluar el distinto contexto social y político en que están incardinadas. Por tanto, queda abierta la necesidad de valorar detenidamente las medidas concretas de este último acuerdo y su desarrollo legislativo.

Respecto de la reforma de 2013, aprobada por la mayoría absoluta del PP, al igual que en la reforma del año 2011, se produjo un amplio desacuerdo popular, en este caso con mayor indignación y movilización cívica y la oposición de la izquierda política y los sindicatos. Se generó una significativa deslegitimación hacia esa contrarreforma y sus firmantes que ha permitido, a la vuelta de estos años y con el impulso de la propia movilización de pensionistas desde el año 2018 y en el marco del nuevo Gobierno de coalición progresista, abordar su derogación.

Sin embargo, la reforma del año 2011 contaba y cuenta con el aval del PSOE y las cúpulas sindicales que la avalaron, sin que haya suficientes fuerzas sociales, políticas y parlamentarias capaces de imponer su anulación. Existe, por tanto, el riesgo evidente de que se consolide a pesar de la exigencia democrática de amplios sectores sociales y de pensionistas, descontentos también con aquellas medidas injustas.

El sistema público de pensiones queda, por tanto, pendiente de la evolución futura de los equilibrios de fuerza social y parlamentaria y las perspectivas o no de un refuerzo general del Estado de bienestar y los servicios públicos y prestaciones sociales en el marco de una salida progresista de la crisis socioeconómica e institucional.”

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/11/Las-reformas-de-las-pensiones-REB.pdf

Ensayos e investigaciones recientes

Porfiar a pesar de los nubarrones: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver todas: Investigaciones

Ver: Ensayos destacados

Por una teoría social crítica. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 194 (octubre)

“Desde una perspectiva transformadora hay dos aspectos fundamentales en los que profundizar y, específicamente, explicar su interacción para promover un cambio social progresivo o alternativo: avanzar en una teoría social crítica y definir e implementar los proyectos y las estrategias de progreso, por un modelo social y democrático avanzado…

Se trata de aportar algunos elementos de reflexión para elaborar un pensamiento social crítico, superador de los esquemas liberales, las inercias deterministas o esencialistas y los enfoques posestructuralistas, predominantes en muchos ámbitos progresistas. Una amplia valoración la he tratado en tres libros recientes: Movimiento social y cambio político. Nuevos discursos (UOC, 2015), Clase, nación y populismo (Dyskolo, 2019) e Identidades feministas y teoría crítica (Dyskolo, 2020).

Parto, por tanto, desde la tradición de la teoría crítica, superadora a mi modo de ver del bloqueo producido por la prevalencia y la polarización entre dichas corrientes. Solo cito dos autores, especialistas en movimientos sociales en el marco más general del cambio social: E. P. Thompson y Ch. Tilly.

Un pensamiento crítico se distingue por estos tres rasgos fundamentales: realismo analítico (objetividad y procedimientos científicos), finalidad transformadora (ética y sociopolítica) y función identificadora (cohesionadora y legitimadora) para la formación de un actor o sujeto colectivo. Los tres están en tensión, en una interacción compleja respecto de las prioridades y necesidades de la acción colectiva. No se pueden valorar en abstracto, cada uno tiene sus propias reglas y su integración es difícil.

Existe la dificultad para mantener el rigor (principios, valores y procedimientos) de la ciencia y evitar su subordinación al poder, neoliberal o liberal, así como es necesario defender su autonomía y su papel. Aunque sea difícil la neutralidad de la llamada ciencia, especialmente, en las ciencias sociales, hay que reafirmarse en el valor de la ciencia (auténtica) y desenmascarar la pseudo-ciencia, con el irracionalismo y el subjetivismo. Después es cuando viene la complejidad de su relación con el comportamiento social y los intereses materiales de la gente, así como con la psicología, la ética y las teorías sociales, más o menos científicas y/o utópicas.

Aquí, de forma complementaria a la crítica al liberalismo realizada en dos artículos recientes, Los fallos del mercado e Insuficiencias del liberalismo, explico un aspecto particular: la importancia de un enfoque y una actividad críticos en el terreno de las ideas, la importancia de la nueva cuestión social y las implicaciones prácticas de la reflexión y el debate críticos.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-194/ensayo/por-una-teoria-social-critica

Reeditado en Rebelión (13/10): https://rebelion.org/por-una-teoria-social-critica/ 

Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 193, septiembre

Un amplio ensayo en el que expongo varias reflexiones teóricas complementarias a las de mi reciente libro Identidades feministas y teoría crítica. Selecciono los primeros párrafos:

“El sentido del feminismo es combatir el sometimiento de las mujeres, superar su situación impuesta de desigualdad y opresión para que puedan ser personas libres. La situación y la identidad de género mujer conlleva una posición de subordinación derivada de la desigual división sexual del trabajo productivo y reproductivo, público y privado, que el feminismo pretende superar mediante un proceso igualitario-emancipatorio que configura la identidad feminista de las mujeres. Se replantean las feminidades y las masculinidades y su interacción.

Por tanto, la clave del feminismo es conseguir la igualdad de género o entre los géneros, superar las desventajas relativas y la discriminación de las mujeres. Dicho de otro modo, el objetivo es que la diferenciación de géneros y su construcción sociohistórica no supongan desigualdad real y de derechos y, por tanto, no tengan un peso sustantivo en la distribución y el reconocimiento de estatus y poder.

En ese sentido, se rompen los géneros como funciones sociales desiguales impuestas por el orden establecido, patriarcal-capitalista, que se ve favorecido por esa segregación por sexo. Supone un largo y persistente proceso individual y colectivo para superar las profundas causas estructurales y de dominación en que se basan esa segmentación. Igualdad y emancipación están entrelazadas frente a una realidad de género ambivalente.

A partir de esa posición compartida mayoritariamente en los feminismos, en el contexto de la polémica suscitada estas semanas en torno al proyecto de ley gubernamental sobre la libertad sexual y los derechos de las personas transexuales, desde la sociología crítica expongo algunas reflexiones sobre las insuficiencias teóricas esencialistas y posestructuralistas y su influencia en la concepción de la identidad y la formación del sujeto feminista. Además, en continuidad con un ensayo reciente (Sujeto y cambio feminista), destacaré el carácter social, no solo cultural, del movimiento feminista y el sentido del debate actual.

Desde mi punto de vista, la diferenciación principal en el seno del feminismo hay que plantearla en función de su actividad y capacidad transformadora de las relaciones de desigualdad y subordinación de las mujeres. Así, respecto del avance real en la igualdad y la emancipación, existen dos grandes corrientes: el feminismo crítico, popular y transformador, y el feminismo socioliberal, retórico y formalista. No obstante, el debate de ideas es importante y se entrecruza con las alternativas y las prácticas sociopolíticas y culturales del movimiento feminista.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-193/ensayo/sujeto-feminista-ni-esencialista-ni-posmoderno

Sujeto y cambio feminista. Antonio Antón, en Rebelión (9/07) (17 pp.)

“En este texto explico, desde la sociología crítica, las características del cambio feminista y las enlaza con los procesos identificadores y la conformación de un sujeto sociopolítico feminista. Tiene tres partes. La primera, “El cambio feminista”, analiza los tres niveles de identificación feminista, la pugna entre los distintos feminismos, el agotamiento del feminismo socioliberal y formalista y la expectativa del cambio institucional. La segunda, “El contexto del impulso feminista”, analiza la persistencia de la desigualdad, la discriminación y la violencia hacia las mujeres, junto con el insuficiente reconocimiento público de su aportación, los límites de las políticas públicas y las reformas regresivas que perjudican más a las mujeres, diferencio la identidad feminista de la identidad de género y destaco el choque entre el avance de la conciencia feminista y la persistencia de las desventajas relativas de las mujeres. La tercera, “Identidades y sujetos feministas”, señala dos aspectos complementarios de carácter teórico: el sentido de la pertenencia feminista como proceso de identificación y la formación de actores y sujetos colectivos, en particular el movimiento feminista.”

Referencia web original: https://rebelion.org/sujeto-y-cambio-feminista/

Desafíos para el Gobierno. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 192 (julio)

En este ensayo explico los tres rasgos distintivos de la actual coyuntura sociopolítica: las estrategias (confrontativa y centrista) de las derechas contra el Gobierno progresista de coalición, el fuerte consenso social progresista, que constituye una amplia base para apoyar su programa, y los retos a corto y medio plazo del Gobierno y las fuerzas de progreso.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-192/ensayo/desafios-para-el-gobierno

Polémicas sobre las rentas básicas. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 191 (junio)

En este ensayo pretendo clarificar los fundamentos teóricos y éticos de los distintos modelos de rentas básicas o sociales y las principales controversias y polémicas. Está dividido en tres partes. La primera explica los “Tres modelos de rentas básicas” y enmarca el criterio de su incondicionalidad; la segunda analiza “La reciprocidad en las rentas sociales”, y la tercera profundiza en “Los debates sobre las rentas básicas”, desde un enfoque social, relacional y contractualista.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-191/ensayo/polemicas-sobre-las-rentas-basicas

Rentas sociales: igualdad, libertad y reciprocidad. Antonio Antón, en Rebelión (14/05)

En este amplio ensayo (35 pp.) abordo los fundamentos teóricos y éticos de los distintos modelos de rentas básicas o sociales.

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/05/Rentas-sociales-igualdad-libertad-y-reciprocidad.pdf

Pactos de la Moncloa y estrategias sindicales. Antonio Antón, en Rebelión (10/04) (23 pp.)

Este texto es un fragmento del libro El devenir del sindicalismo y la cuestión juvenil (ed. Talasa, 2006). Corresponde a la etapa de la transición política y los primeros años de la etapa democrática (1976/1984). Es un análisis de la política de pactos sociales, cuyo primer y gran eslabón fue los Pactos de la Moncloa (1977), y del modelo de relaciones laborales que se implantó y, básicamente, sigue vigente. Habiendo pasado ya catorce años desde su redacción, que he revisado, considero que la interpretación expresada sigue siendo válida en lo fundamental y puede contribuir para fijar una posición más madurada ante los desafíos inmediatos derivados de la crisis actual.

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/04/Pactos-de-la-Moncloa-y-estrategias-sindicales-REB.pdf

Feminismos, interseccionalidad e identificaciones. Antonio Antón, en Rebelión -sección Libros Libres- (4/03)

Este ensayo (38 pp. en PDF) tiene un hilo conductor: La conformación de nuevos procesos identificadores, en particular, el feminismo, así como su interacción en una dinámica interseccional o común, en el marco de una tendencia más amplia de formación de un nuevo progresismo de izquierdas.

Referencia web original: https://rebelion.org/download/feminismos-interseccionalidad-e-identificaciones/?wpdmdl=598301&refresh=5e5f69ff214df1583311359

LA BASE SOCIAL DE PROGRESO (II): progresista, feminista, ecologista y de izquierdas. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (28/12)

Segunda parte del Informe donde analizo la cultura sociopolítica de la base social de progreso y la comparo con la del PSOE y de la sociedad en general.

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/base-social-progreso-progresista-feminista-ecologista-izquierdas/20191228090938169546.html

LA BASE SOCIAL DE PROGRESO (I): Joven, trabajadora y progresista. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (19/12)

Este informe, basado en el estudio aludido del CIS, se sitúa en un doble plano. Por un lado, explica las principales variables sociodemográficas y de cultura política del conjunto de la sociedad según las opciones político-electorales. Por otro lado, detalla la particularidad de la base electoral de las fuerzas del cambio y la compara con la del Partido Socialista, para interpretar las bases sociales que pueden condicionar la evolución política y la gestión gubernamental y modificar las expectativas sociales y la legitimidad de ambas formaciones. Al mismo tiempo, precisaré el significado de algunas expresiones utilizadas, así como la justificación de varias opciones metodológicas… En la primera parte, expongo las variables sociodemográficas de los diversos electorados. En la segunda parte, analizo sus características político-ideológicas.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/joven-trabajadora-progresista/20191219161837169323.html

La crisis persiste para la mayoría social. Antonio Antón en Pensamiento Crítico, diciembre (2019)

Informe completo y documentado donde explico la persistencia de la crisis socioeconómica para las capas populares.

Referencia web original: http://www.pensamientocritico.org/la-crisis-persiste-para-la-mayoria-social/

Últimos libros:

Altura de miras ¡SE HACE DAMINO AL ANDAR!

Identidades feministas y teoría crítica. Nueva edición ampliada. Antonio Antón. Ed. Dyskolo (18/09/2020) (Con acceso al texto completo: 207 pp.)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. Y el quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, desde el análisis de los tres ejes de la acción feminista y la existencia de dos grandes corrientes del movimiento feminista, la socioliberal o formalista y la crítica o transformadora, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Referencia web original: https://rebelion.org/nueva-edicion-ampliada-del-libro-identidades-feministas-y-teoria-critica/

Acceso al texto completo en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5f6382d62112c1600357078

Libros propios recientes:

- (2020): Identidades feministas y teoría crítica, en Editorial Dyskolo (150 pp.). Publicado en digital y en abierto, con licencia Creative Commons. Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib061/

Reeditado por Rebelión (sección LIBROS LIBRES), mayo de 2020, en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5ec6196ad869d1590040938

- (2019): Clase, pueblo, nación. Pensamiento crítico y estrategias politicas, en Editorial Académica Española. ISBN: 978-613-9-43600-2. (Hay una edición en abierto con Licencia de Creative Commons, en Editorial Dyskolo, con el título Clase, nación y populismo: Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib055/ )

- (2019): Movimientos sociales, acción colectiva y cambio social en perspectiva. Continuidades y cambios en el estudio de los movimientos sociales. Rubén Díez García y Gómez Betancor Nuez (eds.). Fundación Betiko y Federación Española de Sociología-FES. Interesante libro de las aportaciones sociológicas en el Encuentro del Comité de Investigación sobre Movimientos sociales, Acción colectiva y Cambio social de la FES. Se incluye mi comunicación titulada Valoración de la interpretación populista (pp. 31-42). ISBN: 978-84-09-09287-1

- (2019): El futuro del trabajo: realidades e implicaciones, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en CTXT (8/05/2019: https://ctxt.es/es/20190508/Politica/26017/Antonio-Anton-empleo-economia-trabajo-calidad-temporalidad-precariedad.htm

- (2019): Carácter de los sujetos colectivos, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en Nueva Tribuna (12/07/2019): https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/caracter-de-los-sujetos/20190712110616164436.html

- (2018): “Qué salida de la crisis: tendencias y percepciones contradictorias”, en ¿Cómo estamos ‘saliendo’ de la crisis?, Andreu Lope Peña (coord.). Libro Memoria del IV Encuentro del Comité de Sociología del Trabajo (pp. 94-124). Editado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB): https://ddd.uab.cat/pub/poncom/2018/197218/Memoria_IV_Encuentro_final.pdf

- (2018): Frente a la crisis social y nacional ¿QUÉ PAÍS?, ed. Rebelión (166 pp.). Versión digital en abierto licencia de Creative Commonshttp://rebelion.org/docs/246267.pdf

- (2018): "El sujeto de cambio", en La clase trabajadora ¿Sujeto de cambio en el siglo XXI?, Adrián Tarín y José Manuel Silva (coords), Madrid, Siglo XXI (pp. 71-102). ISBN: 978-84-323-1922-8. 

 

- (2018): "La interpretación populista del movimiento popular", en Una mirada desde la Sociología actual: análisis y propuestas del contexto actual,  Mª José Diaz Santiago y Francisco-Javier García-Castilla (coordinadores), editado por la Asociación Madrileña de Sociología (AMS) (pp. 369-401). ISBN:  978-84-09-02524-4 (e-book, 584 pp.). Ver texto: Populismo y pueblo

-- (2018): "La teoría populista: Lógica política y ambigüedad ideológica", Comunicación en libro de Actas del X Congreso Vasco de Sociología y Ciencia política (2015): Sociedades en constante cambio: realidad social y reto científico (pp. 70-83). ISBN. 978-84-9082-923-3 (920 pp.). Una versión inicial de la Comunicación se publica en Rebelión (30/09/2015): https://rebelion.org/la-teoria-populista-logica-politica-y-ambiguedad-ideologica/.

 - (2017): El populismo a debate, libro digital editado por Rebelión (2-12), sección "Libros libres" (125 pp.) licencia de Creative Commonshttp://www.rebelion.org/docs/234831.pdf

Ver más: Libros destacados

Ver todos los: Libros

Amanecer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Caminos por recorrer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!