Blog: http://www.antonio-anton-uam.es

SE HACE CAMINO AL ANDAR

Publicaciones (propias y ajenas) de interés sociopolítico

Selección mensual en el BOLETÍN INFORMATIVO: ver Boletín

Antonio Antón: Ver Presentación-UAM

Novedades

Año 2020Año 2019

Artículos ajenos (abajo)

Artículos, Ensayos y Libros destacados (abajo)  

Artículos propios últimos:

La pugna para avanzar. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (22/10)

Selecciono varios párrafos de este artículo en el que analizo la actualidad y enlazo con una reflexión más general:

“En estos años de crisis socioeconómica, y sin que la mayoría social hubiera salido de ella, se han visto incrementadas sus graves consecuencias por la actual crisis sanitaria y económica. Particularmente, se ha ampliado la conciencia cívica de su injusticia. Las fuerzas políticas y sociales que apoyan la mayoría gubernamental y parlamentaria intentan implementar una salida de progreso. La agenda social y democrática es ineludible. Al mismo tiempo, las derechas y sus grupos mediáticos están produciendo un freno destructivo y enmascarador respecto de esa tarea modernizadora, de justicia social y articulación democrática; su ilusión es el bloqueo del cambio de progreso y su obsesión por retomar el poder ejecutivo. Hay que alzar la vista y analizar el contexto histórico-social e interpretativo para explicar la actual pugna política y discursiva y los procesos de legitimación social, prefigurar las estrategias superadoras de ese bloqueo y definir las perspectivas de futuro…

Los principales grupos de poder pretenden frenar el desarrollo de una dinámica de progreso que tiene la legitimidad de una mayoría social y parlamentaria, intentando desactivar el apoyo social a este Gobierno de coalición de izquierdas. Tratan de impedir un proyecto de modernización económica, democratización institucional y refuerzo del débil Estado de bienestar, con la mejora de los servicios públicos y la protección social, que constituyen el reto principal del actual Ejecutivo progresista. Su firmeza y capacidad política y el grado de apoyo ciudadano para superar ese desafío van a condicionar la senda social y político-institucional de esta década que comienza y el modelo de país resultante…

La realidad de esta década larga ha exigido dar mayor relevancia teórica y sociopolítica al tema ya clásico de la cuestión social. Según las interpretaciones modernizadoras (y postmodernas) estaba superada y desaparecida, aunque siempre ha estado presente; ahora resurge como una situación grave para la población y la principal preocupación de la ciudadanía. Se han quedado viejas las interpretaciones, por un lado, liberales o modernizadoras y, por otro lado, las postmodernas o culturalistas, que relativizaban ambas la importancia de la problemática socioeconómica de desigualdad, precariedad y desprotección de las mayorías sociales, ante su evidencia y la subjetividad popular de su gravedad…

Detrás de esta tarea reflexiva está la necesaria lucidez para la elaboración estratégica y su implementación, en particular para las fuerzas del cambio. En el fondo están los reequilibrios sociales e institucionales producidos en esta década larga en torno a la nueva cuestión social y la democracia, sobre las que las fuerzas progresistas tienen el compromiso para avanzar y las tendencias reaccionarias pretenden impedir. Ahora, por la oportunidad institucional para encararlas por la mayoría gubernamental y parlamentaria de progreso, las derechas están intensificando su oposición destructiva y deslegitimadora. Frente a las ilusiones de consenso global o acuerdos generales transversales, el realismo y la voluntad democrática-igualitaria aconsejan afrontar con firmeza estos conflictos sociales y de legitimidad para consolidar la nueva realidad sociopolítica y de poder en esta década que comienza, tras un proyecto de progreso, en un marco europeo incierto.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/pugna-avanzar/20201022125105180423.html

Se publica en Rebelión (23/10): https://rebelion.org/la-pugna-para-avanzar/ 

Judith Butler y la pertenencia al feminismo. Antonio Antón, en Público (10/10)

“En una interesante entrevista a Judith Butler sobre las guerras culturales (tiene un acceso en castellano), esta conocida feminista estadounidense de orientación posestructuralista apuesta por “renovar el compromiso feminista con la igualdad de género y la libertad de género”. No entro ahora en ello. Tengo una amplia valoración de su pensamiento, así como el de otras corrientes feministas en el reciente libro “Identidades feministas y teoría crítica”. Me detengo aquí en un aspecto particular: su posición sobre la pertenencia al feminismo.

Su criterio de pertenencia al feminismo es inclusivo al considerar partícipes a todas las personas, incluido hombres, que se ‘aferran a las proposiciones básicas de libertad e igualdad’. Así se supera la interpretación biologicista y excluyente de que solo pueden ser feministas las mujeres. No obstante, es insuficiente por tener un sesgo idealista (posestructuralista) al poner el énfasis en lo discursivo, o sea, en las ideas o propuestas, con su sobrevaloración de su influencia en la formación de la identidad, feminista en este caso.

Desde la sociología crítica la pertenencia e identificación colectivas se van formado a través de las relaciones sociales, sobre la base de una práctica social prolongada, una interacción relacional solidaria tras esos objetivos de libertad e igualdad. Es decir, el hacerse e identificarse feminista es una conformación social, procesual e interactiva: supone comportamientos duraderos igualitarios-emancipadores y solidarios, interrelacionados con esa subjetividad. Es la experiencia vital, convenientemente interpretada, la participación en la pugna social y cultural en sentido amplio (incluyendo hábitos, estereotipos y costumbres además de subjetividad) frente a la desigualdad y la discriminación, la que va formando la identidad feminista (o cualquier otra de capas subalternas).”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/38742/judith-butler-y-la-pertenencia-al-feminismo/  

Debilidades intelectuales de las izquierdas. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (9/10)

“Un rasgo que condiciona las ideas del campo progresista y, específicamente, de su intelectualidad, es de carácter práctico y normativo. Aparecen, con otras formas, dos viejos debates sobre la orientación general de las izquierdas o fuerzas alternativas: 1) la importancia de la acción por la igualdad, en todos sus aspectos e incluida la de género, junto con la diferenciación con la pasada gestión liberal o retórica de la socialdemocracia y la reaccionaria de las derechas; 2) las formas organizativas y de acción social y política para propugnar el cambio y la mejora de la sociedad. Y ligado con ello, 3) cuáles son las necesidades y perspectivas teóricas para favorecer una interpretación más rigurosa y realista, que sirvan para mejorar la acción práctica y la conformación de un bloque social progresista y alternativo y, en particular, una configuración más sólida de las propias bases del espacio del cambio de progreso…

La cuestión para valorar es que el debilitamiento de la dimensión, la profundidad y la unidad de ideas propias, independientes y críticas, en las izquierdas, incluida las alternativas y radicales, así como en distintos movimientos y agrupaciones sociales y políticas progresistas, facilita el relleno con ideas ajenas a esa tradición, heterogéneas entre sí y acríticas y dependientes de otras instituciones y grupos mediáticos. La dificultad para elaborar ideas diferenciadas del discurso liberal dominante y mantener un pensamiento social progresista y democrático facilita la permanencia de una cultura más o menos ecléctica en asuntos clave. Las condiciones de la pugna cultural son muy desiguales…

Para impulsar una corriente sociopolítica más amplia o unificar un bloque social y político más complejo, por las diferentes sensibilidades existentes y su configuración plurinacional como el configurado por las fuerzas del cambio, es más necesaria una actividad crítica y teórica significativa, al menos en las élites de las organizaciones sociales y políticas, y madurar una comunidad intelectual progresista y con cierta actividad divulgativa…

Entre la intelectualidad progresista y las élites políticas y asociativas es necesario un impulso crítico, científico, para analizar también este campo, en pugna con las interpretaciones irracionales e idealistas, o simplemente superficiales. El aspecto central no es exclusivamente mejorar el conocimiento de la realidad, que ya es importante, sino prepararse mejor para dar respuestas adecuadas y justas ante esos problemas: conocer la realidad para transformarla.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/debilidades-intelectuales-izquierdas/20201009134028179954.html

Por una teoría social crítica. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 194 (octubre)

“Desde una perspectiva transformadora hay dos aspectos fundamentales en los que profundizar y, específicamente, explicar su interacción para promover un cambio social progresivo o alternativo: avanzar en una teoría social crítica y definir e implementar los proyectos y las estrategias de progreso, por un modelo social y democrático avanzado…

Se trata de aportar algunos elementos de reflexión para elaborar un pensamiento social crítico, superador de los esquemas liberales, las inercias deterministas o esencialistas y los enfoques posestructuralistas, predominantes en muchos ámbitos progresistas. Una amplia valoración la he tratado en tres libros recientes: Movimiento social y cambio político. Nuevos discursos (UOC, 2015), Clase, nación y populismo (Dyskolo, 2019) e Identidades feministas y teoría crítica (Dyskolo, 2020).

Parto, por tanto, desde la tradición de la teoría crítica, superadora a mi modo de ver del bloqueo producido por la prevalencia y la polarización entre dichas corrientes. Solo cito dos autores, especialistas en movimientos sociales en el marco más general del cambio social: E. P. Thompson y Ch. Tilly.

Un pensamiento crítico se distingue por estos tres rasgos fundamentales: realismo analítico (objetividad y procedimientos científicos), finalidad transformadora (ética y sociopolítica) y función identificadora (cohesionadora y legitimadora) para la formación de un actor o sujeto colectivo. Los tres están en tensión, en una interacción compleja respecto de las prioridades y necesidades de la acción colectiva. No se pueden valorar en abstracto, cada uno tiene sus propias reglas y su integración es difícil.

Existe la dificultad para mantener el rigor (principios, valores y procedimientos) de la ciencia y evitar su subordinación al poder, neoliberal o liberal, así como es necesario defender su autonomía y su papel. Aunque sea difícil la neutralidad de la llamada ciencia, especialmente, en las ciencias sociales, hay que reafirmarse en el valor de la ciencia (auténtica) y desenmascarar la pseudo-ciencia, con el irracionalismo y el subjetivismo. Después es cuando viene la complejidad de su relación con el comportamiento social y los intereses materiales de la gente, así como con la psicología, la ética y las teorías sociales, más o menos científicas y/o utópicas.

Aquí, de forma complementaria a la crítica al liberalismo realizada en dos artículos recientes, Los fallos del mercado e Insuficiencias del liberalismo, explico un aspecto particular: la importancia de un enfoque y una actividad críticos en el terreno de las ideas, la importancia de la nueva cuestión social y las implicaciones prácticas de la reflexión y el debate críticos.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-194/ensayo/por-una-teoria-social-critica

Reeditado por Rebelión (13/10): https://rebelion.org/por-una-teoria-social-critica/ 

Juventud precaria y sindicalismo. Antonio Antón, en Juventudes Iberoamericanas (28/09)

Trato aquí, editado por esta revista iberoamericana, el tema candente de la precariedad laboral juvenil y las tareas de los sindicatos para su transformación, considerado también decisivo en aquella realidad.

Referencia web original: https://juventudesiberoamericanas.com/juventud-precaria-y-sindicalismo/

Los 'fallos' del mercado. Antonio Antón, en Público (20/09)

En este artículo critico el fundamentalismo de mercado del liberalismo económico y resalto la persistencia de una cultura de izquierdas: justicia social, igualdad, redistribución, protección social, importancia de lo público, derechos sociolaborales…

“El tema para debatir es que el mercado, en ámbitos y aspectos cruciales, también ha sido ineficiente y, sobre todo, injusto. La idea de asumir el mercado, aunque sea solo como la técnica más eficiente, no valora ni se distancia adecuadamente de ese componente negativo, ni refuerza el aspecto principal de defensa de lo público: un sector público potente y eficaz, unos servicios públicos de calidad y una intervención o regulación pública de la actividad económica privada…

La economía debe subordinarse a la sociedad, a la política democrática y a la regulación institucional. El mercado ha demostrado las dos cosas: que funciona y que no funciona, es decir, que tiene graves ‘fallos’. No podemos dejar que sus leyes, la prioridad al beneficio privado, se impongan a la ciudadanía…

En definitiva, hay que poner el acento en la crítica a los fallos de los mercados y el cuestionamiento de la gestión antisocial de la política económica liberal dominante y su discurso, lo que facilitaría a las izquierdas y fuerzas progresivas avanzar en una alternativa realista y justa a la crisis económica…

El nuevo programa económico compartido y de progreso del Gobierno de coalición y sus apoyos de investidura, en el marco de una política europea más expansionista, es una oportunidad, no exenta de dificultades y oposiciones, para superar las inclinaciones y condicionamientos del liberalismo económico dominante y la influencia de los grandes poderes económico-financieros, y apostar por una modernización productiva en beneficio de la mayoría y un refuerzo de los servicios públicos y el Estado de bienestar.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/37569/los-fallos-del-mercado/

Publicado en Rebelión (24/09): https://rebelion.org/los-fallos-del-mercado/ 

Último libro destacado

Identidades feministas y teoría crítica. Nueva edición ampliada. Antonio Antón. Ed. Dyskolo, septiembre de 2020 (207 pp.)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. Y el quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, desde el análisis de los tres ejes de la acción feminista y la existencia de dos grandes corrientes del movimiento feminista, la socioliberal o formalista y la crítica o transformadora, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Editado en digital y en abierto, bajo licencia Creative Commons: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib061/

Reeditado por Rebelión (sección LIBROS LIBRES), septiembre de 2020, en PDF (207 pp.): https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5f6382d62112c1600357078 

Ver más en: Libros destacados y Libros (todos)

Artículos ajenos con breves comentarios

Claridad en la perspectiva: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver: todos 

Ver: Artículos destacados 

(Abajo, el último)

Artículos ajenos del último mes:

No todos los políticos son igualmente responsables de la crispación política. Vicenç Navarro (21/10)

Una buena crítica a la equiparación entre las derechas y las izquierdas de las responsabilidades frente a la actual crisis, con apariencia de neutralidad y objetividad, y que esconde los intereses y la estrategia abusiva de los grupos de poder para evitar una política de progreso, legítimamente apoyada por la mayoría parlamentaria y social. Selecciono varios párrafos:

“La atribución a todos los partidos de la responsabilidad de tal crispación es una tergiversación de lo que ocurre en realidad, ocultando la causa real de estos conflictos, que no es otra que la enorme hostilidad y resistencia de las derechas, herederas y enraizadas en su mayoría en las fuerzas políticas que dominaron la dictadura y la inmodélica Transición, y que consideran las instituciones del Estado, incluyendo las representativas, como propias…

No es pues, sorprendente, que haya habido una rebelión popular, reflejada electoralmente en la pérdida de la mayoría parlamentaria de esas derechas, las cuales no lo han aceptado todavía (como tampoco lo aceptaron en ocasiones anteriores), cuestionando incluso la legitimidad del nuevo gobierno. Detrás de la crispación se encuentra, en realidad, el conflicto entre el establishment económico y financiero y sus intereses mediáticos y políticos, por un lado, y los instrumentos de las clases populares que se rebelan y demandan un cambio de las políticas neoliberales que se les impusieron, por el otro…

Se está difundiendo en muchos medios de comunicación nacionales e internacionales una interpretación errónea de la enorme crisis social y económica en la que se encuentra inmersa España como resultado de la pandemia, y que se atribuye a una supuesta incapacidad e inoperancia de los políticos del país, criticando por igual, tanto al gobierno de coalición de izquierdas de España como a los partidos de la oposición, por una supuesta incapacidad del conjunto de la clase política para poder responder a la pandemia. Esta interpretación presupone una equiparación de responsabilidades entre los partidos gobernantes de izquierdas y los partidos de derechas en la crisis. Esta equivalencia es presentada por gran parte de los medios de información como muestra de objetividad y neutralidad, culpando tanto a las izquierdas como a las derechas de la situación de crisis actual, ocultada bajo una crispación política en la que, supuestamente, todos los partidos están envueltos a partes iguales…

Lo que estamos viendo es que la pérdida de apoyo electoral de las derechas españolas hace que esta esté movilizando los aparatos del Estado controlados o altamente influenciados por ellas (enraizadas en el régimen dictatorial anterior), como es la judicatura, con el objetivo de forzar la aplicación de aquellas medidas que las derechas no pueden conseguir por la vía parlamentaria. Como bien reconoció la que fuera portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, el sistema judicial, controlado por el PP, es el "último dique de contención" ante los avances de los "sociocomunistas", expresión muy utilizada por las derechas en su intento de señalarles como los herederos del Frente Popular que sus antecesores derrotaron. Es importante señalar que la actual judicatura, a diferencia de las fuerzas armadas, no fue sometida a ninguna renovación de personal durante o después de la Transición. La Transición no tocó la judicatura, la rama más profundamente conservadora y de derechas en el Estado español, y de las más represivas y con menor sensibilidad social hoy en la UE-15. La resistencia del PP a la renovación de este órgano de gobierno del poder judicial es parte de su hostilidad hacia el cambio.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2020/10/21/no-todos-los-politicos-son-igualmente-responsables-de-la-crispacion-politica/

La democracia en riesgo: último aviso. Jesús Maraña (17/10)

Buen desenmascaramiento del carácter ideológico reaccionario de las derechas:

“Si el debate fuera entre ideologías, respetando los hechos que contrasta la ciencia en este caso, entonces deberíamos estar discutiendo sobre lo que más importa: qué modelo de sanidad pública, de cuidados, de educación, de urbanismo, de relaciones laborales… qué Estado del bienestar consideramos imprescindible y qué fórmulas permiten sostenerlo. Pura ideología. Tienen todo el derecho Casado o Díaz Ayuso, o su competidor y sin embargo cómplice Abascal, a defender el neoliberalismo. Háganlo, sin gritar ni insultar. Pero atrévanse a decir abiertamente que lo que proponen es lo que los gobiernos de Rajoy en España o de Aguirre e Ignacio González en Madrid pusieron ya en práctica. Consideran que hay que adelgazar el Estado y poner todos los incentivos públicos para impulsar negocios privados pagando los mínimos impuestos. Defiéndanlo sin trampas. Y asuman ese programa de “sálvese quien pueda” con todas las consecuencias, incluida la de explicar cómo se afronta una crisis de salud pública con menos médicos y profesores, menos enfermeros y enfermeras, con contratos precarios y turnos infinitos, privatizando el rastreo y cerrando centros de salud por falta de personal…

Claro que se trata (también) de ideología. Precisamente uno de los trucos de quienes no renuncian ni en sus peores momentos a un ordoliberalismo que se ha demostrado fracasado y letal, especialmente desde 2008 hasta hoy, es el de identificar su ideología reaccionaria con la supuesta eficacia en la gestión. Ni Asturias ni la Comunidad Valenciana han necesitado gobiernos conservadores para gestionar de modo cabal los azotes del coronavirus en comparación con otros que tanto gritan.

Pretenden algunos instalar la idea de que la confrontación ideológica es perniciosa para la democracia, cuando lo cierto es que es la esencia de la misma. Lo antidemocrático es distorsionar la realidad con el objetivo de confundir a la opinión pública y manipularla en beneficio propio.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/10/17/la_democracia_riesgo_ultimo_aviso_112153_1023.html

“Si Trump gana, destrozará la democracia tal y como la conocemos”: Judith Butler (17/10)

Una interesante entrevista sobre la perspectiva electoral estadounidense y sobre el feminismo y las personas trans. Selecciono un par de respuestas:

“Las declaraciones de J. K. Rowling me enfadaron. Con sus palabras niega la dignidad de las personas trans. Reniega de la realidad. Y las feministas que sustentan sus declaraciones siguen creyendo que la anatomía y la biología definen el género. Eso significa rechazar a Simone de Beauvoir, rechazar la segunda ola del movimiento feminista. El feminismo es una lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, pero también es una investigación sobre el género en sí mismo, más allá de las categorías de hombre o mujer, y ello no nos viene determinado a partir del sexo asignado cuando naces. Incluso cuando hablamos de sexo biológico, de lo que dictan las instituciones médicas y legales, son muchas las personas que no aceptan esta asignación, porque tratar de vivir dentro de los muros de esa asignación sexual impuesta les supone una fuente de sufrimiento enorme. Esas personas tienen derecho a vivir como ellas consideren, a ser y expresarse como ellas decidan, sea en cuestión de sexo o género. Y nadie, ni siquiera J. K. Rowling, puede arrogarse el derecho a negar esa realidad…

Creo que Trump y muchos de sus votantes buscan destrozar la democracia en EE UU. Trump ya ha advertido de que tal vez no abandone su puesto aunque ganen los demócratas. También usa la ley para quebrar las propias leyes, y tiene problemas a la hora de aceptar lo que deciden los tribunales de justicia. Además, está tratando de quebrar la confianza en las urnas. Si gana, destrozará la democracia tal y como la conocemos, y si pierde y se niega a dejar su puesto, viviremos una situación revolucionaria en las calles.

Creo que Trump perderá la votación. Otra cuestión diferente será el proceso de salida de la presidencia y lo que ello significará para nuestra democracia. Al menos no tiene el soporte de los militares, algo que sí tienen muchos dictadores. Convertirse en dictador es posiblemente una de las fantasías de Trump. Lo que sí tiene son abogados y personas en puestos clave del Gobierno. Hará lo que sea por mantenerse en el poder.”

Referencia web original: https://elpais.com/ideas/2020-10-17/judith-butler-si-trump-gana-destrozara-la-democracia-tal-y-como-la-conocemos.html

El virus, ese gran innovador. Mariano Fernández-Enguita (16/10)

Una oportuna reflexión sobre el impacto de la pandemia en el sistema educativo, replanteando sus fundamentos de presencialidad, horarios, relaciones sociales y con las familias y las comunidades, etc., con la apuesta por una educación colaborativa e innovadora:

“Los problemas enquistados de la educación española siguen ahí: repetición, fracaso, abandono, infradotación, academicismo, estructura en diábolo, academicismo, polarización ideológica… y la pandemia no los va a cambiar ni por sí misma ni de rebote. Lo que sí ha hecho es sacarnos de la rutina y obligarnos a repensar lo que más dábamos por sentado: espacios, horarios, grupos, asignaturas, grados… Hace algo más de un decenio, en el primer congreso de Innova, una red de redes prematura y fallida, que estuvo especialmente enfocado a eso, la colaboración y la innovación en red, contamos con David Hargreaves (David, no Andy), quien por entonces reclamaba en el bullicioso escenario del nuevo laborismo, una epidemia de innovación, metáfora con la que venía a proponer que se favoreciese la difusión horizontal de las prácticas más innovadoras. Hoy es de desear que las respuestas más creativas que ha provocado la pandemia, cuestionando la arquitectura tradicional, la gramática profunda, de la escolaridad, no se pierdan tras esta en una vuelta reactiva, reaccionaria, a la normalidad tradicional, sino que nos permitan pasar de la crisis desescolarizadora a una reescolarización innovadora, a la altura de una sociedad que ya no es analógica, industrial, nacional y progresiva-previsible sino digital, informacional, global y líquida-incierta. Más que innovación que convertida en epidemia, lo que tampoco era el caso en febrero, podemos tener una epidemia que se traduzca en innovación, ahora que todo lo sólido se desvanece en el aire.”

Referencia web original: https://blog.enguita.info/2020/10/el-virus-ese-gran-innovador.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+CuadernoDeCampo+(Cuaderno+de+campo)

Por qué la modernización de España tiene esos enemigos. Alberto Garzón y Enrique Santiago (15/10)

Una apuesta decidida por la modernización económica, con el refuerzo de las izquierdas y el Gobierno progresista de coalición y frente al obstruccionismo cortoplacista de las derechas políticas. Selecciono un par de párrafos:

“A partir del interés que aquí nos ocupa podemos definir la modernización como una estrategia de política industrial que aspira a diversificar y complejizar nuestro sistema productivo. El objetivo de este salto cualitativo es reducir las diferencias estructurales y, en particular, la renta per cápita, respecto a países del norte de Europa, como Alemania, todo lo cual no podría nunca conseguirse simplemente dejando el proceso de desarrollo en manos del mercado. Por eso caben algunas aclaraciones al respecto…

En definitiva, lo que estamos discutiendo aquí es el lugar de España y, en parte, de la Unión Europea, en la nueva división internacional del trabajo. Vivimos en una economía-mundo en la que en las últimas décadas se han integrado más de mil quinientos millones de trabajadores como fuerza de trabajo mundial procedentes sólo de China e India. Ese hecho tiene históricas consecuencias sobre las que apenas se reflexiona públicamente. Asimismo, las cadenas globales de valor han evolucionado describiendo no sólo las jerarquías tecnológicas sino también las relaciones de poder entre las grandes potencias internacionales. Y de telón de fondo tenemos un planeta exhausto que cuando llega el mes de agosto ya ha agotado los recursos naturales que puede regenerar anualmente. En ese contexto, entendemos que las posibilidades de España pasan por los puntos aquí descritos someramente. Pero sabemos, también, que como ha ocurrido tantas veces a lo largo de la historia, cualquier programa modernizador encuentra firmes adversarios.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/modernizacion-espana-enemigos_129_6295329.html

EL ESTADO DE LA POBREZA. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2019. EAPN (octubre de 2020) (Informe completo, 244 pp.)

Informe exhaustivo sobre el estado y la evolución de la pobreza. Hay un Informe Ejecutivo de 28 pp. Selecciono varios datos:

“European Anti-Poverty Network (EAPN) es una Plataforma Europea de Entidades Sociales que trabajan y luchan contra la Pobreza y la Exclusión Social en los países miembros de la Unión Europea. La EAPN busca permitir que aquellas personas que sufren la pobreza y la exclusión social puedan ejercer sus derechos y deberes, así como romper con su aislamiento y situación, y tiene como objetivo principal situar ambas cuestiones en el centro de los debates políticos de la Unión Europea…

En primer lugar, como ya se venía anunciando en los últimos años, no solo no se cumplió el objetivo social especificado en la estrategia, sino que ni siquiera se consiguió recuperar la situación del punto de partida. A pesar de la evidente mejora de la tasa AROPE [En riesgo de pobreza y exclusión] y de sus tres componentes en los últimos cinco años, el indicador se quedó a 1,5 puntos porcentuales por encima del registrado el año de control especificado para la Estrategia (2008). En términos absolutos, si en el año 2008 había unos 10,8 millones de personas en AROPE, en 2019 hay 11,8 millones, lo que significa que, en lugar de reducir la tasa AROPE en 1,4 millones de personas, se incrementó en 1 millón de personas más….

En segundo lugar, los datos muestran que la recuperación macroeconómica proclamada a partir del año 2014 quedó lejos de alcanzar efectivamente a las personas…

La cuarta parte más pobre de la población ha perdido un 10,4 % de renta real y el resto ha perdido tres veces menos: entre el 2,2 % y el 3,8 % de renta real según el cuartil al que pertenezcan. En estas condiciones, no puede sorprender que la práctica totalidad de los indicadores no hayan recuperado las tasas que registraban en el año 2008…

En tercer lugar, lo más importante es lo que concierne al reparto de las consecuencias de la crisis económica. Por una parte, el fracaso de los objetivos asumidos en la estrategia EU 2020, redunda en un claro empeoramiento de las condiciones de vida de las personas más pobres y vulnerables, expresado principalmente en el aumento de las tasas de pobreza severa y de la brecha de pobreza, la tendencia al crecimiento de las diferencias basadas en el género y el incremento de la desigualdad territorial…

En este sentido, los datos muestran la incapacidad económica de un amplio porcentaje de población para afrontar una crisis de la envergadura que produce el coronavirus: llueve sobre mojado.”

Referencia web original: https://eapn.es/estadodepobreza/ARCHIVO/documentos/Informe_AROPE_2020_Xg35pbM.pdf

“Ni la teoría marxista es una disciplina científica ni el marxismo es una ciencia”: Francisco Erice (14/10)

Una interesante entrevista de Salvador López Arnal a este historiador de orientación marxista, sobre su reciente libro “En defensa de la razón. Contribución a la crítica del postmodernismo”. Independientemente de los matices a sus posiciones, ilustran algunas controversias entre un marxismo crítico y la influencia postmoderna en algunos sectores de las izquierdas y movimientos sociales como el feminismo. Selecciono varios párrafos:

“Al hablar de ambos pensadores [Nietzsche y Heidegger] precursores del posmodernismo no descubro ningún secreto, porque son las dos grandes figuras influyentes, en mayor o menor medida, en los autores posmodernos. Es bien conocido, por ejemplo, el fuerte influjo heideggeriano en Derrida, o el quizás aún mayor nietzscheano en Foucault. Del carácter política y socialmente reaccionario de ambos filósofos alemanes creo que no caben demasiadas dudas, por más que se haya intentado interpretar a “Nietzsche contra Nietzsche” o “Heidegger contra Heidegger”. El rechazo al racionalismo ilustrado, las idas de diferencia o discontinuidad, el papel central del lenguaje, el relativismo y tantos otros elementos del pensamiento posmoderno se inspiran en gran medida en ellos. Al presentarlos, en el libro, bajo el epígrafe de “Dos precursores reaccionarios”, se intenta resaltar el llamativo contraste entre pensadores posmodernos sedicentemente de izquierdas y la influencia determinante en ellos de pensadores tan ultraconservadores como los dos citados, o la de Carl Schmitt entre los politólogos posmodernos. Es difícil pensar que puedan separarse tan radicalmente sus opiniones políticas del resto de sus ideas. Visto así, hablar de “nietzscheanos de izquierdas” o “heideggerianos de izquierdas” va más allá de un simple oxímoron o una “contradictio in terminis” …

Laclau y Mouffe son claramente posmodernos; sus influencias declaradas y el desarrollo de sus esquemas de análisis son, en ese sentido, inequívocos. También lo son (aunque con más matices) Negri y Hardt en su teoría del Imperio. Y hay también un “posmodernismo desde el Sur” con muchas variantes (Boaventura de Sousa Santos, Dussel, Aníbal Quijano, etc.). El posmodernismo ha influido mucho en los a veces llamados “nuevos movimientos sociales” y en los análisis histórico-sociales ligados a los mismos (Historia de género, Cultural Studies, Estudios poscoloniales, etc.). Eso significa que hay, evidentemente posmodernismo que se reivindica de la izquierda, y cuyos defensores son muchas veces firmes y consecuentes militantes de la izquierda. Por eso es importante el debate, la confrontación crítica con estas posiciones desde la izquierda de orientación marxista, para delimitar posiciones de manera clara, pero, por supuesto, entendiendo que estas diferencias no deben excluir las posibles y necesarias colaboraciones prácticas. En el caso de Laclau y Mouffe, defensores de un “posmarxismo” teórico que se proyecta políticamente como “populismo de izquierdas”, creo que cabe reprocharles, desde posiciones marxistas, su remisión al campo lingüístico de las contradicciones sociales, la separación de lo social (que prácticamente se difumina) y lo político, la ambigüedad de sus posiciones sobre la transformación social o la concepción de la política como una movilización sobre la base de las emociones y los sentimientos, tremendamente peligrosa por su potencial irracionalismo, que condena objetivamente a los movilizados a una posición subalterna…

La proximidad de Althusser a algunos de estos autores es evidente (por ejemplo, su influencia en Laclau), aunque, en todo caso, Althusser tenía una concepción “cientifista” del marxismo y hablaba pomposamente de Marx como descubridor del “continente de la Historia”. A lo mejor parte del problema es qué entiende por ciencia o la contraposición ciencia-ideología. Para los historiadores, creo que los dos principales problemas que plantea Althusser tienen que ver con el “anti-historicismo” y “anti-empirismo” por un lado, y el “antihumanismo” por otro. Thompson percibió bien -aunque no sé si lo formuló del todo correctamente- los efectos deletéreos para la Historia de un “anti-empirismo” que degenera en “teoricismo”, rompiendo el “diálogo” de la construcción teórica con el material empírico. El antihumanismo, además, degradando el papel de la acción humana, refleja el carácter “políticamente sombrío” del marxismo althusseriano, como decía Eagleton, reforzado por su noción de ideología, que subraya la opacidad necesaria de los procesos sociales incluso en el ámbito de una hipotética sociedad emancipada…

La llamada “Historia de género”, y no digamos ya la Historia de las mujeres, noción más amplia pero estrechamente relacionada con ella, han hecho aportaciones verdaderamente sustanciales a la renovación historiográfica de las últimas décadas. Lo que el libro critica no es este campo historiográfico, ni la noción en sí de género, entendido como construcción cultural de los roles atribuidos a hombres y mujeres. Más bien se cuestiona una determinada manera de definir el género, vinculada precisamente a las teorías posmodernas, que entiende las diferencias como mera construcción lingüística y se desvincula del estudio de las relaciones materiales y sociales que afectan a las mujeres. Es esta Historia reductivamente “culturalista”, tremendamente peligrosa además para la misma legitimación de los movimientos feministas, la que debe ser teóricamente combatida. Hay, por el contrario, intentos de imbricación de género y clase o de explicación histórica materialista de la historia de las mujeres, ligada a las condiciones materiales de su existencia, sin olvidar -claro está- los factores culturales, que constituyen una vía de desarrollo historiográfico verdaderamente prometedora para el futuro.”

Referencia web original: https://rebelion.org/ni-la-teoria-marxista-es-una-disciplina-cientifica-ni-el-marxismo-es-una-ciencia/

¿Por qué los hombres no quieren hacer el trabajo doméstico?. Sandra Escapa Solanas y Albert Julià (13/10)

Un estudio documentado sobre el desigual reparto de las cargas domésticas, por género, aunque aumenta la conciencia de su injusticia. Señalo su conclusión:

“En síntesis, los datos muestran que los roles de género siguen arrastrando a hombres y mujeres a repetir formas de distribución de las tareas domésticas muy desiguales en detrimento de las mujeres. En España, los hombres y las mujeres son cada vez más conscientes de las desigualdades de género. Unas y otros abogan por una sociedad más igualitaria.

Sin embargo, en las decisiones domésticas sigue dominando el reparto desigual de las tareas domésticas por dos motivos: 1. En nuestra sociedad persisten los roles tradicionales de género en muchas dimensiones. 2. Existe una percepción de estas tareas como pesadas o poco agradecidas. La combinación de estos dos factores genera pocos incentivos para que los hombres asuman de forma más significativa el trabajo doméstico.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/38843/por-que-los-hombres-no-quieren-hacer-el-trabajo-domestico/

La antipolítica crece, la recuperación económica se retrasa. Gabriel Flores (13/10)

Una visión sobre los principales problemas que nos aquejan y la necesidad de encararlos para definir e impulsar el proyecto de modernización que debe dirigir el Gobierno de coalición progresista. Selecciono un par de párrafos:

“Sólo con esta labor poco vistosa de escuchar, comprender e intentar ofrecer respuestas a los sectores más golpeados por la crisis se podrá reconstruir la imprescindible confianza en la senda trazada por la coalición progresista de protección de los sectores sociales más vulnerables, ampliación de los derechos de la ciudadanía, diálogo y acuerdos amplios como método de acción política y resolución de discrepancias y conflictos, reforzamiento de los factores de convivencia y salvaguarda de empleos, tejido empresarial y actividades económicas como pasos previos del multimillonario plan de reactivación económica y modernización productiva que sólo podrá asentarse y avanzar si se logra un control suficiente de la epidemia y el apoyo de la mayoría parlamentaria y social…

Nuestro principal problema en los próximos meses y años no va a ser de financiación, sino de buena selección, planificación, gestión y control de los proyectos de inversión; al que hay que añadir el de la definición de las fórmulas de la colaboración entre los distintos niveles de las Administraciones Públicas y de éstas con las empresas privadas en torno a un proyecto de país y de modernización que aún no se ha puesto sobre la mesa ni está presente en el debate público. Ni siquiera parece plenamente debatido y acordado por las dos fuerzas políticas que conforman el Gobierno de coalición progresista los mimbres principales de un proyecto de modernización económica capaz de orientar los automatismos del mercado y dirigir su lógica de acumulación de capital y rentabilidad a corto plazo hacia las actividades económicas del futuro y los objetivos de innovación y transición digital y verde que recomienda y promueve la Unión Europea.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/antipolitica-crece-recuperacion-economica-retrasa/20201013110006180090.html

ENCUESTA MONARQUÍA 2020. Informe completo. CTXT (12/10)

Archivo descargable con las conclusiones del mayor estudio sobre la Corona realizado en España.

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20201001/Politica/33778/?

12 de octubre. Por un republicanismo anticolonialista. Gerardo Pisarello (12/10)

Un contundente alegato, repasando la historia, en defensa de un republicanismo anticolonialista, fraternal e internacionalista:

“Los actos evocatorios del 12 de octubre de 1492 tendrán este año un significado singular. Por el propio contexto de pandemia, que sitúa cualquier reflexión pública en una suerte de niebla espesa, por momentos irreal. Pero también por la emergencia, a uno y otro lado del océano, de una extrema derecha descaradamente negacionista de lo que de crueldad y expolio tuvieron aquellos choques sociales y culturales.

Esta realidad obliga a prestar atención a las ciento de miles de voces que, en medio de una dramática violencia racista estatal y paraestatal se están movilizando contra el neofascsimo en diferentes rincones del mundo. Y constituye una buena ocasión, también, para articular un republicanismo del siglo XXI con anticuerpos suficientes para repeler, entre otras cosas, el virus letal del racismo y del colonialismo.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/38814/12-de-octubre-por-un-republicanismo-anticolonialista/

"La vergüenza es un mecanismo muy potente que tiene el patriarcado para doblegar a las mujeres": Ana Requena (11/10)

Una entrevista sobre un libro interesante y valiente contra el puritanismo: “Feminismo vibrante. Si no hay placer, no es nuestra revolución”. Selecciono una respuesta:

“Hemos hablado mucho de consentimiento, y es normal. Jurídicamente, el consentimiento es la palabra que ha marcado siempre el límite en los delitos sexuales. Es normal que pueda seguir presente en nuestras leyes, pero socialmente deberíamos manejar también otros otros conceptos que nos permitan ir más allá de la idea de que las mujeres somos una especie que a veces consiente que les hagan cosas. También deseamos. Y de ahí eso que insisto tanto en el libro de que no somos objetos, la idea de construirnos como sujetos deseantes que no sólo consentimos, sino que deseamos con todo lo que eso implica, que es decidir, señalar, ejecutar.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/sociedad/entrevista-ana-requena_1_6261706.html

Europa, Estados Unidos y China. Boaventura de Sousa Santos (10/10)

En defensa de una Europa autónoma de ambos imperios:

“Los imperios siempre son malos para las regiones que están sujetas a ellos. Se puede decir que las regiones que no pueden disputar el poder imperial ganan más al aliarse a un imperio ascendente que a un imperio descendiente. Pero, por otro lado, nada nos garantiza que el imperio chino sea mejor para los europeos que el imperio americano. La única manera de preservar los valores de la democracia, la convivencia pacífica y los derechos humanos parece ser mantener una autonomía relativa hacia ambos. Sólo esta relativa autonomía permitirá a Europa profundizar su integración discutiendo los términos de su inserción en la nueva era, que parece ser menos una nueva era de globalización que una era de muros tecnológicos (y muchos otros muros no menos peligrosos). Esto significa que ningún país europeo debe ser chantajeado. La experiencia internacional de la última década nos dice que China acepta la idea de una autonomía relativa y que, cuando es necesario, sabe retirar sus ánimos expansivos. Por el contrario, las presiones muy poco diplomáticas en curso son una advertencia de que los Estados Unidos no aceptan la idea de autonomía relativa. Si Europa no sabe resistirse/resistir, estará iniciando un doloroso viaje hacia su fragmentación.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/espejos-extranos/2020/10/10/europa-estados-unidos-y-china/

La izquierda dispersa. Madrid, Andalucía y el síndrome Galicia. Tomás Alberich (8/10)

Una interesante descripción con un buen enfoque final por la unidad:

“Faltan poco más de dos años y medio para las campañas electorales municipales y autonómicas, menos tiempo en Andalucía y tal vez en el Estado, pero el síndrome Galicia puede causar heridas de muerte en las izquierdas. Sin unidad se estará en el desastre. Ahora es cuando hay tiempo suficiente para remediarlo.

Hoy por hoy, a nivel nacional esa unidad solo se puede crear si es hábilmente dirigida desde Podemos e Izquierda Unida, construyendo una renovada Unidas Podemos (o contra denominación). Estas organizaciones tienen que combinar humildad, generosidad y eficacia en la negociación de pactos, en base a un programa de mínimos, que sume a otros partidos y a organizaciones locales y regionales, ensanchando una amplia base política. Podemos e IU tienen la gran responsabilidad de reiniciar procesos de convergencia, desde abajo y desde arriba, desde las bases y desde los líderes políticos, para crear esa nueva entidad unitaria.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/34652/la-izquierda-dispersa-madrid-andalucia-y-el-sindrome-galicia/

Vulneración de derechos: trabajo decente. Fundación Foessa (7/10) (15 pp.)

Un amplio Informe que trata tres asuntos cruciales: 1) El trabajo decente y la estructura social y económica. 2) La precariedad que conduce al trabajo indecente 3) Cuando el empleo no garantiza una vida digna.

Referencia web original: https://caritas-web.s3.amazonaws.com/main-files/uploads/sites/16/2020/10/Focus_Trabajo_Decente_Octubre-2020.pdf

Liberar a las mujeres y mejorar el bienestar de las familias: el cuarto pilar del Estado del bienestar. Vicenç Navarro (5/10)

Una propuesta ineludible. Destaco las necesidad de fortalecer el poder de las mujeres y el poder de las clases populares, así como la aportación del feminismo sobre la importancia de la economía y la política social de los cuidados:

“La dualidad de servicios privados para las clases pudientes, y públicos (siempre escasamente financiados) para las clases populares, caracteriza todos los servicios del Estado del Bienestar en España, desde el sistema sanitario y el sistema escolar hasta los servicios de ayuda a las familias, que son los más infrafinanciados. Ello es reflejo de que las clases pudientes tienen mucho poder, y las clases populares muy poco. Insisto, no es solo el poder de género, sino el poder de clase lo que explica el subdesarrollo de los servicios de ayuda a las familias. Hay que subrayar, pues, que el poder de las élites y clases dominantes es una de las causas, junto con el poder de género, que explica del subdesarrollo y subfinanciación de estos servicios del Cuarto Pilar del Estado del Bienestar. Esta es la realidad, ocultada en los principales fórums del establishment político-mediático del país…

EEUU se caracteriza precisamente por tener muchos movimientos reivindicativos autónomos, que no se relacionan entre ellos. Es el país de los movimientos sociales, cada uno en favor de una causa, sin formar parte de una causa común. Es más, hay competencia entre esos movimientos para recibir la atención del Estado federal. No hay un movimiento transversal que los una, como podría ser un movimiento socialista, tal y como ocurre en los países escandinavos. Es más, en el caso del movimiento feminista estadounidense, sus dirigentes suelen ser mujeres con estudios universitarios y de clase media-alta, que interpretan la liberación como la integración de las mujeres en la estructura de poder. El movimiento NOW, el principal movimiento feminista, es muy grande. Y, sin embargo, las mujeres en general y las mujeres trabajadoras en particular tienen muy poco poder. De ahí que los servicios públicos de ayuda a las familias sean muy escasos…

Una de las grandes contribuciones del movimiento feminista español ha sido el poner de relieve la gran importancia de la economía de los cuidados para determinar la calidad de vida y el bienestar de la gente, así como la eficiencia y eficacia de la economía. Esta economía de los cuidados es la economía de lo que hacen predominantemente (y de forma desproporcionada) las mujeres: cuidar a la gente. Pero, dentro de esta economía de los cuidados, hay que resaltar el gran déficit que existe en los servicios de ayuda a los miembros más vulnerables de las familias, que son las criaturas y las personas mayores."

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2020/10/05/liberar-a-las-mujeres-y-mejorar-el-bienestar-de-las-familias-el-cuarto-pilar-del-estado-del-bienestar/

Dos derechas y una izquierda débil. Albert Recio Andreu (1/10)

Un diagnóstico clarividente. Ahora queda lo más difícil y de responsabilidad colectiva: ‘empezar a construir una respuesta a diversos niveles’. Selecciono varios párrafos:

“Ambas derechas, la catalana y la española, se apoyan en un esencialismo nacionalista y una concepción oportunista de la democracia que fácilmente se torna en autoritarismo. Esto es más evidente en el caso de la derecha española, continuadora de una larga tradición reaccionaria con la que nunca ha querido terminar. Es más sofisticado en el caso catalán, que ha tenido que sobrevivir con una historia y un medio social más complejo… Aznar o Pujol, Rajoy o Casado, Puigdemont o Torra; están todos muy cerca en su concepción de país unitario, de gestión autoritaria y de corrupción y neoliberalismo económico. Difieren sólo en el país en el que quieren aplicar su política.

Estas fuerzas, cada una con su poder relativo, han conseguido generar, de forma directa o indirecta un verdadero cierre de posibilidades reformistas. Por vía de utilizar toda su cuota de poder para frenar y romper cualquier dinámica de cambio, como se ha puesto de manifiesto con todo lo que atañe al territorio Villarejo, con la ofensiva judicial, con las maniobras de enroque de la Corona, con el bloqueo de las instituciones catalanas…

Por su aplicación de políticas neoliberales que no sólo destruyen derechos y condiciones de vida, crean además las condiciones para crear abismos sociales y crispación allí donde es necesario desarrollar racionalidad y solidaridad. Y porque además su enfrentamiento estéril desvía la atención sobre los graves problemas estructurales de nuestra sociedad. Y engancha a mucha gente en una dinámica más próxima a los enfrentamientos entre hinchas de futbol que a un debate político…

Hay dos ideas básicas que forman parte esencial de la cultura de la izquierda radical: la necesidad de movilización social y la necesidad de transformación profunda de las estructuras. Ambas son ideas valiosas, pero a menudo se transforman en la búsqueda de dinámicas en las que predomina una visión mecanicista de las movilizaciones, y una esperanza de transformaciones en el corto plazo que resultan casi siempre defraudadas. Lo peor es que esta lectura sesgada deja fuera ámbitos importantes. En primer lugar, la necesidad de un conocimiento preciso del tejido de instituciones, normas y procesos sobre los que se asienta el poder del capital y la derecha, pues se tiende a infravalorar ese poder, su complejidad y densidad. Y, con ello, la posibilidad de desarrollar estrategias que identifiquen las debilidades, los puntos de ruptura, y las posibilidades de las coyunturas. A menudo, tengo la sensación que demasiadas veces nos empeñamos en tratar de derribar el muro a cabezazos. En segundo lugar una minusvaloración de la densa red de mecanismos en los que se construye la hegemonía, en cómo se organiza la vida de la gente, en cómo se construye una sociedad civil alternativa más allá de la acción política. Y, en tercer lugar, una prevalencia de la acción política convencional, ya sea en el plano institucional o en el de las movilizaciones. Demasiadas veces nuestros líderes parecen grandes generales con poca tropa.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-194/notas/dos-derechas-y-una-izquierda-debil

Ni tan sencilla, ni tan revolucionaria. Joseba Zalakain (28/09)

Una buena argumentación de las objeciones frente a la ambigüedad, la confusión y el embellecimiento que expresan muchos partidarios de la Renta Básica universal e incondicional. Selecciono su primera parte:

“La introducción de una Renta Básica universal e incondicional (RB) se presenta por parte de sus defensores como un cambio “tan sencillo como revolucionario”, una “idea simple y sencilla” que, sin embargo, desencadenaría profundos cambios: la RB eliminaría la pobreza, reduciría la desigualdad, evitaría el estigma asociado a las prestaciones asistenciales, garantizaría ex ante la libertad individual y el derecho a la existencia material, mejoraría la capacidad de negociación de los trabajadores, reduciría las desigualdades de género, provocaría mejoras en el estado de salud mental de la población, fomentaría el emprendimiento y la realización de tareas autotélicas y evitaría la degradación del medio ambiente.

La evidencia disponible en relación al impacto de la RB y los argumentos que se plantean para defenderla no son sin embargo incontestables. De hecho, algunas de las ventajas o beneficios que se le atribuyen, aunque se repitan constantemente a modo de mantra, están o bien lejos de haber sido demostradas o bien lejos de ser ciertas.

La primera limitación que cabe atribuir a los argumentos a favor de la RB se debe a su indefinición. Pese a los esfuerzos realizados por algunos de sus proponentes para su concreción, la RB sigue siendo en gran medida un significante vacío al que se dota de atributos muy diferentes, en ocasiones contradictorios. Más allá de la confusión a veces cómica entre la RB y las rentas mínimas o garantizadas –un periódico británico llegó a anunciar pocos días antes de aprobarse el IMV que España sería el primer gran país del mundo en poner marcha una RB incondicional y universal−, es a veces embarazoso ver cómo se confunden los conceptos de incondicionalidad y universalidad, o cómo se presentan bajo la etiqueta de RB prestaciones y proyectos piloto caracterizados por su condicionalidad y selectividad.

Ocurre también que sus proponentes tienden a enfatizar algunos de sus atributos y a soslayar otros, por ejemplo cuando se habla de la aceptación social de la propuesta. En todo caso, en este comentario haremos referencia a una propuesta de RB que se define por ser universal, incondicional e individual, situarse en el entorno del umbral de pobreza, concederse a las personas con residencia acreditada en el territorio y financiarse mediante un tipo de IRPF cercano al 50% para los ingresos de trabajo y la desaparición de actuales las prestaciones económicas públicas de carácter selectivo, así como de la mayor parte de los beneficios fiscales.

A menudo, los argumentos a favor de la RB tienden a: a) magnificar sus efectos positivos y/o a dar por evidentes efectos no probados; b) atribuir a la RB beneficios que no se derivan de su carácter incondicional, universal e individual (y no son por tanto exclusivos de este enfoque); c) minimizar las dificultades prácticas y los posibles efectos negativos que supondría la aplicación de su propuesta.”

Referencia web original: https://www.galde.eu/es/ni-tan-sencilla-ni-tan-revolucionaria/

"Los barrios con cinco veces más contagios deberían tener cinco veces más servicios de Primaria, salud pública y rastreadores": Manuel Franco (25/09)

Buen enfoque. Este profesor de la Universidad de Alcalá y experto en desigualdad y enfermedades califica las medidas en la Comunidad de Madrid de "segregadoras" y defiende abordar los contagios desde el prisma de "la equidad en la salud". Selecciono una respuesta de la entrevista:

“Todo este escenario a lo que nos lleva es a una cuestión fundamental: la equidad en salud. Si observamos que hay zonas en Madrid en las que sus habitantes tienen una peor salud, tendremos que darles más. En el caso de coronavirus es todavía más grave porque ahora mismo estamos viendo hasta cinco veces más casos en unos barrios que en otros. Así que lo que tendremos que hacer allí es tener cinco veces más servicios de Atención Primaria, salud pública, rastreadores, servicios sociales, capacidad de aislamiento o cuidados en las aulas y escuelas. La provisión de servicios públicos que incluyen sanidad, vivienda y servicios sociales es fundamental que se haga en unos lugares más que en otros. Eso es lo que Madrid no ha hecho, ni ahora ni nunca. El otro día, en hora y media que duró la rueda de prensa del gobierno de la Comunidad de Madrid para anunciar las medidas, no se mencionó la palabra desigualdad. Si no somos conscientes de ella, no somos capaces de nombrarla, entenderla y medirla, nunca vamos a actuar. Es que además si no entendemos la desigualdad con el coronavirus, no vamos a controlarlo porque si tu dejas un porcentaje de población que lo sigue teniendo, va a volver.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/sociedad/manuel-franco-barrios-cinco-veces-contagios-deberian-cinco-veces-servicios-primaria-salud-publica-rastreadores_128_6247423.html

"Los Presupuestos llevarán hasta el final el acuerdo de coalición, y eso pondrá difícil su aprobación a Cs": Ione Belarra (25/09)

Entrevista a la Secretaria de Estado de la Agenda 2030, con un repaso sobre la actualidad.

Referencia web original: https://www.publico.es/entrevistas/entrevista-secretaria-agenda-2030-ione-belarra-presupuestos-llevaran-final-acuerdo-coalicion-pondra-dificil-aprobacion-cs.html

En el 80º aniversario de la muerte de Walter Benjamin. Diez tesis sobre su aportación a la Teoría crítica. Michael Löwy (23/09)

Un comentario recordatorio del ilustre y poco reconocido pensador crítico. Selecciono un par de párrafos:

“Walter Benjamin forma parte de la Teoría crítica en sentido amplio, es decir, de esa corriente de pensamiento que se inspira en Karl Marx y que, a partir o en el entorno de la Escuela de Fráncfort, cuestiona no solo el poder de la burguesía, sino también los fundamentos de la racionalidad y de la civilización occidentales. Buen amigo de Theodor Adorno y Max Horkheimer, no cabe duda de que influyó en los escritos de ambos, sobre todo en la obra capital que es la Dialéctica de la Ilustración, donde encontramos numerosas ideas suyas e incluso, ocasionalmente, citas sin referencia a la fuente. Él también fue a su vez sensible a los principales temas de la Escuela de Fráncfort, pero se diferencia de ella por determinados rasgos que le son propios, y que constituyen su aportación específica a la Teoría crítica…

El pensamiento de Benjamin está profundamente arraigado en la tradición romántica alemana y en la cultura judía centroeuropea; responde a una coyuntura histórica precisa, la de la época de las guerras y revoluciones, entre 1914 y 1940. Sin embargo, los temas principales de su reflexión, y particularmente sus tesis Sobre el concepto de la historia, son de una asombrosa universalidad: nos proporcionan los instrumentos para comprender realidades culturales, fenómenos históricos, movimientos sociales en otros contextos, otros periodos, otros continentes.”

Referencia web original: https://vientosur.info/en-el-80o-aniversario-de-la-muerte-de-walter-benjamin-diez-tesis-sobre-su-aportacion-a-la-teoria-critica/

Barómetro Jóvenes y Expectativa Tecnológica 2020. Madrid. Fad: Centro Reina Sofía sobre adolescencia y juventud. Ballesteros, J.C., Calderón, D., Kuric, S., Megías, I. y Sanmartín, A. (2020)

Un amplio estudio (113 pp.), sobre la actitud juvenil ante las tecnologías de la información y comunicación (TIC). Transcribo su presentación:

“Hablar de futuro siempre implica cierto grado de elucubración, pero lo que parece innegable es que éste lo percibimos asociado a la tecnología. Otra cosa es saber cómo se concretará este binomio, qué rumbo, qué matices y qué formas adoptará la tecnología aplicada a múltiples aspectos de nuestras vidas. Ese ha sido el punto de partida del barómetro que presentamos en este informe, conocer las expectativas de jóvenes y adolescentes sobre la tecnología. Hemos querido analizar qué esperan de ella, qué necesidades querrían que cubriese y cuáles creen que se harán realidad en un futuro a medio plazo; qué usos e ideas manejan chicos y chicas, y qué brechas existen en función de otras variables como el nivel de estudios o la clase social; cómo de confiados se mueven en el mundo digital y cómo se capacitan en un ámbito tan dinámico y cambiante, así como qué oportunidades y qué retos perciben en los desarrollos tecnológicos. Los datos nos permiten ver que, además de identificar oportunidades de transformación asociadas a la tecnología, de tipo estructurales (como la mejora de la calidad de vida de las personas) o a nivel personal (como el aumento de oportunidades o de la libertad), también se identifican grandes retos relacionados con la privacidad, la actualización constante de dispositivos y destrezas necesarias, o con los desfases entre las necesidades del mercado laboral y la adecuación de los centros educativos para impartir los conocimientos necesarios. Estos son solo algunos de los resultados que se derivan de un barómetro que tendrá un carácter periódico, lo que nos permitirá replicar y comparar algunos indicadores, así como ir incorporando nuevas preguntas que se adapten a los cambios de la realidad estudiada. Cambios tan significativos como los que se pueden haber producido respecto a la expectativa tecnológica tras la crisis de la COVID-19. Estamos convencidos, por tanto, de la necesidad y pertinencia de un barómetro y un observatorio que permitan medir qué esperan los y las jóvenes de la tecnología, cómo valoran la mediación tecnológica en tantas de sus actividades cotidianas (desde las relaciones interpersonales, hasta el teletrabajo o el ciberactivismo) así como, en un sentido más amplio, qué imagen proyectan de sus vidas en un futuro a medio y largo plazo.”

Referencia web original: https://www.adolescenciayjuventud.org/wp-content/uploads/2020/06/Bar%C3%B3metro-J%C3%B3venes-y-Expectativa-Tecnol%C3%B3gica-2020-FINAL_compressed.pdf

Un arraigo sobre el alambre. La integración social de la población de origen inmigrante en España. Fundación FOESSA (2020) 

Un extenso, interesante y documentado estudio (224 pp.). Selecciono varios párrafos ilustrativos de sus conclusiones:

“La población de origen inmigrante (POI), en definitiva, se ha integrado en la estructura social española de forma segmentada o dual. La gran mayoría de los inmigrantes —aproximadamente 8 de cada 10— se han integrado en la sociedad española como obreros o trabajadores manuales, y, dentro de ellos, el bloque mayoritario —6 de cada 10 inmigrantes— como obreros precarios que trabajan, todos, fuera de la norma social de empleo, es decir, bajo una intensa inestabilidad laboral, y con un salario promedio menor del SMI español. Un grupo que expresa, a la perfección, la intensidad del proceso de etno-estratificación y segregación que ha sufrido la POI en nuestro país.

Un bloque «obrero» étnico y precario, además, que sigue cumpliendo un papel esencial en el modelo de crecimiento de la economía española, al proporcionar una parte de los salarios baratos y flexibles que mantienen sus condiciones de competitividad y rentabilidad en economías globalizadas. La POI, pues, se ha integrado mayoritariamente, en términos socio-económicos, dentro de las clases populares nativas y, en concreto, dentro de sus escalones más precarizados e inestables, aquellos que expresan la última frontera del precariado dentro de nuestro país. Unos sectores populares con los que comparte, cada vez más, barrios, servicios sociales y espacios vitales, y, en última instancia, un similar «destino» estructural marcado por la creciente precariedad laboral, el crecimiento de la pobreza y la exclusión, el progresivo retroceso de los servicios sociales básicos y la debilidad creciente del factor educativo como ascensor social. Al tiempo, solo una minoría de los inmigrantes —2 de cada 10— se han integrado en la sociedad española como empleados cualificados de servicios y, por tanto, en los sectores medios o medios-altos de la sociedad española…

En términos de integración socio-política, los datos muestran que los niveles de participación socio-política de la POI son, aún, limitados, lo que trunca su reconocimiento como ciudadanos y, por tanto, la expresión de sus legítimos intereses dentro de la sociedad. La POI, así, tiene un nivel reducido de participación en organizaciones socio-políticas, menor, incluso, que el que tiene la población española. Al tiempo, si sumamos aquellos que no tienen derecho a voto, y aquellos que, aunque lo tienen, de hecho, no lo hacen, los abstencionistas, el resultado es que solo un reducido bloque de inmigrantes participan activamente en el proceso político en España —entre 1 y 2 de cada 10 inmigrantes, dependiendo de la consulta electoral—. La gran mayoría, por tanto, se mantiene alejada o excluida de la participación electoral. Un patrón que se encuentra muy alejado, en este caos, de los estándares medios de participación de la sociedad española.

Frente al extendido estereotipo de que la inmigración vive encerrada en un mundo relacional y cultural propio, hay que señalar que la mayoría de la POI en España ha desarrollado un patrón de integración cultural mixto. Así, en ámbitos básicos de la vida cotidiana —forma de comer, de vestir, normas familiares, relación con los hijos y celebración de fiestas—, la POI utiliza tanto los patrones y costumbres culturales propias, como las costumbres o pautas nativas, adquiridas a lo largo de su proceso de inserción en el país. Los comportamientos asimilacionistas, donde los inmigrantes abandonan sus patrones de origen para seguir solamente la costumbre «española», y los comportamientos multiculturalistas, donde los inmigrantes «viven de espaldas» a la sociedad local, siguiendo en su vida cotidiana solamente las costumbres propias de su país, son, ambos, claramente minoritarios dentro de la POI…

En línea con los resultados obtenidos hasta el momento, la ENPOI vuelve a reflejar que las relaciones entre ambas poblaciones, a pesar de la crisis y de la persistencia del prejuicio étnico, son buenas y cordiales. Relaciones marcadas por el contacto directo y habitual entre ambos grupos en la vida cotidiana, y por la creciente, presencia de nativos en las redes sociales de los inmigrantes. Ahora bien, se trata de un contacto, amplio y extenso, pero todavía distante, o poco significativo, en términos interpersonales…

Finalmente, hay que señalar que, en los últimos años, y a pesar del contexto de precariedad generalizada, las acciones de discriminación —trato hostil, desigual y excluyente— hacia la POI, aunque siguen siendo relevantes y significativas, se mantienen en unos niveles cuantitativos moderados…

Los datos, al tiempo, han mostrado las profundas divisiones étnicas y de género que tiene el proceso de integración social de los inmigrantes en España. Como hemos visto, las mujeres inmigrantes presentan mayores niveles de arraigo personal, familiar y comunitario que los hombres en la sociedad española. Un mayor arraigo que se concreta en una mayor tasa de nacionalización, un mayor tiempo de estancia, una mayor apuesta por proyectos de permanencia, una mayor competencia en el dominio del idioma, y una mejor percepción subjetiva de integración, aceptación y pertenencia a la sociedad española…

En términos de integración socio-económica, por el contrario, las mujeres inmigrantes, aunque comparten con los hombres el mismo, e intenso, proceso de segregación, presentan peores condiciones laborales y materiales, o, si se quiere, se encuentran, aún más concentradas y segregadas que los varones en la parte baja de dicha estructura social… Las mujeres inmigrantes, al igual que las nativas, por tanto, no solo se ven negativamente afectadas por procesos de discriminación étnica o institucional, sino también por procesos de desigualdad basados en el género…

La población refugiada, en términos de arraigo social e inserción socio-económica vendría a representar el «furgon de cola» del proceso de integración de la población migrante en España…

Como consecuencia de ello, la inmigración, a día de hoy, esta firmemente arraigada y establecida en el país, siendo, ya, una parte indisoluble de la «España» presente y futura. De lo que somos y vamos a ser. Un país y, especialmente, unas clases populares, que aglutinan en su interior un «nuevo» nosotros, más diverso y múltiple en términos étnicos y raciales, que es producto de la inclusión de la población inmigrante…

Quizás, en este marco —fuerte arraigo social en condiciones de intensa segregación socio-económica y fuerte asociación estructural— es donde deberían ser colocadas las discusiones sobre las políticas migratorias y de integración más adecuadas para los próximos años. Unas políticas que, si nos dejamos llevar por los datos, deberían tener dos elementos centrales. En primer lugar, un nuevo relato sobre la población inmigrante… Y, en segundo lugar, un nuevo ciclo en políticas de integración social.”

Referencia web original: https://caritas-web.s3.amazonaws.com/main-files/uploads/2020/09/9788484407935.pdf

La posverdad es más peligrosa que la mentira. Agustín Arrieta Urtizberea (23/09)

Una reflexión crítica contra el engaño, la mentira y el menosprecio a la verdad:

“Hemos subido un escalón en la vía del engaño. Se menosprecia la verdad misma y toda una serie de conceptos (denominados "conceptos epistémicos") que son satélites de aquella: la objetividad, la consistencia, la imparcialidad, la sinceridad, contrastar las creencias (hipótesis o teorías), el respeto a las evidencias, la precisión, el reconocimiento de la falibilidad y la búsqueda de la minimización de errores, la autocorrección…

En la actualidad hay más medios que nunca para el despliegue masivo de un ambiente de posverdad. Entre otros elementos, las nuevas tecnologías y las redes sociales proporcionan un hábitat adecuado para su desarrollo. ¿Qué hacer? Recordando a Arendt, protejamos los repositorios de la verdad. ¿Cómo? Siendo fieles a los valores arriba mencionados, por lo menos en las actividades humanas donde esos valores son requeridos. Por supuesto, esa fidelidad está acompañada de numerosos obstáculos y fracasos. La posverdad ignora todo ello, juega (o pretende jugar) en otro terreno.”

Referencia web original: HTTPS://BLOGS.PUBLICO.ES/OTRASMIRADAS/37863/LA-POSVERDAD-ES-MAS-PELIGROSA-QUE-LA-MENTIRA/

Negacionismo abolicionista. Marta Jiménez Jaén (23/09)

Buena argumentación. Hay que reconocer (no negar) la realidad para encarar las soluciones:

“El movimiento PRO DERECHOS de las trabajadoras sexuales realmente lo único que plantea es que la gestión y el activismo político feminista haga suyas las reivindicaciones de las trabajadoras sexuales que demandan el reconocimiento de su condición laboral (como empleadas o como autónomas) y el desarrollo de un marco garantista de sus derechos como trabajadoras. Yo diría que, en realidad, se trata de hacerse eco de la consigna de la propia OIT en su defensa de la universalización del “Trabajo Decente”, para lo que se requiere “respetar los principios y derechos laborales fundamentales”, acceder a un “ingreso justo y proporcional al esfuerzo realizado sin discriminación de género o de otro tipo”, que se tiene que llevar a cabo bajo “protección social”, y con “diálogo social y tripartismo” (es decir, con negociación colectiva en la que se reconozcan las organizaciones de las trabajadoras sexuales y que estas las representen en la negociación de sus condiciones de trabajo). En este momento, es el negacionismo abolicionista el que impide a estas trabajadoras situarse en la posición de acceder a un trabajo “decente”.”

Referencia web original: http://lacolectivacanarias.org/2020/09/23/negacionismo-abolicionista/

Sobre las guerras culturales, JK Rowling y vivir en tiempos intelectuales. Judith Butler (22/09)

Interesante entrevista. Solo un matiz significativo. Su criterio de pertenencia al feminismo es inclusivo al considerar partícipes a todas las personas, incluido hombres, que se ‘aferran a las proposiciones básicas de libertad e igualdad’. Así se supera la interpretación biologicista y excluyente de que solo pueden ser feministas las mujeres. No obstante, es insuficiente por tener un sesgo idealista (posestructuralista) al poner el énfasis en lo discursivo, o sea, en las ideas o propuestas, con su sobrevaloración de su influencia en la formación de la identidad, feminista en este caso. Desde la sociología crítica la pertenencia e identificación colectivas se van formado a través de las relaciones sociales, sobre la base de una práctica social prolongada, una interacción relacional solidaria tras esos objetivos de libertad e igualdad. Es decir, el hacerse e identificarse feminista es una conformación social y supone comportamientos duraderos igualitarios-emancipadores y solidarios, interrelacionados con esa subjetividad. Es la experiencia vital, convenientemente interpretada, la participación en la pugna social y cultural en sentido amplio (incluyendo hábitos, estereotipos y costumbres además de subjetividad) frente a la desigualdad y discriminación, la que va formando la identidad feminista (o cualquier otra de capas subalternas y su intersección, combinación y multiplicidad). Selecciono varios párrafos:

"Mi sensación es que tenemos que renovar el compromiso feminista con la igualdad de género y la libertad de género para afirmar la complejidad de las vidas de género tal y como se viven actualmente…

Dependemos del género como una categoría histórica, y eso significa que aún no conocemos todas las formas en que puede llegar a significar, y estamos abiertos a nuevas comprensiones de sus significados sociales. Sería un desastre para el feminismo volver a una comprensión estrictamente biológica del género o reducir la conducta social a una parte del cuerpo o imponer fantasías temerosas, sus propias ansiedades, a las mujeres trans…

Su permanente y muy real sentido del género debe ser reconocido social y públicamente como una cuestión relativamente simple de otorgar otra dignidad humana. La posición feminista radical trans-excluyente ataca la dignidad de las personas trans…

Según recuerdo el argumento en El género en disputa (escrito hace más de 30 años), el punto era más bien otro. Primero, uno no tiene que ser mujer para ser feminista, y no debemos confundir las categorías. Los hombres que son feministas, las personas no binarias y trans que son feministas, forman parte del movimiento si se aferran a las proposiciones básicas de libertad e igualdad que forman parte de cualquier lucha política feminista. Cuando las leyes y las políticas sociales representan a las mujeres, toman decisiones tácitas sobre quién cuenta como mujer, y muy a menudo hacen suposiciones sobre lo que es una mujer. Hemos visto esto en el ámbito de los derechos reproductivos. Así que la pregunta que yo estaba haciendo entonces es: ¿necesitamos tener una idea establecida de las mujeres, o de cualquier género, para avanzar en los objetivos feministas? …

Creo que vivimos en tiempos anti-intelectuales, y que esto es evidente en todo el espectro político. La rapidez de los medios de comunicación social permite formas de virulencia que no apoyan exactamente el debate reflexivo. Necesitamos apreciar las formas más prolongadas. Mi punto en el reciente libro es sugerir que repensemos la igualdad en términos de interdependencia. Tendemos a decir que una persona debe ser tratada igual que otra, y medimos si la igualdad se ha logrado o no comparando casos individuales. ¿Pero qué pasa si el individuo – y el individualismo – es parte del problema? Es diferente entenderse a sí mismo como viviendo en un mundo en el que somos fundamentalmente dependientes de los demás, de las instituciones, de la Tierra, y ver que esta vida depende de una organización sustentadora de varias formas de vida. Si nadie escapa a esa interdependencia, entonces somos iguales en un sentido diferente. Somos igualmente dependientes, es decir, igualmente sociales y ecológicos, y eso significa que dejamos de entendernos sólo como individuos demarcados…"

Referencia web original: https://www.newstatesman.com/international/2020/09/judith-butler-culture-wars-jk-rowling-and-living-anti-intellectual-times

Hacerse cargo del miedo o alimentar la alarma social. Violeta Assiego (22/09)

Buena reflexión. Una salida colectiva basada en las necesidades humanas, la solidaridad cívica y el apoyo institucional, no en la segregación, la desigualdad, el individualismo y el control policial. Destaco dos párrafos:

“Cuando el representante político en medio de una crisis social –máxime si tiene responsabilidades de gobierno y, por tanto, obligación de garantizar el respeto a los derechos humanos sin distinción ninguna– alivia el miedo colectivo con análisis falaces basados en tesis propias del racismo, la xenofobia o la aporofobia es que ha optado por vaciar de sentido ético su gestión para potenciar relaciones vecinales basadas en filias y fobias.

Usar la fragilidad y la vulnerabilidad que provoca el miedo colectivo en medio de una pandemia como excusa para profundizar en la desigualdad, el individualismo, el control policial y la deshumanización es una de las respuestas más peligrosas que puede ofrecer un gobernante (y me refiero a Díaz Ayuso) a una ciudadanía que necesita que se hagan cargo de su miedo y sus necesidades desde la humanidad y no desde el enfrentamiento. La salida a la crisis de la COVID-19 será colectiva o será otra crisis mucho peor y mayor. Esto lo sabe bien la extrema derecha.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/hacerse-cargo-miedo-alimentar-alarma-social_129_6238978.html

La derogación de la reforma laboral de Rajoy ya está en marcha. Antonio Baylos (22/09)

Una clarificación del carácter procesual y gradualista del cambio normativo, aunque sin precisar el resultado sustantivo final:

“Las reformas del marco normativo laboral se están efectuando de forma paulatina y fragmentaria, trabajando sobre nuevas condiciones laborales que exigen la existencia de nuevos instrumentos, a la vez que se sustituyen las viejas reglas de la reforma de 2012. Estos cambios se van produciendo en una serie de intervenciones encadenadas y no concentradas en un único acto de revocación normativa. En el horizonte aparece el compromiso de lograr un nuevo estatuto para las personas trabajadoras del siglo XXI, diseñado a partir de un enfoque complejo y de amplio alcance. Para ello se deberá contar con la reflexión y el análisis de los sujetos sociales implicados, así como de los académicos y expertos en el área laboral. Este nuevo texto regulador supondrá un punto de llegada de una derogación legal planteada, equívocamente, en términos absolutos.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/37791/la-derogacion-de-la-reforma-laboral-de-rajoy-ya-esta-en-marcha/

Selección de publicaciones

Relación de publicaciones destacadas, propias y ajenas: Artículos destacados

Artículos ajenos destacados del mes anterior:

(Abajo, los propios)

Luz en la penumbra: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

La brecha salarial de género persiste. Carmen Heredero (15/09)

Un diagnóstico acertado con una propuesta de refuerzo de la acción por la igualdad retributiva y laboral y, en particular, en la tarea de cuidados:

“Pero ya hemos señalado que en la brecha salarial repercuten todos los aspectos en que se manifiesta la discriminación femenina en el mercado laboral, por lo que, sin negar el valor de lo señalado, los principales cambios para la corrección de la desigualdad retributiva deberán promoverse con otro tipo de medidas. Y, de entre ellas, hay que destacar las que están relacionadas con los cuidados y, por tanto, con la consideración social que aún pervive y, por supuesto, está perfectamente instalada en las relaciones laborales, de que son las mujeres quienes tienen que asumirlos sin excusa, es decir, que la división sexual del trabajo, que sitúa a los hombres en la esfera pública y a las mujeres en la privada, si bien se está rompiendo por el lado de lo público, ya que las mujeres acceden a él, no ocurre así en el ámbito de lo privado y los hombres, en la mayor parte de los casos, solo “echan una mano” en las tareas domésticas y el cuidado. Esa obligación, además de implicar jornadas de trabajo mucho más largas que las de los hombres, dificulta a las mujeres su formación y su promoción y las coloca en inferioridad de condiciones para la obtención de un empleo, relegándolas a los empleos temporales, a las jornadas parciales…, al empleo precario, en definitiva.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/igualdad-brecha-salarial-genero-avances-legislacion-estatutotrabajadores/20200915120039179160.html

La segmentación laboral durante la recuperación económica: empleo atípico y rotación. Luis Cárdenas del Rey (septiembre)

Un interesante estudio académico en el último número, 38(1)2020, de la revista Cuadernos de Relaciones Laborales de la UCM: Se ha intensificado la precariedad e inseguridad laboral, con mayor segmentación. Selecciono varios párrafos:

“De esta manera, el principal objetivo del trabajo es utilizar la teoría de la segmentación para explicar la evolución en el patrón de empleo, aportando evidencia sobre sus principales rasgos, y analizar cómo han cambiado las prácticas de gestión de la fuerza de trabajo en el empleo temporal tras las reformas laborales de 2010 y 2012.

La primera hipótesis a testar es si la introducción de esas políticas “flexibilizadoras” del mercado laboral han reducido la segmentación laboral y la inestabilidad, tal y como defendían sus proponentes y defensores (MEYSS, 2013) o, por el contrario, la reducción del empleo atípico se debió a factores coyunturales y se ha recuperado.

La segunda hipótesis que cabe plantear es si la flexibilización ha traído una mayor estabilidad (como se suele afirmar desde los planteamientos que identifican la dualidad con una excesiva rigidez contractual) o si, en realidad, han implicado un incremento de la rotación como consecuencia de una mayor intensidad en las prácticas de gestión de la fuerza de trabajo orientadas al uso de mano de obra “flexible” para ajustar las condiciones de la producción con menores costes y que se concentra en determinadas ocupaciones.

De confirmarse el aumento del empleo en figuras atípicas y una mayor rotación, existirá evidencia de que el impacto de las reformas laborales de 2010 y 2012 consistiría en haber propiciado un clima social en que las empresas tienen mayor influencia sobre la determinación de los salarios, la contratación y el despido, y la organización y contenido de los puestos de trabajo, y gracias a ese mayor control pueden imponer de forma más fácil un uso de la fuerza de trabajo en la teoría flexible y en la práctica inestable…

En conclusión, el perfil de la creación de empleo es claro, el empleo atípico tiene un fuerte carácter procíclico (crece en las expansiones y se reduce en las recesiones) y su tendencia es creciente. Asimismo, los cambios legislativos realizados en la última década no parecen ir asociados a una mejora de la estabilidad. Al contrario, en el período analizado (2006-2018) la rotación muestra haberse incrementado significativamente como consecuencia de una intensificación en las prácticas previas de gestión de la fuerza de trabajo en el segmento secundario.”

Referencia web original: https://revistas.ucm.es/index.php/CRLA/article/view/68871/4564456553372

Último artículo propio destacado

Identidad feminista no es identidad de género. Antonio Antón, en CTXT (19/08)

En este artículo distingo entre los dos tipos de identidades, la feminista y la de género, y explico la formación del sujeto feminista, diferenciado y partícipe de un movimiento popular global o interseccional:

“En la identidad feminista influye el sexo (mujer) y el género (femenino). Pero no de forma determinista, sea biológica o estructural. Sí tiene importancia la realidad vivida, sentida y percibida de una desigualdad injusta, es decir, la pertenencia a un grupo social discriminado y con desventajas concretas, o bien con suficiente sensibilidad y solidaridad respecto de su situación.

Pero, sobre todo, el elemento sustantivo que configura ese proceso identificador feminista es la acción práctica, los vínculos sociales, la experiencia relacional por oponerse a esa subordinación y avanzar en la igualdad y la emancipación de las mujeres. La identificación feminista deriva del proceso de superación de la desigualdad basada en la conformación de géneros jerarquizados. Se trata de la actitud transformadora respecto de las funciones sociales, productivas y reproductivas desventajosas para la mitad de la población. Supone un cambio de su estatus vital subordinado…

La formación de un sujeto unitario superador de los sujetos o actores parciales va más allá de un liderazgo común (simbólico y legítimo), un objetivo genérico compartido (la democracia y la igualdad) o un enemigo similar (el poder establecido patriarcal-capitalista). Es un proceso sociohistórico y relacional complejo que necesita una prolongada experiencia compartida que debe superar las tensiones derivadas de los intereses corporativos y sectarios de cada élite respectiva, con su rigidez doctrinal legitimadora.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20200801/Firmas/33121/identidad-feminista-transfobia-transfeminismo-antonio-anton.htm

Reeditado por Rebelión (10/09): https://rebelion.org/identidad-feminista-no-es-identidad-de-genero/ 

ÚLTIMO ENSAYO DESTACADO

Por una teoría social crítica. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 194 (octubre)

“Desde una perspectiva transformadora hay dos aspectos fundamentales en los que profundizar y, específicamente, explicar su interacción para promover un cambio social progresivo o alternativo: avanzar en una teoría social crítica y definir e implementar los proyectos y las estrategias de progreso, por un modelo social y democrático avanzado…

Se trata de aportar algunos elementos de reflexión para elaborar un pensamiento social crítico, superador de los esquemas liberales, las inercias deterministas o esencialistas y los enfoques posestructuralistas, predominantes en muchos ámbitos progresistas. Una amplia valoración la he tratado en tres libros recientes: Movimiento social y cambio político. Nuevos discursos (UOC, 2015), Clase, nación y populismo (Dyskolo, 2019) e Identidades feministas y teoría crítica (Dyskolo, 2020).

Parto, por tanto, desde la tradición de la teoría crítica, superadora a mi modo de ver del bloqueo producido por la prevalencia y la polarización entre dichas corrientes. Solo cito dos autores, especialistas en movimientos sociales en el marco más general del cambio social: E. P. Thompson y Ch. Tilly.

Un pensamiento crítico se distingue por estos tres rasgos fundamentales: realismo analítico (objetividad y procedimientos científicos), finalidad transformadora (ética y sociopolítica) y función identificadora (cohesionadora y legitimadora) para la formación de un actor o sujeto colectivo. Los tres están en tensión, en una interacción compleja respecto de las prioridades y necesidades de la acción colectiva. No se pueden valorar en abstracto, cada uno tiene sus propias reglas y su integración es difícil.

Existe la dificultad para mantener el rigor (principios, valores y procedimientos) de la ciencia y evitar su subordinación al poder, neoliberal o liberal, así como es necesario defender su autonomía y su papel. Aunque sea difícil la neutralidad de la llamada ciencia, especialmente, en las ciencias sociales, hay que reafirmarse en el valor de la ciencia (auténtica) y desenmascarar la pseudo-ciencia, con el irracionalismo y el subjetivismo. Después es cuando viene la complejidad de su relación con el comportamiento social y los intereses materiales de la gente, así como con la psicología, la ética y las teorías sociales, más o menos científicas y/o utópicas.

Aquí, de forma complementaria a la crítica al liberalismo realizada en dos artículos recientes, Los fallos del mercado e Insuficiencias del liberalismo, explico un aspecto particular: la importancia de un enfoque y una actividad críticos en el terreno de las ideas, la importancia de la nueva cuestión social y las implicaciones prácticas de la reflexión y el debate críticos.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-194/ensayo/por-una-teoria-social-critica

Reeditado en Rebelión (13/10): https://rebelion.org/por-una-teoria-social-critica/ 

Ensayos e investigaciones recientes

Porfiar a pesar de los nubarrones: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver todas: Investigaciones

Ver: Ensayos destacados

Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 193, septiembre

Un amplio ensayo en el que expongo varias reflexiones teóricas complementarias a las de mi reciente libro Identidades feministas y teoría crítica. Selecciono los primeros párrafos:

“El sentido del feminismo es combatir el sometimiento de las mujeres, superar su situación impuesta de desigualdad y opresión para que puedan ser personas libres. La situación y la identidad de género mujer conlleva una posición de subordinación derivada de la desigual división sexual del trabajo productivo y reproductivo, público y privado, que el feminismo pretende superar mediante un proceso igualitario-emancipatorio que configura la identidad feminista de las mujeres. Se replantean las feminidades y las masculinidades y su interacción.

Por tanto, la clave del feminismo es conseguir la igualdad de género o entre los géneros, superar las desventajas relativas y la discriminación de las mujeres. Dicho de otro modo, el objetivo es que la diferenciación de géneros y su construcción sociohistórica no supongan desigualdad real y de derechos y, por tanto, no tengan un peso sustantivo en la distribución y el reconocimiento de estatus y poder.

En ese sentido, se rompen los géneros como funciones sociales desiguales impuestas por el orden establecido, patriarcal-capitalista, que se ve favorecido por esa segregación por sexo. Supone un largo y persistente proceso individual y colectivo para superar las profundas causas estructurales y de dominación en que se basan esa segmentación. Igualdad y emancipación están entrelazadas frente a una realidad de género ambivalente.

A partir de esa posición compartida mayoritariamente en los feminismos, en el contexto de la polémica suscitada estas semanas en torno al proyecto de ley gubernamental sobre la libertad sexual y los derechos de las personas transexuales, desde la sociología crítica expongo algunas reflexiones sobre las insuficiencias teóricas esencialistas y posestructuralistas y su influencia en la concepción de la identidad y la formación del sujeto feminista. Además, en continuidad con un ensayo reciente (Sujeto y cambio feminista), destacaré el carácter social, no solo cultural, del movimiento feminista y el sentido del debate actual.

Desde mi punto de vista, la diferenciación principal en el seno del feminismo hay que plantearla en función de su actividad y capacidad transformadora de las relaciones de desigualdad y subordinación de las mujeres. Así, respecto del avance real en la igualdad y la emancipación, existen dos grandes corrientes: el feminismo crítico, popular y transformador, y el feminismo socioliberal, retórico y formalista. No obstante, el debate de ideas es importante y se entrecruza con las alternativas y las prácticas sociopolíticas y culturales del movimiento feminista.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-193/ensayo/sujeto-feminista-ni-esencialista-ni-posmoderno

Sujeto y cambio feminista. Antonio Antón, en Rebelión (9/07) (17 pp.)

“En este texto explico, desde la sociología crítica, las características del cambio feminista y las enlaza con los procesos identificadores y la conformación de un sujeto sociopolítico feminista. Tiene tres partes. La primera, “El cambio feminista”, analiza los tres niveles de identificación feminista, la pugna entre los distintos feminismos, el agotamiento del feminismo socioliberal y formalista y la expectativa del cambio institucional. La segunda, “El contexto del impulso feminista”, analiza la persistencia de la desigualdad, la discriminación y la violencia hacia las mujeres, junto con el insuficiente reconocimiento público de su aportación, los límites de las políticas públicas y las reformas regresivas que perjudican más a las mujeres, diferencio la identidad feminista de la identidad de género y destaco el choque entre el avance de la conciencia feminista y la persistencia de las desventajas relativas de las mujeres. La tercera, “Identidades y sujetos feministas”, señala dos aspectos complementarios de carácter teórico: el sentido de la pertenencia feminista como proceso de identificación y la formación de actores y sujetos colectivos, en particular el movimiento feminista.”

Referencia web original: https://rebelion.org/sujeto-y-cambio-feminista/

Desafíos para el Gobierno. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 192 (julio)

En este ensayo explico los tres rasgos distintivos de la actual coyuntura sociopolítica: las estrategias (confrontativa y centrista) de las derechas contra el Gobierno progresista de coalición, el fuerte consenso social progresista, que constituye una amplia base para apoyar su programa, y los retos a corto y medio plazo del Gobierno y las fuerzas de progreso.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-192/ensayo/desafios-para-el-gobierno

Polémicas sobre las rentas básicas. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 191 (junio)

En este ensayo pretendo clarificar los fundamentos teóricos y éticos de los distintos modelos de rentas básicas o sociales y las principales controversias y polémicas. Está dividido en tres partes. La primera explica los “Tres modelos de rentas básicas” y enmarca el criterio de su incondicionalidad; la segunda analiza “La reciprocidad en las rentas sociales”, y la tercera profundiza en “Los debates sobre las rentas básicas”, desde un enfoque social, relacional y contractualista.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-191/ensayo/polemicas-sobre-las-rentas-basicas

Rentas sociales: igualdad, libertad y reciprocidad. Antonio Antón, en Rebelión (14/05)

En este amplio ensayo (35 pp.) abordo los fundamentos teóricos y éticos de los distintos modelos de rentas básicas o sociales.

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/05/Rentas-sociales-igualdad-libertad-y-reciprocidad.pdf

Pactos de la Moncloa y estrategias sindicales. Antonio Antón, en Rebelión (10/04) (23 pp.)

Este texto es un fragmento del libro El devenir del sindicalismo y la cuestión juvenil (ed. Talasa, 2006). Corresponde a la etapa de la transición política y los primeros años de la etapa democrática (1976/1984). Es un análisis de la política de pactos sociales, cuyo primer y gran eslabón fue los Pactos de la Moncloa (1977), y del modelo de relaciones laborales que se implantó y, básicamente, sigue vigente. Habiendo pasado ya catorce años desde su redacción, que he revisado, considero que la interpretación expresada sigue siendo válida en lo fundamental y puede contribuir para fijar una posición más madurada ante los desafíos inmediatos derivados de la crisis actual.

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/04/Pactos-de-la-Moncloa-y-estrategias-sindicales-REB.pdf

Feminismos, interseccionalidad e identificaciones. Antonio Antón, en Rebelión -sección Libros Libres- (4/03)

Este ensayo (38 pp. en PDF) tiene un hilo conductor: La conformación de nuevos procesos identificadores, en particular, el feminismo, así como su interacción en una dinámica interseccional o común, en el marco de una tendencia más amplia de formación de un nuevo progresismo de izquierdas.

Referencia web original: https://rebelion.org/download/feminismos-interseccionalidad-e-identificaciones/?wpdmdl=598301&refresh=5e5f69ff214df1583311359

LA BASE SOCIAL DE PROGRESO (II): progresista, feminista, ecologista y de izquierdas. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (28/12)

Segunda parte del Informe donde analizo la cultura sociopolítica de la base social de progreso y la comparo con la del PSOE y de la sociedad en general.

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/base-social-progreso-progresista-feminista-ecologista-izquierdas/20191228090938169546.html

LA BASE SOCIAL DE PROGRESO (I): Joven, trabajadora y progresista. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (19/12)

Este informe, basado en el estudio aludido del CIS, se sitúa en un doble plano. Por un lado, explica las principales variables sociodemográficas y de cultura política del conjunto de la sociedad según las opciones político-electorales. Por otro lado, detalla la particularidad de la base electoral de las fuerzas del cambio y la compara con la del Partido Socialista, para interpretar las bases sociales que pueden condicionar la evolución política y la gestión gubernamental y modificar las expectativas sociales y la legitimidad de ambas formaciones. Al mismo tiempo, precisaré el significado de algunas expresiones utilizadas, así como la justificación de varias opciones metodológicas… En la primera parte, expongo las variables sociodemográficas de los diversos electorados. En la segunda parte, analizo sus características político-ideológicas.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/joven-trabajadora-progresista/20191219161837169323.html

La crisis persiste para la mayoría social. Antonio Antón en Pensamiento Crítico, diciembre (2019)

Informe completo y documentado donde explico la persistencia de la crisis socioeconómica para las capas populares.

Referencia web original: http://www.pensamientocritico.org/la-crisis-persiste-para-la-mayoria-social/

Últimos libros:

Altura de miras ¡SE HACE DAMINO AL ANDAR!

Identidades feministas y teoría crítica. Nueva edición ampliada. Antonio Antón. Ed. Dyskolo (18/09/2020) (Con acceso al texto completo: 207 pp.)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. Y el quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, desde el análisis de los tres ejes de la acción feminista y la existencia de dos grandes corrientes del movimiento feminista, la socioliberal o formalista y la crítica o transformadora, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Referencia web original: https://rebelion.org/nueva-edicion-ampliada-del-libro-identidades-feministas-y-teoria-critica/

Acceso al texto completo en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5f6382d62112c1600357078

Libros propios recientes:

- (2020): Identidades feministas y teoría crítica, en Editorial Dyskolo (150 pp.). Publicado en digital y en abierto, con licencia Creative Commons. Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib061/

Reeditado por Rebelión (sección LIBROS LIBRES), mayo de 2020, en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5ec6196ad869d1590040938

- (2019): Clase, pueblo, nación. Pensamiento crítico y estrategias politicas, en Editorial Académica Española. ISBN: 978-613-9-43600-2. (Hay una edición en abierto con Licencia de Creative Commons, en Editorial Dyskolo, con el título Clase, nación y populismo: Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib055/ )

- (2019): Movimientos sociales, acción colectiva y cambio social en perspectiva. Continuidades y cambios en el estudio de los movimientos sociales. Rubén Díez García y Gómez Betancor Nuez (eds.). Fundación Betiko y Federación Española de Sociología-FES. Interesante libro de las aportaciones sociológicas en el Encuentro del Comité de Investigación sobre Movimientos sociales, Acción colectiva y Cambio social de la FES. Se incluye mi comunicación titulada Valoración de la interpretación populista (pp. 31-42). ISBN: 978-84-09-09287-1

- (2019): El futuro del trabajo: realidades e implicaciones, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en CTXT (8/05/2019: https://ctxt.es/es/20190508/Politica/26017/Antonio-Anton-empleo-economia-trabajo-calidad-temporalidad-precariedad.htm

- (2019): Carácter de los sujetos colectivos, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en Nueva Tribuna (12/07/2019): https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/caracter-de-los-sujetos/20190712110616164436.html

- (2018): “Qué salida de la crisis: tendencias y percepciones contradictorias”, en ¿Cómo estamos ‘saliendo’ de la crisis?, Andreu Lope Peña (coord.). Libro Memoria del IV Encuentro del Comité de Sociología del Trabajo (pp. 94-124). Editado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB): https://ddd.uab.cat/pub/poncom/2018/197218/Memoria_IV_Encuentro_final.pdf

- (2018): Frente a la crisis social y nacional ¿QUÉ PAÍS?, ed. Rebelión (166 pp.). Versión digital en abierto licencia de Creative Commonshttp://rebelion.org/docs/246267.pdf

- (2018): "El sujeto de cambio", en La clase trabajadora ¿Sujeto de cambio en el siglo XXI?, Adrián Tarín y José Manuel Silva (coords), Madrid, Siglo XXI (pp. 71-102). ISBN: 978-84-323-1922-8. 

 

- (2018): "La interpretación populista del movimiento popular", en Una mirada desde la Sociología actual: análisis y propuestas del contexto actual,  Mª José Diaz Santiago y Francisco-Javier García-Castilla (coordinadores), editado por la Asociación Madrileña de Sociología (AMS) (pp. 369-401). ISBN:  978-84-09-02524-4 (e-book, 584 pp.). Ver texto: Populismo y pueblo

-- (2018): "La teoría populista: Lógica política y ambigüedad ideológica", Comunicación en libro de Actas del X Congreso Vasco de Sociología y Ciencia política (2015): Sociedades en constante cambio: realidad social y reto científico (pp. 70-83). ISBN. 978-84-9082-923-3 (920 pp.). Una versión inicial de la Comunicación se publica en Rebelión (30/09/2015): https://rebelion.org/la-teoria-populista-logica-politica-y-ambiguedad-ideologica/.

 - (2017): El populismo a debate, libro digital editado por Rebelión (2-12), sección "Libros libres" (125 pp.) licencia de Creative Commonshttp://www.rebelion.org/docs/234831.pdf

Ver más: Libros destacados

Ver todos los: Libros

Amanecer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Caminos por recorrer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!