BLOG: https://www.antonio-anton-uam.es

SE HACE CAMINO AL ANDAR

Publicaciones (propias y ajenas) de interés sociopolítico

Selección mensual en el BOLETÍN INFORMATIVO: ver Boletín

Antonio Antón: Ver Presentación-UAM

 

Novedades

(último mes; anteriores en la entrada correspondiente)

Artículos ajenos (abajo)

Libros, Ensayos y Artículos destacados (abajo)  

ARTÍCULOS PROPIOS:

Acerca del sujeto feminista. Antonio Antón Morón. Universidad Autónoma de Madrid. Comunicación de Sociología del Género al XIV Congreso de Sociología. Murcia, 29 de junio – 2 de julio de 2022

Expongo su resumen: “Sujeto colectivo es un concepto hegeliano, ligado inicialmente a la nación (y el pueblo soberano y la etnia) y extendido a la clase social (al movimiento obrero y popular) y luego a sectores sociales amplios y específicos (movimientos sociales como el feminista, el ecologista…). Presupone una identidad colectiva, unos vínculos entre sí y con una realidad similar, unos rasgos socioculturales comunes, incluido un relato interpretativo, y un proyecto transformador compartido. Todo ello con la pretensión y la capacidad para transformar la realidad. Puede haber participación popular en movilizaciones y trayectorias compartidas, actores o agentes sociales y políticos, corrientes sociopolíticas y movimientos socioculturales o étnico-nacionales sin llegar a la categoría más estricta de sujeto. Lo que añade este concepto, sin llegar a su carácter fuerte o esencialista, es la experiencia compartida prolongada, con rasgos identificadores comunes y una cierta cohesión interna, en este caso en torno a un proceso liberador-igualitario contra el machismo y diferenciado del poder. El sujeto feminista es una formación sociohistórica, alejada del esencialismo o determinismo étnico, biológico, económico, cultural, institucional o estructural. El sujeto feminista (siguiendo a Beauvoir) se hace, no nace. La ausencia de sujetos colectivos (intermedios) refleja una sociedad atomizada e individualizada con un leve sentido de pertenencia global a la humanidad (o a un imperio-nación y su cosmopolitismo cultural). Por tanto, la acción colectiva y la subjetividad de un grupo social, su experiencia relacional, son la base de su formación como sujeto activo. La identidad colectiva feminista se transforma en sujeto social feminista.”

Referencia web del texto completo: https://acrobat.adobe.com/link/review?uri=urn:aaid:scds:US:f3b8d04f-d7f1-3df0-b452-4731765fa673

Renovación de la izquierda y frente amplio. Antonio Antón Morón. Universidad Autónoma de Madrid. Comunicación de Sociología Política al XIV Congreso de Sociología. Murcia, 29 de junio – 2 de julio de 2022.

Expongo su resumen:

“Esta Comunicación tiene dos partes. En la primera, analítica, señalo la relevancia de este rasgo ideológico y sociopolítico, convenientemente renovado y combinado con otras identificaciones, para explicar las características de las fuerzas progresistas y sus electorados de una forma multidimensional, junto con las particularidades y la comparación entre los distintos líderes y corrientes en el seno de las izquierdas estatales: Partido Socialista, Unidas Podemos y sus confluencias y Más País-Mès Compromís. Se trata de valorar no solo quién está a la izquierda de quién y su paradójico significado, sino los rasgos diferenciadores entre ellas. El análisis lo realizo a partir de los datos del estudio 3344, del Barómetro de diciembre de 2021 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), diferenciando las dos dimensiones de la percepción ideológica con la que se ubican las personas, el eje izquierda / derecha y las diez opciones político-ideológicas: conservadora, demócrata cristiana, liberal, progresista, socialdemócrata, socialista, comunista, nacionalista, feminista, ecologista En la segunda parte expongo varias valoraciones sobre el proyecto del llamado frente amplio, liderado por Yolanda Díaz que, a mi parecer, debería articular tres dinámicas combinadas respecto de la izquierda y su experiencia reciente: ampliación, renovación y superación. Así, estudio la ampliación al centro y la transversalidad, la identificación igualitaria, democrática y solidaria y la dimensión transformadora de las izquierdas.”

Referencia web del texto completo: https://acrobat.adobe.com/link/review?uri=urn:aaid:scds:US:b6e8ac95-ed58-38e0-bf1f-5ff34109ee40

Defensa europea y pacifismo. Antonio Antón, en Público (19/06/2022)

Destaco varios párrafos de este artículo:

“En un reciente artículo, “La identidad europea y la OTAN”, he repasado la polémica, particularmente francoalemana, sobre la crisis de la identidad europea y el cambio de estrategia militar de la OTAN hacia la ‘victoria’ total frente a Rusia. Aquí doy un paso más y explico el dilema de la estrategia de seguridad y defensa de Europa. Al calor de la guerra en Ucrania y sus implicaciones y al hilo de un nuevo y adecuado enfoque pacifista, progresista y crítico, analizo varios temas entrelazados: el problema de la subordinación europea a la OTAN, la necesidad de la autonomía estratégica europea y la conveniencia de una actitud realista, pacifista y ética…

Es el declive de EEUU como imperio prepotente y exclusivo, particularmente en el campo político-económico, junto con la multipolaridad de intereses de poderes intermedios (China, India, Rusia, Irán…) y las tentaciones autónomas europeas lo que hace que las administraciones estadounidenses (con algunas diferencias entre demócratas y republicanos) intenten revertir el deterioro de su hegemonismo con una fuga hacia delante a través de su mayor fortaleza: incremento de la militarización y el intervencionismo…

Es el debate de fondo, subyacente también en la próxima cumbre de la OTAN: reforzar el intervencionismo militar de la Alianza Atlántica (y su conexión Indo-Pacífico) o apostar por una auténtica autonomía estratégica europea. No para proyectar el mismo objetivo geopolítico y de dominación mundial, sino para avanzar en un orden socioeconómico y de regulación mundial más pacífico y cooperativo, a tenor de los grandes principios universales y del derecho internacional auspiciado por la ONU. Y, por supuesto, con garantías de seguridad y capacidad disuasiva ante los peligros derivados de la pugna de distintas élites nacionales-imperiales. Es la posición más realista para salvaguardar la prosperidad y la seguridad mundiales…

Habrá que esperar al desarrollo de la experiencia de las mayorías ciudadanas europeas (y del mundo) para comprobar la dimensión y la expresión pública que adquiere la indignación cívica masiva frente al deterioro vital, social, económico y político-cultural producido por esta estrategia insensata de la pugna imperial. Paralelamente, habrá que llenar de contenido y apoyo cívico una identidad europea autónoma, democrática y pacífica. Es la perspectiva de un nuevo movimiento pacifista y las tendencias progresistas frente a la involución autoritaria y militarista…

Pero no se trata solo de configurar otro polo más, con su hueco neocolonial al lado de otros grandes imperios. La autonomía estratégica o, si se quiere, la nueva identidad europea, tiene sentido para configurar una posición europea y mundial diferenciada de la política de bloques y el militarismo, siendo realistas con la seguridad propia e internacional, pero reforzando los componentes colaborativos, de desarrollo socioeconómico y sostenibilidad medioambiental a nivel mundial…

En definitiva, hay que analizar el papel de los actores en cada contexto y combinar las distintas prioridades. Eso sí, para evitar caer en el posibilismo adaptativo y hacer frente a las dinámicas reaccionarias y autoritarias, hay que considerar los grandes valores asentados en la experiencia igualitaria-emancipadora-solidaria de la humanidad. Las estrategias alternativas deben ser realistas y tener en cuenta las grandes tendencias estructurales y sociopolíticas de fondo. Y la democracia, la paz, la seguridad y el bienestar social siguen siendo objetivos fundamentales.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/60837/defensa-europea-y-pacifismo/

La identidad europea y la OTAN. Antonio Antón, en Público (11/06/2022)

Selecciono varios párrafos de este análisis del debate de la intelectualidad progresista francoalemana sobre la crisis de la identidad alemana y europea a raíz del giro de la OTAN por el rearme y el intervencionismo militar en la guerra de Ucrania:

“Jürgen Habermas es un filósofo alemán de orientación progresista, referente relevante de la conciencia alemana y, en cierta medida, europea. Partidario del diálogo y la democracia deliberativa y especialista en la teoría de la comunicación, ha escrito un reciente y extenso artículo titulado “Hasta dónde apoyamos a Ucrania”, que ha tenido una amplia repercusión, especialmente, ante el giro de su Gobierno (socialdemócrata-verde-liberal) hacia el rearme militar y las tendencias para involucrarse abiertamente en la guerra en Ucrania. Se trata de una reflexión profunda sobre el dilema de Europa. Es interesante su marco interpretativo por la paz y, específicamente, el análisis de la ‘nueva crisis de identidad alemana’…

Es una muestra de un debate profundo, por parte de lo más granado de la gran intelectualidad progresista francoalemana que acompaña la conversación política, sobre el proyecto militar y de seguridad europeo, pilar fundamental de la identidad europea, junto con la construcción político-económica y de relaciones socioculturales de la UE…

Por tanto, hay que elaborar una tercera posición, realista, legítima, pacifista y con respaldo cívico. Enlaza con la construcción de la identidad europea o, si se quiere, con su modelo social y democrático acompañado de su autonomía de defensa y seguridad.

La nueva apuesta estratégica de la OTAN es por la ‘victoria’ militar frente a Rusia; no se sabe en qué puede consistir su derrota y las posibles consecuencias reactivas, pero en todo caso el objetivo es claro: su debilitamiento político-militar y económico y con un gran refuerzo del apoyo armamentístico a Ucrania con armas pesadas y más sofisticadas. La escalada belicista está servida…

La consecuencia de la prolongación de la guerra, con las expectativas victoriosas y/o de desgaste de cada bando, es el agravamiento de las condiciones socioeconómicas y vitales ucranianas, europeas y mundiales y el debilitamiento de la democracia y los derechos humanos, así como el fortalecimiento del autoritarismo, el nacionalismo excluyente y el militarismo que reproduce los conflictos a medio y largo plazo…

Pero la cuestión es que la suma y la coordinación de los ejércitos europeos sí suponen una gran ventaja militar frente a Rusia, sin necesidad del amparo estadounidense. La debilidad europea viene derivada de haber renunciado a su capacidad de decidir autónomamente de forma coordinada, no de que no tenga suficiente capacidad militar y de defensa. La solución es política: la autonomía estratégica real con un plan político-económico y de seguridad propio.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/60548/la-identidad-europea-y-la-otan/

Referencia de la versión de Rebelión (17/06/2022): https://rebelion.org/la-identidad-europea-y-la-otan/

Un nuevo pacifismo, realista y ético. Antonio Antón, en Rebelión (10/06/2022), y en Nueva Tribuna (19/06/2022)

Selecciono varios párrafos de este artículo que pretende contribuir al debate sobre los rasgos del nuevo pacifismo:

“La situación actual, con la invasión rusa de Ucrania, ha creado un nuevo reto, con la reconfiguración de aliados y adversarios y nuevos discursos. Frente al simplismo que se suele adjudicar a las izquierdas alternativas y pacifistas, como dice el intelectual francés Edgar Morin, es preciso un pensamiento complejo, combinando varias contradicciones y conflictos, así como estrategias realistas y multidimensionales y, al mismo tiempo, coherentes con los valores democráticos e igualitarios.

Precisamente, ahora no solo asistimos a una burda simplificación por la mayoría de los gobernantes y poderosos (la OTAN buena, Rusia mala), sino que todavía más, se ha desencadenado una presión política, mediática y moral para adscribirse a una opción simple: el apoyo a la OTAN…

Junto con un pensamiento complejo es necesario un enfoque realista ligado a una teoría crítica, igualitaria-emancipadora-solidaria, es decir, a los grandes valores del progresismo europeo y los derechos humanos. La tendencia mayoritaria en las élites políticas e intelectuales es el posibilismo adaptativo a las dinámicas dominantes de los poderosos. Es cuando en nombre del realismo analítico y político se desplazan los ‘principios’, se manipulan o se quedan en retórica formalista. Se trata del oportunismo convencional…

El faro son las necesidades y demandas de las mayorías populares, atendiendo a la realidad de las relaciones de fuerzas sociopolíticas y, en su caso, de los equilibrios estratégico-militares y de poder…

En definitiva, no es suficiente poner en el mismo plano, en todos los momentos y circunstancias, quiénes son los malos o los buenos. Esa inercia rígida es mala consejera para explicar los cambios, explicar los grises y las ambivalencias y elaborar alternativas adecuadas. Hay que analizar el papel de los actores en cada contexto y combinar las distintas prioridades. Eso sí, para evitar caer en el posibilismo adaptativo y hacer frente a las dinámicas reaccionarias y autoritarias, hay que considerar los grandes valores asentados en la experiencia igualitaria-emancipadora-solidaria de la humanidad. Las estrategias alternativas deben ser realistas y tener en cuenta las grandes tendencias estructurales y sociopolíticas de fondo. Y la democracia, la paz, la seguridad y el bienestar social siguen siendo objetivos fundamentales.”

Referencia web original: https://rebelion.org/un-nuevo-pacifismo-realista-y-etico/

Referencia de la versión en Nueva Tribuna: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/nuevo-pacifismo-realista-etico/20220619121335199661.html

La autonomía estratégica europea. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (9/06/2022)

Transcribo la introducción de esta valoración sobre la defensa europea:

“¿Cuál es el problema estratégico para Europa? No la inferioridad militar europea, en su conjunto, cuya superioridad es evidente para el propio Putin, sino la falta de una estructura coordinada de defensa común. Es una cuestión política, de falta de determinación colaborativa de los Estados europeos, no de condiciones básicas para tener una fuerte capacidad operativa, suficientemente disuasora frente a cualquier adversario.

De momento y a pesar de los avatares de estas dos últimas décadas, la voluntad de las élites europeas es la subordinación de la defensa europea ante un mando operativo estadounidense, la ausencia de autonomía estratégica de los ejércitos europeos para determinar una línea de acción específica. La cuestión es que su supuesto modelo político, social, democrático y de relaciones internacionales, con características e intereses distintos del de EEUU y su proyecto imperial, no se puede consolidar con la subordinación estratégica-militar y de seguridad.

Hay que recordar, y lo reafirma el general José Enrique de Ayala (“Por qué lo llaman democracia cuando quiere decir poder”, 6/06/2022), que la misión de la OTAN no es promocionar la democracia frente a la autocracia sino asegurar su primacía geopolítica y militar para defender los intereses de los países miembros y, sobre todo, los privilegios de poder de EEUU con la subordinación europea. Además, también ha estado compuesta por países autoritarios, tiene acuerdos con otros muchos y ha intervenido en causas injustas. Una vez desaparecida la URSS y el Pacto de Varsovia como potencia mundial casi paritaria, la OTAN no tenía un bloque de poder alternativo.

Es el declive de EEUU como imperio prepotente y exclusivo, particularmente en el campo político-económico, junto con la multipolaridad de intereses de poderes intermedios (China, India, Rusia, Irán…) y las tentaciones autónomas europeas lo que hace que las administraciones estadounidenses (con algunas diferencias entre demócratas y republicanos) intenten revertir el deterioro de su hegemonismo con una fuga hacia delante a través de su mayor fortaleza: incremento de la militarización y el intervencionismo.

Pero esa dinámica choca con varios obstáculos: la actitud opuesta al incremento del gasto militar y al riesgo de involucrarse directamente en una guerra, por parte de mayorías sociales amplias, principalmente, de las bases de izquierda; la renuencia de las élites políticas europeas (francesas, alemanas e italianas) que expresan sus propios intereses autónomos y a pesar del giro atlantista de la socialdemocracia nórdica (y española); la relativa neutralidad de los Estados con mayor población mundial, con guerras y conflictos diversos, y que se ven afectados por las graves consecuencias socioeconómicas y humanitarias por un conflicto, para ellos, secundario.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/autonomia-estrategica-europea-geopolitica/20220609164346199350.html

 

El 15-M y la dinámica transformadora hoy. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 113 (1/06/2022)

Ensayo en el que analizo la formación de un nuevo sujeto político en esta década, el proceso de protesta cívica, el declive y fragmentación del espacio del cambio, el revulsivo del frente amplio y el recambio de liderazgo, los fundamentos de la dinámica social transformadora y la interacción del campo social y el político electoral. Selecciono varios párrafos:

“Lo que se mantiene, a pesar de todos los esfuerzos de sectores poderosos para su desgaste, en particular su expresión política, es una base social amplia que llamo ‘nuevo progresismo de izquierdas’, con fuerte componente social, democrático, feminista y ecologista, compuesto sobre todo por gente joven, mayoría precaria, con identificación sociopolítica de izquierdas.

Aquel amplio proceso de movilización social progresiva del primer lustro de la década cuestionó las políticas regresivas de los poderosos, reafirmó la acción colectiva por mayor democracia y justicia social y configuró una gran corriente social crítica más igualitaria y solidaria. Y permitió, en su segundo lustro, la formación del llamado espacio sociopolítico y electoral del cambio de progreso, con una influencia institucional relevante, en el marco del acuerdo del Gobierno de coalición progresista, con el comienzo, lleno de límites y altibajos, de un proceso de reformas sociolaborales y democráticas significativas pese a las grandes dificultades estructurales y la oposición de las derechas y grupos de poder.

En definitiva, la experiencia de esta pasada década permite clarificar la interacción de los procesos sociales de activación cívica, imprescindibles desde una perspectiva transformadora, con la conformación de las bases sociales de progreso y los fundamentos del cambio electoral e institucional, desde la pluralidad y la profundización democrática frente a los riesgos involucionistas de las derechas reaccionarias. Es conveniente aprender de ella para abordar de forma realista pero ambiciosa los nuevos retos de esta nueva década con un nuevo proyecto de país y la necesaria modernización socioeconómica y medioambiental.

Y, específicamente, en este nuevo ciclo político, avanzar en la conformación del llamado frente amplio, liderado por Yolanda Díaz, en torno a esos dos grandes ejes transformadores: justicia social e igualdad (incluida la de género), y democratización política (incluida la territorial), participativa y solidaria. Son evidentes las dificultades externas derivadas de las estructuras de poder económico e institucional, las fuerzas progresistas tienen sus limitaciones y deficiencias, incluso errores, pero no hay que dar por cerrado el ciclo del cambio de progreso. Hay dinámicas sociopolíticas enraizadas en la necesidad de respuesta a esos retos, una experiencia controvertida y compleja en la articulación de una representación político-institucional que debe madurar y renovarse y expectativas sociales y político-electorales por un nuevo ciclo transformador de progreso.”

Referencia web original: https://www.mientrastanto.org/boletin-213/ensayo/el-15-m-y-la-dinamica-transformadora-hoy

Meritocracia y justicia social. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (31/05/2022) y en Rebelión (3/06/2022)

Reflexión sobre las características de la meritocracia y la conveniencia de combinar tres tipos de justicia: equidad como proporcionalidad respecto de los méritos; igualdad de trato sin discriminación, y solidaridad o contrato social ante las necesidades. Transcribo la introducción:

“El criterio meritocrático como fundamento de la justicia tiene una larga tradición desde Aristóteles, aunque ya alude al criterio de necesidad. En los últimos siglos se ha ido combinando con otros dos tipos de justicia: la igualdad de trato o jurídica, basada en los derechos humanos, y la solidaridad como contrato social colectivo ante las necesidades sociales. Ambos son fundamento de la modernidad liberal o el estado de derecho, así como de la constitución de los Estados de bienestar, con su modelo protector y distributivo basado en la justicia social, tal como he explicado en el libro 'Cambios en el Estado de bienestar'.

Acaba de publicarse una interesante y amplia investigación, DERRIBANDO EL DIQUE DE LA MERITOCRACIA, de Future Policy Lab, que ha dado lugar a un vivo debate, estimulado por el artículo de uno de sus autores, Bernardino León: “Si quieres una auténtica igualdad de oportunidades, olvídate de la meritocracia”. Aquí, en primer lugar, comento algunas de sus características y, en segundo lugar, señalo algunos aspectos teóricos sobre los tipos de justicia.

El Informe es una contundente y argumentada crítica contra la meritocracia. Parto del cuestionamiento de la meritocracia como factor (principal) de ascensor social, tal como promete la ideología neoliberal, y como señalan acertadamente diversos artículos, entre ellos, de Elizabet Duval (27/05/22), Lilith Verstrynge (28/05/2022) y Antonio Maestre (29/05/2022). Veamos algunos matices.

Existe un elemento débil en el planteamiento general: el riesgo de quedar en la simple denuncia del esquema meritocrático, sin capacidad para construir una alternativa positiva y realista. El problema se traslada a sobre qué bases justas se rellena esa tarea. Un peligro ante esa dificultad es la infravaloración de ese enfoque crítico y la deriva posibilista que puede conllevar una idea propuesta: ‘toda alternativa se forja con una alianza de lo nuevo y de lo viejo’. Supone una reinterpretación de la teoría de la contradicción de Hegel donde la alternativa, la síntesis, supera a ambas partes, tesis y antítesis, con algo cualitativamente nuevo aunque conserve parte de ellas. Ahí está la diferenciación en el grado de reforma o de ruptura de lo nuevo respecto de lo viejo, entre lo que se renueva y lo que se conserva.

En este caso, ese criterio supone mantener algo del sentido de la meritocracia, sin apuntar un marco y una práctica alternativas y realistas, es decir, a una síntesis superadora de la contradicción igualitarismo/meritocracia. Se quedaría en un simple equilibrio intermedio. Pero entonces no hay ruptura del marco individualista de la simple reciprocidad esfuerzo / recompensa.

Desde luego, el pensamiento crítico e igualitario no se debe asimilar solo a ‘denuncia’, sin alternativa constructiva positiva y real. Una vez criticado el mito de la meritocracia como legitimación de las desigualdades distributivas y de estatus, veamos el sentido de la meritocracia real. Se trata de analizar lo que puede ser justo del esfuerzo individual para combinarse con los otros tipos de justicia en un marco sociohistórico y estructural más amplio y superador del marco del individualismo neoliberal.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/meritocracia-justicia-social-neoliberalismo-crisis/20220531180905199127.html

Referencia web de la versión en Rebelión (3/06/2022): https://rebelion.org/meritocracia-y-justicia-social/

Artículos ajenos con breves comentarios

Claridad en la perspectiva: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver: todos 

Ver: Artículos destacados 

(Abajo, el último)

Artículos ajenos del último mes:

No a la OTAN, sí ¿a qué?. Santiago Alba (29/06/2022)

Crítica al nuevo concepto estratégico de la OTAN aunque expresa su incapacidad para definir una alternativa; solo trasluce un posibilismo adaptativo. La tradición pacifista se opone al refuerzo de la confrontación de bloques militares, o sea, la gran mayoría está contra la invasión rusa de Ucrania y también contra el rearme de la OTAN; en ese sentido, los fundamentos del pacifismo son operativos y están vigentes aunque necesitan adecuación y renovación no siempre bien resuelta. Desde el punto de vista fáctico se va imponiendo esa política de bloques y la tensión belicista, pero la cultura pacifista todavía tiene una gran legitimidad cívica en España y Europa (ver encuesta del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores): amplia oposición al incremento del gasto militar, masiva preocupación por las consecuencias socioeconómicas, humanitarias y de seguridad derivadas de la prolongación y generalización de la guerra, apoyo a un acuerdo negociado en Ucrania o por la autonomía estratégica de Europa con otro modelo más democrático y social y de orden mundial más justo; son posiciones todas ellas contrarias a las decisiones actuales de la OTAN cuya nueva orientación estratégica de militarización se ve cuestionada. Son alternativas realistas y creíbles, con significativo apoyo popular, aunque no haya suficiente poder institucional para conseguirlas de inmediato. Destaco un párrafo:

“Doce años después, en Madrid, el nuevo "concepto estratégico" de la Alianza no solo es inseparable de la invasión rusa de Ucrania sino que, en un nuevo marco de confrontación entre potencias, se configura, de la manera más "ambiciosa", para hacer frente a Rusia y, sobre todo, a China como potenciales amenazas para la "seguridad atlántica". Esto implica, obviamente, más miembros y aliados, más gasto armamentístico, más innovación en tecnología militar y más riesgo de nuevas guerras. En términos globales, el nuevo concepto estratégico supone una amenaza agravada para el cambio climático y para la desigualdad social. En términos geopolíticos, supone la definitiva sumisión de Europa a unos EEUU cuyos intereses son muchas veces divergentes -y así lo perciben los propios dirigentes- respecto de los del viejo continente. En cuanto a la "frontera sur", las políticas de defensa y seguridad serán las mismas, enfocadas a controlar el terrorismo y la inmigración; es decir, a "resolver bien" o aún mejor, sin salpicaduras de sangre, las matanzas de esos humanos que reivindican de facto, baqueteados y doloridos, el inalienable derecho al movimiento y la hospitalidad. Conviene -ahora bien- no incurrir en monoteísmos reduccionistas. ¿Es razonable denunciar este "nuevo concepto estratégico" de la OTAN? Sin duda. Lo que no es razonable es ignorar el mundo en que se produce.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/46548/no-a-la-otan-si-a-que/

“El desmantelamiento de la OTAN es un requisito fundamental de la democracia”: Entrevista a Étienne Balibar, Silvia Federici y Michael Löwy (28/06/2022)

Debate interesante de tres intelectuales de izquierda, con una perspectiva pesimista del desarrollo de la guerra en Ucrania. Selecciono un par de respuestas:

EB: No se puede ser más que extremadamente pesimista sobre los acontecimientos que se avecinan. Yo mismo lo soy y creo que las posibilidades de evitar el desastre son muy remotas. Hay al menos tres razones para pensar así. En primer lugar, es probable que se produzca una escalada, sobre todo si la resistencia a la invasión consigue mantenerse; y no puede detenerse en las armas “convencionales”, cuya frontera con las “armas de destrucción masiva” se ha vuelto muy difusa. En segundo lugar, si la guerra termina con un “resultado”, será desastrosa en cualquier caso. Por supuesto, será desastroso si Putin logra sus objetivos aplastando al pueblo ucraniano y a través del estímulo que esto supone para empresas similares; o también si se ve obligado a detenerse y retirarse, con un retorno a la política de bloques en la que entonces el mundo quedará congelado. Cualquiera de estos resultados provocará un estallido de nacionalismo y odio que durará mucho tiempo. En tercer lugar, la guerra y sus secuelas frenan la movilización del planeta contra la catástrofe climática; de hecho, contribuyen a precipitarla.

SF: Yo también soy pesimista. Estados Unidos y otros países de la OTAN no tienen ninguna intención de asegurar a Rusia que la OTAN no extenderá su alcance hasta las fronteras de Rusia. Por lo tanto, la guerra continuará con consecuencias desastrosas para Ucrania, Rusia y más allá. En los próximos meses veremos cómo se verán afectados otros países europeos. No puedo imaginar otros escenarios futuros que no sean la extensión del estado de guerra permanente que ya es una realidad en tantas partes del mundo y, una vez más, el desvío de recursos muy necesarios para apoyar la reproducción social hacia fines destructivos.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220601/Politica/40089/

Europa, o el bloque atlántico: ¿cuál debería ser la apuesta de Madrid?. Javier de Lucas (26/06/2022)

Interesante. Es necesario un planteamiento global sobre los flujos migratorios del sur y evitar el marco de la política de bloques, con un proyecto europeo autónomo y no atlantista, basado en los derechos humanos. Selecciono un par de párrafos:

“Negar la dimensión de riesgo, incluso de potencial amenaza que puede entrañar esa constante demográfica que es la movilidad humana que se desplaza en sentido sur-norte (por más que la inmensa mayoría de esos movimientos, como ha explicado Whitol der Wenden, sigue el rumbo sur-sur) sería un error. Otra cosa es el empeño en reducirlos a esa dimensión potencial. Y lo peor es que semejante análisis deje de lado lo que ha de ser una prioridad, y no una concesión al buenismo: el respeto de los derechos humanos de los inmigrantes y desplazados. Ese respeto, esa garantía, no es una opción, sino una obligación de los gobiernos que pretendan ser mínimamente coherentes con las exigencias del Estado de Derecho y de la legitimidad democrática. Esos derechos no pueden ser objeto de negociación, de venta. Son obligaciones cuyo cumplimiento ha de ser exigible. Y no pueden quedar supeditados al criterio de optimización del beneficio, ni tampoco a la lógica geoestratégica.

Ante la necesidad de contar con un planteamiento nuevo de las relaciones de Europa con Africa, parecieran abrirse dos opciones que desgraciadamente entrarían en colisión: la de quienes lo enmarcan en esa prioridad geoestratégica de revenir los riesgos y amenazas del flanco sur y la de quienes entienden que esos flujos migratorios deben formar parte de un planteamiento global, en el que europeos y africanos construyamos un marco global de relaciones desde la perspectiva del mutuo beneficio y de las exigencias de promoción de la Democracia, los derechos humanos y el desarrollo sostenible. Por eso sostiene el economista J.Sachs que, si Europa quiere hacer una contribución seria para mejorar el mundo —también para los europeos—, no debería fijar su prioridad en el marco de la lógica de bloques que parece imponerse, esto es, centrada en el objetivo de conseguir que Ucrania gane la guerra contra Putin, sino que, además de tratar de lograr una solución negociada, diplomática, a esa agresión de Putin sobre Ucrania, por difícil que sea tal empeño, debería focalizar sus esfuerzos en asegurar la educación para cada niño en Africa.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/opinion/ideas-propias/europa-bloque-atlantico-deberia-apuesta-madrid_129_1266037.html

Un feminismo sin coartadas, complejo y protestón. Noelia Adánez (26/06/2022)

El feminismo como actividad critica tras el ideal de la igualdad. Destaco un párrafo:

“El feminismo emergió en el contexto de proclamación de igualdad universal por parte de las democracias liberales, posicionado desde un punto de vista discursivo en y como contradicción -no solo en el ámbito de la ciudadanía política, sino también en otras áreas de la vida económica y social. A pesar de los muchos cambios experimentados por la democracia liberal, su hegemonía discursiva se mantiene, y el feminismo es una de sus contradicciones. Al llamar la atención sobre sí mismo como contradictorio, el feminismo ha desafiado las maneras en que las diferencias sexuales se han utilizado para organizar las relaciones de poder y los déficits sustantivos de las democracias liberales.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/61121/un-feminismo-sin-coartadas-complejo-y-proteston/

Mijail Gorbachov y la Cumbre de la OTAN. Pere Ortega (26/06/2022)

La crítica al 'nuevo concepto estratégico' de la OTAN. Selecciono los párrafos finales:

“El nuevo Concepto Estratégico es seguro que reforzará la disuasión frente a Rusia, haciéndose éste más enérgico y anticipatorio, contemplando respuestas militares en todos los ámbitos: convencionales por tierra, mar, aire y espacio; e híbridos en el ciberespacio. Admitiendo respuestas militares convencionales y no convencionales a través de guerras híbridas, como así ya está ocurriendo en la guerra de Ucrania. Pero lo más relevante de este nuevo Concepto Estratégico será ver como se implementa la demanda de EE.UU. de que la OTAN dirija su mirada a China. Es decir, ampliar el radio de acción de la OTAN al Pacífico, y ver la respuesta de los aliados europeos a esta demanda que sin duda perjudica a sus relaciones comerciales con China donde Europa tiene grandes intereses.

Un nuevo Concepto Estratégico auspiciado por EE.UU. que impulsará el crecimiento del belicismo, de la carrera de armamentos convencionales y nucleares frente a Rusia, y ahora frente a China, con un incremento del gasto militar a cimas nunca alcanzadas. Una OTAN y un Concepto Estratégico que nos aleja de la seguridad compartida, de cooperación y la Casa Común para Europa que deseaba Gorbachov, pero también y es necesario recordarlo, del movimiento por la paz europeo de los años 1980 y que hoy, vistas las amenazas a la paz que se avecinan, deberíamos volver a relanzar.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/cronicas-insumisas/2022/06/26/mijail-gorbachov-y-la-cumbre-de-la-otan/

OTAN no, bases fuera. Rusia tampoco. Tomás Alberich (26/06/2022)

Una opinión critica equilibrada. Selecciono un par de párrafos:

“¿Cuáles han sido y son los mayores enemigos de la Unión Europea? Evidentemente Rusia y Estados Unidos. USA le ha interesado una unión de mínimos, desde siempre ha trabajado por una UE domesticada, a su servicio, y lo ha conseguido en la mayoría de los casos y conflictos. Solo le interesa que exista mientras no le haga la competencia económica, ni política, ni militar. Como las ultraderechas de todos los países, USA apoyó el Brexit: divide y vencerás. Y a Rusia también. El apoyo directo del gobierno ruso a los partidos ultraderechistas europeos está más que demostrado, ha sido la colaboración directa a todas las organizaciones ultranacionalistas y fundamentalistas cristianas, que ponen por delante la defensa de la independencia de cada país por encima del respeto a los Derechos Humanos y por encima de cualquier cesión de soberanía a la UE. En esto coinciden por igual Rusia y USA. Son los enemigos evidentes del desarrollo de la UE…

La OTAN celebra su cumbre en Madrid en los próximos días. Y habrá las lógicas manifestaciones de protesta por este encuentro internacional de una organización bélica que desde hace décadas perdió su razón de existir. Que ha intervenido fuera de sus fronteras repetidas veces, a pesar de lo que diga Borrell, la OTAN bombardeó Serbia, Libia, etc. Pero, a pesar de todo, si consideramos que el mundo cambió el 24 de febrero, con la injustificada invasión rusa de Ucrania, parece un error de bulto que en la publicidad de las manifestaciones de protesta solo se vean eslogan de "contra la OTAN, por la paz..." Las posiciones desde las izquierdas y organizaciones progresistas tienen que ser claras y globales. No a la OTAN y no a Rusia. No se ha seguido el ejemplo de algunos carteles y plataformas republicanas, con mensajes más claros "Fuera tropas rusas de Ucrania... y es un error. No queremos ni imperialismo norteamericano ni ruso.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/61125/otan-no-bases-fuera-rusia-tampoco/

La fatiga política se instala en España empujada por el rechazo a la teatralización de la vida pública. Fernando Varela (25/06/2022)

Indicios para valorar, con la opinión de varios informes y expertos. Destaco varios párrafos:

“La política asociada a la pandemia ha disparado la cifra de personas que huyen de las noticias para evitar la ansiedad. Cada vez más datos apuntan a un rechazo creciente de la política como representación que se ha adueñado del espacio público…

La proporción de personas que están muy interesadas en las noticias ha caído de forma acusada en todo el mundo. En España la cifra se lleva la palma: en 2015, en plena efervescencia política, la cifra era de un 85%, muy por encima de países como Alemania (74%), Reino Unido (70%) o Estados Unidos (67%). En 2022 ese porcentaje se ha dado la vuelta: apenas el 55% de los españoles está muy interesado en las noticias, significativamente por debajo de muchos de los países de nuestro entorno, según datos recogidos por el Reuters Institute en la investigación que lleva a cabo cada año sobre los medios de comunicación. Es una caída de 20 puntos en sólo siete años.

El informe del Reuters Institute afirma que los datos sugieren que esto está pasando por una combinación de “dos problemas diferentes pero relacionados”. En primer lugar, la aparición de “una minoría de personas activas en Internet, muchas de ellas más jóvenes o menos educadas, que se han desconectado en gran medida de las noticias, tal vez porque no creen que sean relevantes para sus vidas”. Y luego, por separado, “encontramos una disminución más generalizada en el interés y el consumo de noticias que afecta a un un grupo mucho más amplio, que puede estar relacionado con los cambios estructurales en la manera en que se distribuyen las noticias, la naturaleza del propio ciclo de noticias o ambos”.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/politica/fatiga-politica-instala-espana-empujada-polarizacion-teatralizacion-vida-publica_1_1267274.html

Lo que va de ayer a hoy en la lucha anti-OTAN. Gabriel Flores (24/06/2022)

Vigencia de la oposición a la OTAN, a su rearme y refuerzo y al belicismo de los bloques militares, al mismo tiempo que la defensa de la autonomía estratégica europea, con el desarrollo de una cultura y acción pacifista para la resolución de conflictos. Añade una fuerte carga crítica hacia lo que denomina sectores marginales de la vieja izquierda que no comprenderían esa tarea. Selecciono un par de párrafos:

“La lucha por la paz en Europa no puede sostenerse hoy en el no a la OTAN; tampoco y en menor medida sobre la aceptación del rearme y el reforzamiento político, militar y social de la OTAN aprovechando el temor que genera el belicismo de gran potencia nuclear con el que pretende asegurarse su supervivencia el régimen de Putin. Se trata, antes bien, de consolidar un programa de defensa y seguridad específicamente comunitario que aspire a cotas crecientes de autonomía estratégica respecto a la OTAN y a EEUU…

La tarea pacifista crucial es oponerse a una restauración del viejo y felizmente desaparecido orden mundial de los años 80, frenar el desarrollo de las tendencias belicistas y militaristas y favorecer los escenarios en los que el peso de la cultura de la paz, las posibilidades de negociación, la defensa de la legalidad internacional y los derechos humanos tengan la mayor relevancia posible.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/lucha-anti-otan/20220624091054199806.html

La opinión pública y la guerra. Pablo Iglesias (23/06/2022)

Comentarios a datos muy interesantes de una encuesta oficial europea. Es mayor la oposición al rearme y la prolongación de la guerra en Ucrania que la estrategia contraria aprobada por la OTAN. Destaco un párrafo:

“Según el estudio, las posiciones pacifistas son dominantes en Francia, Italia, Alemania, Suecia y España. En estos países el 42% apoya un alto el fuego inmediato, frente al 23% que desea continuar la guerra hasta la victoria del ejército ucraniano. En España, el 35% defiende la paz inmediata, mientras que solo el 15% apuesta por continuar la guerra. Los indecisos españoles representan el 26% lo que permite llegar a una conclusión: en España la posición partidaria de parar la guerra ya es la mayoritaria a pesar de ser una posición que solo ha defendido sin complejos Podemos y las izquierdas independentistas.”

Referencia web original: https://www.publico.es/politica/opinion-publica-guerra.html

Hablemos de China, ahora que podemos. Augusto Zamora R. (23/06/2022)

El cerco militar de EEUU (y la OTAN) a China y el conflicto geopolítico mundial. Destaco varios párrafos:

"Aunque no es tema que se mencione en los relatos periodísticos, por razones que usted, dilecto y sagaz lector podrá imaginar, EEUU lleva décadas manteniendo ‘cercada’ marítimamente a China, si bien, hasta hace poco tiempo, dentro de unos parámetros, digamos, aceptables, por eso de hacer de la ofensa una virtud. No obstante, a partir de 2017 y, especialmente, de 2018, luego de oficializarse la doctrina militar aprobada ese año, EEUU pasó a calificar a China como su mayor amenaza mundial y a considerarla el único país capaz de desafiar el poder estadounidense en todos los ámbitos. En suma, la única potencia que amenazaba su hegemonía en el océano Pacífico, que es, para EEUU, el área más vital y estratégica del mundo (tomen notan, atlantitos). De la nueva estrategia de ‘contención’ de China nacieron distintas iniciativas, de las comerciales a las más abiertamente militares, sin otro objetivo que crear dos anillos de fuego que dejaran a China recluida en su territorio continental. China, de lo más ‘feliz’ con eso…

Queda apuntar que EEUU, como no siente que con sus propios recursos pueda con China –menos aún si China y Rusia van de la mano- quiere que el gallinero europeo se una a su Frente Pacífico. Es decir, que vayan al otro lado del mundo a morir para mayor gloria de Washington. Este plan está tan madurado, que a la reunión de la OTAN en Madrid asistirá el ministro de Defensa de Japón, lo que no había ocurrido nunca.

La reunión madrileña de la OTAN será una auténtica misa negra con aquelarre final para crear un frente anti-chino y anti-ruso, preparatorio del primer conflicto auténticamente global de la historia humana. Pero, don't worry, be happy. ¿Para qué ocupar el tiempo en esas minucias si lo que importa es fichar a ‘cracks’ futbolistas? ¿Para qué, si toca discutir del sexo de los ángeles, que es lo que hacen las almas puras? Cuando la retreta llame a la recluta para los Mares del Sur no se sorprendan, angelitos.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/61004/hablemos-de-china-ahora-que-podemos/

Andalucía, donde la derecha gana espacio y la izquierda pierde tiempo. José Antonio Pérez Tapias (23/06/2022)

Evitar la melancolía y apostar por una transformación emancipadora. Selecciono un par de párrafos:

“La conclusión es que en Andalucía la derecha ha ganado espectacularmente en espacio político. Mientras tanto, el problema de fondo de la izquierda es que ha perdido tiempo, y no solo tiempo en su culpable lentitud a la hora de afrontar la convocatoria electoral que se veía venir. Las izquierdas, en sus tres bandas, han perdido la capacidad de situarse como debieran en el tiempo histórico en el que estamos, dejando escapar ese “tiempo ahora” que el filósofo Walter Benjamin cifraba como momento abierto a la respuesta ante lo que acontece. Por ello y recogiendo lo que decía hace décadas el analista alemán Reinhart Koselleck, la potencia de la izquierda en cuanto a abrir para la acción política un “horizonte de expectativas” es lo que ahora se echa en falta. De ahí la carencia en cuanto a un proyecto renovado, a un discurso en el que se enmarque la misma gestión política ofreciendo un hilo conductor de hacia dónde se quiere ir.

Es el déficit señalado lo que explica la falta de movilización habiendo incluso logros de los que enorgullecerse, desde la reforma laboral hasta el salario mínimo o el ingreso vital. Si falta un hilo conductor, hasta los logros positivos se quedan en el bagaje disperso que arrollan tiempos difíciles de crisis, de inflación, de consecuencias de la guerra en Ucrania, de decisiones sin razones suficientes que las expliquen… Y sin un plan claro para problemas tan graves como qué hacer con nuestro Estado y su pluralidad nacional, algo para lo que no tiene respuesta el españolismo regionalista en que consiste, en el mejor de los casos, el autonomismo del PP. Los partidos que se presentan sin otra etiqueta que la de “progresistas” se quedan así en el vacío cuando en tiempos inciertos se derrumba la fe en un progreso que estaba mitificado. Aparece entonces una profunda melancolía, pero se quedará en sentimiento refugiado en la impotencia si no es capaz la izquierda de transmutarlo en potencial de transformación emancipadora mirando de frente las causas de las derrotas.” https://www.eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/andalucia-derecha-gana-espacio-izquierda-pierde-tiempo_129_9108744.html

Preguntas para la izquierda. Neus Tomas (21/06/2022)

Una necesaria reflexión, con buena justificación estadística: La acción reformadora del Gobierno de coalición no es suficiente para estimular la participación y el apoyo electoral de una parte significativa de bases populares de izquierda. La conclusión es evidente: no giro al centro sino más profundidad transformadora. Selecciono varios párrafos

“A la izquierda le ha penalizado la abstención y algunos incluso se han cambiado de partido. Eso le obliga a una reflexión que va más allá de tomar nota. El Gobierno debe preguntarse por qué las medidas económicas y sociales adoptadas para paliar los efectos derivados de la crisis, la pandémica y la provocada por la guerra en Ucrania, no son suficiente motivo para apoyarles entre muchos de los electores que han sido los principales beneficiarios de esas decisiones. No basta con decir que se ha hecho mucho, como repiten desde hace meses en la Moncloa. Lo que debe responderse es si han hecho suficiente. Su posición respecto a cuándo y cómo debe ser el impuesto a las eléctricas o el control de los precios del alquiler pueden ser dos buenos puntos de partida para reflexionar sobre ello.

Otra pregunta, también incómoda, que debe hacerse en este caso el espacio que se sitúa a la izquierda del PSOE es si la fragmentación que les ha penalizado en las urnas (si Por Andalucía y Adelante Andalucía hubieran ido juntas, habrían tenido cinco escaños más) puede sostenerse mucho tiempo más. El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, ha llamado a “reaccionar, tomar nota y hacer autocrítica”. Reconocer un error es el primer paso para poder enmendarlo.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/preguntas-izquierda_129_9102371.html

Los resultados de las elecciones de Andalucía, calle a calle: consulta qué votó cada manzana. Raúl Sánchez, Victoria Olivères y Ana Ordaz (20/06/2022)

Exhaustivo análisis estadístico, con diversos gráficos, del voto por opción ideológica (izquierda/derecha), por sexo y por nivel socioeconómico.

Referencia web original: https://www.eldiario.es/andalucia/resultados-elecciones-andalucia-calle-calle-consulta-voto-manzana_1_9099247.html

Otro giro reaccionario: sobre migración y prostitución. Jorge Lago (20/06/2022)

Una crítica acertada a las incoherencias de cierta izquierda que con ideas moralistas caen en la prioridad nacional y olvidan los intereses de gente discriminada. Destaco las conclusiones:

“Con cuatro corolarios: uno, quedar inmaculados moralmente pero incapacitados para la acción política, como esas almas bellas que no se manchan con lo real al tiempo que decretan una y mil veces la superioridad moral de unas metas e ideales que, sin embargo, no pueden traer al presente y así realizarlas. Dos, y por efecto de esa deserción de lo político, desplazar el campo de actuación: de la libertad al código penal, es decir, del anhelo de una ampliación de las libertades y derechos a decretar la necesidad de restringirlos. Se buscar así cerrar fronteras y prohibir (la prostitución, la pornografía, el deseo que los anima, la migración o lo que fuere que rechazamos con toda legitimidad), en lugar de ampliar las posibilidades materiales de vida (generar alternativas reales y preferibles a la prostitución, además de favorecer la regulación de su ejercicio mientras siga existiendo), tanto como las formas culturales que la organizan (trabajar en la educación, por ejemplo, del deseo masculino, ese espacio de lo humano que no puede, porque no sirve, ser legislado, pero sí transformado culturalmente). Tres, enfrentar a unos grupos sociales con otros, a trabajadores de aquí con trabajadores de allí, o a unas mujeres con otras, las que reclaman la prohibición con las que tienen en ella su forma de sustento, en lugar de trazar formas comunes de lucha (ante aquello, precisamente, que pone en común a esos distintos grupos humanos: sea el capitalismo o el patriarcado). Cuatro, acabar transfigurando el moralismo en su mismo contrario, pues sabemos que cerrar fronteras no impide la migración, sino que genera muerte en los pasos fronterizos tanto como miedo y vulnerabilidad en los países de destino; y porque sabemos, también, que prohibir la prostitución no acaba con ella —en ningún país que la ha prohibido lo ha hecho—, sino que sitúa en condiciones de riesgo y enorme vulnerabilidad a quienes la ejercen. Son estos corolarios los que me resultan altamente preocupantes, y los que explican un giro en la izquierda, precisamente el que, en nombre de valores morales supuestamente superiores, acaba sustituyendo los derechos por el derecho, la ampliación de libertades por la ampliación del código penal, la universalidad y las metas comunes por el enfrentamiento entre distintos grupos sociales dominados y, en fin, la espera idealizada de un cambio social que, al no llegar, colabora en las formas presentes de sufrimiento.”

Referencia web original: https://www.infolibre.es/opinion/ideas-propias/giro-reaccionario-migracion-prostitucion_129_1260478.html

Amarga cosecha que aún puede ser peor. María Iglesias (20/06/2022)

Una reflexión seria y equilibrada sobre las deficiencias de las izquierdas, ni centrismo autocomplaciente, ni división sectaria. Toca aprender y rectificar, con un proyecto transformador y ganador. Destaco los párrafos sobre la izquierda alternativa:

“Es evidente que la izquierda a la izquierda del PSOE tenía una oportunidad de oro para haberse fortalecido como alternativa y la ha desaprovechado por la obvia y cruda división cainita. De haber ido juntas, Por Andalucía y Adelante Andalucía, obteniendo los mismos resultados que han tenido, habrían sacado 13 escaños en vez de sus actuales 5 y 2.

Reconociendo el mérito del acuerdo in extremis de Por Andalucía, el mérito de ellos y de Adelante Andalucía para resistir frente al poder del dinero y los grandes medios ¡han perdido la mitad de representación que tenían desde 2018! Por más comprometidas y elocuentes que sean, cada cual en su estilo Inma Nieto y Teresa Rodríguez, era esperable que mucha gente desconfiara de la capacidad de Por Andalucía y Adelante Andalucía para gestionar las diferencias entre sí –y en el caso de Por Andalucía, además, las internas entre IU, Podemos y Más País– inmediatamente después de estas elecciones tras haber sido tan incapaces de hacerlo justo antes.

El estado de las izquierdas andaluzas no daba para ganarse el gobierno. Quizá si un milagro les hubiera llevado a San Telmo tampoco habría sido bueno porque habrían postergado los cambios y la verdadera unidad que urge construir ya.

Las primeras reacciones tras la derrota ahondan más que disipan la preocupación. Con Podemos desde Madrid responsabilizando del mal resultados a IU y Yolanda Díaz y Teresa Rodríguez diciendo que los dos escaños de Adelante Andalucía son «objetivo cumplido». ¿A qué grados de auto-lesión están dispuestos a llegar y a llevarnos?

Los mimbres de la izquierda, en definitiva, no daban para un cesto. Quizá si el cesto hubiera salido por arte de magia tampoco habría sido bueno porque unos y otras habrían creído que la senda errada era buena y la habrían mantenido. Cuando urge que la cambien. Porque, a pesar de los pesares, les necesitamos. Ojalá un día, más pronto que tarde, comprendan que su interiorización lúcida de las críticas les acercará a una noche de victoria electoral mucho antes que enrocarse en no rectificar rodeados de halagadores pagados.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/andalucia/desdeelsur/amarga-cosecha-peor_132_9098996.html

Colombia, Francia, España: cinco reflexiones sobre el ciclo que viene. Pablo Bustinduy (20/06/2022)

Una valoración frente al fatalismo transformador, con una oportunidad para afrontar la crisis sociopolítica de las izquierdas, con un refuerzo del papel protector del Estado y la activación popular… con una orientación de progreso. Selecciono el último párrafo:

“La traducción europea de este momento tiene una complejidad añadida, marcada por el agotamiento del ciclo político que se inició en 2008 y a la vez por su prolongación. La economía política de Europa está en una crisis profunda, abierta, que afecta tanto al plano material como al ideológico. La guerra, la crisis energética y la inflación pesan tanto como la profunda desorientación de la política económica y exterior de la Unión: no hay una idea hegemónica de futuro, ni correlaciones de fuerza fijadas, ni otra certeza que no sea la de una profunda reorientación del poder europeo en los años por venir. En ese contexto, la izquierda debe saber leer tanto el momento geopolítico como el momento social: la paradoja es que ambos tensionan a menudo en direcciones distintas. De ahí nace la asimetría entre el estado de ánimo de la izquierda y su capacidad de pensar. Dicho de otra manera: quizá no sea tiempo de grandes esperanzas, pero es posible que no haya en décadas para la izquierda un momento más crítico, más decisivo y también con un potencial mayor para la ambición. Mientras se contaban los votos en Andalucía, Mélenchon describía ante sus bases las grandes oportunidades que se abren para rehacer la organización de un mundo que se acaba, un mundo incapaz de contener el caos. De esa paradoja nace una tarea inmediata; también una responsabilidad sin excepción.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/46359/colombia-francia-espana-cinco-reflexiones-sobre-el-ciclo-que-viene/

Contra los fetiches de las derechas, una política de la resistencia. Noelia Adánez (18/06/2022)

Interesante disertación. Selecciono un párrafo:

“Hay distintas maneras de abordar el quehacer político en democracia y las ideologías, tan desprestigiadas en nombre de la neutralidad y de la eficacia -los dos estandartes del nuevo sentido común de derechas- aún tienen recetas para hacerlo. Neutralidad y eficacia son fetiches de las derechas que están logrando hacer verosímil que lo ideológico es malo y la política solo sirve cuando no trabaja al servicio de ninguna ideología. Por ideológico entienden todo lo procedente de una izquierda que asume su contexto posmoderno, su crisis cultural y el horizonte inmediato de emergencia ambiental. En este sentido, el feminismo o el ecologismo son presentados por sus críticos como los discursos más saturados de ideología y, por lo mismos, los más despreciables.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/46248/contra-los-fetiches-de-las-derechas-una-politica-de-la-resistencia/

El puritanismo de la extrema derecha. Ana Requena (17/06/2022)

Bien: por la educación afectivo sexual frente a la cultura reaccionaria. Destaco un párrafo:

“Ellos son los puritanos. Nosotras queremos seducción, conquista y sexo, pero no a costa de nuestra incomodidad ni de nuestra desinformación. Queremos ligar, follar, disfrutar, reír, amar, pero con nuevas normas. Para construirlas necesitamos a una juventud informada cuya educación pase por romper tabúes y por el acceso a una educación donde la sexualidad, los afectos y las relaciones estén presentes con la normalidad con la que están incorporados a nuestras vidas. Necesitamos una conversación pública sobre sexualidad, voluntad, deseo y respeto.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/puritanismo-extrema-derecha_129_9093962.html

Inflación o recesión: un dilema que los bancos centrales ya no pueden resolver. Jorge Tamames (16/06/2022)

Sobre los actuales dilemas de política económica y la impotencia de la política monetaria. Selecciono varios párrafos:

“Todo ello nos lleva a una paradoja incómoda: endurecer la política monetaria parece tan ineludible como inoportuno. Ineludible porque no es viable mantener tipos de interés negativos cuando la inflación en la zona euro es cuatro veces superior a los mandatos del BCE y la Fed. Y porque los programas de liquidez extraordinaria ya han aumentado enormemente la desigualdad económica, al inflar desproporcionadamente los mercados bursátiles. Cabe recordar, además, que estas políticas monetarias siempre fueron un parche tecnocrático ante la incapacidad política –de los diferentes gobiernos europeos, o de la presidencia y el legislativo estadounidenses– para coordinar una respuesta solidaria y eficaz a la crisis de 2008.

Con todo, subir tipos ahora acarrea riesgos inmensos. Obstaculizará la financiación de hogares, empresas y el sector público. Si el BCE no resulta creíble en su programa de apoyos a países como España e Italia, se arriesga a causar una fragmentación financiera en la UE. Las subidas en EEUU, por otra parte, pueden generar una crisis de deuda en las economías emergentes, dificultando su acceso a financiación e inversión directa. Todo ello agravará una recuperación poscovid cada vez más frágil. Aunque nunca exista un momento ideal para endurecer la política monetaria, el contexto actual es especialmente inoportuno…

En el pasado los banqueros centrales se consagraron como autoridades incuestionables. Todo apunta a que esta década expondrá los límites de su poder.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/46173/inflacion-o-recesion-un-dilema-que-los-bancos-centrales-ya-no-pueden-resolver/

Paz versus justicia: la próxima división europea por la guerra en Ucrania. Iván Krástev y Marco Leonard (15/06/2022) 

Una interesante valoración, muy detallada, a partir de una encuesta europea del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores: Clarificadora sobre las distintas opiniones en Europa, con fuerte oposición a la militarización y la guerra. Transcribo la conclusión (hay versión en castellano):

“La guerra es como una montaña rusa: la opinión pública puede cambiar con cada giro y vuelta, y también es un motor muy poderoso. Como escribió recientemente Gideon Rachman del Financial Times : “La guerra en Ucrania se está librando esencialmente en tres frentes y entre tres protagonistas. El primer frente es el propio campo de batalla. El segundo frente es económico. El tercer frente es la batalla de voluntades. Los tres participantes son Rusia, Ucrania y la alianza occidental que respalda a Ucrania”.

Lo que sucede en cualquiera de los tres frentes afecta a los otros dos. Los éxitos militares de Ucrania son críticos para reforzar el tamaño del campo de la Justicia (cuyo líder informal, Zelensky, tiene una extraña habilidad para comunicarse con el público europeo). Los partidarios del campo de la paz ya son el grupo más grande entre los ciudadanos europeos y probablemente aumentarán en número si crece la sensación de que las feroces sanciones económicas contra Rusia no están dando resultados.

Entonces, ¿qué dicen los hallazgos de esta nueva encuesta sobre la batalla de voluntades en curso y cómo mantener el apoyo a las medidas tomadas para armar a Ucrania y sancionar a Rusia? La dependencia de Ucrania de las acciones de sus vecinos europeos significa que es probable que quien gane esta batalla de voluntades sea aún más importante que lo que ocurra en los terrenos económico y militar.

Las próximas semanas serán críticas y los datos muestran que debería ser posible mantener a Europa unida con los mensajes políticos correctos. La encuesta sugiere que la ruptura de Europa con Rusia es irreversible, al menos a corto y medio plazo. Ahora no hay ninguna posibilidad de que los europeos sueñen con integrar a Rusia en sus propias estructuras o comunidad política. Parecen estar mirando hacia un mundo en el que Europa se desvincule por completo de Rusia.

Pero el consenso europeo sobre Rusia no se traduce automáticamente en una posición común sobre qué roles debe desempeñar la UE en la guerra. Los datos anuncian una creciente divergencia entre el campo de la paz y el campo de la justicia a medida que la guerra se prolonga y los costos asociados con ella crecen.

La encuesta expone divisiones potenciales sobre los refugiados, la adhesión de Ucrania a la UE, el impacto en los niveles de vida y la amenaza de una escalada nuclear. Estos se combinan en un cisma central entre los campos de la Paz y la Justicia. En muchos países europeos, la causa de Ucrania podría dejar de ser un esfuerzo nacional unificador y convertirse en un tema político divisorio.

Pero, además de causar tensiones dentro de los países individuales, la guerra podría significar que las posturas políticas de estados como Polonia e Italia diverjan cada vez más. En las primeras etapas de la guerra, los países de Europa central y oriental se sintieron reivindicados en su anterior actitud agresiva hacia Rusia, y han ganado confianza y poder dentro de la UE. Pero, en la próxima fase, países como Polonia podrían verse marginados si el campo de la paz amplía su atractivo entre los demás estados miembros.

La clave para mantener la unidad europea en apoyo de Ucrania es tomar en serio los temores de una escalada y presentar el conflicto como una lucha defensiva contra la agresión rusa en lugar de hablar de la victoria de Ucrania y la derrota de Rusia. Si bien el conflicto de Ucrania aún podría resultar ser la partera de una UE mucho más fuerte, esta investigación muestra que el apoyo al aumento del gasto en defensa es más débil entre el público de lo que podría parecer si solo se escuchara a los líderes políticos.

Quizás el signo más preocupante es que la mayoría de los europeos ven a la UE como un gran perdedor en la guerra, en lugar de interpretar su unidad relativa como un signo de fortalecimiento de la unión.

Sigue existiendo el peligro de que los campos de la paz y la justicia puedan llegar a estar tan polarizados como los deudores y acreedores en la crisis del euro de principios de la década de 2010. Si se permite que esto suceda, y si la UE queda inmovilizada por sus propias divisiones, entonces la guerra podría señalar la marginación permanente de Europa en el escenario mundial.

La opinión pública europea fortaleció la unidad de la UE frente a la invasión rusa de Ucrania. Ahora depende de los líderes de Europa mantener esta unidad. Encontrar un lenguaje que atraiga a los votantes Swing (duro con Rusia, pero cauteloso sobre los peligros de una escalada) podría proporcionar una forma de cuadrar el círculo de la opinión pública.

Si la UE logra mantener el amplio frente que ha mostrado hasta ahora, y si los gobiernos de todos los bandos se unen en lugar de tratar de humillarse unos a otros, una Europa geopolítica más fuerte aún podría emerger de la sombra de la guerra. La forma en que se resuelva la invasión rusa de Ucrania tendrá consecuencias de gran alcance para el conflicto que se está gestando entre Estados Unidos y China.”

Referencia web original: https://ecfr.eu/publication/peace-versus-justice-the-coming-european-split-over-the-war-in-ukraine/

¿Es posible un acuerdo de paz para Ucrania? Vicenç Fisas (14/06/2022)

Bastante razonable. Selecciono un párrafo:

“En esta guerra, las puertas que siempre hay que dejar abiertas para encarar en algún momento una negociación, se fueron cerrando muy deprisa, demasiado deprisa, de manera que ahora estamos huérfanos en cuanto a salidas diplomáticas, al carecer de un pequeño grupo de países que, desde el primer momento, se reservaran para cumplir ese papel, aun a riesgo de recibir críticas de flaqueza, cuando en realidad se trata de lo contrario. Incluso dentro de la estructura de la Unión Europa, en su ámbito de política exterior y de seguridad, siempre debería haberse mantenido abierta una puerta para la negociación. En cambio, se ha hecho lo contrario y se ha apostado por la confrontación.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/posible-acuerdo-paz-ucrania_129_9079806.html

Política omnívora. Ignacio Sánchez Cuenca (14/06/2022)

Analiza una paradoja. El consenso de fondo sobre el sistema económico y la fuerte pugna ideológica, llamada políticas de identidad como reflejo de nuestros valores morales e ideológicos, iniciada en los movimientos de protesta de los años sesenta. Podríamos decir que, especialmente con la crisis socioeconómica y las políticas de austeridad (2008/2014…), así como por el avance en los derechos sociales y civiles (feminismo…), se cuestionan masivamente elementos de la situación de desigualdad y de las políticas económicas neoliberales y que hay una reacción conservadora y autoritaria del poder establecido y grupos privilegiados ante los avances sociales, culturales y democráticos, intentando imponer una regresión sociopolítica. Selecciono un párrafo:

“La ideologización es consecuencia del cambio cultural que comenzó a operar en las sociedades más desarrolladas en el último tercio del siglo XX, acelerado en nuestros días por la revolución digital. En este sentido, la penetración de la ideología en todas las esferas de la vida no es una opción y, desde luego, no resulta de la deriva supuestamente producida por una izquierda que apuesta por la diversidad y las identidades. Ya quisiera la izquierda tener esa capacidad de transformación social. Más bien, se trata de un cambio estructural y duradero. Dado que elegimos estilos de vida muy diferentes y vemos el mundo de acuerdo con criterios morales e ideológicos particulares ¿¿estamos condenados a soportarnos sin entendernos o encontraremos formas de convivencia y cooperación aun pensando de manera radicalmente distinta? Este es uno de los principales retos a los que se enfrentan nuestras democracias.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2022-06-14/politica-omnivora.html

A propósito de ‘La reproducción’. Marina Subirats (mayo 2022)

Interesante entrevista a la socióloga en el número monográfico de la Revista de Sociología de la Educación (RASE) 2022, vol. 15, n.º 2, dedicado a “La sociología de la educación después de Bourdieu”. Resalto una respuesta:

“Me he referido antes a que la problemática de Bourdieu no se ha continuado del todo o que ha sido en parte abandonada, porque no se ha considerado como clave o suficientemente el análisis de clases sociales y, por otro lado, por los planteamientos de la teoría de la resistencia que critica a Bourdieu contestándole que el sistema educativo es presentado por él como una máquina que tritura a la gente y la gente no puede hacer nada. La teoría de la resistencia le contesta a Bourdieu que la gente tiene la capacidad de enfrentarse y de resistir a la adquisición de los elementos de alta cultura, pero entonces lo que ocurre es que el fracaso queda justificado porque has contribuido a fracasar, al rechazar las formas culturales que la escuela valora. Esta teoría tampoco nos ha llevado mucho más lejos.”

Referencia web original: https://ojs.uv.es/index.php/RASE/article/view/24495/20760

¡Es la economía, socialdemócratas!. Marco Schwartz (10/06/2022)

Superar el centrismo en lo económico laboral y la retórica formalista en lo cultural por parte de la socialdemocracia para hacer frente a las derechas reaccionarias. Señalo un párrafo:

“Entregada por completo a las reglas del juego neoliberales, la socialdemocracia se refugió en el terreno de los derechos civiles (feminismo, matrimonio homosexual, eutanasia, discurso ante la inmigración) para diferenciarse de la derecha. Sin poner en cuestión que el tema de derechos y libertades sea de capital importancia, sirvió en cierta forma de coartada para rehuir el debate sobre la economía, que era el gran escenario en el que se batían la izquierda y la derecha antes de los años 80. El hecho es que el neoliberalismo y la globalización, tal como los hemos conocido hasta ahora, han entrado en zozobra (lo dice incluso la biblia del liberalismo The Economist), y la socialdemocracia se muestra incapaz de tomar acciones estructurales, en el sentido marxista del término, ante lo que parece ser un cambio de época. Como señalaba atinadamente Pere Rusiñol en este mismo diario, ya no basta con llamar ‘fachas’ a Vox: si la socialdemocracia –la española y la europea- no vuelve a hacer de la economía uno de sus sellos de identidad, seguirá sufriendo una desbandada de votantes.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/economia-socialdemocratas_129_9070087.html

Un ejército europeo: ¿maldición o necesidad?. Jesús A. Núñez (9/06/2022)

Una idea por debatir sobre la defensa europea mejor que la OTAN. Selecciono un párrafo:

“Es sobre todo gracias a factores externos tan potentes como el creciente desencuentro con Washington –que llevó a Angela Merkel a concluir que EEUU ya no era un socio fiable–, la profundidad de la crisis económica y la pandemia –que han mostrado las insuficiencias nacionales frente a impactos globales– y la asertividad militarista de Putin cómo se han ido venciendo las reticencias nacionalistas para analizar de forma conjunta las amenazas a las que nos enfrentamos y cómo podemos/debemos responder. Y es la percepción de las carencias existentes –a pesar de que la UE sería la segunda potencia militar del planeta si sus capacidades respondieran a una agenda común– lo que parece ahora, con Ucrania como incentivo de última hora, acelerar aún más la dinámica comunitaria en el terreno de la política exterior, de seguridad y defensa.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/internacional/ejercito-europeo-maldicion-necesidad_129_9063808.html

Alemania después de Merkel y la guerra en Ucrania. Ruth Ferrero-Turrión (9/06/2022)

Buena descripción de los dilemas y el giro alemán. Selecciono varios párrafos:

"El debate entre verdes y socialistas en relación con la posición alemana frente a la guerra va más allá de sus fronteras. Estas posiciones se suman al realineamiento que se está observando entre las posiciones más atlantistas sin fisuras en el que se alinean los países del este, del centro y del norte europeo, frente a aquellos que apuestan por una mayor autonomía estratégica en relación con Washington donde se sitúan Francia, Alemania o Italia será determinante para ver en qué dirección avanza la UE…

El giro dado por Scholz en su discurso ponía fin al pacifismo tradicional alemán de la posguerra, alimentado por su sentimiento de culpa. Contra los postulados histórico donde una Alemania dirigida por el SPD no sería incondicionalmente pro-OTAN, el canciller anunciaba un incremento del gasto en defensa del 2% del PIB de la OTAN, algo que fue extremadamente bien recibido por Londres, Washington y Varsovia que veían como finalmente Alemania cedía a sus tesis y abandonaba su error de cincuenta años.

Sin embargo, Scholz ha seguido dudando, y eso ha dado pie a un intenso y apasionante debate en la esfera pública alemana sobre el nivel de involucración en la guerra en Ucrania a través del envío de armas, donde se ha llamado a la reflexión y la cautela, al tiempo que llamaban a prestar atención a la responsabilidad histórica de Alemania para encontrar un compromiso entre las partes e intentando rescatar ese pacifismo de posguerra alemán.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45966/alemania-despues-de-merkel-y-la-guerra-en-ucrania/

“El hombre de las nuevas masculinidades antes te controlaba con su enojo y ahora con su llanto”: Roberto Garda (6/06/2022)

Interesante crítica, en esta entrevista de Ana Requena, a la nueva masculinidad liberal, con solo cambios superficiales y continuidad de las relaciones de desigualdad y poder frente a las mujeres. Destaco una respuesta:

“La crítica es a toda la propuesta de las masculinidades y, dentro de ella, las nuevas masculinidades. Es una crítica a cómo está propuesta, al hecho de que busca ser una alternativa a lo que se llamaría la masculinidad tradicional o el machismo pero no es real, sino un ejercicio más intelectual y superficial que en el fondo realmente no está alterando ni el patriarcado ni las relaciones de poder. Ha habido un movimiento hacia acentuar la vida emocional de los hombres, el trabajo doméstico, la participación de los hombres en los cuidados, el autocuidado, la comunicación con la pareja... algo que si bien ha beneficiado a los hombres en algunos aspectos, no ha desmontado las relaciones de poder ni, por tanto, las situaciones de violencia hacia las mujeres, y que en cambio se presenta como si fuera la solución al machismo. Esto sucede tanto a nivel teórico como desde organizaciones civiles, etc. Es como decir 'vamos a dejar la masculinidad para tener nuevas masculinidades, cambiemos para seguir igual'. Eso genera desorientación a muchas compañeras feministas porque es un cambio que no es un cambio.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/sociedad/roberto-garda-hombre-nuevas-masculinidades-controlaba-enojo-ahora-llanto_128_9043102.html

¿Por qué lo llaman democracia cuando quieren decir poder?. José Enrique de Ayala (6/06/2022)

Respuesta realista de este general. La OTAN también ha estado compuesta por países autoritarios, tiene acuerdos con otros muchos y ha intervenido en causas injustas; su misión no es promocionar la democracia frente a la autocracia sino asegurar su primacía geopolítica y militar para defender los intereses de los países miembros y, sobre todo, los privilegios de poder de EEUU con la subordinación europea. Destaco varios párrafos:

“Leemos, vemos u oímos con frecuencia, declaraciones de líderes de la Alianza Atlántica, incluido su Secretario General, afirmando que la guerra de Ucrania es en realidad un combate entre la democracia –Ucrania – y la autocracia – Rusia – y que por eso la OTAN apoya, con armas y otros medios, a la primera, para preservar los valores democráticos frente al sátrapa que está al frente del Kremlin. La lucha del bien contra el mal.

Con independencia de la valoración que se pueda hacer de la democracia del actual régimen ucraniano –que nació de un golpe de estado, en 2014, apoyado por servicios de inteligencia occidentales– estas afirmaciones deberían ser más prudentes a la luz de la historia de la OTAN y de su relación con los valores democráticos, no siempre tan consistente como ahora se nos quiere hacer ver…

Nada de esto justifica, ni explica, ni relativiza, la ilegal y brutal agresión de Rusia a Ucrania, pero sí puede arrojar cierta luz sobre hasta qué punto lo que la OTAN defiende con su apoyo a Ucrania es la democracia y sus valores. No cabe duda de que la OTAN está formada por democracias liberales –aunque algunas sean bastante defectuosas– ni tampoco cabe mucho debate sobre el hecho de que la democracia liberal es el sistema político menos malo de los realmente existentes. Pero la OTAN, como demuestra su historia, no fue creada para expandir los valores democráticos por el mundo, sino para proteger la seguridad, y los intereses de sus miembros, en lugar preferente los de su líder. Cuando esos intereses han sido compatibles con la democracia liberal en terceros países, se ha favorecido su implementación o su mantenimiento en ellos. Cuando no lo ha sido, se ha obviado y se obvia, sin ningún escrúpulo. Defendemos a Ucrania porque nos interesa, está cerca, y lo merece ya que ha sido agredida. No defendemos al Tíbet porque no nos interesa y está lejos, aunque lo merezca. Está bien. Pero que no nos cuenten que lo hacemos para defender la democracia, por favor. No nos tomen por tontos. Esto no va de democracia, va de intereses y de relaciones de poder.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/llaman-democracia-quieren-decir_129_9053749.html

Inquilinos en el Estado. Íñigo Errejón (3/06/2022)

Interesante y con buen enfoque, aunque incompleto. Se señala bien la confrontación de fondo entre las fuerzas progresistas y las reaccionarias ante la necesaria dinámica reformadora (democratizadora) del Estado. Hay, por tanto, poca transversalidad en esa pugna general e histórica en España entre ambos campos políticos y en su ‘guerra de posiciones’. Hace falta firmeza transformadora y determinación política frente a esa amenaza reaccionaria y por un avance de progreso, insuficiencia achacable a las vacilaciones centristas en la parte socialista del Ejecutivo, sobre todo cuando se trata de democratizar y regular los poderes fácticos. Está bien la exigencia de democratización de los aparatos del Estado y de algunas estructuras de poderes económicos oligopólicos. Falta la alusión al avance de derechos y condiciones en el campo sociolaboral así como en la mejora en los derechos feministas en los que, precisamente y de la mano de la parte gubernamental de Unidas Podemos, se han conseguido algunos avances significativos, con la oposición visceral de las derechas y que hay que fortalecer, incluido una profunda reforma fiscal progresiva. Además queda pendiente la articulación territorial, incluido el tema del diálogo catalán y la colaboración del bloque de investidura como alianza necesaria y conveniente para avanzar en un país más democrático e integrado en lo social y lo plurinacional. Señalo los párrafos finales:

“Esto no es un "pacto de rentas", sino una ambiciosa política redistributiva que garantice el derecho a vivir tranquilos a los sectores más golpeados y precarizados. Una política que conquiste derechos nuevos y active así un ciclo virtuoso por el que cada conquista da fuerzas morales y materiales para ir por la siguiente. Sólo así se sale de este clima envilecido en el que los reaccionarios instalan que los dolores compiten entre sí y las conquistas se restan (lo "material" contra lo "cultural", generaciones jóvenes contra mayores, etc). No se trata de que el Gobierno nos contente, como en una subasta, a los grupos parlamentarios de los que depende su supervivencia. No se trata de si a nosotros nos parecen suficientes. Se trata de si son supervivientes en la vida cotidiana, que se ha hecho cada vez más dura e insegura. Si no son suficientes y el Gobierno no postula otro responsable, las culpas, por injusto que sea, caerán sobre él. La tarea más urgente es derrotar a la ola reaccionaria y para eso, lo más importante, es el rearme moral e intelectual y la recuperación de la iniciativa política. "Parar a la derecha" es saltar al campo a empatar. Y eso siempre equivale a perder.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45905/inquilinos-en-el-estado/

Manual para Sumar bien. Daniel V. Guisado (3/06/2022)

Una aproximación seria y razonable. Señalo los puntos de debate propuestos:

"El espacio todavía en definición de Yolanda Díaz nació con muy buenos mimbres, se está desarrollando en una coyuntura problemática y solo el tiempo dirá si llega con la suficiente fuerza a las elecciones de 2023, pero sí es interesante plantear una serie de puntos guía (abiertos y en proceso de cambio) no solo para que la suma no torne en resta, sino para generar condiciones de multiplicación. Me atrevo, con permiso y con la intención de motivar debates, a plantear algunos de estos elementos.

1)Actualización del programa. Los ejes empiezan a dibujarse cada vez con mayor nitidez: laborismo, ecologismo y salud mental entre otros… 2) Segundo. Discurso blando y contenido duro. El programa y las propuestas planteadas han de ser de radical incidencia, pero siempre envueltas en un manto de buenas formas… 3) Rescatar la plurinacionalidad… 4) Cultivar una diversidad integradora entre las distintas familias progresistas… 5) Movimiento, no partido… 6) El programa, y no la unión, como bandera. Si algunas lecciones podemos sacar de experiencias políticas recientes (Chile, Francia) es que la multiplicidad solo se da cuando la unión sirve como medio para aplicar un programa ilusionante y transformador… 7) Fin del ruido. En toda organización diversa existen opiniones diferentes, pero no todas profesan una filia por la antropofagia interna tan intensa. Este ha sido el caso de las numerosas fuerzas de izquierda y probablemente una de las principales causas de descrédito y desesperanza con las mismas. Sin embargo, silenciar el ruido no es rechazar la discrepancia. Muy al contrario, implica apostar por espacios que permitan subsumirlas, digerirlas y enmendarlas. El requisito de supervivencia de cualquier actor reside no solo en su capacidad de cabalgar contradicciones hacia fuera, sino también y principalmente en integrarlas hacia dentro.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/60308/manual-para-sumar-bien/

El foro de Davos fue una oportunidad perdida para asumir los errores de la globalización. Josep Stiglitz (3/06/2022)

Buen diagnóstico sobre la mala gestión de la globalización y la falta de autocrítica de los poderosos. Pero es ingenuo pensar que lo van a hacer mejor ahora... si no hay más presión mundial. Selecciono los párrafos finales:

“Tras cuatro décadas defendiendo la globalización, está claro que los habituales de Davos gestionaron mal las cosas. Prometieron prosperidad para los países desarrollados y en desarrollo por igual. Pero mientras los gigantes corporativos del norte global se enriquecían, los procesos que podrían haber mejorado la situación general se encontraron con enemigos en todas partes. El “efecto derrame”, que postula que el enriquecimiento de los ricos beneficiaría automáticamente a todos, fue una estafa, una idea que no tenía ni teoría ni pruebas que la respaldaran.

El Foro de Davos de este año fue una oportunidad perdida. Podría haber sido una ocasión para reflexionar seriamente sobre las decisiones y políticas que han llevado al mundo donde está hoy. Ahora que la globalización ha tocado techo, solo podemos esperar que nos vaya mejor gestionando su declive que su ascenso.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/internacional/theguardian/foro-davos-oportunidad-perdida-asumir-errores-globalizacion_129_9045676.html

Ucrania: cien días de guerra, ¿otros mil más?. Juan Antonio Sacaluga (1/06/2022)

Una visión realista con el estancamiento en el equilibrio militar y cierto agotamiento pero, sobre todo, la valoración de las graves consecuencias económicas y políticas para sus sociedades en ambos bandos, con reducción de legitimidad social, que tienen a barajar la idea de, al menos una parte y de forma provisional, una tregua sin renunciar a sus objetivos estratégicos: neutralidad y territorialidad -Crimea, Donbás- de Ucrania, y/o debilitamiento del ejército y el régimen ruso. Selecciono varios párrafos:

“El balance para Rusia es muy negativo: escasos logros militares (apenas avances lentos y penosos en el Donbás y en el sureste), fracasos políticos (ampliación y reforzamiento de la OTAN), penurias económicas (sanciones de enorme impacto, aunque aún no se hayan manifestado en toda su crudeza), deterioro severo de su imagen exterior y amenaza de inestabilidad interna…

Así las cosas, las especulaciones sobre los espacios de negociación se han atascado o diluido en meras operaciones de propaganda. Voces con cierta influencia en Washington consideran que a Ucrania le interesa ceder el territorio irrecuperable a corto plazo en el Donbás y en el sur a cambio de la paz y de unas garantías firmes y sólidas de seguridad que permitan negociar a medio plazo, en mejores condiciones, una recuperación de lo perdido. Una música semejante se escucha en ciertos ámbitos europeos, donde los efectos económicos de la guerra preocupan mucho más que la suerte de unas regiones periféricas del continente. Nunca se va a decir en público que Ucrania debe ceder provisionalmente las franjas más orientales y meridionales del país, pero ciertas señales indican que eso es precisamente lo que se intenta que entienda Kiev…

Rusia tampoco afronta con grandes perspectivas el inmediato porvenir. La conquista completa del Donbás no está garantizada a corto plazo. Y el control, mantenimiento y estabilización de estos territorios, mucho menos. No será fácil que Moscú consiga no ya el levantamiento, sino siquiera la suavización de las sanciones. El régimen puede aguantar, pero no por mucho tiempo, un deterioro considerable de las condiciones de vida. Ucrania puede ser el Afganistán de Putin y de su sistema, pero con una capacidad destructiva mucho más severa, por la cercanía del cáncer y el contraste con las previsiones iniciales. Moscú ha perdido esta guerra y ahora tiene que limitar la hipoteca que ocasione al país. Sólo la perspectiva de una deriva mucho más autoritaria y peligrosa puede sostener al actual patrón del Kremlin en su aislada y precaria situación de poder blindado. Y ni eso es seguro.

Estos cien días de guerra anuncian otros 1.000 de conflicto en intensidad decreciente, una vuelta al 24 de febrero con más territorio para Rusia pero con una OTAN más fuerte y extensa, justo lo contrario de lo que se pretendía con esa “operación militar especial”, inútil y catastrófica.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/ucrania-cien-dias-guerra-otros-mil-mas/20220601095737199142.html

¿Necesita Europa a la OTAN?. Pablo Bustinduy (1/06/2022)

Bien. Europa no tiene un proyecto político propio en el que basar su autonomía estratégica. Y habrá que empezar por su supuesto modelo social y democrático, la multipolaridad y la vía pacífica y los derechos humanos en las relaciones internacionales. Destaco varios párrafos:

“Quizá sorprenda, pero en la última década no ha sido la izquierda quien ha defendido la necesidad de pensar alternativas a la OTAN. Más bien sucedió lo contrario: fueron los think tanks de Washington y Bruselas quienes pasaron años debatiendo de una alianza atlántica en peligro de muerte, del atlantismo como un paradigma caduco, de los retos que suponía vivir en un mundo sin occidente, de la nueva era post-atlántica en la que habíamos entrado. Sin el impulso a las políticas de defensa común que siguió a la crisis de la OTAN, de hecho, sería imposible entender la reacción europea a la invasión de Ucrania. Tampoco se entendería eso que Josep Borrell definió hace poco como el nacimiento de la Europa geopolítica.

Nada de todo esto era una simple exageración. El entonces Presidente del Consejo Europeo llegó a reconocer en un documento oficial la dificultad de "mantener la unidad de Occidente", e incluyó a Trump entre los principales desafíos para el futuro de la Unión. El diagnóstico, entonces, estaba bastante claro: Merkel dijo —precisamente en una cumbre de la OTAN — que los tiempos en que podíamos depender de otros para defendernos habían acabado. La alianza, dijo Macron, había entrado en una fase de muerte cerebral. Europa debía buscar alternativas y construir un modelo de defensa autónomo, capaz de fijar sus propios objetivos de paz y seguridad, y de desarrollar los medios para lograrlo.

Hoy, en un contexto geopolítico desquiciado, pareciera que esta crisis nunca sucedió o que fue un episodio sin mayores consecuencias. Como mucho la crisis atlántica y el trumpismo se recuerdan como una anomalía felizmente superada, como un accidente pasajero. America is back, dijo Biden en su primera intervención internacional como presidente, flanqueado en la pantalla por Angela Merkel y Emmanuel Macron. En aquel discurso, Biden no llegó a pedir disculpas por lo que había sucedido, pero sí prometió que la pesadilla había terminado, y que los socios atlánticos podían retomar su "relación especial" con confianza renovada. De esa escena hace poco más de un año…

Europa intenta construirse como actor geopolítico a marchas forzadas y entre fortísimas tensiones, corriendo el riesgo de verse arrastrada a un conflicto que no desea pero no puede evitar. Para ello todavía carece de algo previo a las capacidades, las alianzas y los grandes objetivos militares: una lectura autónoma del mundo, de sus prioridades, y de su lugar en él.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45840/necesita-europa-a-la-otan/

Sumar… ¿Cómo?. Albert Recio (1/06/2022)

Un análisis equilibrado sobre el nuevo proyecto a construir desde el espacio de izquierdas. Destaco los párrafos finales:

“Sabemos por experiencia que cualquier resultado electoral que deje fuera del Gobierno a este espacio de izquierdas va a ser peor. Pero una simple recomposición de organizaciones políticas difícilmente podrá cambiar de forma sustancial el clima social actual. Resultaría más interesante un nuevo proyecto que partiera de reconocer los errores pasados y se plantease como una propuesta seria a largo plazo. Una propuesta que debe contener tres elementos claves.

En primer lugar, una construcción organizativa que aliente la colaboración, el trabajo continuado, la formación de cuadros y una arquitectura que ayude a racionalizar el tratamiento de las tensiones.

En segundo lugar, un proyecto político que enfoque adecuadamente la complejidad de la situación, medie en las contradicciones que inevitablemente existen entre una perspectiva social tradicional y la que exige la crisis ecológica, que sepa navegar en unos mares que exigen sortear muchos escollos. Sólo los dogmáticos de uno u otro color ven líneas rectas.

En tercer lugar, que se plantee por una vez que una alternativa real no es sólo política, sino que debe apoyarse en una amplia base social necesitada a su vez de consolidación. De ello se derivan muchas cuestiones, desde dedicar esfuerzos a la consolidación de espacios sociales, hasta saber encontrar una vía de comunicación y de relación con estos variopintos grupos sociales que a veces configuran verdaderos movimientos y, cuando menos, animan la vida social de muchos espacios.

Ciertamente, la izquierda alternativa (la otra hace tiempo que renunció a ser poco más que una gestora del capitalismo real) corre una carrera contrarreloj. Pero precisamente la precipitación y la falta de visión a largo plazo pueden ser el peor enemigo allí donde se requiere paciencia para construir lo que ahora está atomizado, para fijar objetivos asequibles que refuercen dinámicas, para desarrollar una amplia conciencia social sobre que hay que construir para alcanzar una sociedad decente, en lo social y en su relación con el resto de la naturaleza.”

Referencia web original: https://www.mientrastanto.org/boletin-213/notas/sumar-como

El anti-abortismo, los crecientes asesinatos escolares y el deterioro democrático está implícito en el trumpismo y en sus versiones internacionales. Vicenç Navarro (31/05/2022)

Sobre el riesgo del ascenso ultraderechista en EEUU (y en Europa). Selecciono un par de párrafos:

“La ideología de tales movimientos y partidos, incluyendo el trumpismo, es un nacionalismo extremo con características racistas en defensa del suprematismo de la cultura blanca cristiana, profundamente clasista, racista y machista. Como tal, es muy hostil a los movimientos obreros, a los movimientos en defensa de los derechos civiles, a los movimientos feministas y a los movimientos ecológicos, así como a cualquier movimiento que ponga en peligro o cuestione las estructuras de poder tradicional, y culturas dominantes y sus valores conservadores (como las campañas de salud pública anti COVID-19) que se sienten amenazadas por aquellos movimientos alternativos. Profundamente antidemocráticos y con clara vocación dictatorial, aspira a controlar todos los aparatos del Estado (el ejecutivo, el legislativo y el judicial) para imponer un estado autoritario que elimine los frenos al máximo desarrollo del capital nacional, asumiendo que lo mejor para este último es lo mejor para el resto de la sociedad…

Y no hay plena conciencia en los establecimientos políticos y mediáticos españoles de que Estados Unidos cambiará sustancialmente, con el dominio casi absoluto del Estado por parte del trumpismo, erosionando todavía más sus instituciones democráticas, ya hoy muy limitadas, con un impacto muy negativo tanto en su política interior como en su política exterior. Será un mundo en el que las ultraderechas, lideradas por el trumpismo en sus diversas versiones, pueden llegar a dominar la vida política a los dos lados del Atlántico Norte, configurando una nueva etapa devastadora, eliminando los derechos sociales, económicos y políticos que se habían conquistado, profundizando todavía más las enormes crisis sociales que las clases populares están sufriendo.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2022/05/31/el-anti-abortismo-los-crecientes-asesinatos-escolares-y-el-deterioro-democratico-es-implicito-en-el-trumpismo-y-en-sus-versiones-internacionales/

El armamento nuclear y la OTAN 2022, obstáculos para la Paz. Tica Font (31/05/2022)

Una posición anti-OTAN coherente con la desmilitarización y la paz definidas en la ONU. Selecciono un par de párrafos:

“En los últimos años se han renovado las doctrinas y las posturas de las grandes potencias adaptándose a las nuevas coyunturas globales. Así, tanto Estados Unidos como Rusia consideran la posibilidad de usar las armas nucleares cuando existan "amenazas existenciales" o estén en riesgo los "intereses vitales", ambos conceptos poco concretos. Pero Putin, en su discurso al inicio de la invasión a Ucrania, dejó entrever que sus fuerzas nucleares respaldarían su intervención ya que consideraba la situación de Ucrania como una amenaza existencial, como una cuestión que afecta a su futuro histórico como nación. Seguimos, por tanto, utilizando las armas nucleares para proyectar el poder de la fuerza y la violencia militar como elemento disuasorio.

No solamente se renuevan los arsenales nucleares, también se está procediendo a modernizar aeronaves capaces de transportarlas, a renovar los silos de misiles, los submarinos o a desarrollar misiles hipersónicos con capacidad de transportar cabezas nucleares. Este no es el momento para el desarrollo de nuevos prototipos de armas nucleares o la incorporación de la Inteligencia Artificial a las mismas, es el momento de destruir las existentes y de parar la producción de nuevas armas. La única manera de hacer imposible que se utilicen las armas atómicas es eliminándolas. Es por eso hay que hay que pedir a todos los gobiernos, y en especial al gobierno español, que se adhieran al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/60191/el-armamento-nuclear-y-la-otan-2022-obstaculos-para-la-paz/

Democratizar la empresa, ¿el cuento de nunca acabar?. Gabriel Flores (30/05/2022)

Una reflexión pertinente para empezar un camino largo y dificultoso. Destaco un par de párrafo:

“Pero la democratización de las empresas es una tarea que puede emprenderse en el ámbito doméstico y sin más restricciones que las que impone la necesidad de negociar reformas legales y propiciar cambios culturales y de comportamiento en los agentes sociales que apunten a una mayor estabilidad de los proyectos empresariales, un reparto más equitativo de los costes, riesgos y beneficios de la actividad empresarial, tanto en tiempos de bonanza económica como de crisis, y un avance en la utilización de la inteligencia colectiva y la experiencia profesional que atesoran las plantillas en el ejercicio de sus tareas y en el conocimiento exhaustivo de lo que no funciona y debe cambiarse o de lo que funciona con escasa eficacia y puede mejorarse…

Para orientarse por esta selva de problemas y complejos desafíos por resolver y de desconocimiento de las fronteras entre lo transitable, lo poco probable y lo inesperado, el libro que aquí comentamos y el plantel de autores que expresan sus conocimientos, abordan los problemas más relevantes y comparten sus ideas y dudas con posibles lectores y lectoras son una garantía de que existe ya una reflexión con suficiente peso político y teórico para llevar adelante y avanzar en ese cambio normativo. Hay que desarrollar el debate público y político encaminado a construir una nueva teoría hegemónica de la empresa y un nuevo entramado legal democratizador que contribuya a superar los entuertos y restricciones en los que las viejas ideas sobre la empresa y su gestión han encerrado la actividad empresarial, convirtiéndose en un muro y en una trampa que impide la utilización completa de las potencialidades disponibles y la mejora de las empresas en su desempeño. Es el momento de iniciar el camino democratizador y de ir viendo qué dificultades plantea y a dónde conduce.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/democratizar-empresa-participacion-trabajadores/20220530112511199079.html

El mérito de apellidarse Verstrynge. Lilith Verstrynge (28/05/2022)

Una reflexión equilibrada sobre la meritocracia, partiendo de su estatus personal. Selecciono el último párrafo:

“La igualdad de condiciones, la equidad, los factores que determinan la posición desde la que partimos han de ser objetivo prioritario para todos. Objetivo que solo se podrá alcanzar si somo valientes y firmes al aplicar unas políticas de redistribución que contribuyan definitivamente a cambiar el paradigma. Eso no significa estar en contra del esfuerzo ni de los logros conseguidos por merito propio, sino querer revalorizarlos y resignificarlos. El éxito no es lo que hemos aprendido, a fuerza de propaganda. Por eso debemos reivindicar la libertad de realización personal y no la satisfacción con el sistema.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2022-05-28/el-merito-de-apellidarse-verstrynge.html

"Una justicia que no es feminista, no es justa": Beatriz Gimeno (27/05/2022)

Interesante entrevista. Señalo una respuesta sobre lo que significó el caso de La Manada en la relación del feminismo con la misoginia judicial:

“Siempre hay un caso paradigmático. A lo mejor hay muchas sentencias parecidas y no llegan a la opinión pública de la misma manera, pero por la brutalidad de la violación en sí, nosotras, las feministas, queríamos una sentencia justa. No voy a decir ni paradigmática, que no deben serlo, ni ejemplarizante, que tampoco deben serlo. Pero en el caso de La Manada queríamos una sentencia profundamente justa en el más amplio sentido de la palabra y no la tuvimos. Aplicaron criterios, que creo que están mal definidos en la Ley y por eso, precisamente ahora, se ha cambiado la ley. Se aplicaron criterios antiguos, criterios machistas y creo que esa injusticia fue percibida de una manera insoportable por el feminismo en aquel momento en el que estábamos y por la trascendencia que tuvo aquello y en una sentencia donde lo que se estaba jugando era precisamente la noción de consentimiento puro. Y ahí el feminismo lo que dijo es que el consentimiento tiene que estar en el centro: no tiene que haber violencia, no tiene que haber intimidación especial, basta con la ambiental o numérica.”

Referencia web original: https://luhnoticias.es/beatriz-gimeno-una-justicia-que-no-es-feminista-no-es-justa/

¿Qué hay detrás de la repentina adhesión a la OTAN de Finlandia y Suecia? Alexandre Lemoine (27/05/2022)

Una interpretación geopolítica de la pugna de intereses en el Ártico y la estrategia de EE. UU. Señalo varios párrafos:

“Solo a primera vista parece que la adhesión rápida e inminente de Finlandia y Suecia a la OTAN está relacionada únicamente con los actuales acontecimientos. Sea como fuere, la integración rápida de Estocolmo y Helsinki a la OTAN se explica y justifica por medio de la operación rusa en Ucrania…

Según Washington y Bruselas, la ampliación de la OTAN con la adhesión de Suecia y Finlandia debería facilitar cumplir varios objetivos logísticos para avanzar en el Ártico. Se trata sobre todo del problema de los rompehielos, que es el “talón de Aquiles” de la nueva estrategia regional del Pentágono. Rusia es superior a sus rivales occidentales en cuanto a la cantidad y la calidad de este tipo de buques. El único rompehielos que en la práctica tiene a flote Estados Unidos, el Healy, parece un pigmeo comparado con los gigantes rusos. Los astilleros estadounidenses carecen de las competencias necesarias para reducir esta diferencia, lo que se hará sobre todo con la botadura prevista para los próximos años de tres rompehielos muy pesados y tres medianos. Sin embargo, los estadounidenses esperaban acelerar significativamente este proceso recurriendo a la ayuda de los finlandeses, que tiene las capacidades industriales y los conocimientos necesarios en este dominio…

La adhesión de los países escandinavos a la Alianza estaba predeterminada, aunque probablemente se había previsto hacerla de otra manera: primero hacer entrar a Ucrania en la OTAN, probablemente con Georgia, y solo después Suecia y Finlandia. Al final, todo podría haber sucedido sin grandes problemas. Las acciones de Rusia han saboteado estos planes al excluir al menos la parte sur de esta ecuación planificada.”

Referencia web original: https://rebelion.org/que-hay-detras-de-la-repentina-adhesion-a-la-otan-de-finlandia-y-suecia/

¿Estamos en guerra con Rusia?. Pablo Bustinduy (26/05/2022)

Interesante aportación del contexto geopolítico y sobre el objetivo de una salida inmediata del conflicto de Ucrania. Selecciono varios párrafos:

“Esta coincidencia en el diagnóstico apunta hacia un hecho concreto: la evolución de la guerra ha llevado a los países occidentales a corregir sus expectativas, aumentando la ambición de sus propósitos. Este diagnóstico se ha dejado entrever también en el debate político europeo sobre el embargo al petróleo ruso, o sobre las solicitudes de adhesión a la OTAN de Suecia y Finlandia. Por encima de las dificultades parece imponerse la oportunidad de asegurar que una situación así no se vuelva a producir en el futuro. Esa misión existencial llena de sentido a la naciente Europa geopolítica, que ya mira al día después, como en el tuit de Macron sobre la reconstrucción, convencida de sus propias fuerzas y de su capacidad para lograr la victoria. El problema, como alerta el historiador Adam Tooze en este artículo, es que estos relatos suelen asumir un desenlace positivo de la guerra, pero no explicitan tanto los riesgos o los sacrificios por venir. Tampoco la posibilidad de que los cálculos sobre los que se basan sean erróneos…

Recientemente el politólogo búlgaro Ivan Krastev resumió este escenario en la imagen de una confrontación entre dos nuevos partidos europeos: el partido de la justicia, dispuesto a apoyar la causa ucraniana hasta el final asumiendo todas sus consecuencias económicas, políticas y sociales, y el de la paz, que exigirá poner fin al conflicto esgrimiendo que un mal acuerdo será mejor que una espiral de crisis cada vez mayores. En cualquiera de los casos, es difícil imaginar que una inestabilidad política creciente no vaya a afectar en el tiempo a las posiciones europeas…

A medio plazo, una política de regionalización de influencias supondría enormes riesgos para la estabilidad mundial. La fragmentación creciente del orden internacional agravaría las tensiones económicas, energéticas y comerciales que ya vivimos. Debilitaría extraordinariamente las instituciones multilaterales, los esfuerzos para abordar el cambio climático, la capacidad de resolución pacífica de conflictos, la esfera misma del derecho internacional. Es completamente cierto que hoy por hoy no existen soluciones mágicas para el conflicto en Ucrania. Pero no es menos cierto que la principal urgencia, la principal necesidad para evitar que esta guerra abra una era de conflictos mundiales en cadena pasa por restablecer cuanto antes los canales diplomáticos, relanzar los procesos de mediación y negociación entre las partes, retomar el objetivo de una salida inmediata del conflicto. Para ese objetivo, los cantos de sirena de una victoria decisiva resultan extraordinariamente peligrosos.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/45692/estamos-en-guerra-con-rusia/

¿Es el feminismo 'una amenaza' para los hombres y su identidad? Más datos de opinión pública. Pablo Fernández-Vázquez (26/05/2022)

Datos muy interesantes. Personas de más edad y, sobre todo, los varones de derechas expresan que el feminismo es amenazante para los hombres y su identidad. En sentido contrario, la mayoría de las personas jóvenes, sobre todo, mujeres y de izquierdas. Hay que valorar su sentido sobre la reducción de privilegios sociales y simbólicos-culturales amparados en las estructuras desigualdades de estatus por género, que se están removiendo con dinámicas hacia la igualdad y la autonomía femenina, resintiéndose los papeles masculinos dominadores tradicionales. Y eso es positivo. Así, las variables ideológicas (izquierda frente a derecha) y políticas (PSOE/UP frente al PP/Vox/Cs), son las principales que explican las diferencias de opinión: el feminismo como proceso igualitario-emancipador de las mujeres y, por tanto, como avance en la igualdad de género, o como amenazante del papel desigual por género que reproduce el dominio patriarcal. Selecciono un párrafo:

“En conclusión, los análisis de la opinión pública española nos dan varias indicaciones relevantes. En primer lugar, la percepción de que ciertas corrientes del feminismo son una amenaza para los hombres está muy extendida en nuestra sociedad. Especialmente entre los hombres, pero no sólo. Como mostraba en el post de hace dos semanas, un 40% de las mujeres entrevistadas también comparten esa opinión. En segundo lugar, hoy muestro cómo existe una relación fuerte entre la opinión sobre el feminismo y la edad o el nivel educativo, pero, y esto es clave, sólo entre las mujeres. La percepción de los hombres sobre el feminismo como amenaza es más transversal. Cambia menos en base a la educación o la edad. En tercer lugar, existe una correlación clara entre la ideología y el partidismo de las personas y su evaluación de la relación entre el feminismo y la identidad masculina.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/piedrasdepapel/feminismo-hombres-identidad-datos-opinion-publica_132_9023958.html

Si quieres una auténtica igualdad de oportunidades, olvídate de la meritocracia. Bernardino León (25/05/2022)

Investigación rigurosa con buenos fundamentos analíticos. Lo más débil, la propuesta (tomada de Piketty) de una ‘herencia universal’ como solución. La política redistribuidora y compensadora de las desigualdades es más compleja y multilateral. Destaco un párrafo:

“En resumen, este informe demuestra cómo empírica y normativamente, hemos de terminar con la ideología de la meritocracia. Puesto que como argumentaba Guillem Vidal (revisor del informe), “la crítica a la meritocracia no es una crítica al esfuerzo. Es una crítica a la falsa idea de que el esfuerzo se recompensa igual para todos”.

Referencia web original: https://www.infolibre.es/opinion/columnas/telefono-rojo/si-quieres-autentica-igualdad-oportunidades-olvidate-meritocracia_129_1241332.html

DERRIBANDO EL DIQUE DE LA MERITOCRACIA. Future Policy Lab (18/05/2022). Informe completo (47 pp.). Referencia web original: https://www.futurepolicylab.com/wp-content/uploads/2022/05/220518_FPL_Derribando-el-dique-de-la-meritocracia-1.pdf

Límites y responsabilidades de la UE en las tareas a favor de la paz. Gabriel Flores (25/05/2022)

Una reflexión con intención pacifista sobre cómo afrontar la guerra en Ucrania. Destaco varios párrafos:

“La UE no puede determinar por sí sola el futuro de la guerra en Ucrania ni el inicio o el curso de las negociaciones para poner fin o, al menos, congelar en su estadio actual el conflicto militar, pero sí puede jugar un papel más activo en la búsqueda de una aproximación diplomática y, al tiempo, de un progresivo aumento de autonomía estratégica en defensa propia. La UE necesita una política específicamente comunitaria de seguridad militar que le permita marcar un perfil europeo a su estrategia de defensa y ganar peso y autonomía en la tarea de propiciar la paz en Europa...

Ese mundo bipolar que reforzó a la OTAN y a una concepción militarista de la preservación de la paz desapareció felizmente con la implosión de los sistemas de tipo soviético en Europa hace tres décadas (tras la caída del Muro de Berlín en 1989) y la UE no debería aceptar ni permitir que el aventurerismo militar de gran potencia nuclear frustrada que encarna y encabeza Putin lo resucite. Tampoco, que los intereses particulares de EEUU tengan un peso tan decisivo en la defensa militar de Europa como en el pasado siglo XX. La respuesta a las tensiones bélicas actuales no pasa tanto por incrementar los gastos militares, ya demasiado abultados y con un carácter improductivo y despilfarrador mil veces demostrado, como por construir una política de defensa y seguridad comunitaria progresivamente autónoma de la protección militar que ofrece la OTAN…

Las tareas pacifistas del momento tienen más que ver con la promoción de un amplio consenso político y social en torno a la idea de que es posible emprender junto a todos los países comunitarios de la OTAN una vía de construcción de una política europea de seguridad eficaz, más incardinada en la cooperación entre los socios de la UE que en el resurgimiento de los bloques militares o de una Guerra Fría que corresponden a inercias, ideologías y tiempos pretéritos…

Afinar su discurso y aclarar sus objetivos son requisitos indispensables para que la izquierda pueda convertirse en actor, junto a otros muchos, de las tareas a favor de la paz y del cambio progresista real que necesita la mayoría social. Diluirse en un magma discursivo e ideológico impreciso o confuso permite cargarse de todo tipo de consignas contradictorias, pero impide llevar a cabo una acción política pacifista e incorporar al ideario de izquierdas una pulsión pacifista viable y realista que conecte las tareas actuales contra la guerra en Ucrania con la mejor tradición pacifista y antimilitarista de la sociedad española de las últimas décadas.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/limites-responsabilidades-europa-favor-paz/20220525110856198956.html

Los hechos y las palabras en el tiempo de las reformas. Antonio Baylos (25/05/2022)

Coherente. Sobre todo hechos (buenos) y luego palabras para explicarlos. Selecciono dos párrafos:

“La paradoja de este discurso que no resalta los avances evidentes en la vida cotidiana fruto de las reformas laborales como la prueba evidente de que la política sirve para avanzar gradualmente hacia un mundo mejor, menos desigual, que garantice seguridad en el empleo y una renta salarial suficiente es que de esta manera es funcional a los embates del pensamiento conservador y ultraderechista que esconden o niegan estos cambios para situar el centro del debate público en los puntos que dominan y que corresponden a un debate maximalista de ideologías en las que la palabra libertad se revuelve sobre su propio significado y se arroja sobre la acción política para devolver la realidad y los hechos a la situación de desigualdad extrema y de injusticia.

Reivindicar los hechos, desde luego, pero también afirmar las palabras que los explican y los sitúan en el centro del discurso de la transformación social. Demostrar que mejorar las condiciones de empleo y de trabajo, garantizar derechos individuales y colectivos en el espacio de la empresa, es una pieza esencial en el modelo de sociedad que se quiere ir construyendo con el apoyo de las mayorías sociales interesadas. Un modelo que paulatinamente va cobrando forma en los hechos pero que las palabras deben enseñar y mostrar como prueba de la realización de un compromiso con la ciudadanía para mejorar sus condiciones de existencia social.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/60012/los-hechos-y-las-palabras-en-el-tiempo-de-las-reformas/

Ultimos libros destacados

Perspectivas del cambio progresista.  Antonio Antón Morón. Ediciones Dyskolo (224 pp.) (octubre, 2021)

Este texto tiene un hilo conductor, el análisis de las dinámicas sociopolíticas transformadoras que permiten evaluar las perspectivas progresistas del cambio social y político en España. Está compuesto por seis capítulos intercalados que conforman tres áreas temáticas interconectadas: procesos amplios de activación social y cívica, experiencias de acción política y electoral, reflexiones teóricas desde un enfoque social, realista y crítico. El libro analiza los dos grandes procesos de movilización sociopolítica en esta década: el movimiento 15M y la cuarta ola feminista (desde 2018); acontecimientos recientes significativos como la pugna político-electoral en la Comunidad de Madrid y las enseñanzas que para la izquierda deben tener las elecciones madrileñas del 4M, como inicio de una nueva etapa política caracterizada por la polarización y las tendencias e identificaciones ideológicas de los electorados, particularmente los progresistas. El autor también aborda, de un modo más teórico, los fallos del mercado, las insuficiencias del liberalismo y la necesidad de impulsar una teoría social crítica, la pugna interpretativa de la nueva cuestión social, y también cuatro aspectos relevantes para las fuerzas del cambio como son las guerras culturales, las características del espacio violeta, verde y rojo, la ambivalencia de las identidades y la relación del individuo y lo común, y el debate sobre las izquierdas.

Referencia web original: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib063

Identidades feministas y teoría crítica. Antonio Antón, Dyskolo (marzo, 2021) (266 pp.). (3ª edición ampliada, en digital y en abierto)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus seis capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. El quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico. Y el sexto, Tendencias feministas, analiza el carácter de los feminismos, sus debates y su pugna sociopolítica e ideológica.

Referencia editorial del texto completo: https://drive.google.com/file/d/1TuUTb5PA_MaainPYF1g0VNUMeX5OiwMk/view

Cambios en el Estado de bienestar. Antonio Antón, libro editado en Rebelión, en abierto (2/01/2021) (346 pp.)

Resumen

“La realidad social es compleja y el horizonte para esta década es incierto, en particular, para la cohesión de sociedades como la española, la vertebración de la Unión Europea y el tipo de salida de esta crisis prolongada. Este libro analiza las características de la desigualdad social y las tendencias de las condiciones socioeconómicas y laborales así como de los sistemas de protección social y, más en general, de los cambios en el Estado de bienestar. Además, se valoran los discursos y teorías que explican esos hechos para clarificar los desafíos pendientes de nuestras sociedades e instituciones. La perspectiva deseable es una democracia social, un giro socioeconómico progresista y una democratización del sistema político, en el marco de una Unión Europea más social, solidaria, democrática e integrada. La conclusión es la necesidad del refuerzo del Estado de bienestar, con sus dimensiones distribuidora, reguladora y de protección pública. Los textos, revisados para esta edición, son investigaciones académicas presentadas en distintos encuentros, congresos y jornadas, fundamentalmente, de Sociología que tienen este hilo conductor: Cambios en el Estado de bienestar.”

Referencia web original del TEXTO COMPLETO: https://rebelion.org/download/cambios-en-el-estado-de-bienestarantonio-anton-moron/?wpdmdl=653380&refresh=5ff03e69ad9e81609580137

Ver más: Libros destacados

Ver todos los: Libros

Amanecer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Selección de publicaciones

Relación de publicaciones destacadas, propias y ajenas: Artículos destacados

Artículo ajeno destacado del mes anterior:

(Abajo, el propio)

Luz en la penumbra: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Hasta dónde apoyamos a Ucrania. Jürgen Habermas (8/05/2022)

Una reflexión profunda del intelectual alemán sobre el dilema de Europa. Interesante su marco interpretativo por la paz y, específicamente, de la ‘nueva crisis de identidad alemana’ con el cambio de mentalidades pacifistas y su conversión hacia la indignación moral y el realismo político, con la infravaloración del acompañamiento de la capacidad militar autónoma de Europa. Selecciono varios párrafos:

“Occidente debe medir cuidadosamente cada grado adicional de ayuda militar a Kiev. Vladímir Putin es quien decidirá en qué momento el apoyo occidental equivale a entrar en guerra… Por desgracia estas realidades [el no reconocimiento por Rusia, China ni EE. UU. de un Tribunal Penal Internacional] también delatan la vacuidad de los fundamentos de la acalorada identificación con las acusaciones morales cada vez más estridentes contra la moderación alemana…

No veo ninguna justificación convincente para reclamar una política que, por doloroso y cada vez más insoportable que resulte ver el sufrimiento diario de las víctimas, ponga en peligro de hecho la bien fundada decisión de no participar en esta guerra…

Descuidar las diferencias de percepción e interpretación de la guerra que tienen su origen en la historia no solo conduce a errores en el trato con el otro que acarrean múltiples consecuencias, sino, peor aún, a una incomprensión recíproca de lo que el otro en realidad piensa y quiere. Esta constatación también arroja una luz más neutra sobre la conversión de los antiguos pacifistas. Y es que ni la indignación, ni la consternación y la compasión que motivan sus mal encaminadas demandas pueden explicarse por el rechazo de las orientaciones normativas de las que siempre se han burlado los llamados realistas. Más bien son consecuencia de una interpretación demasiado estricta de esos principios. No es que sus defensores se hayan convertido al realismo; es que se han precipitado sobre él. Ciertamente, sin sentimientos morales no puede haber juicios morales, pero el juicio generalizador también corrige el alcance limitado de los sentimientos que despierta la inmediatez.

Al fin y al cabo, no por casualidad los artífices del ‘cambio de era’ son los izquierdistas y liberales que, a la vista de los cambios drásticos en la constelación de las grandes potencias, y a la sombra de las incertidumbres transatlánticas, quieren poner en práctica una idea pendiente desde hace tiempo, a saber, que una Unión Europea que no esté dispuesta a que su forma de vida social y política sea desestabilizada desde el exterior o socavada desde el interior solo será capaz de actuar políticamente si también puede valerse por sí misma en el plano militar.”

Referencia web original: https://elpais.com/ideas/2022-05-07/hasta-donde-apoyamos-a-ucrania-habermas-el-gran-intelectual-aborda-el-dilema-de-europa.html

El retorno del rey. Wolfang Street (8/05/2022)

Un extenso y serio repaso de este prestigioso sociólogo alemán sobre la prepotencia estadounidense, con sus intereses hegemónicos a nivel mundial, con el trato subordinado hacia la Unión Europea y Alemania, en particular hacia el Partido Socialdemócrata, con ocasión de la guerra en Ucrania. Selecciono un párrafo:

“Política ucraniana aparte, una guerra estadounidense por delegación en Ucrania podría forzar a Rusia a estrechar sus relaciones de dependencia respecto a China, asegurando a este último país un aliado euroasiático cautivo, que le ofrecería un acceso asegurado a los recursos rusos a un precio realmente bajo, dado que ahora Occidente habría dejado de competir por ellos. Rusia, a su vez, podría beneficiarse de la tecnología china en la medida que esta fuera puesta a su disposición. A primera vista, una alianza como esta podría parecer contraria a los intereses geoestratégicos de Estados Unidos. Esta alianza traería aparejada, sin embargo, una alianza igualmente estrecha e igualmente asimétrica entre Europa Occidental y Estados Unidos, dominada por este último país, que mantendría a Alemania bajo control y suprimiría las aspiraciones francesas en pro de la «soberanía europea». Con toda probabilidad, lo que Europa puede entregar a Estados Unidos excedería lo que Rusia puede entregar a China, de modo que la pérdida de Rusia en beneficio de China, sería más que compensada por las ganancias de reafirmación de la hegemonía estadounidense sobre Europa Occidental. Una engañosa guerra por delegación en Ucrania podría resultar, pues, atractiva para Estados Unidos en su intento de construir una alianza global susceptible de ser utilizada en su inminente batalla con China sobre el Nuevo Orden Mundial, unipolar o bipolar en los viejos o los nuevos modos, que será librada durante los próximos años después del fin del fin de la historia.”

Referencia web original: https://www.elsaltodiario.com/carta-desde-europa/wolfgang-streeck-guerra-ucrania-retorno-rey

Artículo propio destacado del mes anterior

Mimbres. Antonio Antón, en Público (27/05/2022)

Título escueto con el que hago alusión a las bases sociopolíticas para el frente amplio. Transcribo varios párrafos:

“El movimiento 15-M simboliza el conjunto de protestas sociales y cívicas de todo el lustro de 2010 a 2014, que es mucho más variado. Después de más de una década conviene este recordatorio para valorar con perspectiva histórica este amplio proceso de indignación popular y acción colectiva progresista y su impacto social y político. El asunto es qué podemos aprender de la experiencia de esta década y qué dinámicas transformadoras existen hoy para garantizar un avance de progreso, tal como he explicado en el libro “Perspectivas del cambio progresista”.

Aquí analizo la formación de un nuevo sujeto político en esta década, con nuevas identificaciones ideológicas, diferenciado de la socialdemocracia gobernante y más amplio y renovado que el electorado tradicional de Izquierda Unida. Se trata de la experiencia colectiva de un nuevo progresismo de izquierdas, con un perfil democrático, feminista, ecologista y sociolaboral; o sea, un espacio violeta, verde y rojo, de carácter confederal, con vocación transformadora, capacidad articuladora de lo social y lo institucional y con nuevos liderazgos.

Constituye el punto de partida para la nueva etapa que comienza de renovación y ampliación de ese espacio progresista, el llamado frente amplio, que Yolanda Díaz pretende liderar tras un proceso de consulta y la perspectiva de la confrontación en las elecciones generales de fin del año 2023, para profundizar en el cambio de progreso, desde una alianza plural progresista y de izquierdas…

Esas condiciones externas e internas desfavorables, que acompañan el declive y la división de ese conglomerado a la izquierda de la dirección socialista, necesitan un revulsivo. Su carácter y dimensión es el centro del debate actual sobre el llamado frente amplio, su fase previa constitutiva y el sentido de su proyecto político, su vertebración orgánica y su liderazgo, aspectos sobre los que habrá que volver.

En consecuencia, además de la cierta paridad representativa entre las derechas y las izquierdas estatales y la continuidad de los sectores nacionalistas periféricos, más proclives a una alianza de progreso, persiste esa base social transformadora, progresista y de izquierdas, conformada por una experiencia prolongada y variada de toda esta década y cuya consolidación y refuerzo es fundamental para el avance social y democrático.

Globalmente no se ha reducido esa izquierda social, sino que se ha fragmentado en su expresión representativa y su actitud transformadora, con mayor desconcierto estratégico, reducción de las expectativas o ilusiones de su implementación reformadora y desconfianza en la articulación política. No obstante, desde el punto de vista cuantitativo puede ser cifrada en los mismos seis millones, hoy más repartidos, incluidas las partes inclinadas hacia el PSOE, la abstención y la izquierda soberanista, así como con la expectativa de nuevos electores progresistas.

Son los mimbres sociopolíticos de los que partir desde el nuevo proyecto de frente amplio de Yolanda Díaz, para sumar y verificar sus particularidades a través de la consulta participativa diseñada, con la perspectiva de consolidar y ensanchar esa base social y electoral, conformar un proyecto compartido, renovar y madurar una representación plural y unitaria que tenga suficiente credibilidad transformadora y garantizar el proceso de cambio de progreso en esta década.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/60087/mimbres/

Ensayos e investigaciones

Porfiar a pesar de los nubarrones: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Ver todas: Investigaciones

Ver: Ensayos destacados

Último año:

Frente a la militarización, la opción por la paz. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 212 (1/05/2022). Reeditado por Voces Críticas nº 25 (15/05/2022)

Ensayo donde analizo varias cuestiones relacionadas con la Guerra en Ucrania y las estrategias político-militares: ¿Una posición común atlantista?, Una correlación de fuerzas económico-militar desventajosa para Rusia, Soberanía nacional frente al intervencionismo militar, La experiencia pacifista con una cultura por la paz, El camino negociador hacia el alto el fuego, Una estrategia realista, ambiciosa y justa por la paz y Oposición a la agresión y al militarismo. Selecciono varios párrafos:

“La oposición a la invasión rusa a Ucrania está generalizada, al menos en las sociedades occidentales. Existe un rechazo social muy amplio a la intervención militar rusa, a su carácter criminal e imperialista, y un apoyo al pueblo ucranio, incluido a su derecho a la defensa armada. El contexto inmediato es la polarización entre un país soberano agredido y un Estado prepotente agresor. La actitud, ampliamente mayoritaria, está definida por el principio universalista del respeto de la soberanía e integridad territorial del país, es decir, por la oposición a esta injerencia militar, cruel e injustificada, y el derecho a su defensa siguiendo la doctrina de la no intervención externa, político-militar y económica, en la regulación interna de los países.

Hasta aquí existe una mayoritaria posición compartida que se concreta en la empatía y el apoyo al pueblo ucranio, sobre todo humanitario, y el freno a la agresión rusa, con sanciones y exigencia de responsabilidades a sus élites dirigentes por las atrocidades cometidas. Parar a Putin y solidarizarse con el pueblo ucranio y su derecho a la defensa activa son posiciones democráticas imprescindibles y comunes, también con la OTAN, que definen un campo nítido frente al que justifica la agresión rusa o se declara neutral o insensible ante un pueblo agredido…

Las guerras son un fracaso colectivo. Todas tienen componentes negativos, causan sufrimiento, en especial para la sociedad civil, y generan dinámicas militaristas y autoritarias. Hay que evitarlas con mecanismos pacíficos y negociados de resolución de los conflictos internacionales. Pero no todas las guerras son iguales y, sobre todo, no todos los bandos son iguales…

Por otro lado, el gasto militar europeo es cuatro veces superior al de Rusia y el de la OTAN 15 veces; o sea, Europa no necesita su rearme para garantizar su seguridad. Es un asunto clave que expresa la limitada legitimidad social de una dinámica de militarización aprobada por la cúpula de la OTAN, requerida hace tiempo por EE. UU. ante los países europeos y ratificada ahora…

El expansionismo imperialista ruso (a diferencia del eje nazi-fascista-japonés a finales de los años treinta), no es capaz (ni se lo plantea) de doblegar a Occidente, por mucho que encuentre aliados en la ultraderecha europea y el trumpismo estadounidense, ejerza un influjo sociocultural conservador y misógino y desarrolle su intervencionismo prepotente en su periferia territorial o lo que considera su área de influencia y seguridad…

En definitiva, estar contra la guerra, en este caso en el que interaccionan dos procesos, supone combinar dos actitudes: apoyar la resistencia ucrania frente a la invasión rusa, y evitar la escalada belicista por la preponderancia estratégica de ambos bloques militares. El pacifismo, la izquierda, comparte algunas posiciones con la OTAN, pero difiere en su diseño geopolítico. Por eso es importante hablar del contexto y de los dos procesos que interactúan. La alternativa no es la militarización sino luchar por la paz con un orden social y mundial más justo.”

Referencia web original: https://www.mientrastanto.org/boletin-212/ensayo/frente-a-la-militarizacion-la-opcion-por-la-paz

Enseñanzas de la reforma laboral. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 210 (1/03/2022)

La convalidación en el Congreso de la reforma laboral el pasado día 3 de febrero ha estado a punto de fracasar y con ello un avance significativo para la gente trabajadora y sus derechos laborales y contractuales y el refuerzo de una senda de progreso. Es momento de explicar los hechos y sacar las enseñanzas correspondientes. En este ensayo trato: Aprender de la experiencia; Al borde del precipicio; Restaurar la dinámica reformadora; Legitimidad y correlación de fuerzas; Errores analíticos y estratégicos; El desencuentro con los socios nacionalistas; La ventaja de la derrota era para la derecha; Combinar legitimidades, asegurar otra legislatura de progreso.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-210/ensayo/ensenanzas-de-la-reforma-laboral

Controversias sobre la transversalidad. Antonio Antón, en Rebelión (5/01/2022)

En esa versión ampliada y tras el ejemplo transversal del acuerdo tripartito sobre la reforma laboral, de máxima actualidad y debate, explico los fundamentos y las controversias sobre la transversalidad. En primer lugar, analizo la diversidad de sus interpretaciones, a veces contrapuestas en su sentido político y su desarrollo histórico. Diferencio dos tipos básicos. Una, la centrista o liberal; otra, la transversalidad popular e igualitaria. En segundo lugar, expongo sus principales características y su función como identificación política en el debate actual, y profundizo en su combinación con otra idea fuerza, la igualdad, para valorar su fundamentación teórica. Selecciono los primeros párrafos:

“La palabra transversalidad (y transversal) adquirió una nueva relevancia en el ámbito político, en particular entre representantes de Podemos y las fuerzas del cambio para definir uno de sus ejes estratégicos. Ahora, se ha vuelto a poner de actualidad en torno al nuevo proyecto de frente amplio propuesto por Yolanda Díaz, tal como expongo en el artículo “Contexto y debates sobre el frente amplio”. Está enmarcado en la renovación de las fuerzas del cambio, cuyos ejes y marco sociopolítico explico en mi último libro: “Perspectivas del cambio progresista”. Su sentido no siempre queda claro, además de los matices y diferencias entre algunos de sus principales dirigentes sobre su importancia y significado. Pero, además, se ha ido utilizando por todo tipo de actores políticos y socioculturales con distintos contenidos. Se trata de clarificar y avanzar en un debate que debe ser riguroso y constructivo para fortalecer un proyecto de cambio. El significado lingüístico de transversal es “que se halla o extiende atravesado de un lado a otro” (Diccionario de la RAE) o “que afecta o pertenece a varios ámbitos” (Diccionario María Moliner). Es decir, tiene que ver más con una pertenencia ambivalente, doble o mixta, que con una posición intermedia o centrista. Detrás de esa palabra existen diferentes significados, se trata de clarificarlos. Avanzo mi valoración para desechar una idea unilateral, bastante común en el ámbito mediático: transversalidad no es consenso entre derechas e izquierdas, ni centrismo liberal o populismo centrista…”

Referencia web original: https://rebelion.org/controversias-sobre-la-transversalidad/

Respuestas a la reforma laboral del PP. Antonio Antón, en Mientras Tanto (1/12/2021)

Un amplio ensayo donde explico la respuesta cívica y sindical frente ella y su influencia en el proceso actual de su derogación”. Transcribo su introducción:

“Analizo desde un punto de vista sociológico e histórico la reforma laboral del PP del año 2012, todavía en vigor, así como la respuesta cívica y sindical frente ella. Se trataba de deslegitimar su carácter agresivo con la mayoría social y generar las condiciones sociopolíticas para su derogación, con la garantía de los derechos sociolaborales. Junto con la evidencia pública de sus efectos perniciosos, la experiencia de la movilización sindical para derogarla tuvo y sigue teniendo un impacto en su escasa legitimidad social.

Aquí se explican las características de aquel fuerte y masivo conflicto sociopolítico para destacar su influencia en el actual proceso de su derogación frente a la oposición de la patronal y las derechas, que presionan para su continuidad. Ese objetivo figura en el acuerdo del Gobierno de coalición, como cuestión fundamental de su agenda sociolaboral progresiva, y es un tema central en las negociaciones del diálogo social, dentro de la propuesta de las izquierdas y los sindicatos de iniciar un cambio profundo de las relaciones laborales y del mercado de trabajo, tan desiguales y precarias para la mayoría social. Fue la palanca que permite en la fase actual abordar un giro progresivo en el modelo laboral y de relaciones contractuales.

Está por ver la decisión definitiva del Ejecutivo en el marco del diálogo social y sus apoyos parlamentarios. Más allá del significado estricto de la palabra derogación como eliminación de esa norma y su sustitución por otra nueva que articule un nuevo marco normativo, se puede decir que ya existen algunos aspectos importantes que no están sujetos a cambio, como las condiciones discrecionales para el despido y la rebajada cuantía de su indemnización; es decir, parece que no va a ser ‘integral’, aun con el deseo de que se utilice más la flexibilidad interna (ERTES, movilidad…) respecto de la externa (despidos).

La cuestión es que, al menos, debería ser sustancial en dos ámbitos fundamentales: uno, reducir significativamente la precariedad laboral, con sus consecuencias de devaluación salarial, desprotección, inseguridad y subordinación de la gente trabajadora, y garantizar el empleo decente y de calidad; dos, recomponer el equilibrio en las relaciones laborales y contractuales con el refuerzo de la negociación colectiva sectorial (y la ultraactividad de los convenios) frente al enorme poder empresarial que deja más indefensas a las capas trabajadoras de las pymes y con mayores desventajas para el sindicalismo.

El riesgo es que solo se produzca una modificación descafeinada, que defienden sectores poderosos e influyentes en el propio Partido socialista, por mucho que la arropen de retóricas modernizadoras. La continuidad de elementos especialmente lesivos impediría el desarrollo de un nuevo modelo social, laboral y contractual, reto ineludible para dejar atrás esta nefasta etapa regresiva para la gente trabajadora y, en general, para las capas populares. Ese resultado conllevaría negativas consecuencias sociopolíticas para la legitimación cívica del cambio de progreso y la garantía de su continuidad como mayoría institucional.

Lo destacable ahora en este ensayo, además de señalar el profundo carácter antisocial y regresivo de la reforma laboral del PP, es explicar la amplitud e intensidad de la oposición social y sindical a la misma, que legitima la posición gubernamental, sindical y de la mayoría parlamentaria progresista para adoptar una posición de firmeza tras un cambio sociolaboral sustantivo.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-207/ensayo/respuestas-a-la-reforma-laboral-del-pp

Nueva ola feminista: tendencias e identificaciones. Antonio Antón (3/09/2021)

Esta investigación académica (31 pp.) tiene cinco partes: 1) Procesos de identificaciones feministas; 2) Carácter y tendencias de los feminismos; 3) El significado de la identidad feminista; 4) Identidades y sujetos feministas, 5) Conclusiones. Identidades y formación de sujetos. Es el desarrollo de la Comunicación (6 pp.), titulada “Desventajas de género y cuarta ola feminista”, presentada y debatida en el Comité de Investigación de Sociología del Género (15 y 16 de julio de 2021). Una versión inicial se presentó al Simposio de la Federación Española de Sociología, en el área temática “Estructura y desigualdad social, procesos de exclusión y grupos sociales”, del 5 al 13 de julio de 2021. Señalo el resumen introductorio:

“El feminismo ha adquirido una nueva relevancia sociopolítica y cultural, particularmente en España. Incluso se habla de otra ola feminista, la cuarta, por perfilar sus características específicas. La agenda feminista se ha reforzado para hacer frente a la nueva dimensión de las desventajas de las mujeres, en términos de desigualdad y prepotencia machista, sin suficiente protección pública. Todo ello ha consolidado la necesidad de la activación feminista para promover un cambio sustantivo y real, la llamada cuarta ola, junto con la emergencia de nuevas tendencias y élites feministas.

La reactivación feminista, con su dinámica expresiva, sus objetivos y sus procesos identificadores, en sus distintos niveles, ha cobrado una nueva dimensión los últimos años. Tiene un gran impacto en los ámbitos político-institucionales y culturales, en la transformación y legitimidad de los distintos actores, así como en la conformación de una dinámica más amplia y multidimensional de cambio de progreso frente a las tendencias machistas (o patriarcales).

La acción por la igualdad y la emancipación femenina se enfrenta a la discriminación, la desigualdad y la dominación de las mujeres, así como a los factores estructurales e institucionales que las mantienen, en particular a las tendencias conservadoras, reaccionarias o autoritarias.

Los fundamentos de la subordinación femenina están claros: gravedad de las desigualdades sociales, laborales y de estatus, con desventaja para las mujeres; persistencia de la violencia y las coacciones machistas, con mayor dependencia e inseguridad para ellas; insuficiente reconocimiento de las libertades para desarrollar las distintas opciones vitales, sexuales o de género.

Constituyen los tres ejes fundamentales expresados en la actual ola feminista: por la igualdad social, económico-laboral y relacional o de estatus de las mujeres; contra la presión y las agresiones machistas, y por la emancipación y la capacidad de decisión sobre sus trayectorias y preferencias personales.

A partir de ese diagnóstico se profundiza en los procesos de identificaciones feministas, el carácter y las tendencias de los feminismos, así como el significado de la identidad feminista y su relación con los sujetos feministas.”

Referencia web original: https://documentcloud.adobe.com/link/review?uri=urn:aaid:scds:US:96d610b7-d109-48d8-a61d-d447a38a3187

Desventajas de género y nueva ola feminista. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 203 (julio 2021)

Comunicación al Encuentro Intercongresual del Comité de Investigación de Sociología del Género, julio de 2021, de la que extraigo varios párrafos:

“En los últimos años, el principal proceso de movilización social progresista ha sido el feminista, dentro de un marco más amplio de cambio social y político-electoral. Se produce en un contexto de agravamiento de la situación de desigualdad y dominación de las mujeres y, específicamente, ante un crecimiento de la conciencia de su injusticia y un deterioro de las mentalidades machistas y conservadoras.

La crisis sanitaria y socioeconómica derivada de la pandemia, añadida a los efectos de la crisis social y económica iniciada en 2008, ha agudizado esas desventajas de las mujeres en un triple sentido: un mayor el sobreesfuerzo en la función de cuidados y garantía en la reproducción social y de la vida; un mayor impacto de paro y precarización en sus empleos, y una mayor desigualdad percibida como injusta en su estatus social y vital.

Por otro lado, persiste el bloqueo institucional a las mejoras en ese campo, sobre todo por los Gobiernos anteriores del Partido Popular cuyas políticas han perdido legitimidad social. Tras quince años de limitada y contraproducente gestión institucional, centrada en la inacción trasformadora, preventiva y de recursos prácticos, el desvío punitivista y la reacción puritana, se ha percibido la impotencia institucional y de esas políticas.

Se ha reforzado la agenda feminista para hacer frente a la nueva dimensión de las desventajas de las mujeres, en términos de desigualdad y prepotencia machista, sin suficiente protección pública, así como de todas las personas discriminadas por la desigualdad de género y entre los géneros o por su opción sexual. Todo ello ha consolidado la necesidad de la presión movilizadora feminista para promover un cambio sustantivo y real, la llamada cuarta ola, junto con la emergencia de nuevas tendencias y élites feministas…

En conclusión, la identidad feminista es positiva y legítima no solo porque expresa un compromiso liberador de un grupo social discriminado sino porque está inscrita en un proceso igualitario-liberador de la humanidad. La activación feminista se enlaza con la articulación más amplia y compleja de un campo sociopolítico y cultural de progreso. La pertenencia al feminismo la da la interacción social frente al machismo como orden estructural, el comportamiento personal y colectivo frente a la desigualdad de género, reforzada por una subjetividad emancipadora. En ese sentido, hay que fortalecerla, no diluirla.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-203/ensayo/desventajas-de-genero-y-nueva-ola-feminista

Caminos por recorrer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!