Blog: http://www.antonio-anton-uam.es

SE HACE CAMINO AL ANDAR

Publicaciones (propias y ajenas) de interés sociopolítico

Selección mensual en el BOLETÍN INFORMATIVO: ver Boletín

Antonio Antón: Ver Presentación-UAM

Novedades

Año 2021

Año 2020Año 2019

Artículos ajenos (abajo)

Artículos, Ensayos y Libros destacados (abajo)  

Artículos propios (último mes):

Ambivalencia de las identidades. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (30/07/2021)

Desarrollo el debate de este tema de importancia y actualidad. Destaco varios párrafos:

“El tema de las identidades ha cobrado una nueva relevancia, con nuevas formas y lenguajes, por las grandes transformaciones de las viejas identidades y la reconfiguración de otras nuevas. Se produce en el marco de la pugna sociopolítica y cultural por la prevalencia hegemónica de unos grupos sociales, con su estatus y privilegios de poder, frente a otros emergentes. En particular, se trata de la pugna representativa y de legitimidad entre élites tradicionales y nuevos liderazgos, así como en qué sentido hay una renovación y fortalecimiento de las fuerzas progresistas o de izquierdas frente a la involución conservadora que se reafirma en sus propios procesos identitarios.

La cuestión es que esos procesos de identificación sociopolítica (nacionales, étnicos-culturales, de clase social, sexo…) son diversos y ambivalentes (reaccionarios y progresistas, machistas y feministas…), así como más o menos densos o fluidos e integradores o excluyentes. Por tanto, no todas las identidades colectivas son iguales y hay que analizarlas según su papel específico en un contexto determinado y desde referencias universalistas de una ciudadanía libre e igual o la ética de los derechos humanos.

El vivo debate suscitado en torno a la novela ‘Feria’, de Ana Iris Simón, es sintomático del entrecruzamiento de las distintas identificaciones y su contradictorio sentido sociopolítico y cultural. Es muy variada la interrelación de tendencias y movimientos sociales, así como de identidades, pertenencias colectivas, autopercepción ideológica o perfiles sociopolíticos a la hora de conformar sujetos transformadores. En tres recientes artículos en Nueva Tribuna he expuesto una aproximación: 'Ciudadanía e identidades', 'Una izquierda nueva y transformadora' y 'Una izquierda feminista y ecologista'.

Aquí complemento la reflexión con unos comentarios a raíz de una aportación del sociólogo Jorge Lago, Identidad y reacción, que tiene interés para debatir. Su contenido critica a lo que denomina vieja izquierda esencialista y cierta fragmentación posmoderna y defiende un sujeto superador de ambas tendencias, aunque no evalúa la versión socioliberal. Expongo algunos problemas y valoraciones desde la sociología crítica…

Por tanto, junto con aportaciones interesantes, ese texto mantiene otras posiciones idealistas, con la preponderancia del ‘horizonte’ para crear fuerza política, similares al discurso voluntarista del populismo de Laclau, inadecuado para forjar un sujeto emancipador, con fuertes pertenencias colectivas progresivas. Al rechazar a las identidades colectivas, tachadas de reaccionarias, se queda sin las energías sociales necesarias que implementen una dinámica transformadora. Su alternativa de crear un horizonte, como proyecto discursivo, es insuficiente. Bienvenido sea el debate teórico para clarificar el proceso de conformación unitaria de las fuerzas del cambio, con un enfoque más realista y crítico.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/ambivalencia-identidades/20210730105530189879.html

Cuarta ola feminista. Antonio Antón, en Público (25/07/2021)

Expongo el contexto y la relevancia de esta cuarta ola feminista, primera parte de la comunicación “Desventajas de género y nueva ola feminista” al Simposio de la Federación Española de Sociología y el encuentro del Comité de Investigación de Sociología del Género (julio de 2021). Transcribo varios párrafos:

“Los fundamentos de la subordinación femenina están claros: gravedad de las desigualdades sociales, laborales y de estatus, con desventaja para las mujeres; persistencia de la violencia y las coacciones machistas, con mayor dependencia e inseguridad para ellas; insuficiente reconocimiento de las libertades para desarrollar las distintas opciones vitales, sexuales o de género. Constituyen los tres ejes fundamentales expresados en la actual ola feminista: por la igualdad social, económico-laboral y relacional o de estatus de las mujeres; contra la presión y las agresiones machistas, y por la emancipación y la capacidad de decisión sobre sus trayectorias y preferencias personales.

Los contextos sociopolítico-cultural y económico-laboral están bien definidos. Primero, amplio y duradero descontento feminista y popular, convertido en activación cívica masiva a partir de 2018 y, especialmente, entre las mujeres jóvenes que han profundizado su identificación feminista. Todo ello como respuesta cívica y solidaria ante la incapacidad de las élites gobernantes y las principales políticas institucionales para superar esas lacras, sobre todo durante el Gobierno anterior del Partido Popular de M. Rajoy.

Pero también, por las insuficiencias de la normativa, la gestión y el entramado institucional impulsados en la época anterior por el Ejecutivo socialista de R. Zapatero. Así, la Ley de igualdad y la Ley contra la violencia machista, desde hace quince años, tuvieron un efecto inicial positivo de sensibilización feminista, pero han sido incapaces de garantizar un cambio real en esas condiciones de subordinación y desventaja de las mujeres, quedando en el formalismo retórico, con ausencia de políticas preventivas y sustantivas, y el punitivismo contraproducente. Sus procesos legitimadores se han agotado y exigen un nuevo impulso transformador.

Al mismo tiempo, desde el reaccionarismo ultraconservador aparecen nuevos riesgos de involución sociocultural respecto de la relativa posición social igualitaria conseguida, así como nuevas desventajas derivadas del sobreesfuerzo exigido a las mujeres en el ámbito laboral y de los cuidados en la actual crisis sanitaria, socioeconómica y de fragilidad de los servicios públicos. Esas reacciones se producen, precisamente, ante los amplios avances democrático-igualitarios en las relaciones interpersonales y las mentalidades, así como ante las nuevas exigencias de un cambio real y sustantivo por la igualdad y la libertad de las mujeres, reforzado por un amplio campo progresista. El choque de expectativas, principalmente entre las jóvenes, desde una cultura democrática e igualitaria y con dinámicas reales desventajosas es evidente. Es la base del malestar, la indignación y la activación feminista.

Este marco sociopolítico y de legitimidad de la acción cívica feminista, está conectado con el empeoramiento del contexto socioeconómico y la precarización del empleo esta década por las crisis socioeconómicas y las políticas de recortes sociales, laborales y servicios públicos, que han debilitado la protección social pública y el empleo decente, ahora agravados por la crisis sanitaria. Ello genera un incremento del sobreesfuerzo femenino en la gestión de los cuidados y la reproducción vital, así como mayores consecuencias negativas en el ámbito laboral-profesional, sus condiciones de vida y su estatus público, lo que ha perjudicado especialmente a las mujeres de las capas populares y, particularmente, a las jóvenes con mayor incertidumbre para sus proyectos vitales. Es hora de un impulso transformador y unitario de la nueva agenda feminista por la igualdad de género.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/51066/cuarta-ola-feminista/

El 4M según el CIS: Percepción, realidad y expectativas. Antonio Antón, en Público (12/07/2021) y Rebelión (24/07/2021)

Analizo los resultados del 4M, en particular, dos aspectos: 1) la percepción, la realidad y las expectativas en el espacio del cambio y 2) a dónde va el descenso del electorado del PSOE, así como sus implicaciones en el marco estatal. Selecciono varios párrafos:

“Los resultados de las elecciones autonómicas de Madrid, del pasado 4 de mayo, están claros: Por un lado, el éxito del Partido Popular de Ayuso, la debacle de Ciudadanos y la persistencia de VOX; por otro lado, el refuerzo del espacio del cambio, Más Madrid y Unidas Podemos, que aunque supera ampliamente al Partido Socialista, que sufre un gran fiasco, no logra compensar su descenso y conlleva el fracaso de una alternativa gubernamental de izquierdas…

Me centro en dos aspectos analíticos que tienen trascendencia política y exigen un estudio riguroso. Están sometidos a diversas interpretaciones, ya que tienen importancia para el devenir de una alternativa progresista a las derechas: a) hacia dónde se ha ido el descenso del voto al Partido Socialista y cuál es su papel y su orientación renovadora, así como el impacto del marco estatal del Gobierno de coalición; b) cuál es la dimensión del voto del espacio del cambio de progreso, Más Madrid y Unidas Podemos, con las particularidades de su crecimiento, procedencia e interacción para plasmar de forma realista una dinámica colaborativa…

En definitiva, lo destacable es que el espacio del cambio, sumadas ambas fuerzas (Más Madrid y Unidas Podemos) que han crecido, se ha reforzado con más del 24% de representatividad electoral (17% + 7,2%), y ha desbordado al propio Partido Socialista, que no llega al 17%, como principal dinámica progresista o de izquierdas. El reto, particularmente en el ámbito estatal, es promover una colaboración en el próximo ciclo electoral de autonómicas, municipales y generales del año 2023, pero para ello conviene partir de un diagnóstico realista y compartido de la representatividad de cada cual y de sus expectativas de acuerdo con su particular perfil político…

Su desafío es la consolidación del acuerdo progresista del gobierno de coalición. Daría credibilidad a la dinámica reformadora de progreso para la vida de la mayoría social, con un freno a las derechas, y encarrilaría la segunda fase de la legislatura con el objetivo de ganar las próximas elecciones generales con un proyecto de país compartido con el bloque de la investidura. La experiencia madrileña habría servido para impulsar ese cambio.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/50575/el-4m-segun-el-cis-percepcion-realidad-y-expectativas/

Editado en Rebelión (24/07/2021): https://rebelion.org/el-4m-segun-el-cis-percepcion-realidad-y-expectativas/

Hacia un espacio feminista, ecologista y de izquierdas. Antonio Antón, reeditado en Acción en Red (20/07/2021)

En un artículo reciente, Izquierdas y guerras culturales, he abordado la emergencia de los nuevos movimientos sociales y las controversias culturales para la renovación y/o superación de las izquierdas. Ahora me centro en la configuración de una nueva dinámica sociopolítica diferenciada de la socialdemocracia dominante, así como en las características de los tres componentes fundamentales, aparte de la plurinacionalidad y la democratización, que tiene este nuevo proceso en el campo social progresivo, feminista, ecologista y social, y su articulación en un espacio político transformador.

Referencia web original en Rebelión (2/07/2021): https://rebelion.org/hacia-un-espacio-feminista-ecologista-y-de-izquierdas/

Referencia edición en Accion en Red (20/07/2021): https://www.accionenredmadrid.org/hacia-un-espacio-feminista-ecologista-y-de-izquierdas/

Activación feminista frente a desventajas de género. Antonio Antón, en Nueva Tribuna (13/07/2021)

Expongo sintéticamente el contexto, los conceptos principales y la conclusión desarrollados en una Comunicación al Simposio de la Federación Española de Sociología, línea temática “Estructura y desigualdad social, procesos de exclusión y grupos sociales”, 12 de julio de 2021.

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/activacion-feminista-frente-desventajas-genero/20210712191826189371.html

Desventajas de género y nueva ola feminista. Antonio Antón Morón. Comunicación al Simposio de la Federación Española de Sociología, “Estructura y desigualdad social, procesos de exclusión y grupos sociales”, del 5 al 13 de julio de 2021. Otra versión se presenta en el Encuentro Intercongresual del Comité de Investigación de Sociología del Género (15 y 16 de julio de 2021)

Selecciono varios párrafos:

“Se ha reforzado la agenda feminista para hacer frente a la nueva dimensión de las desventajas de las mujeres, en términos de desigualdad y prepotencia machista, sin suficiente protección pública. Todo ello ha consolidado la necesidad de la presión movilizadora feminista para promover un cambio sustantivo y real, la llamada cuarta ola, junto con la emergencia de nuevas tendencias y élites feministas…

Estos conceptos de pertenencia, identidad o sujeto tienen un carácter relacional y sociohistórico o procesual. El aspecto principal es el del comportamiento prolongado, las prácticas y vínculos sociales en relación con otros grupos sociales. En este caso, en la participación en los procesos igualitarios y de emancipación de la subordinación femenina y la discriminación derivada de la desigualdad de género.

O sea, se puede decir que para ser feminista no es imprescindible tener una identidad de género mujer (o varón o no binario), pero sí, valga la redundancia, ‘actuar’ de forma feminista, con criterios igualitario-emancipadores que es lo que define al feminismo. El feminismo es inclusivo de todas las personas participantes en ese proceso de liberación frente a la desigualdad de género y entre los géneros, por su superación como orden jerárquico discriminatorio. En ese sentido, es excluyente o crítico frente a comportamientos machistas; no es transversal sino dicotómico, enfrentado al machismo y el poder patriarcal-capitalista, aunque se produzcan situaciones intermedias.

La identidad, lo que somos, no deriva mecánicamente de nuestro sexo o las condiciones materiales, ni solo de nuestros deseos o proyectos. Quienes somos lo construimos a través de nuestra experiencia relacional, mediada por nuestra vivencia, interpretación y aspiraciones, y condicionado por nuestro estatus y las estructuras sociales y de poder. En ese sentido, tiene más que ver con lo que hacemos y con quién y cómo nos relacionamos; forma parte de la interacción humana, que genera reconocimiento y estatus diferenciados, base de la identificación personal y grupal…

Y como tal realidad, en la que se integran condiciones, relación social y subjetividad, de forma interactiva y procesual, las identidades, personales y grupales, pueden ser más o menos ambivalentes, abiertas, inclusivas, densas y múltiples y conectadas con el estatus y los derechos como ser humano. En el movimiento feminista y, en particular, en la presente ola feminista ha predominado la acción colectiva progresiva, contra la violencia machista, por la igualdad social y de género y por la libertad para decidir las propias trayectorias vitales.

La identidad feminista es positiva y legítima no solo porque expresa un compromiso liberador de un grupo social discriminado sino porque está inscrita en un proceso igualitario-liberador de la humanidad. La activación feminista se enlaza con la articulación más amplia y compleja de un campo sociopolítico y cultural de progreso. La pertenencia al feminismo la da la interacción social frente al machismo como orden estructural, el comportamiento personal y colectivo frente a la desigualdad de género, reforzada por una subjetividad emancipadora. En ese sentido, hay que fortalecerla, no diluirla.”

Referencia web original: https://documentcloud.adobe.com/link/review?uri=urn:aaid:scds:US:06c1a81c-5fb3-42dd-868b-1bf91493df9f

Desventajas de género y nueva ola feminista. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 203 (julio)

Comunicación al Encuentro Intercongresual del Comité de Investigación de Sociología del Género, julio de 2021, de la que extraigo varios párrafos:

“En los últimos años, el principal proceso de movilización social progresista ha sido el feminista, dentro de un marco más amplio de cambio social y político-electoral. Se produce en un contexto de agravamiento de la situación de desigualdad y dominación de las mujeres y, específicamente, ante un crecimiento de la conciencia de su injusticia y un deterioro de las mentalidades machistas y conservadoras.

La crisis sanitaria y socioeconómica derivada de la pandemia, añadida a los efectos de la crisis social y económica iniciada en 2008, ha agudizado esas desventajas de las mujeres en un triple sentido: un mayor el sobreesfuerzo en la función de cuidados y garantía en la reproducción social y de la vida; un mayor impacto de paro y precarización en sus empleos, y una mayor desigualdad percibida como injusta en su estatus social y vital.

Por otro lado, persiste el bloqueo institucional a las mejoras en ese campo, sobre todo por los Gobiernos anteriores del Partido Popular cuyas políticas han perdido legitimidad social. Tras quince años de limitada y contraproducente gestión institucional, centrada en la inacción trasformadora, preventiva y de recursos prácticos, el desvío punitivista y la reacción puritana, se ha percibido la impotencia institucional y de esas políticas.

Se ha reforzado la agenda feminista para hacer frente a la nueva dimensión de las desventajas de las mujeres, en términos de desigualdad y prepotencia machista, sin suficiente protección pública, así como de todas las personas discriminadas por la desigualdad de género y entre los géneros o por su opción sexual. Todo ello ha consolidado la necesidad de la presión movilizadora feminista para promover un cambio sustantivo y real, la llamada cuarta ola, junto con la emergencia de nuevas tendencias y élites feministas…

En conclusión, la identidad feminista es positiva y legítima no solo porque expresa un compromiso liberador de un grupo social discriminado sino porque está inscrita en un proceso igualitario-liberador de la humanidad. La activación feminista se enlaza con la articulación más amplia y compleja de un campo sociopolítico y cultural de progreso. La pertenencia al feminismo la da la interacción social frente al machismo como orden estructural, el comportamiento personal y colectivo frente a la desigualdad de género, reforzada por una subjetividad emancipadora. En ese sentido, hay que fortalecerla, no diluirla.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-203/ensayo/desventajas-de-genero-y-nueva-ola-feminista

Últimos libros destacados

Identidades feministas y teoría crítica. Antonio Antón, Dyskolo (marzo, 2021) (266 pp.). (3ª edición ampliada, en digital y en abierto)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus seis capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. El quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico. Y el sexto, Tendencias feministas, analiza el carácter de los feminismos, sus debates y su pugna sociopolítica e ideológica.

Referencia editorial del texto completo: https://drive.google.com/file/d/1TuUTb5PA_MaainPYF1g0VNUMeX5OiwMk/view

Cambios en el Estado de bienestar. Antonio Antón, libro editado en Rebelión, en abierto (2/01/2021) (346 pp.)

Resumen

“La realidad social es compleja y el horizonte para esta década es incierto, en particular, para la cohesión de sociedades como la española, la vertebración de la Unión Europea y el tipo de salida de esta crisis prolongada. Este libro analiza las características de la desigualdad social y las tendencias de las condiciones socioeconómicas y laborales así como de los sistemas de protección social y, más en general, de los cambios en el Estado de bienestar. Además, se valoran los discursos y teorías que explican esos hechos para clarificar los desafíos pendientes de nuestras sociedades e instituciones. La perspectiva deseable es una democracia social, un giro socioeconómico progresista y una democratización del sistema político, en el marco de una Unión Europea más social, solidaria, democrática e integrada. La conclusión es la necesidad del refuerzo del Estado de bienestar, con sus dimensiones distribuidora, reguladora y de protección pública. Los textos, revisados para esta edición, son investigaciones académicas presentadas en distintos encuentros, congresos y jornadas, fundamentalmente, de Sociología que tienen este hilo conductor: Cambios en el Estado de bienestar.”

Referencia web original del TEXTO COMPLETO: https://rebelion.org/download/cambios-en-el-estado-de-bienestarantonio-anton-moron/?wpdmdl=653380&refresh=5ff03e69ad9e81609580137

Ver más en: Libros destacados y Libros (todos)

Artículos ajenos con breves comentarios

Claridad en la perspectiva: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver: todos 

Ver: Artículos destacados 

(Abajo, el último)

Artículos ajenos del último mes:

Lenguaje inclusivo: algunas claves lingüísticas. Elena Álvarez Mellado (30/07/2021)

Interesante para un debate sosegado y clarificador. Selecciono un par de párrafos:

“La propiedad de ser la opción no marcada de un fenómeno gramatical no se decide a priori: es decir, no nos sentamos los hablantes un día y decidimos en asamblea que el presente o el masculino iban a ser las formas no marcadas. Al contrario, se hace a posteriori a la luz de lo que los hablantes hacen…

En realidad, todas estas disquisiciones son irrelevantes para los hablantes. Las personas no deciden cómo hablan por lo que un puñado de académicos o especialistas tengan que decir sobre sus usos lingüísticos. Los hablantes hablan, y detrás venimos los lingüistas a dar cuenta e intentar explicar los fenómenos que observamos. Y así es como debe ser. Los movimientos feministas de los últimos años han traído consigo una revisión del mundo en muchas dimensiones, y la lengua no se ha quedado fuera de este cuestionamiento social. Los lingüistas observamos con interés cómo se dirimen estos aspectos de la gramática en disputa. Seguiremos informando.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/lenguaje-inclusivo-claves-linguisticas_129_8021559.html

Sin democracia no hay ley. José Antonio Martín Pallín (29/07/2021)

Una crítica valiente contra nuestro pasado franquista:

“España es el único país que, habiéndose involucrado ideológicamente con el nazismo y el fascismo, no ha conseguido expulsar del debate político partidista cualquier veleidad de blanquear un dictadura sanguinaria y exterminadora.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36773/

El Tribunal Constitucional: entre la incoherencia y el riesgo. José Antonio Martín Pallín (27/07/2021)

Una crítica clara y con buenos argumentos jurídicos:

"Como no podía ser de otra forma, al emanar del Tribunal Constitucional, se trata de una sentencia política y a nadie debe extrañar este calificativo. A mi entender lo grave no es el impacto político que pueda producir en el necesario debate democrático, pero me parece hipócrita utilizarla como argumento de autoridad, cuando es evidente que nos encontramos ante un inexplicable ejercicio de formalismo vacuo, sin conexión alguna con la legalidad y los valores superiores de la salud y la vida que están en riesgo cierto, ante una pandemia de consecuencias dramáticas e imprevisibles.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/39282/el-tribunal-constitucional-entre-la-incoherencia-y-el-riesgo/

La memoria histórica abre una guerra en las escuelas de Estados Unidos. Información CENTER (25/07/2021)

Un buen reportaje (publicado por Amanda Mars en el diario El País) sobre la reacción racista y conservadora frente a la defensa de los derechos civiles, en las últimas décadas. Selecciono dos párrafos alusivos a la Teoría Crítica Racial en la que se asienta la movilización antirracista:

“Uno de los elementos centrales de esta disputa es la llamada Teoría Crítica Racial, cuyo significado se ha desvirtuado, como en toda buena polémica intelectual y política que se precie. Hoy se puede ver utilizado, especialmente desde la derecha, para identificar cualquier análisis que aborde el racismo como un problema sistémico de Estados Unidos -no individual, o puntual- y, en el ámbito escolar, cualquier actividad o taller que se centre en la discriminación con motivo de raza.

La Teoría Crítica Racial es un marco teórico procedente del mundo del Derecho que empieza a fraguarse en la década de los 70 de la mano de académicos, como Kimberlé Crenshaw, que estudian los movimientos de derechos civiles. Sostienen, grosso modo, que la raza es una construcción social y el racismo es algo que va más allá de prejuicios personales, que el sistema legal está configurado de un modo que sostiene e incentiva la supremacía de los blancos sobre los negros. Por eso, concluyen, las conquistas de ese tiempo no habían logrado erradicar la injusticia social.”

Referencia web original: https://informacion.center/la-memoria-historica-abre-una-guerra-en-las-escuelas-de-estados-unidos-internacional/

Las secuelas de la precariedad laboral en la juventud. Sara la Rica, Lucía Gorjón y Ainhoa Osés (25/07/2021)

Un interesante estudio desde la Fundación ISEAK sobre esta persistente lacra de la precariedad laboral juvenil, su impacto a medio plazo, particularmente para los sectores populares de menor nivel educativo y, sobre todo, por la segregación ocupacional y la alta parcialidad de los contratos a las mujeres jóvenes. Selecciono un par de párrafos:

“Otro resultado interesante del estudio es el impacto de las crisis económicas tanto en la precariedad laboral de las personas jóvenes como en las consecuencias que esta tiene. Como cabe esperar, en plena recesión, los niveles de precariedad aumentan. Sin embargo, el estudio refleja que las secuelas de la precariedad al inicio se duplican para las personas que acceden por primera vez a un empleo durante una crisis económica. Dicho con otras palabras: las recesiones no sólo afectan en el presente, sino que sus consecuencias se prolongan en el largo plazo.

A la vista de los resultados, huelga decir que es necesario implementar acciones preventivas para evitar el riesgo de precariedad laboral (presente y futura) entre la juventud de nuestro país. Dada la importancia de la baja intensidad laboral no deseada en la precariedad laboral, es crucial insistir en la necesidad de una mayor estabilidad laboral desde el inicio, que reduzca los episodios de desempleo y las jornadas parciales involuntarias. Asimismo, para quienes caen al desempleo, es vital orientar y recualificar si fuera necesario para una pronta inserción laboral que evite largos episodios de desempleo. Además, dado que el riesgo de precariedad laboral está fundamentalmente asociado a bajos niveles educativos, es necesario fomentar mayores niveles formativos de las personas jóvenes y prevenir el abandono escolar. Por último, las mujeres absorben en mayor medida la precariedad laboral, especialmente en forma de contratos a jornada parcial, por lo que abordar los problemas de segregación ocupacional y alta parcialidad femenina contribuiría sin duda a la reducción de la precariedad laboral. Medidas de este tipo resolverían, no sólo un problema ya conocido en el presente, sino también, como este estudio demuestra, problemas futuros de precariedad laboral.”

Referencia web original: https://elpais.com/economia/2021-07-25/las-secuelas-de-la-precariedad-laboral-en-la-juventud.html

Ausencia de miedo y extravío del valor. Yayo Herrero (23/07/2021)

Una reflexión antropológica y muy actual. Destaco dos párrafos:

“El miedo es el mecanismo que le permite a un individuo o grupo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. ¿Eficacia para qué? Para garantizar la supervivencia. El miedo es una emoción movilizada por el instinto de supervivencia…

Para mí, el valor en tiempo de crisis de civilización, de colapso, tiene que ver con mirar la realidad cara a cara y esforzarse para que otras también la miren. Ser valiente es intentar tejer con otros y otras un hilo que liga el reconocimiento de violencia, el miedo y el dolor con una resistencia que se empeña en transformarlos en vida y alegría. Es encontrar sentido a ese empeño y disfrutar haciéndolo. El valor no extraviado, para mí, es disputar el heroísmo del suicidio colectivo y establecer un compromiso con la vida y no con la muerte. El valor así entendido integra la osadía y la prudencia, el arrojo y la cautela, la generosidad y la mesura, la memoria y la utopía, la suficiencia y el reparto, la consciencia y la esperanza, la rabia y la alegría.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36733/miedo-valor-ecologismo-yayo-herrero.htm

China, el PCCh o Xi: ¿cuál es el problema?. Xulio Ríos (22/07/2021)

Una disección del régimen, con algún pronóstico:

“Para los países desarrollados de Occidente, China se ha convertido en un problema. O en un trilema. En efecto, primero, la escala del país y su imponente desarrollo económico y tecnológico junto a su firme voluntad de no ceder soberanía ni alinearse con sus tesis, supone un reto difícil de encarar. Esa resistencia china a seguir un camino dependiente, sin duda, explica parcialmente el proceso de demonización al que estamos asistiendo en los últimos años, avanzando imparable desde su negativa a conformar un G2 con EEUU. China ha pasado a ser una amenaza. Nada hay positivo ya que provenga de dicho país. Ese aserto ayudará a facilitar la comprensión y adhesión de la opinión pública occidental a las estrategias de confrontación que todo lo supeditan al anhelo de hacer fracasar su ascenso o, al menos, contenerlo, de forma que la hegemonía occidental pueda prevalecer sin contratiempos…

Xi puede acabar siendo un problema para el PCCh y el PCCh para China. De esta forma, China, probablemente, dejaría de ser un problema para Occidente. O lo sería de otro cariz. Esta especie de carambola es una esperanza para quienes postulan el incremento de la presión contra China para hacer derrapar su proceso en el presente lustro.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/51003/china-el-pcch-o-xi-cual-es-el-problema/

Ni posmos ni rojipardos: marxismo, feminismo y diversidad. Josefina L. Martínez (19/07/2021)

Un intento de conjugar un neomarxismo no economicista pero crítico con el giro neoidealista posmoderno, con la lucha de la gente trabajadora y la movilización feminista y antirracista. Selecciono los párrafos finales:

“El posmodernismo supuso un “giro cultural” que sobredimensionó la capacidad de los discursos para transformar la realidad, dejando en segundo plano las determinaciones materiales en la historia. Este giro neoidealista forjó una complicidad nada fortuita con la hegemonía neoliberal y el capital financiero, ya que naturalizaba las relaciones sociales capitalistas como algo dado para siempre. Desde estas posiciones se impugnó al marxismo como un “esencialismo de clase”, proponiendo políticas multiculturales en los marcos de las democracias liberales. Pero tratar de responder al neoliberalismo posmoderno desde un obtuso corporativismo o con discursos economicistas sobre una clase obrera abstracta no lleva a ningún lado. En todo caso, eso ya lo han practicado con resultados calamitosos las burocracias sindicales –y en especial el estalinismo como burocracia de Estado– a lo largo del siglo XX, marginando a los sectores más oprimidos y explotados de las clases trabajadoras.

Frente a la barbarie capitalista, el desafío es retomar los ricos debates estratégicos del marxismo acerca de la necesidad de articular la lucha de la clase trabajadora y sus posiciones en la producción, la circulación y la reproducción, con la lucha de todas las personas oprimidas contra el capitalismo.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36463/posmos-rojipardos-marxismo-feminismo-diversidad-Josefina-L-Martinez.htm

La herida interseccional. María Rodó-Zárate (19/07/2021)

Extracto del interesante libro “Interseccionalidad. Desigualdades, lugares y emociones”. En particular sobre la relación entre interseccionalidad e identidad, superando cierto determinismo a partir de la experiencia y la emoción como vivencia colectiva, y aunque no se termina de clarificar bien la conformación de procesos identificatorios múltiples y las estrategias alternativas comunes. Selecciono unos párrafos:

“Sobre este punto, la feminista Negra norteamericana Patricia Hill Collins (2000) afirmaba que la interseccionalidad justamente cuestiona las aproximaciones aditivas que consideran que las mujeres negras tienen una perspectiva más verdadera o más precisa para entender la opresión que la que podemos tener otros grupos. Collins, en su articulación de una epistemología afrocéntrica, argumenta que su voluntad no es la de defender que la posición de las mujeres negras es epistémicamente mejor que la de otros colectivos, sino que las mujeres negras se encuentran en una posición social concreta y parcial desde la que pueden establecer conexiones con otras epistemologías. En este sentido, rechaza aproximaciones sobre la opresión que consideran que cuantas más posiciones de desventaja se tienen, más subordinado es el grupo y más preciso es el punto de vista que se tiene.

Creo que esta tendencia consistente en cuantificar la opresión y creer que cuanto más oprimido se está, más razón se tiene, es uno de los obstáculos principales para la construcción de alianzas. Más que si la política se basa en las identidades o no, el problema es si esta identidad se convierte en una trinchera. Es decir, el problema es cuando la propia identidad no es un punto de partida sino un punto de llegada, cuando no se parte de la propia experiencia para caminar juntas sino cuando la defensa de la propia posición es la finalidad política misma. Las experiencias de opresión son importantes fuentes de conocimiento y es importante que esto se reconozca, pero no se pueden convertir en espacios de repliegue. La lógica interseccional muestra que estas experiencias de opresión están también configuradas por posiciones de privilegio, que otras personas no tienen, y lanzar las posiciones de opresión como armas arrojadizas contra personas que no sufren aquellas experiencias concretas implica, por un lado, un no reconocimiento de las posibles experiencias de opresión de las otras personas, y por el otro, un no reconocimiento de las propias posiciones de privilegio.

A veces, esta tendencia a lanzar las posiciones de opresión como si fuesen dardos es consecuencia de la herida interseccional, por haber sido identificada como opresora y haber sentido que tu sufrimiento no es reconocido. Es entonces cuando el propio sufrimiento se lanza como un dardo y se da un repliegue identitario, y por eso creo que es importante romper estas tendencias incluyendo la política del cuidado en la identificación de privilegios. El sufrimiento tendría que poder servir como puente para la empatía, no como muro para separarnos.”

Referencia web original: https://rebelion.org/la-herida-interseccional/

Un alarido. Leonardo Padura (16/07/2021)

Un grito de dolor con la esperanza de que se escuche por las élites cubanas. Transcribo sus últimos párrafos:

“Muchas cosas parecen estar hoy en juego. Quizás incluso si tras la tempestad regresa la calma. Tal vez los extremistas y fundamentalistas no logren imponer sus soluciones extremistas y fundamentalistas, y no se enraíce un peligroso estado de odio que ha ido creciendo en los últimos años. Pero, en cualquier caso, resulta necesario que lleguen las soluciones, unas respuestas que no solo deberían ser de índole material sino también de carácter político, y así una Cuba inclusiva y mejor pueda atender las razones de este grito de desesperación y extravío de las esperanzas que, en silencio pero con fuerza, desde antes del 11 de julio, venían dando muchos de nuestros compatriotas, esos lamentos que no fueron oídos y de cuyas lluvias surgieron estos lodos. Como cubano que vive en Cuba y trabaja y crea en Cuba, asumo que es mi derecho pensar y opinar sobre el país en que vivo, trabajo y donde creo. Ya sé que en tiempos como este y por intentar decir una opinión, suele suceder que «Siempre se es reaccionario para alguien y rojo para alguien», como alguna vez dijera Claudio Sánchez Albornoz. También asumo ese riesgo, como hombre que pretende ser libre, que espera ser cada vez más libre.

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/tribuna-abierta/alarido_129_8144320.html

Alarma ante el Tribunal Constitucional. Antonio Baylos (15/07/2021)

Una crítica contundente, aunque proporcionada al riesgo de involución democrática. Selecciono los párrafos finales:

“Cada vez con mayor nitidez se aprecia la toma de posición política contra la mayoría obtenida en las elecciones políticas de importantes estratos que anidan en las estructuras de garantía del sistema democrático de derechos y que conspiran para debilitar y suprimir el impulso democrático. El hecho es muy grave y conviene que la ciudadanía cobre conciencia de esta realidad, aprovechada por una derecha política cada vez más escorada hacia la deslegitimación total de la acción de gobierno, con el auxilio imprescindible de los medios de comunicación que la sostienen. También convendría que el gobierno y las fuerzas que lo apoyan, sepan que lo que está en juego no es la alternancia de poder bipartidista, que ya ha sido sustituido por una lógica multipartidos, sino algo mucho más profundo que pone en peligro la estructura de garantías democráticas, profundamente alterada y desviada de su función sustancial y del compromiso constitucional por una gradual reducción de la desigualdad económica y social.

La ventaja que tiene esta sentencia injusta, incorrecta e inconveniente es que hace saltar las alarmas democráticas. Urge renovar el Tribunal constitucional, hay que abordar sin falta la del órgano de gobierno de los jueces y proceder a una reformulación clara del respeto a la democracia que algunas fuerzas políticas pretenden eliminar. El objetivo central de este impulso negativo es el de evitar las reformas sociales e institucionales que están en el proyecto de cambio que las mayorías parlamentarias actuales posibilitan. El gobierno debe por tanto actuar en la dirección contraria a estas posiciones que buscan impedirlas. La mejor manera es seguir avanzando y cumpliendo las expectativas por las que ha sido elegido mayoritariamente. Un hecho que repugna al estado profundo y a las fuerzas políticas que solo conciben el sistema democrático como un espacio de dominio y de control sin cambios sustanciales en sus posiciones de privilegio.”

Referencia web original: https://baylos.blogspot.com/2021/07/alarma-ante-el-tribunal-constitucional.html

Las claves de la sentencia del Constitucional sobre el estado de alarma. Ignacio Escolar (15/07/2021)

La conclusión: todo vale contra el gobierno:

“Pero es obvio que esta sentencia no habría ocurrido con un Gobierno del PP. Entre otros motivos, porque dudo que la izquierda hubiera tenido el cinismo de denunciar la inconstitucionalidad de un decreto que votó a favor. Si ha prosperado este recurso de Vox es, sobre todo, por otra razón: porque todo vale contra el Gobierno de coalición.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/escolar/claves-sentencia-constitucional-alarma_132_8140722.html

Respetemos los sexos, eliminemos los géneros: la cuestión trans. Marina Subirats (14/07/2021)

Una interesante y controvertida reflexión sobre el carácter estructural de la conformación de los géneros para defender la acción colectiva feminista por su superación frente a la acción individualizadora de Butler. No obstante, en su parte final no constata la realidad (minoritaria -el 0,3% de las personas- pero evidente según la OMS) de las personas transexuales, discriminadas y necesitadas de garantía de sus derechos como pretende el actual proyecto de Ley. Selecciono unos largos párrafos significativos:

“En tanto que modelos de comportamiento cerrados, ambos constructos tienen efectos similares: imponer limitaciones a los individuos para obligarles a interiorizar determinados comportamientos. Pero al mismo tiempo, no se trata de dos modelos de igual valor; la imposición de los hombres sobre las mujeres creó lo que llamamos “orden patriarcal”; de modo que el modelo femenino era aún mucho más represivo que el masculino. En el masculino, diferenciado de todos modos por clases sociales, había elementos que estimulaban la afirmación y búsqueda del poder por parte de los hombres, como necesidad funcional para hacer frente a enemigos de todo tipo; y ello exigía hacerlos capaces de matar y arriesgarse a morir, actos humanos que requieren endurecimiento y voluntad de imposición sobre el entorno, y por tanto necesitan sujetos en quienes se haya estimulado la búsqueda del poder…

Con el surgimiento de una nueva ola de feminismo en los sesenta, la necesidad de distinguir entre sexo biológico y destino social se hace perentoria: surge entonces el término “género”, utilizado inicialmente en la década de los setenta en Estados Unidos, y que tuvo una rápida expansión en el ámbito académico. Por una razón: sólo si se entiende que los comportamientos de las mujeres no son innatos sino que proceden de normas sociales, es posible iniciar su cambio. Si se tratara de comportamientos derivados de nuestra naturaleza sexual, no sería posible cambiarlos, como no es posible cambiar la necesidad de comer o de dormir; pero si los comportamientos son debidos a imposiciones de modelos sociales, el cambio es posible. Es decir, una fundamentación indispensable para el feminismo en la medida en que cuestiona unas formas de vida de las mujeres que, al eliminar la posibilidad de nuestro acceso al mundo público, se hacen insoportables cuando los cambios sociales propician que ya no se necesite toda la energía y dedicación de las mujeres a la reproducción y cuidado de la especie…

En definitiva, el “género” ha sido un concepto necesario para entender que la prescripción de unos determinados comportamientos en función del sexo no era natural sino social, y por lo tanto la lucha feminista ha consistido precisamente en eliminar las barreras de los géneros, del género femenino en primer lugar, del masculino también, a partir del momento en que comprendimos que el ejercicio de la violencia era una de las raíces más profundas del género masculino, y que sólo si la humanidad se libraba de los modelos de género que hemos heredado y que hoy son obsoletos, podemos ganar a la vez la batalla de la igualdad entre los sexos y de la libertad individual…

Así comienza su libro, éste es su concepto de género; no una imposición social, no un mandato inevitable, marcado en el cuerpo y en la mente a sangre y fuego, como ocurre con las mutilaciones genitales en tantos países africanos, con las bodas de niñas decididas por los padres, con los malos tratos, con las muertes violentas de mujeres por el solo hecho de serlo, con la prostitución obligada, con tanto sufrimiento del que no se puede hablar, que hay que llevar en silencio, sin queja, porque de otro modo es la víctima la que recibirá el castigo. No, Butler tiene la suerte de moverse en otro mundo, en el que el género ya no es un mandato social, sino una invención personal, aunque reconozca que pueda haber todavía un escenario constrictivo. Y, naturalmente, esta interpretación falsea por completo lo que han sido los géneros a través de la historia, lo que están aún siendo en tantos países, aunque pueda encajar y ser comprendida en una sociedad que, gracias al feminismo, va rompiendo poco a poco el viejo molde caduco y abriendo nuevos horizontes hacia la libertad personal. Pero todavía, ¡con cuánto trabajo, con cuánto dolor y frustración!

Convertido el género en una opción personal, sus características cambian totalmente y surge un planteamiento completamente diferente a la inicial. Se trataría de que cada persona pudiera decidir su género en función de su deseo o de una “identidad sentida” que puede coincidir o no con el sexo biológico; una decisión a la que cada persona “tiene derecho” porque ello corresponde a su “ser”, a su sentimiento profundo, a una voz interna que le susurra quien es ella o él, más allá de sus cromosomas y de sus genitales. Es decir, teóricamente han dejado de existir los modelos sociales prescritos, y, por lo tanto, todos los comportamientos, actitudes, aspectos y manifestaciones individuales pueden mezclar en dosis arbitrarias características de lo que anteriormente fue considerado como exclusivamente femenino o masculino. Hasta aquí, nada que objetar. Ahora bien, ¿qué ocurre con el sexo? También es performativo, dice Butler, es decir, construido socialmente, igual que el género. Por lo tanto, acomodémoslo al género deseado. Y así surge la experiencia trans…

Mi propuesta es simple: dejemos los sexos donde están, sin pretender cambiarlos ni registral ni físicamente. Y aceptemos que cada persona viva como quiera, construya su imagen como quiera, se dedique a lo que le apetezca y ame a quien quiera. Respetemos los sexos, deconstruyamos los géneros. Cierto, aún estamos lejos de la eliminación de los géneros. De acuerdo: pongamos en marcha políticas que aceleren esta transformación, como se ha acelerado la normalización de la homosexualidad o la adopción por parte de las mujeres de prendas de vestir y actividades que se consideraron propias de hombres. No pretendamos ir contra aquello que nos ha sido dado por la naturaleza para cambiarlo a nuestro capricho. Estamos en el tiempo en que comenzamos a ver los resultados de este intento humano de ignorar la lógica de la naturaleza y comenzamos a saber hasta qué punto las consecuencias de esta actitud pueden ser nefastas.”

Referencia web original: https://www.lavozdelsur.es/opinion/respetemos-sexos-eliminemos-generos-cuestion-trans_262483_102.html

El falso relato de la meritocracia y el ascenso social. CTXT-Observatorio social (10/07/2021)

Comentario del documentado estudio publicado por el Instituto de Estudios Fiscales (33 pp., en inglés, al que se tiene acceso):

“El origen familiar, el nivel educativo de los padres o los entornos de socialización en la infancia son algunos de los factores que determinan el éxito o el fracaso socioeconómico… De entre todos los factores que determinan el éxito o el fracaso socioeconómico de la población, la investigación destaca que casi el 90% de la desigualad de oportunidades que se registra en España está relacionada con “la educación y ocupación de los padres, el tipo de escuela a la que asiste durante la infancia, el tamaño del hogar o el sexo del cabeza de familia”. El resultado es una sociedad con una movilidad social muy limitada y sometida a un fuerte componente intergeneracional, especialmente cuando se trata de niveles educativos y ocupaciones laborales.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Multimedia/36629/observatorio-desigualdad-meritocracia-inequidad-falta-oportunidades.htm

¿Es más de izquierdas el nuevo Gobierno?. Juan Tortosa (10/07/2021)

La respuesta de Tortosa es NO: 'una ruidosa operación cosmética'. Veremos la agenda social:

“La respuesta es no, pero Pedro Sánchez juega a que lo parezca. Si algo tiene demostrado en los últimos años el presidente del Gobierno de coalición es su instinto para sobrevivir y su olfato para intuir los flancos que le van quedando al descubierto. Y otra cosa más: se ve que en los treinta meses de legislatura que asegura le quedan quiere pocos líos, pocas declaraciones altisonantes, cuanto menos ruido mejor ¿Es eso más de izquierdas? No exactamente, pero sí es rentable.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/juan-tortosa/2021/07/10/es-mas-de-izquierdas-el-nuevo-gobierno/

El feminismo se ha vuelto feo: ¿qué está pasando? II. Nuria Alabao (9/07/2021)

Segunda parte del interesante ensayo sobre las divisiones en el feminismo y su apuesta por un feminismo ‘de clase’, crítico al feminismo institucional representado por el PSOE que ha utilizado una posición abolicionista de la prostitución (influyente en Unidas Podemos) y contra los derechos de las personas trans (en confrontación inicial con UP y los colectivos LGTBI que han vencido con su nueva ley). La pugna desatada por ese feminismo institucional socialista buscaría dividir el movimiento de base y mantener su prevalencia político-cultural, con su punitivismo y su puritanismo, así como sus privilegios en la representación institucional, académica y mediática.

Además, pretendería aislar al feminismo transformador e interseccional, mayoritario en la movilización social de estos años, frente al conservadurismo sociocultural, por la igualdad social, contra la violencia machista y por la libertad para desarrollar las opciones sexuales y de género. Esa estrategia de sectarismo, prepotencia y fanatismo ha generado perplejidad y debilitamiento del movimiento feminista y su capacidad unitaria, expresiva y movilizadora, pero estaría condenada al fracaso (el cese de la Vicepresidenta Calvo es sintomático) por la persistencia de las desventajas de género y la propia articulación feminista transformadora.

Una última consideración. Se cita la etiqueta feminismo de clase (o anticapitalista) y se habla de las mujeres migrantes, pero se echa en falta la preocupación por la problemática más general de la mayoría popular de las mujeres por su discriminación, desigualdad y segregación en los campos económico-laboral y de reproducción vital, educativo y de cuidados, así como respecto de su estatus social, cultural y político-institucional, presentes en los 8 de marzo y mucha actividad de base y descentralizada. Particularmente afectan a las jóvenes precarizadas, sometidas a mayor sobresfuerzo y desventajas y con fuerte descontento (tal como recogen los últimos estudios demoscópicos), que es la base principal de las amplias movilizaciones feministas. Y una dinámica igualitaria-emancipadora en esos campos es fundamental para continuar la masividad de la activación feminista, consolidar su arraigo, superar los obstáculos divisivos y reafirmar un feminismo crítico, plural y unitario. Selecciono varios párrafos significativos:

“Del 15M y los movimientos de base también vendrá un feminismo que piensa que el orden de género atraviesa por igual a mujeres y personas LGTBIQ y que no se puede combatirlo sin atacar estas intersecciones –y sin vincularlas a un proyecto más amplio de transformación social–. A menudo se le llama “transfeminismo”. El debate sobre “el sujeto del feminismo” –presente desde hace más de 100 años– que ha estallado con la cuestión de la Ley Trans también apuntaba a la línea de flotación de ese feminismo de base más diverso y transformador. Pero ha quedado patente que la mayoría del feminismo está del lado de los derechos de las personas trans. El feminismo del PSOE ha perdido pie…

Por lo que sabemos de la nueva ley de trata que ha anunciado el PSOE, también estará concebida bajo ese marco contrario al consentimiento de las prostitutas y diseñada como herramienta para el control de las migraciones. Nada nuevo en el PSOE, pero ¿por qué Podemos se lanza a competir por ese espacio político? ¿Por qué el feminismo de Podemos se parece cada vez más al del PSOE? ¿Tiene que ver la influencia de una IU que siempre se ha declarado abolicionista? Es inevitable verlo como un error político. Primero, porque renuncia a sostenerse y construir su propio espacio político, y también porque apuesta por un feminismo de minorías. El abolicionismo puede parecer una postura mayoritaria en el feminismo –aunque también hay dudas sobre esto, probablemente solo son las más movilizadas y virulentas–. Pero sobre todo, el sentido común social camina en dirección contraria. Todas las encuestas sobre prostitución muestran recurrentemente una mayoría clara de personas –superior al 60%– a favor de descriminalizar el trabajo sexual. También, la mayoría de mujeres e incluso de votantes del PSOE.

Así, estos encendidos debates forman parte de la guerra interna de la izquierda institucional por tratar de representar al feminismo. Es una lucha por el poder y por los recursos del Estado. Pero también hay un intento de cierto feminismo institucional de división del movimiento para deshacerse de sus segmentos más subversivos, aquellos con demandas radicalizadas que cuestionan sus propias posiciones sociales. El objetivo: devolver a la marginalidad al feminismo de base que ha tenido enorme presencia pública con los grandes 8M y las huelgas feministas…

Por tanto, un feminismo favorable a los derechos de las trans y a la descriminalización del trabajo sexual; uno que no vea la sexualidad únicamente como ámbito de peligro sino de disfrute y de libertad; claramente antipunitivo y antidentitario; que no se apoye en censuras ni linchamientos puede parecer marginal, pero en realidad conecta mejor con la sociedad española. La cuestión de cómo cambiar las jerarquías sociales y repartir poder y recursos –de cómo construir un feminismo de clase– puede parecer quizás más ardua de articular o de explicar, pero sin ella no hay proyecto emancipatorio posible.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36605/feminismo-divisiones-punitivismo-trans-ley-libertad-sexual-ultraderecha-Nuria-Alabao.htm

Gobierno Sánchez 3.0. José Miguel Contreras y Eva Sánchez (8/07/2021)

Ponderada reflexión. Solo se olvida el impulso a la agenda social, con riesgo de bloqueo y estrategia fundamental para cohesionar la coalición de gobierno y legitimar más la gestión del previsible nuevo Ejecutivo en esta segunda parte de la legislatura. Señalo un párrafo:

“Todo parece indicar que una vez superada la crisis en torno a la concesión de los indultos y con el proceso de vacunación funcionando de forma acelerada, la llegada del nuevo Gobierno puede llevarse a cabo próximamente… Hasta ahora, la actividad del Gobierno se ha visto limitada por las circunstancias inesperadas que han condicionado su actuación. La llegada de los fondos europeos va a coincidir con una esperada recuperación económica que abre extraordinarias ventanas de oportunidad para animar y fortalecer la acción política. El futuro del Gobierno de coalición va a depender prioritariamente de cómo gestione este proceso.”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/gobierno-sanchez-3-0_129_8118394.html

Walter Benjamin y el anarquismo. Michael Löwy (8/07/2021)

Un ensayo valorativo sobre uno de los grandes pensadores críticos. Selecciono un par de párrafos de la introducción:

“Es probable que de todos los pensadores sociales del siglo XX el más influyente haya resultado ser Walter Benjamin (1892-1940). En él confluyen, con una originalidad radical, el misticismo judío, la llamada Escuela de Frankfurt y un marxismo tan singular que ha sido interpretado en su beneficio por las más diversas obediencias. Acaso una explicación de la heterodoxia benjaminiana sea –como lo sugiere el filósofo franco-brasileño Michael Löwy (1938)– su profunda veta anarquista…

Walter Benjamin ocupa un lugar único en la historia del pensamiento marxista moderno porque es el primer partidario del materialismo histórico que rompe radicalmente con la ideología del progreso. Por lo tanto, su marxismo tiene unas características particulares que lo distinguieron de todas las formas dominantes y oficiales del mismo, por lo que claramente posee una formidable superioridad metodológica. La peculiaridad de su pensamiento le permitió incorporar a la teoría marxista elementos clave de la crítica romántica en contra de la civilización, sin hablar de la tradición mesiánica judía y el pensamiento anarquista.”

Referencia web original: https://rebelion.org/walter-benjamin-y-el-anarquismo/

La reindustrialización no solo debe ser verde y digital, debiera ser también social. Vicenç Navarro (8/07/2021)

Una apuesta por lo social. Transcribo el párrafo final:

“Ni que decir tiene, que este enorme gasto público social ha tenido un impacto estimulante muy acentuado de la economía, cubriendo a la vez parte del enorme déficit de protección social que tiene Estados Unidos. El gasto público social es mucho mayor en Europa que en Estados Unidos, como consecuencia del subdesarrollo del Estado de Bienestar en aquel país, resultado de la enorme debilidad de sus izquierdas y sindicatos. Pero el enorme crecimiento del gasto público social ha sido una de las causas del mayor crecimiento de la economía estadounidense. Se calcula que, en el 2022, Estados Unidos habrá crecido un 1 % por encima de la tasa de crecimiento que tenía el año anterior a la pandemia. La Eurozona estaría un 2 % por debajo (OECD Economic Outlook- 2021). La cantidad utilizada en la Eurozona para la recuperación económica durante el periodo 2021-2023, es mucho menor que la de Estados Unidos. Y lo que marca también una diferencia es que Biden aprovecha este gasto para facilitar el cambio político, reforzando el poder de los sindicatos, presentándose como promotor del sindicalismo para mejorar el bienestar de la clase trabajadora (elemento esencial de las clases populares), y dentro de ella, a la mujer trabajadora, que es la mayoría de la clase trabajadora, lo que permite fácilmente articular la causa feminista con la causa obrera, una novedad dentro del feminismo tradicional estadounidense, que había movilizado primordialmente a la mujer de clase media alta. Este maridaje explica el protagonismo de la economía de los cuidados en la protección social y también en las políticas industriales. Y es ahí donde medidas como el Cuarto Pilar de Bienestar (servicios de ayuda a las familias, como escuela de infancia y servicios de dependencia) en Estados Unidos, han adquirido gran importancia en las políticas de recuperación económica industrial. En España, como consecuencia de la presión de los ministerios con mayor sensibilidad social del gobierno, se ha conseguido mayor atención a esta dimensión que requiere una movilización general para evitar que pase lo que pasó en Estados Unidos con el presidente Trump, donde la mayoría de la inversión pública invertida en la recuperación industrial fue a beneficio de las grandes corporaciones que dominan el tipo de producción que no es el que el país necesita. Podría pasar en España si no se da tal movilización.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2021/07/08/la-reindustrializacion-no-solo-debe-ser-verde-y-digital-debiera-ser-tambien-social/

El feminismo se ha vuelto feo: ¿qué está pasando? I. Nuria Alabao (7/07/2021)

Una explicación interesante sobre la evolución del feminismo y sus divisiones, con la crítica al dogmatismo, elitismo y sectarismo del feminismo institucional y la defensa de un feminismo popular y transformador. Selecciono varios párrafos:

“Hasta hace poco, el movimiento feminista en España estaba viviendo un momento dulce, de aparente unidad, donde las diferencias quedaban en un segundo plano ante la fuerza de su presencia pública. Hoy asistimos a una especie de impasse en el que los conflictos enconados, sobre todo a partir de la cuestión trans o del trabajo sexual, han mostrado fracturas aparentemente irreconciliables. Las divisiones en el movimiento no son nuevas, sí lo son los contextos y la manera en la que se producen…

Precisamente, durante los 90, llega al feminismo el reconocimiento de que no todas somos iguales, y de las diferencias de clase, raza/nacionalidad, identidad de género, capacidades, etc…–. También es el momento en el que se incorporan las mujeres trans al movimiento. Los feminismos que representan esta pluralidad, los de base o autónomos, quedan como latentes, trabajando de forma subterránea pero constante hasta que el ciclo 2017-2019 los hace emerger a un primer plano. Este ciclo se ha expresado mediante una amalgama inextricable de lenguajes mainstream y radicales y, de ahí, su potencia.

Por tanto, sí, esta ola ha sido la del #Metoo y la violencia sexual, pero sobre todo ha sido la de la reemergencia de ese feminismo más arraigado en las luchas sociales, que parte de un sujeto más plural, e inclusivo –donde se habla, por ejemplo, de condiciones laborales de las trabajadoras domésticas o del campo y también de abolir la ley de extranjería para que las migrantes dejen de ser tan vulnerables a la explotación de todo tipo–. En este marco, el componente internacional ha resultado fundamental: la huelga feminista ha llegado con fuerza desde Latinoamérica, donde el feminismo tiene otros perfiles más populares y donde las compañeras han sabido tejer mejor la relación entre violencia machista y condiciones de vida, entre violencia sexual y económica –o estatal o policial–.

Podemos trazar un paralelismo, pues, entre el proceso de institucionalización, que produce una pérdida de potencia del movimiento después de la Transición –el cierre dogmático de una parte de ese movimiento–, y lo que está sucediendo en el presente. La institucionalización a la que nos enfrentamos hoy es la del movimiento de las plazas –15M–, que tuvo su reflejo en las configuraciones masivas y transversales de los 8M de los pasados años. Lo intentaré explicar en el próximo artículo.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36595/feminismo-divisiones-institucionalizacion-Transicion-15M-Nuria-Alabao.htm

¿Pero hacía falta una ley?. Paloma Uría (7/07/2021)

Expone tres objeciones a la nueva ley de Libertad sexual: la definición de violencia, por su inclinación punitivista, el carácter del consentimiento y la ‘tercera locativa’ como guiño abolicionista de la prostitución:

“El Gobierno, a iniciativa del Ministerio de Igualdad, propone un Proyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual que está suscitando polvareda, tanto en los ámbitos de la justicia como en algunos sectores del feminismo, entre los que me encuentro. Creemos que esta ley, además de ser innecesaria, está equivocada en su enfoque y en sus propuestas. Expondré brevemente tres objeciones de fondo.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36601/ley-de-libertad-sexual-si-es-si-piropos-terceria-locativa.htm

Pandemia, crisis ecosocial y capitalismo global. Santiago Álvarez Cantalapiedra (julio-2021) (6 pp.)

Interesante artículo de la revista PAPELES de relaciones ecosociales y cambio global Nº 154, dedicado a la pandemia y crisis ecosocial. Selecciono un párrafo:

“Urge hacer una lectura de esta pandemia más allá de la crisis sanitaria que ha provocado que nos permita extraer las oportunas enseñanzas. La pandemia ha revelado aspectos cruciales de cómo vivimos y nos comportamos. Una de las primeras cosas que mostró fue la clamorosa desigualdad existente en todos los ámbitos sociales. Se repitió con mucha frecuencia, y es cierto, que por ser global representaba una amenaza para todas las personas, pero se omitió frecuentemente, no siendo menos verdad, que no todas eran igual de vulnerables a esa amenaza. El confinamiento fue muy revelador en este sentido. Uno de los ejemplos más claros de la inequidad en esos meses distópicos fue la división del trabajo: la existencia de una gran brecha entre quienes conservaban su empleo y podían trabajar desde su casa sin exposición ni riesgo y aquellos que perdían su empleo o se veían obligados por la naturaleza de sus funciones a salir a la calle y exponerse al virus. Otra manifestación reveladora de la desigualdad ha sido el “apartheid vacunal” al que se ha sometido a las poblaciones y pueblos más pobres del mundo. Esta segregación ha mostrado que, aunque vivimos en un mundo global, no por ello dejar de ser un mundo fragmentado por los juegos de intereses económicos y geopolíticos del poder. El criterio de reparto aplicado en los planes de vacunación en las sociedades ricas (primeros los mayores y los sanitarios, luego el resto de la población según su edad) no se ha utilizado en las relaciones internacionales, donde todo se ha dejado en manos de las grandes farmacéuticas, las reglas del mercado y la “filantropía” de unos estados que lo que realmente buscan es alcanzar mayor influencia global.”

Referencia web original: https://www.fuhem.es/papeles_articulo/pandemia-crisis-ecosocial-y-capitalismo-global-introduccion154/

Derecha-extrema-derecha. Sami Naïr (5/07/2021)

Una lúcida advertencia del prestigioso intelectual francés:

“Se puede incluso ir más lejos en la interpretación del fenómeno: puede que se esté borrando del mapa cultural internacional todo el legado ideológico surgido después de la Segunda Guerra Mundial, que apartaba, como consecuencia a la catastrofe del fascismo, a la extrema derecha de cualquier legitimidad en el sistema democrático. La crisis actual de la globalización liberal, que ha impulsado el trumpismo en Estados Unidos, está generando, más allá de la pandemia del coronavirus, una mutación profunda en la estrategia de las fuerzas conservadoras. El modelo de una sociedad políticamente represiva discurre paralelo a la relativización de los desastres del pasado histórico para no dejar espacio electoral a la extrema derecha. Esta reorientación de la derecha clásica tiene probablemente como objetivo, en adelante, legitimar coaliciones gubernamentales con una extrema derecha debilitada y presentada como inofensiva. Lo ha prefigurado el ejemplo austriaco.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2021-07-05/derecha-extrema-derecha.html

Reforma laboral, salario mínimo y ley de vivienda: las tres batallas pendientes de Unidas Podemos en el Gobierno. Alexis Romero (3/07/2021)

Una buena descripción de algunas tareas inmediatas de la agenda social de la coalición. Cabría añadir los nuevos presupuestos y la reforma fiscal:

‘Tras la aprobación e impulso de las leyes de Igualdad y la bajada del IVA de la luz al 10%, el espacio confederal centrará sus esfuerzos en solventar este año la derogación de la reforma laboral, la subida del salario mínimo y la regulación de los precios del alquiler… De la resolución de estas tres negociaciones dependerá en gran medida la posición de Unidas Podemos en el Gobierno en un año crucial para el futuro de la coalición.’

Referencia web original: https://www.publico.es/politica/negociaciones-gobierno-coalicion-reforma-laboral-salario-minimo-ley-vivienda-tres-batallas-pendientes-unidas-gobierno.html

¿Qué nos cuenta el CIS de la victoria de Ayuso? Datos frente a teorías. Daniel V. Guisado (2/07/2021)

Datos para estudiar. Entresaco un par de párrafos:

“Las dudas fueron protagonistas para más de un cuarto de votantes de la región, que dudaron entre distintos partidos o coaliciones. Entre estos, Más Madrid estaba presente para más del 40%. El resto de formaciones de izquierdas fueron menos atractivas en este sentido. No obstante, es importante añadir que el electorado de Más Madrid sigue lejos de ser un tipo ideal ecologista. Solo un 7,6% se identifica hoy como tal como primera etiqueta política, y un 15,3% como segunda. Sus principales identidades siguen siendo progresista (28,5%), socialista (15,7%) y feminista (12,6%), que lo vinculan con Unidas Podemos, y socialdemócrata (15,9%) y liberal (5,5%), más similares al PSOE.

En definitiva, los datos postelectorales confirman que estamos ante un Partido Popular coyunturalmente atípico. Sus altos apoyos se traducen en una coalición electoral mucho más amplia y heterogénea que la que hemos visto en los últimos años y que todavía hoy vemos en otras coordenadas, y con unos adversarios que no motivan y convencen tanto. La excepcionalidad pandémica seguramente ha podido exacerbar esta dimensión, pero es hoy un partido transversal en lo generacional, cuyo electorado se identifica con dos de las etiquetas mayoritarias de la región (liberales y conservadores) y que ha sabido acercarse a las posiciones mayoritarias de los madrileños en dicho contexto de excepcionalidad. La característica plebiscitaria y de polarización solo ha podido intensificar estas características. Mucho debe cambiar la situación en dos años para que las izquierdas tenga alguna oportunidad. Más de un millón de votantes desafectos siguen en casa esperando alguna señal.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/50419/que-nos-cuenta-el-cis-de-la-victoria-de-ayuso-datos-frente-a-teorias/

Panorama tras los indultos. Albert Recio Andreu (1/07/2021)

Una reflexión para valorar:

“El Gobierno español ha aprobado los indultos en el momento más favorable, cuando no hay elecciones a la vista. Pero debe afrontar en los próximos años la crisis económica y social generada por el covid-19, y queda expuesto a la presión de los poderes económicos locales e internacionales y a nuevas convulsiones de diversa índole (financieras, de precios de materias primas, nuevos desastres ecológicos…). Es ahí donde se juega posiblemente la continuidad de un proceso moderadamente reformista, y se juega la posibilidad de evitar que la derecha y la extrema derecha (un continuo, más que dos campos diferenciados) tengan éxito en un nuevo asalto al poder político. Porque lo que puede resultar mortal es que una mala situación económica y social desanime o desoriente a una parte de la población que tradicionalmente apoya a la izquierda. De lo que puede o debe hacer la izquierda transformadora hablaremos después del verano. Nos hace falta meditar y encontrar vías de intervención para salir airosos de una situación que sigue plagada de trampas y grandes amenazas.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-203/notas/panorama-tras-los-indultos

Por qué no se resolverá la pandemia covid en las presentes circunstancias. Vicenç Navarro (1/07/2021)

Clarificadora denuncia:

“Para resolver la pandemia se requiere un cambio sustancial de la relación existente entre las autoridades públicas (que, al menos en teoría, se presentan como los representantes de la ciudadanía en cada país), y el mundo empresarial privado, cuyo objetivo es optimizar los ingresos de sus propietarios y gestores. Su objetivo, legítimo en las coordenadas del orden económico actual, entra frecuentemente en conflicto con las necesidades de la población, que exige una respuesta de las autoridades públicas, que repito, defienden su legitimidad, subrayando su representatividad de la ciudadanía y defensa de sus intereses. Y la situación actual, la pandemia, ha mostrado claramente un conflicto de intereses. Los particulares de las empresas productoras de vacunas por un lado y las necesidades de la población tanto nacional como mundial por el otro. La optimización de los intereses de unos -los propietarios y gestores de tales empresas-, está en claro conflicto con los intereses de la mayoría de la población….

Estas medidas permitirían la vacunación masiva, y que, como varios centros de investigación han señalado, podrían realizarse en cuestión de meses y no de años. La continuación con el sistema actual, que prioriza lo particular sobre lo común, es un suicidio colectivo. Es así de claro.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2021/07/01/por-que-no-se-resolvera-la-pandemia-covid-en-las-presentes-circunstancias/

Selección de publicaciones

Relación de publicaciones destacadas, propias y ajenas: Artículos destacados

Artículos ajenos destacados del mes anterior:

(Abajo, los propios)

Luz en la penumbra: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

La cultura como campo de batalla: una conversación con Enzo Traverso. Entrevista por Gustavo Hernández y Juan Mainer (27/06/2021)

Interesante entrevista desde la teoría crítica del conflicto social. Selecciono un párrafo de su introducción y varias respuestas sobre la recomposición de la izquierda, el feminismo, el giro posmoderno, los límites de Foucault o Bourdieu y su apuesta por los pensadores del conflicto:

“La obra del historiador italiano Enzo Traverso ha sido desde siempre motivo de atención e interés para una revista como Con-Ciencia Social, interesada en la crítica de la cultura y de las instituciones donde tiene lugar la difusión y apropiación selectiva de conocimiento. En el transcurso de esta conversación, Traverso aborda un amplio conjunto de temas muy presentes en su prolífica y comprometida trayectoria como científico social: hablamos de Memoria y de Historia, de la construcción y del papel de los intelectuales, de revisionismos historiográficos y usos públicos del pasado, de educación histórica, pero sobre todo se reflexiona sobre el presente, la melancolía y la necesidad de la utopía… Es imposible hacer predicciones pero, repito, sería irresponsable pensar en términos de un optimismo ingenuo, y sería también improductivo pensar en términos de un pesimismo cósmico, como si ya hubiéramos perdido la batalla. Entonces, yo creo que el escenario está abierto y hay muchos síntomas que lo indican. La experiencia de España, precisamente, es que el proceso de recomposición de la izquierda y de construcción de una alternativa no es para nada un proceso lineal ¿verdad?, es la búsqueda de soluciones que fracasan, que hay que cambiar y eso transforma las ideas, los equipos políticos, las formas de organización. Bueno, lo que pasó recientemente en España indica que algo se está moviendo, es un proceso molecular de cambio. Lo que ocurre en EE.UU. también…

Bueno, Fraser y Federici plantean la cuestión de cómo reintegrar el feminismo en un proyecto de cambio global y desde este punto de vista, sí, yo creo que su contribución es muy interesante e importante…

De manera que el giro posmoderno podríamos decir que ha tenido consecuencias contradictorias y hay que sacar lo mejor de todo ello. Una idea de subjetividad que, desde mi punto de vista, hay que reintegrar en una forma de universalismo crítico en línea con el pensamiento de la tradición de la Ilustración radical y toda la historia del marxismo que surge y nace de ella. Pues hemos de olvidar que el marxismo es uno de los éxitos de la Ilustración radical. Yo estoy entre los que piensan que el postmodernismo no hay simplemente que rechazarlo como una forma de oscurantismo, hay que criticarlo, pero reconociendo que puede ser también fructífero y que muchas de las críticas que puede hacer el postmodernismo se dirige a una tradición de pensamiento, que es mi propia tradición de pensamiento, y que muchas de esas críticas son pertinentes. Estoy convencido de que se pueden utilizar. Ese es el acercamiento que hago, pero, bueno, en otras situaciones se pueden ver las cosas de una manera diferente…

Pero, con el tiempo, he ido dándome cuenta y he aprendido —ahora que soy algo viejo— a ser desconfiado y disidente con respecto a todas las ortodoxias… Desde este punto de vista, una tradición de pensamiento que está representada por una tríada compuesta por Marx, Weber y Schmitt, los grandes pensadores de la violencia y del Estado, creo que es otra corriente que es mucho más pertinente que la idea de biopolítica de Foucault. El siglo XX es el siglo del biopoder y del triunfo de la biopolítica, pero es también el siglo del triunfo de la soberanía en el sentido más clásico de la palabra. Entonces, Foucault, es cierto, pertenece, cómo explicarlo, a mi taller, a mi caja de herramientas, pero con muchos otros. Ciertamente, la sociología del Estado de Pierre Bourdieu (dominación, nobleza de estado, campos, reproducción, etc.) puede ser utilizada de manera fructífera, pero en mi opinión no permite pensar profundamente los conflictos sociales y políticos, así tampoco, por ejemplo, los conceptos habermasianos de espacio público o de acción comunicativa. No son pensamientos útiles para analizar y explicar la guerra y la revolución. Para eso, en la posguerra, son más interesantes Carl Schmitt o Ernest Mandel, o Toni Negri y Mario Tronti o también Agamben. Cierto, son pensadores muy, muy diferentes, que no pertenecen a una misma escuela, pero todos son pensadores del conflicto. Creo que esta es la razón por la cual en mis trabajos de historia intelectual, Reinhart Koselleck me interesa, por ejemplo, más que la escuela de Cambridge (Pocock o Skinner).”

Referencia web original: https://conversacionsobrehistoria.info/2021/06/27/la-cultura-como-campo-de-batalla-una-conversacion-con-enzo-traverso/

Heterosexismo, falta de reconocimiento y capitalismo: una respuesta a Judith Butler. Nancy Fraser, en New Review Left nº 2 (2000)

He releído este interesante ensayo (12 pp.) del debate entre Fraser y Butler, particularmente sobre la relación entre distribución y reconocimiento. Aunque es de hace dos décadas, sigue vigente y es oportuno en la actual coyuntura feminista y del orgullo gay. Hago una amplia selección:

“Otra posibilidad, por la que yo me inclino, es ver las ofensas económicas del heterosexismo como consecuencias indirectas de una distribución (desigual) que procede de una injusticia más importante, que es la falta de reconocimiento. De acuerdo con esta interpretación, que propuse en Justice Interruptus, las raíces del heterosexismo económico serían las «relaciones de reconocimiento»: un patrón institucionalizado de interpretación y evaluación que construye la heterosexualidad como normativa y la homosexualidad como desviación, negando, por lo tanto, a los gays y a las lesbianas una participación igualitaria. Cambiar las relaciones de reconocimiento supondría eliminar la distribución desigual…

La conclusión que saca Butler es que la regulación heteronormativa de la sexualidad es parte, por definición, de la estructura económica, a pesar de que, en la sociedad capitalista, ésta no estructure la división social del trabajo, ni tampoco el modo de explotación de la fuerza de trabajo… Además, existe otro sentido en el que este argumento de carácter definitorio resulta insuficiente. Butler pretende llegar a la conclusión de que las luchas de liberación sexual son económicas, pero esta conclusión se convierte en tautológica. Si las luchas en torno a la sexualidad son económicas por definición, entonces no son económicas en el mismo sentido en el que lo son las luchas en torno a la tasa de explotación. Llamar «económicas» a ambos tipos de lucha supone arriesgarse a hacer colapsar las diferencias, generando la falsa impresión de que entran en sinergia de manera automática y anulando nuestra capacidad de plantear y responder a cuestiones políticas complicadas, pero acuciantes, relativas a cómo hacerlas entrar en sinergia aunque, de hecho, sean divergentes o estén en conflicto…

Esto me lleva a la variante funcionalista del segundo argumento sostenido por Butler. En lo que respecta a esta cuestión, el argumento consiste en que la regulación heteronormativa de la sexualidad es económica, no por definición, sino porque es funcional a la expansión del plusvalor. En otras palabras, el capitalismo precisa o se beneficia de la heterosexualidad obligatoria. En consecuencia, de acuerdo con Butler, las luchas de los gays y las lesbianas contra el heterosexismo representan una amenaza a la «viabilidad» del sistema capitalista.

Como todos los argumentos funcionalistas, éste se sostiene o se desmorona acudiendo a las relaciones empíricas de causa y efecto. Sin embargo, desde un punto de vista empírico, es realmente inverosímil que las luchas de los gays y las lesbianas amenacen al capitalismo en su forma histórica actual. Esto podría ocurrir si los homosexuales fueran construidos como una clase inferior, aunque útil, de trabajadores serviles, cuya explotación fuera central para que la economía funcionara, tal y como ha ocurrido, por ejemplo, con los afroamericanos.

En este caso, se podría decir que los intereses del capital pasan por mantenerlos en «su sitio». No obstante, de hecho, los homosexuales son construidos como un grupo cuya sola existencia constituye una aberración, de forma similar a la construcción nazi de los judíos; debía privárseles por completo de un «lugar» en la sociedad. En este caso, no es de extrañar que los principales opositores a los derechos de los gays y las lesbianas no sean las corporaciones multinacionales, sino las fuerzas conservadoras de carácter cultural y religioso, cuya obsesión es el status y no los beneficios…

Empíricamente, por lo tanto, el capitalismo contemporáneo no parece precisar del heterosexismo. Teniendo en cuenta las segmentaciones que se dan entre el orden económico y el de parentesco y entre la familia y la vida personal, la sociedad capitalista permite hoy a numerosos individuos vivir de un salario, al margen de familias heterosexuales. Podría permitírselo a muchos más, a condición de que se produjera una transformación de las relaciones de reconocimiento. Así pues, ahora podemos dar respuesta a una de las cuestiones planteadas anteriormente: las desventajas económicas que sufren los homosexuales se entienden mejor como el efecto del heterosexismo sobre las relaciones de reconocimiento, que conectándolas de manera forzada a la estructura del capitalismo.

La dimensión positiva de todo esto es que no necesitamos derribar el capitalismo para poner remedio a estas discriminaciones, aunque sigamos pensando que es preciso derribarlo por otros motivos. La negativa es que es preciso transformar el sistema de status vigente y reestructurar las relaciones de reconocimiento… Butler asume que mi distinción normativa entre redistribución y reconocimiento se apoya en una distinción ontológica entre lo material y lo cultural. Asume, por consiguiente, que deconstruir esta última distinción equivale a quitarse de en medio la primera. Sin embargo, no podemos dar por buena esta equivalencia…

El auténtico punto de fricción entre Butler y yo no es la distinción material/cultural, sino la distinción económico/cultural: la cuestión que realmente está en juego tiene que ver con el carácter de esta distinción… Así pues, la argumentación de Butler resulta errónea en dos aspectos cruciales. En primer lugar, extrapola de forma inadecuada un rasgo específico de las sociedades precapitalistas a las sociedades capitalistas: a saber, la inexistencia de la diferenciación económico/cultural socioestructural. En segundo lugar, asume erróneamente que historizar una distinción equivale a convertirla en trivial e inútil para la teoría social. De hecho, la historización opera de forma contraria. Lejos de desestabilizar las distinciones, permite hacer más preciso su uso.

Desde mi perspectiva, por lo tanto, la historización representa una forma más adecuada de abordar la teoría social que la desestabilización o la deconstrucción. Nos permite apreciar el carácter socioestructural singular e históricamente específico de la sociedad capitalista contemporánea. Al hacerlo, nos ayuda también a identificar la tendencia antifuncionalista, así como las posibilidades de «agenciamiento» y transformación social antisistémicos. Éstos no se dan como una propiedad abstracta y transhistórica del lenguaje, tal y como sucede con la «resignificación» o la «performatividad», sino, por el contrario, como parte del carácter realmente contradictorio de las relaciones sociales específicas. A partir de una visión históricamente específica y diferenciada de la sociedad capitalista contemporánea, podemos identificar las fracturas, los isomorfismos irreductibles de status y clase, las múltiples interpelaciones contradictorias entre los sujetos sociales, y los imperativos morales complejos y múltiples que motivan las luchas por la justicia social.

Por otro lado, contemplada desde este tipo de perspectiva, la coyuntura política actual no se puede entender de forma adecuada a partir de un diagnóstico centrado en una supuesta revitalización del marxismo ortodoxo. Se entiende mejor a partir de un diagnóstico que admita abiertamente las escisiones existentes en el seno de la izquierda entre, por un lado, las corrientes socialistas/socialdemócratas orientadas hacia una política redistributiva y, por otro, las corrientes multiculturalistas orientadas hacia una política basada en el reconocimiento, con el propósito de superarlas. Este análisis debe sustentarse, como principio irrenunciable, en el reconocimiento de que ambas corrientes plantean argumentos legítimos, que, de alguna manera, deben entrar en un proceso de armonización en el ámbito programático y de sinergia en el plano político. La justicia social precisa hoy en día de redistribución y de reconocimiento.

Cualquiera de estos elementos por separado resulta insuficiente. Estoy segura de que Butler y yo coincidimos en este último punto. A pesar de su renuencia a apelar al lenguaje de la justicia social, y a pesar de nuestros desacuerdos teóricos, las dos aspiramos a retomar las mejores aportaciones de la política socialista con el fin de integrarlas con las mejores aportaciones de la política de los «nuevos movimientos sociales». Asimismo, las dos aspiramos a recuperar las corrientes realmente valiosas de la crítica neomarxista al capitalismo para integrarlas con las corrientes más inteligentes de la teorización crítica posmarxista. El ensayo de Butler, y espero que mi propio libro también, tiene el mérito de haber puesto sobre la mesa la pertinencia de este proyecto.”

Referencia web original: https://newleftreview.es/issues/2/articles/nancy-fraser-heterosexismo-falta-de-reconcimiento-y-capitalismo-una-respuesta-a-judith-butler.pdf

ARTÍCULO PROPIO DESTACADO DEL ÚLTIMO MES

Fortalecer la identidad feminista, no diluirla. Antonio Antón, en Público (27/05/2021)

Explico el carácter de las identidades y su evolución histórica y contextual, la relación entre identidad particular y ciudadanía universal, el sentido de la identificación como relación social y reconocimiento y la idea de que la identidad feminista es clave para el sujeto feminista transformador. Destaco varios párrafos finales:

“Estos conceptos de pertenencia, identidad o sujeto tienen un carácter relacional y sociohistórico o procesual. El aspecto principal es el del comportamiento prolongado, las prácticas y vínculos sociales en relación con otros grupos sociales. En este caso, en la participación en los procesos igualitarios y de emancipación de la subordinación femenina y la discriminación derivada de la desigualdad de género.

O sea, se puede decir que para ser feminista no es imprescindible tener una identidad de género mujer (o varón o no binario), pero sí, valga la redundancia, ‘actuar’ de forma feminista, con criterios igualitario-emancipadores que es lo que define al feminismo. El feminismo es inclusivo de todas las personas participantes en ese proceso de liberación frente a la desigualdad de género y entre los géneros, por su superación como orden jerárquico discriminatorio. En ese sentido, es excluyente o crítico frente a comportamientos machistas; no es transversal sino dicotómico, enfrentado al machismo y el poder patriarcal-capitalista, aunque se produzcan situaciones intermedias.

La identidad, lo que somos, no deriva mecánicamente de nuestro sexo o las condiciones materiales, ni solo de nuestros deseos o proyectos. Quienes somos lo construimos a través de nuestra experiencia relacional, mediada por nuestra vivencia, interpretación y aspiraciones, y condicionado por nuestro estatus y las estructuras sociales y de poder. En ese sentido, tiene más que ver con lo que hacemos y con quién y cómo nos relacionamos; forma parte de la interacción humana, que genera reconocimiento y estatus diferenciados, base de la identificación personal y grupal.

Y como tal realidad, en la que se integran condiciones, relación social y subjetividad, de forma interactiva y procesual, las identidades, personales y grupales, pueden ser más o menos ambivalentes, abiertas, inclusivas, densas y múltiples y conectadas con el estatus y los derechos como ser humano. En el movimiento feminista y, en particular, en la presente ola feminista ha predominado la acción colectiva progresiva, contra la violencia machista, por la igualdad social y de género y por la libertad para decidir las propias trayectorias vitales.

Existen, aparte del sector permanente de activistas, diversos niveles de identificación con el feminismo: más del 80% de la población es partidaria de la igualdad entre mujeres y hombres; más de la mitad (casi dos tercios de mujeres y un tercio de los varones) tienen conciencia feminista, y varios millones, mayoría mujeres, han participado en las actividades y movilizaciones feministas que, en sentido estricto constituirían el movimiento feminista, en cuanto sujeto social activo legitimado por los dos niveles anteriores. Pues bien, esos procesos identificatorios y participativos tienen un contenido igualitario-emancipador y, aun con sus luces y sombras, rigideces e insuficiencias, son progresivos y beneficiosos para la sociedad.

En conclusión, la identidad feminista es positiva y legítima no solo porque expresa un compromiso liberador de un grupo social discriminado sino porque está inscrita en un proceso igualitario-liberador de la humanidad. La activación feminista se enlaza con la articulación más amplia y compleja de un campo sociopolítico y cultural de progreso. La pertenencia al feminismo la da la interacción social frente al machismo como orden estructural, el comportamiento personal y colectivo frente a la desigualdad de género, reforzada por una subjetividad emancipadora. En ese sentido, hay que fortalecerla, no diluirla.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/49430/fortalecer-la-identidad-feminista-no-diluirla/

ÚLTIMO ENSAYO DESTACADO

Movimiento 15-M: Expresión colectiva de una ciudadanía indignada. Antonio Antón, en Rebelión (13/05/2021)

Este ensayo (34 pp.) es un extracto (revisado y sin citas) de los libros “Resistencias frente a la crisis. De la huelga general del 29-S al movimiento 15-M” (Germanía, 2011) y “Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica” (Sequitur, 2013). Cito su presentación:

‘El movimiento 15-M simboliza el conjunto de protestas sociales y cívicas de todo el lustro de 2010 a 2014, que es mucho más variado. Después de una década conviene este recordatorio para valorar con perspectiva histórica este amplio proceso de indignación popular y acción colectiva progresista y su impacto sociopolítico. Se trata de evaluar esta experiencia de la ciudadanía crítica y sacar enseñanzas para los retos presentes y futuros de los movimientos sociales y el espacio del cambio de progreso.’

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2021/05/Movimiento-15M-REB.pdf

Ensayos e investigaciones recientes

Porfiar a pesar de los nubarrones: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

 

Ver todas: Investigaciones

Ver: Ensayos destacados

Feminismos y derechos humanos. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 199 (marzo, 2021)

Desarrollo de mi intervención en un debate, junto con Violeta Assiego, en Acción en Red el 29/01/2021. Trato las siguientes cuestiones: La nueva ola feminista, Carácter y ejes de los feminismos, Las distintas corrientes feministas y sus fundamentos ideológicos, Algunas definiciones sobre la clasificación de los feminismos, La unidad y la pugna interna en el feminismo, Identidades y formación de actores y sujetos colectivos, La pertenencia al feminismo, Diferenciar identidad de género de identidad feminista, El carácter relacional del feminismo, Pelea por la orientación feminista, Movimientos sociales y movimientos globales (post o trans) y La reafirmación feminista.

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-199/ensayo/feminismos-y-derechos-humanos

Reeditado por Rebelión (18/03/2021): https://rebelion.org/feminismos-y-derechos-humanos/

Feminismos y derechos humanos. Ver debate telemático (118’) entre Antonio Antón y Violeta Assiego, a quien acaban de nombrar Directora General en el Ministerio de Derechos sociales: https://www.youtube.com/watch?v=IrEV_CYW210

Nueva cuestión social y teoría crítica. Antonio Antón, en Rebelión (4/02/2021)

Cito una parte de la introducción de mi Comunicación al reciente X Congreso andaluz de Sociología (texto completo de 15 pp.):

“Un pensamiento crítico se distingue por estos tres rasgos fundamentales: realismo analítico (objetividad y procedimientos científicos), finalidad transformadora (ética y sociopolítica) y función identificadora (cohesionadora y legitimadora) para la formación de un actor o sujeto colectivo. Los tres están en tensión, en una interacción compleja respecto de las prioridades y necesidades de la acción colectiva. No se pueden valorar en abstracto, cada uno tiene sus propias reglas y su integración es difícil.

Existe la dificultad para mantener el rigor (principios, valores y procedimientos) de la ciencia y evitar su subordinación al poder, neoliberal o liberal, así como es necesario defender su autonomía y su papel. Aunque sea difícil la neutralidad de la llamada ciencia, especialmente, en las ciencias sociales, hay que reafirmarse en el valor de la ciencia (auténtica) y desenmascarar la pseudo-ciencia, con el irracionalismo y el subjetivismo. Después es cuando viene la complejidad de su relación con el comportamiento social y los intereses materiales de la gente, así como con la psicología, la ética y las teorías sociales, más o menos científicas y/o utópicas.

Aquí, analizo varios aspectos relevantes, como el debate sobre los errores del liberalismo económico y la crisis ideológica de las izquierdas y la forma de abordarla. Así, se exponen tres aspectos concretos relacionados con cuestiones teóricas y culturales, con un claro impacto para las estrategias de transformación social y la renovación de las izquierdas y fuerzas alternativas de progreso: 1) los errores de los fundamentos del liberalismo económico, en particular la existencia de los fallos del mercado y cómo hacer frente a la ofensiva neoliberal; 2) las insuficiencias del liberalismo como respuesta a la crisis ideológica de las izquierdas y la necesidad de elaborar una teoría social alternativa; 3) la importancia de un enfoque y una actividad críticos en el terreno de las ideas.

Son cuestiones ya tratadas hace siete años en mi libro Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica (Antón, 2013), en el contexto del primer lustro de la protesta social en España (2010/2014). Las he reelaborado ante la experiencia de este segundo lustro (2015/2020) de consolidación de un espacio político-electoral e institucional, democrático, crítico y popular, diferenciado de la socialdemocracia y con responsabilidades gubernamentales compartidas con el Partido Socialista, con los correspondientes desafíos inmediatos para su unidad y un cambio real de progreso.”

Referencia web original: https://rebelion.org/nueva-cuestion-social-y-teoria-critica/

Feminismos: Procesos identificadores y formación de sujetos. Antonio Antón, en Rebelión (3/02/2021)

Comunicación al X Congreso andaluz de Sociología, Jaén, 21, 22 y 23 de enero de 2021 (17 pp.). Transcribo varios párrafos de su introducción:

“Este texto estudia las características del cambio feminista y sus tendencias y las enlaza con los procesos identificadores y la conformación de un sujeto sociopolítico feminista. Tiene tres partes. La primera, “Identificaciones y tendencias feministas”, analiza los tres niveles de identificación feminista y explica el carácter social, con un gran componente cultural, del movimiento feminista. La segunda, “Identidades y sujetos feministas”, señala dos aspectos complementarios de carácter teórico: el sentido de la pertenencia feminista como proceso de identificación y la formación de actores y sujetos colectivos, en particular el movimiento feminista. La tercera, “Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno”, critica los fundamentos teóricos deterministas o esencialistas y los postmodernos o culturalistas, que predominan en las élites feministas y expone las características de un enfoque social, realista, crítico, relacional, multidimensional y sociohistórico, más fructífero para explicar la formación de los sujetos colectivos, en particular, los procesos de identificaciones feministas… Por tanto, junto con la explicación los procesos movilizadores e identificadores y sus vínculos con la dinámica interseccional, aquí se señalan diversas cuestiones teóricas para contribuir al desarrollo de un feminismo crítico, popular y unitario con un eje sustantivo democrático-igualitario-emancipador.

Tiene un doble plano metodológico, analítico y teórico. Valora datos empíricos de diversas encuestas de opinión y considera aportaciones teóricas de diversas personas feministas de distintas corrientes: socialista, estructuralista y posmoderna. Junto con la explicación de los procesos identificadores feministas, se señalan diversas cuestiones teóricas para contribuir al desarrollo de un feminismo crítico, popular y unitario con un eje sustantivo democrático-igualitario-emancipador, que define el enfoque del texto. El análisis se realiza desde la teoría crítica, en particular de la sociología de los movimientos sociales, la acción colectiva y el cambio social, con un enfoque realista, relacional y sociohistórico. El contexto del que parte deriva de la conformación de la nueva ola de activación feminista, su pluralidad asociativa e interpretativa y los debates surgidos para definir e influir en ese amplio conglomerado sociopolítico del movimiento feminista y su influencia política y cultural. No se entra en una valoración más amplia de la historia del feminismo y sus aportaciones sociales y teóricas, sino de su actual impacto sociopolítico y cultural, la pugna interpretativa y los recientes debates por influir en su dinámica y orientación. En definitiva, evalúa el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista y su influencia transformadora en el contexto actual.”

Referencia web original: https://rebelion.org/feminismos-procesos-identificadores-y-formacion-de-sujetos/

Pugna interpretativa sobre la nueva cuestión social. Antonio Antón Morón (diciembre de 2020) (15 pp.)

Comunicación al V Encuentro Intercongresual del Comité de Investigación de Sociología del Trabajo de la Federación Española de Sociología (FES). Universidad Complutense de Madrid - 10 y 11 de diciembre de 2020. Transcribo su resumen:

“En estos años de crisis socioeconómica, y sin que la mayoría social hubiera salido de ella, se han visto incrementadas sus graves consecuencias por la actual crisis sanitaria y económica y, particularmente, se ha ampliado la conciencia cívica de su injusticia. Paralelamente, ha tomado mayor relevancia teórica y sociopolítica el tema ya clásico de la cuestión social. Según las interpretaciones modernizadoras (y postmodernas) estaba superada y desaparecida, aunque siempre ha estado presente; ahora resurge como una realidad grave para la población y la principal preocupación para la ciudadanía.

Partiendo de la relevancia de la nueva cuestión social, esta investigación analiza los fundamentos de la interpretación liberal y socioliberal sobre los fallos del mercado y explica la tradición reguladora, redistribuidora y protectora vinculadas al keynesianismo y las izquierdas democráticas. Por tanto, expone las insuficiencias del liberalismo y la necesidad de un esfuerzo analítico y reflexivo para desarrollar una teoría social crítica que dé soporte a un cambio social y político de progreso.”

Referencia web original: https://www.antonio-anton-uam.es/448011661

La Introducción, con el mismo título, se publica en Nueva Tribuna, 29/12/2010: 

Las reformas de las pensiones (2011 y 2013). Antonio Antón, en Rebelión (19/11/2020)

Amplio ensayo (44 pp. en PDF) donde explico, de forma exhaustiva, el carácter regresivo y el contexto sociopolítico de las anteriores reformas de las pensiones, como referencia para evaluar las medidas recientes aprobadas en el Pacto de Toledo. Transcribo su introducción:

“Se acaban de aprobar (27/10/2020) las nuevas recomendaciones sobre el sistema de pensiones en el marco de la comisión parlamentaria de seguimiento del Pacto de Toledo. Han sido avaladas por la gran mayoría del arco parlamentario, con el voto en contra de VOX y la abstención de ERC y EH-Bildu. Supone un giro positivo particularmente respecto a la reforma regresiva del Partido Popular (2013), aunque limitado y con claroscuros.

El nuevo acuerdo parlamentario, que debe desarrollarse en medidas legislativas, garantiza el incremento de las pensiones según el IPC real, eliminando el Índice de revalorización que las limitaba y se compromete, entre otras cosas, al aumento del poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas. Por otro lado, refuerza el sostenimiento del sistema público, con la participación de los ingresos del Estado en la garantía de la suficiencia de las pensiones públicas y genera certidumbre sobre su sostenibilidad a largo plazo. No obstante, no modifica el carácter problemático del grueso de las medidas de la reforma de 2011, promovida por el Partido Socialista, en particular el alargamiento de la edad legal de jubilación con la correspondiente penalización, que se mantienen.

Este texto se centra en la evaluación del carácter regresivo respecto de los derechos adquiridos y el contexto sociopolítico de cada una de dos reformas anteriores (2011 y 2013), así como de los distintos procesos de legitimación social y parlamentaria y el amplio descontento popular surgido frente a ellas. Este ensayo, aparte de esta Introducción, lo he distribuido en cuatro capítulos: 1) Fuertes recortes de las pensiones públicas futuras. 2) Un pacto sin legitimidad social. 3) El aval sindical crea un nuevo problema sociopolítico. 4) La reforma de 2013: recorte injusto e injustificado.

Son una reelaboración de dos investigaciones publicadas en su día tituladas “Pacto social: recortes impopulares de las pensiones” y “Pensiones: recorte injusto e injustificado”. La primera, sobre la reforma de 2011, se editó en el libro Resistencias frente a la crisis. De la huelga general del 29-S al movimiento 15 M (Germanía, 2011). La segunda, sobre la reforma del 2013, figura en el libro Ciudadanía activa. Opciones sociopolíticas frente a la crisis sistémica (Sequitur, 2013). Se editan ahora, convenientemente revisadas, como referencia para evaluar el alcance de la continuidad y la reversión de los recortes de esas reformas, así como para evaluar el distinto contexto social y político en que están incardinadas. Por tanto, queda abierta la necesidad de valorar detenidamente las medidas concretas de este último acuerdo y su desarrollo legislativo.

Respecto de la reforma de 2013, aprobada por la mayoría absoluta del PP, al igual que en la reforma del año 2011, se produjo un amplio desacuerdo popular, en este caso con mayor indignación y movilización cívica y la oposición de la izquierda política y los sindicatos. Se generó una significativa deslegitimación hacia esa contrarreforma y sus firmantes que ha permitido, a la vuelta de estos años y con el impulso de la propia movilización de pensionistas desde el año 2018 y en el marco del nuevo Gobierno de coalición progresista, abordar su derogación.

Sin embargo, la reforma del año 2011 contaba y cuenta con el aval del PSOE y las cúpulas sindicales que la avalaron, sin que haya suficientes fuerzas sociales, políticas y parlamentarias capaces de imponer su anulación. Existe, por tanto, el riesgo evidente de que se consolide a pesar de la exigencia democrática de amplios sectores sociales y de pensionistas, descontentos también con aquellas medidas injustas.

El sistema público de pensiones queda, por tanto, pendiente de la evolución futura de los equilibrios de fuerza social y parlamentaria y las perspectivas o no de un refuerzo general del Estado de bienestar y los servicios públicos y prestaciones sociales en el marco de una salida progresista de la crisis socioeconómica e institucional.”

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/11/Las-reformas-de-las-pensiones-REB.pdf

Por una teoría social crítica. Antonio Antón, en Mientras Tanto nº 194 (octubre/2020)

“Desde una perspectiva transformadora hay dos aspectos fundamentales en los que profundizar y, específicamente, explicar su interacción para promover un cambio social progresivo o alternativo: avanzar en una teoría social crítica y definir e implementar los proyectos y las estrategias de progreso, por un modelo social y democrático avanzado…

Se trata de aportar algunos elementos de reflexión para elaborar un pensamiento social crítico, superador de los esquemas liberales, las inercias deterministas o esencialistas y los enfoques posestructuralistas, predominantes en muchos ámbitos progresistas. Una amplia valoración la he tratado en tres libros recientes: Movimiento social y cambio político. Nuevos discursos (UOC, 2015), Clase, nación y populismo (Dyskolo, 2019) e Identidades feministas y teoría crítica (Dyskolo, 2020).

Parto, por tanto, desde la tradición de la teoría crítica, superadora a mi modo de ver del bloqueo producido por la prevalencia y la polarización entre dichas corrientes. Solo cito dos autores, especialistas en movimientos sociales en el marco más general del cambio social: E. P. Thompson y Ch. Tilly.

Un pensamiento crítico se distingue por estos tres rasgos fundamentales: realismo analítico (objetividad y procedimientos científicos), finalidad transformadora (ética y sociopolítica) y función identificadora (cohesionadora y legitimadora) para la formación de un actor o sujeto colectivo. Los tres están en tensión, en una interacción compleja respecto de las prioridades y necesidades de la acción colectiva. No se pueden valorar en abstracto, cada uno tiene sus propias reglas y su integración es difícil.

Existe la dificultad para mantener el rigor (principios, valores y procedimientos) de la ciencia y evitar su subordinación al poder, neoliberal o liberal, así como es necesario defender su autonomía y su papel. Aunque sea difícil la neutralidad de la llamada ciencia, especialmente, en las ciencias sociales, hay que reafirmarse en el valor de la ciencia (auténtica) y desenmascarar la pseudo-ciencia, con el irracionalismo y el subjetivismo. Después es cuando viene la complejidad de su relación con el comportamiento social y los intereses materiales de la gente, así como con la psicología, la ética y las teorías sociales, más o menos científicas y/o utópicas.

Aquí, de forma complementaria a la crítica al liberalismo realizada en dos artículos recientes, Los fallos del mercado e Insuficiencias del liberalismo, explico un aspecto particular: la importancia de un enfoque y una actividad críticos en el terreno de las ideas, la importancia de la nueva cuestión social y las implicaciones prácticas de la reflexión y el debate críticos.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-194/ensayo/por-una-teoria-social-critica

Reeditado en Rebelión (13/10): https://rebelion.org/por-una-teoria-social-critica/ 

Sujeto y cambio feminista. Antonio Antón, en Rebelión (9/07/2020) (17 pp.)

“En este texto explico, desde la sociología crítica, las características del cambio feminista y las enlaza con los procesos identificadores y la conformación de un sujeto sociopolítico feminista. Tiene tres partes. La primera, “El cambio feminista”, analiza los tres niveles de identificación feminista, la pugna entre los distintos feminismos, el agotamiento del feminismo socioliberal y formalista y la expectativa del cambio institucional. La segunda, “El contexto del impulso feminista”, analiza la persistencia de la desigualdad, la discriminación y la violencia hacia las mujeres, junto con el insuficiente reconocimiento público de su aportación, los límites de las políticas públicas y las reformas regresivas que perjudican más a las mujeres, diferencio la identidad feminista de la identidad de género y destaco el choque entre el avance de la conciencia feminista y la persistencia de las desventajas relativas de las mujeres. La tercera, “Identidades y sujetos feministas”, señala dos aspectos complementarios de carácter teórico: el sentido de la pertenencia feminista como proceso de identificación y la formación de actores y sujetos colectivos, en particular el movimiento feminista.”

Referencia web original: https://rebelion.org/sujeto-y-cambio-feminista/

Rentas sociales: igualdad, libertad y reciprocidad. Antonio Antón, en Rebelión (14/05/2020)

En este amplio ensayo (35 pp.) abordo los fundamentos teóricos y éticos de los distintos modelos de rentas básicas o sociales.

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/05/Rentas-sociales-igualdad-libertad-y-reciprocidad.pdf

Pactos de la Moncloa y estrategias sindicales. Antonio Antón, en Rebelión (10/04/2020) (23 pp.)

Este texto es un fragmento del libro El devenir del sindicalismo y la cuestión juvenil (ed. Talasa, 2006). Corresponde a la etapa de la transición política y los primeros años de la etapa democrática (1976/1984). Es un análisis de la política de pactos sociales, cuyo primer y gran eslabón fue los Pactos de la Moncloa (1977), y del modelo de relaciones laborales que se implantó y, básicamente, sigue vigente. Habiendo pasado ya catorce años desde su redacción, que he revisado, considero que la interpretación expresada sigue siendo válida en lo fundamental y puede contribuir para fijar una posición más madurada ante los desafíos inmediatos derivados de la crisis actual.

Referencia web original: https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/04/Pactos-de-la-Moncloa-y-estrategias-sindicales-REB.pdf

Últimos libros:

Altura de miras ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Feminismo crítico. Un enfoque relacional e igualitario. Antonio Antón. Libro publicado por la Editorial Académica Española -EAE- (2020) (304 pp.). ISBN: 978-620-3-03320-5

Resumen

Este libro, Feminismo crítico. Un enfoque relacional e igualitario, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus seis capítulos. Tras la Introducción, el primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas. El cuarto, Pugna interpretativa sobre la nueva cuestión social, explica el marco teórico y la emergencia actual del conflicto social. El quinto, Contexto y pluralidad del feminismo, señala el marco actual, los ejes feministas y sus distintas corrientes. Y el sexto, Feminismos: procesos identificadores y formación de sujetos, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Referencia web de la Introducción: https://www.antonio-anton-uam.es/448043917

Identidades feministas y teoría crítica. Nueva edición ampliada. Antonio Antón. Ed. Dyskolo (18/09/2020) (Con acceso al texto completo: 207 pp.)

Este libro, Identidades feministas y teoría crítica, tiene un doble plano, analítico y teórico. Por una parte analiza las características de la nueva ola feminista en España, sus causas, el contexto sociopolítico y cultural y su impacto transformador. Por otra parte, explica los diferentes enfoques teóricos, en particular, los debates sobre el sentido de las identidades feministas y su relación con la formación del sujeto feminista. Los dos aspectos se entrecruzan en sus cinco capítulos. El primero, Feminismos e identidades, detalla el refuerzo de la conciencia y la participación feministas y el significado de las identidades como procesos relacionales y de reconocimiento propio y ajeno. El segundo, Feminismos, interseccionalidad e identificaciones, parte de un análisis sociológico de los distintos electorados y su grado de afinidad feminista, así como de la activación feminista, para profundizar en los procesos de identificación y su interseccionalidad. El tercero, Acerca del pensamiento de Nancy Fraser, se centra en una valoración crítica de su feminismo y su teoría alternativa, con algunas conclusiones estratégicas y un anexo al final. El cuarto, Sujeto y cambio feminista, analiza las tendencias y el contexto del cambio feminista y las contrasta con la formación de las identidades feministas. Y el quinto, Sujeto feminista: ni esencialista ni posmoderno, desde el análisis de los tres ejes de la acción feminista y la existencia de dos grandes corrientes del movimiento feminista, la socioliberal o formalista y la crítica o transformadora, explica los fundamentos teóricos que están detrás de los debates sobre el sujeto feminista, desde un enfoque crítico, relacional y sociohistórico.

Referencia web original: https://rebelion.org/nueva-edicion-ampliada-del-libro-identidades-feministas-y-teoria-critica/

Acceso al texto completo en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5f6382d62112c1600357078

Libros propios recientes:

- (2020): Identidades feministas y teoría crítica, en Editorial Dyskolo (150 pp.). Publicado en digital y en abierto, con licencia Creative Commons. Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib061/

Reeditado por Rebelión (sección LIBROS LIBRES), mayo de 2020, en PDF: https://rebelion.org/download/identidades-feministas-y-teoria-critica-antonio-anton-moron/?wpdmdl=611799&refresh=5ec6196ad869d1590040938

- (2019): Clase, pueblo, nación. Pensamiento crítico y estrategias politicas, en Editorial Académica Española. ISBN: 978-613-9-43600-2. (Hay una edición en abierto con Licencia de Creative Commons, en Editorial Dyskolo, con el título Clase, nación y populismo: Referencia web: https://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib055/ )

- (2019): Movimientos sociales, acción colectiva y cambio social en perspectiva. Continuidades y cambios en el estudio de los movimientos sociales. Rubén Díez García y Gómez Betancor Nuez (eds.). Fundación Betiko y Federación Española de Sociología-FES. Interesante libro de las aportaciones sociológicas en el Encuentro del Comité de Investigación sobre Movimientos sociales, Acción colectiva y Cambio social de la FES. Se incluye mi comunicación titulada Valoración de la interpretación populista (pp. 31-42). ISBN: 978-84-09-09287-1

- (2019): El futuro del trabajo: realidades e implicaciones, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en CTXT (8/05/2019: https://ctxt.es/es/20190508/Politica/26017/Antonio-Anton-empleo-economia-trabajo-calidad-temporalidad-precariedad.htm

- (2019): Carácter de los sujetos colectivos, en Sociedades en la encrucijada, compromisos de la sociología. LIBRO DE ACTAS del XIII Congreso Español de Sociología, Valencia, julio (7 pp.). ISBN: 978-84-09-12839-6. Hay una versión periodística en Nueva Tribuna (12/07/2019): https://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-anton/caracter-de-los-sujetos/20190712110616164436.html

- (2018): “Qué salida de la crisis: tendencias y percepciones contradictorias”, en ¿Cómo estamos ‘saliendo’ de la crisis?, Andreu Lope Peña (coord.). Libro Memoria del IV Encuentro del Comité de Sociología del Trabajo (pp. 94-124). Editado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB): https://ddd.uab.cat/pub/poncom/2018/197218/Memoria_IV_Encuentro_final.pdf

- (2018): Frente a la crisis social y nacional ¿QUÉ PAÍS?, ed. Rebelión (166 pp.). Versión digital en abierto licencia de Creative Commonshttp://rebelion.org/docs/246267.pdf

- (2018): "El sujeto de cambio", en La clase trabajadora ¿Sujeto de cambio en el siglo XXI?, Adrián Tarín y José Manuel Silva (coords), Madrid, Siglo XXI (pp. 71-102). ISBN: 978-84-323-1922-8. 

 

- (2018): "La interpretación populista del movimiento popular", en Una mirada desde la Sociología actual: análisis y propuestas del contexto actual,  Mª José Diaz Santiago y Francisco-Javier García-Castilla (coordinadores), editado por la Asociación Madrileña de Sociología (AMS) (pp. 369-401). ISBN:  978-84-09-02524-4 (e-book, 584 pp.). Ver texto: Populismo y pueblo

-- (2018): "La teoría populista: Lógica política y ambigüedad ideológica", Comunicación en libro de Actas del X Congreso Vasco de Sociología y Ciencia política (2015): Sociedades en constante cambio: realidad social y reto científico (pp. 70-83). ISBN. 978-84-9082-923-3 (920 pp.). Una versión inicial de la Comunicación se publica en Rebelión (30/09/2015): https://rebelion.org/la-teoria-populista-logica-politica-y-ambiguedad-ideologica/.

 - (2017): El populismo a debate, libro digital editado por Rebelión (2-12), sección "Libros libres" (125 pp.) licencia de Creative Commonshttp://www.rebelion.org/docs/234831.pdf

Ver más: Libros destacados

Ver todos los: Libros

Amanecer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!

Caminos por recorrer: ¡SE HACE CAMINO AL ANDAR!