Artículos ajenos

Año 2022 - Segundo semestre

Relación de artículos ajenos de interés sociopolítico, con un resumen y comentario, por orden cronológico. El texto completo pinchando el título.

(Otros semestres en la entrada correspondiente)

Enero de 2022

¿Se puede reparar la fractura abierta entre PSOE y Unidas Podemos por la crisis militar en Ucrania?. Gabriel Flores (25/01/2022)

Una defensa pacifista ante el apoyo apresurado de algunas fuerzas políticas a los preparativos militares de la OTAN. Selecciono la parte final:

“Aprovechar el conflicto abierto en Ucrania para obtener ventajas partidistas o electorales en nuestro país o como ocasión propicia para diferenciar a la verdadera izquierda de la falsa es el camino más corto para hacer inútil cualquier esfuerzo a favor de la paz, porque dividirían a la mayoría social pacifista y velarían la insignificancia social de la minoría belicosa que cree que no hay mejor defensa que una buena guerra.

En España, la fractura en el Gobierno de coalición progresista a propósito de la crisis militar abierta en Ucrania no atañe sólo a sus dos componentes, se traduce en división social y en disputas entre fuerzas políticas progresistas. El agravamiento de la crisis militar en Ucrania tendría nefastas consecuencias para Europa. Supondría, también, pésimas consecuencias para la continuidad de la experiencia de cooperación entre las dos principales fuerzas progresistas que conforman los soportes fundamentales de un Gobierno de progreso, impidiendo una nueva coalición gubernamental entre el PSOE que dirige el presidente Sánchez y el proyecto de confluencia que lidera la vicepresidenta Yolanda Díaz.

La guerra es evitable. También se puede evitar que la fractura que ya se ha producido entre PSOE y UP vaya a más y concluya, incluso en una evolución de la crisis militar en Ucrania que no acabe en guerra abierta, en una ruptura difícilmente reversible entre fuerzas progresistas y de izquierdas que serviría de puente de plata para la llegada al Gobierno de España de una coalición extremista de derechas.

La acción política de las fuerzas favorables a pacificar el conflicto militar en Ucrania debe orientarse a convencer al conjunto de la ciudadanía, más allá de diferencias políticas, ideológicas o culturales, de lo ineficaz y contraproducente de echar más leña al fuego de los preparativos de guerra. Y eso sólo se puede conseguir si las propuestas pacifistas no son percibidas por la ciudadanía como un nuevo escenario de pugnas partidistas, mecanismo para la obtención de ventajas electorales o herramienta de denuncia y desgaste de alguna de las dos patas del Gobierno de coalición progresista. Ese es el único camino para extender y reforzar las ideas pacifistas en la sociedad y para que la presión de la ciudadanía sea eficaz. A lo que hay que aspirar es a que el PSOE represente también las ideas pacifistas que asume la mayoría de la sociedad y trabaje conjuntamente con todas las fuerzas que en España y en Europa defienden una solución política y pacífica del conflicto y no preparan la guerra.

Hay que recordar que, como finaliza el “Manifiesto por la paz y para evitar una nueva guerra en Europa”, no hay camino para la paz, la paz es el camino.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/puede-reparar-fractura-abierta-psoe-up-crisis-militar-ucrania/20220125111934194826.html

Europa y la guerra de Ucrania. Boaventura de Sousa Santos (24/01/2022)

Clarificador y resaltando el papel de la ONU. Destaco un párrafo:

“Ante esto, la ONU sabe que Rusia no es la única potencia agresiva en el conflicto actual, y que bastaría con que Ucrania cumpliera los acuerdos de Minsk para que cesaran las hostilidades. ¿Por qué Ucrania no puede seguir siendo un país neutral como Finlandia, Austria o Suecia? Si hay guerra en esta región, el escenario de la guerra será Europa, no Estados Unidos. La misma Europa que hace poco más de setenta años salió del infierno de dos guerras mundiales que se saldaron con unos 100 millones de muertos. Si la ONU quiere ser la voz de la paz y la seguridad, que consta en su mandato, debe asumir una posición mucho más activa e independiente de los países involucrados. Hay que averiguar in situ qué está pasando en los territorios donde las grandes potencias se enfrentan y se preparan para guerras de hegemonía en las que probablemente los aliados menores sufrirán las consecuencias y pagarán con vidas (Taiwán o Ucrania) –las llamadas proxy wars–, incluso si la política agresiva de "cambio de régimen" apunta a Rusia y China, eventualmente con resultados similares a los que tuvo en Irak, Libia o Afganistán. El mundo necesita escuchar voces autorizadas que no repitan el guion impuesto por los rivales. La más autorizada de todas es la voz de la ONU.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/espejos-extranos/2022/01/24/europa-y-la-guerra-de-ucrania/

El conflicto OTAN/Rusia: una perspectiva europea. Manolo Monereo (24/01/2022)

Un análisis de los intereses geopolíticos de Europa, que debería adoptar una estrategia por su autonomía estratégica y por la paz, frente a la polarización interesada promovida por EEUU en el conflicto con Rusia (y con China). Selecciono varios párrafos:

“La pregunta hay que hacerla: ¿coinciden los intereses de Europa con los de EEUU? Esta es la cuestión decisiva que la Unión Europea no es capaz de hacerse, ni siquiera de plantearse. Para los norteamericanos la protección de su Estado y de su población le exige controlar estratégicamente el mundo. De ahí deviene esta específica habilidad de construir guerras y desarrollar conflictos lejos de sus fronteras. La península que es Europa ha sufrido dos guerras mundiales, conflictos militares recurrentes y siempre pendiente de una Rusia convertida, de una u otra forma, en el imperio del mal…

La característica tercera la tenemos delante de nuestros ojos, la nombramos pero no la definimos: las democracias realmente existentes ya no deciden lo fundamental, no tienen el poder de elegir entre grandes opciones públicas; gobierne quien gobierne, están obligadas a moverse, no solo en los límites de su propia constitución sino, y principalmente, de un ordenamiento jurídico -el de la UE- que actúa en la práctica como una constitución que prevalece sobre la legítimamente instituida en los Estados. Resumiendo, nuestras democracias son cada vez menos sociales, están estructuralmente limitadas y en proceso de creciente oligarquización…

La paz no tiene alternativa en Europa. La guerra es el mal absoluto. Lo que debería hacer realmente Europa es tomar iniciativas veraces para una salida diplomática a la crisis que reconozca los intereses comunes que tiene con Rusia; que promueva un gran acuerdo económico, político y militar en el marco del cual se debe resolver el conflicto ucraniano. La Europa de España a los Urales sigue siendo una necesidad. ¿Cuál es el problema? Que esta propuesta se opone a los intereses estratégicos de EEUU. La paz es demasiado importante para que la decidan solo los políticos y los militares.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/dominiopublico/42728/el-conflicto-otan-rusia-una-perspectiva-europea/

“Algunos debates niegan una realidad: la incorporación de las mujeres trans a la lucha feminista”: Justa Montero (20/01/2022)

Amplia entrevista a esta líder feminista que repasa la historia y las características del feminismo en España y su formación como sujeto sociopolítico. Destaco un par de respuestas:

“Claro. Yo creo que se parte de esa construcción del sujeto, de ese nosotras que era un nosotras inexistente, o sea, que había que construir y que además necesitábamos que tuviera legitimidad porque no la tenía, ya que la izquierda no le daba legitimidad al sujeto del feminismo. Era la idea de, bueno, primero la lucha por las libertades, luego vendrá lo otro. El feminismo sí, pero lo importante es la lucha de clases. Todo este movimiento tiene que poner en valor el sujeto protagónico de su lucha, su agenda, sus ritmos, todo. Entonces, se construye ese nosotras a partir de la confrontación ante la negación de la condición de sujetos y de ir construyendo a ese sujeto que va abriendo grietas, va abriendo nuevas puertas, va abriendo ventanas a muchas voces. Y esas nuevas voces cuestionan ese sujeto que parecía homogéneo de las mujeres en abstracto y así se van expresando otros feminismos, se va expresando el feminismo descolonial, el feminismo, digamos, popular, por decirlo de alguna forma, el feminismo trans, el ecofeminismo. Entonces, todo eso va abriendo enormemente y va también cuestionando. El primer cuestionamiento, aquí en el Estado español, es por parte de las feministas lesbianas. No es un cuestionamiento estrictamente de: “nómbreme a mí”, sino que es un cuestionamiento de: “tu idea de cuando hablas de mujer no me representa porque, además, no estás diciendo, no estás apelando a los problemas que yo tengo. Es decir, estás hablando de unos problemas como genéricos que no se expresan de la misma forma para todas las mujeres y hay algunos que ni tan siquiera aparecen”. Yo creo que eso es la grandeza, y la fuerza y la potencia. O sea, ¿cuál es la potencia de las huelgas feministas? La potencia de las huelgas feministas es que se plantea una propuesta que es totalmente inclusiva, en la que todas las mujeres y todos los feminismos pueden manifestar sus propuestas como parte de un todo, pero de un todo en el que se articula la diversidad, no un todo que acalla la diversidad y que habla en representación de, porque lo que hay son muchas voces. Yo creo que esa es la potencia del feminismo. Por eso a mí me resultan realmente incomprensibles algunos de los debates que hay ahora mismo, que lo que hacen precisamente es querer retrotraernos a una situación que, además, era enormemente dinámica y negar lo que es una realidad: la incorporación de las mujeres trans a la lucha feminista. Ya que esto es gracias a que ha habido un feminismo que ha hecho posible que emerjan otras desigualdades. Porque si el feminismo es un proyecto emancipador es imposible pensar en un proyecto emancipador... estanco y solo para algunas…

Entonces, yo creo que lo que sucedió en 2018 y 2019 es de gran importancia para el feminismo, porque nos ha situado de otra forma, en otro momento. Es algo impresionante, es de las mayores movilizaciones de este país que se recuerdan, después de la movilización contra la guerra, y supone una disputa por el sentido del feminismo y una disputa por el contenido cultural, el contenido formal y el contenido político del feminismo, que yo creo que es un poco el momento en el que estamos. No sé si opináis lo mismo.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220101/Politica/38478/feminismos-justa-montero-historia-aborto-maria-roson-maite-garbayo.htm

Evolución de la cohesión social y consecuencias de la Covi-19 en España. Estudio Fundación Foessa-Cáritas (enero 2022). Coords: Luis Ayala, Manuel Laparra y Gregorio Rodríguez Cabrero (Informe completo, 681 pp.). Conclusiones (42 pp.)

Exhaustivo e interesante Informe con cinco conclusiones generales sobre: 1) El impacto en el empleo cuando una economía baja la persiana; 2) Desigualdad social y pobreza antes y durante la pandemia; 3) Se amplía el espacio social de la exclusión y se intensifican los problemas: de nuevo la amenaza de fractura; 4) Estrategias familiares y relaciones sociales; 5) Las políticas públicas frente a la COVID-19: naturaleza, impactos y limitaciones.

Referencia web original: https://www.caritas.es/main-files/uploads/2022/01/Conclusiones-Informe-FOESSA-2022.pdf

Neorrancios sin fronteras. Jesús Santos (17/01/2022)

Una clarificación necesaria, con las similitudes en los campos nacional y feminista. Aunque no comparto totalmente el contenido de ese artículo, me parece de interés para debatir el tema de la disociación que a veces se produce en sectores que se autodefinen formalmente de izquierdas, con divergencias en los tres temas que se tratan: el conflicto económico, la cuestión nacional y la agenda feminista. Y en el último caso hay personas (socialistas y comunistas, por supuesto una minoría) que adoptan una posición puritana y punitivista, similar a posiciones conservadoras, y en el otro tema nacional que rezuman más nacionalismo españolista sin comprender la plurinacionalidad de España o una alternativa federalista. Hay que aquilatar la complejidad del debate, a ser posible abierto y sereno. En otro artículo, ¿Neorrancios cotra progres?" (8/01/2022), hay una descripción de esta polémica compleja. Por lo demás, he escrito críticas a las posiciones postmodernas en muchos campos que se pueden consultar en este blog. Cito su subtítulo:

‘Los rojipardos y las terfas se alinean con la derecha y la ultraderecha en las guerras culturales relativas al género y la cuestión nacional’

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220101/Firmas/38452/Jesus-Santos-tribuna-rojipardismo-terfismo-feminismo-trasnfobia.htm

La reforma laboral en el marco social europeo. María Eugenia R. Palop (17/01/2022)

Una valoración positiva, teniendo en cuenta el contexto europeo. Selecciono un párrafo:

“Desde el marco europeo, hay dos aspectos fundamentales de la reforma que resultan especialmente virtuosos. El primero se refiere a la negociación colectiva, en la que se recupera la ultraactividad y la prevalencia de los convenios sectoriales en materia salarial, de manera que puedan corregirse los excesos del proceso de deflación salarial que siguió a la anterior crisis. En este punto puede hablarse sin problema de la derogación de uno de los tres pilares de la reforma de 2012, sustentada en el abaratamiento del despido, el aumento de la flexibilidad interna y el debilitamiento de la negociación colectiva. El segundo aspecto está relacionado con el intento de reducir la temporalidad mediante la modificación de los tipos contractuales, y con cambios en el régimen sancionador enfocados a combatir el incumplimiento generalizado de la normativa de contratación temporal. Es decir, se aborda un problema que nuestro país arrastra no ya desde 2012, sino desde la reforma de 1984.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2022-01-17/la-reforma-laboral-en-el-marco-social-europeo.html

La pandemia actual: lo que se dice y no se dice sobre ella. Vicenç Navarro (17/01/2022)

Una advertencia justificada a la que el poder establecido mundial (occidental) no hace caso y pagamos las consecuencias. Selecciono un par de párrafos:

“Y este riesgo continuará ocurriendo hasta que no se reduzca el nivel de contagio a nivel mundial. La gente no vacunada es un caldo de cultivo para que se vayan produciendo nuevas variantes. Y hay millones y millones de personas en el mundo que no están vacunadas, predominantemente en países de renta baja. El hecho de que haya una diferencia tan marcada entre el nivel de vacunación de los países ricos y los países de renta media y baja es un escándalo no solo moral sino también desde el punto de vista de salud pública. Contrario a lo que el pensamiento liberal, dominante en la mayoría de los países de renta alta promueve, las desigualdades no favorecen ni la eficiencia económica, ni la resolución de los grandes temas sociales, incluyendo la pandemia. Toda la evidencia científica muestra que la solidaridad es una condición para la resolución de la pandemia. La distribución de las vacunas que ha seguido una lógica comercial ha enlentecido y dificultado la resolución de este gran problema. Un tanto igual aparece en la distribución de las mascarillas y de las pruebas rápidas de antígenos, que se utilizan ampliamente para comprobar si una persona está o no contaminada. Ello explica que el acceso a estos y otros bienes de enorme importancia para controlar la pandemia esté determinado en gran manera por el nivel de renta de la persona y del país. Esta es una realidad de la que no se habla…

Debería considerarse como tema prioritario en los programas de recuperación económica, el cambio del sistema productivo para priorizar la manufacturación y suministro de los bienes y servicios de prevención y atención de salud pública, sanitarios y sociales, puesto que el déficit de tales bienes ha sido enorme durante la pandemia. Hoy el mundo de la producción sigue el criterio de la comercialización en la distribución de sus productos, lo cual, como he indicado en otras ocasiones, dificulta la resolución de la pandemia. Los gobiernos de los países ricos tenían que haber presionado para eliminar las patentes de las vacunas durante, al menos, durante la pandemia, y también presionar, por ejemplo, a sus empresas textiles a que produjeran materiales como mascarillas buenas y baratas y así muchos otros productos que han sido necesarios y que han tenido que importarse con grandes retrasos y excesivos costes. Su escasa valentía y servilismo a intereses particulares, anteponiéndolos al bien común, en esta "guerra contra el virus” ha sido una de las causas de la escasa popularidad de algunos de los gobiernos excesivamente laxos en su exigencia a los poderes económicos y financieros de contribuir al control de la pandemia, muchos de los cuales se han beneficiado enormemente de ella.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2022/01/17/6162/

La eterna lucha por la igualdad: a propósito del último libro de Piketty. Mario Ríos Fernández (14/01/2022)

Un comentario interesante sobre el pensamiento del autor francés con una visión multidimensional de la desigualdad, integrando los factores económicos y distributivos, el poder político y la labor ideológico-cultural en la acción por la igualdad. Selecciono un par de párrafos:

“Sin embargo, es necesario hacer hincapié en cómo el economista francés define la desigualdad ya que se aleja de lecturas economicistas de la misma. Para Piketty la desigualdad es un fenómeno multidimensional cuyas derivadas se relacionan con el poder político, el estatus social, los ingresos, el género, la etnia, las propiedades o el acceso a determinados bienes y servicios y afectan directamente al individuo. El autor considera la desigualdad, por lo tanto, como un conjunto de factores construidos políticamente que afectan al pleno desarrollo de las capacidades y a la autonomía de las personas. La desigualdad serían aquellos condicionantes estructurales que no nos permiten ser individuos autónomos y regir nuestros destinos. Unos condicionantes que emanan de decisiones políticas conscientes de determinados grupos que ostenta el poder y que se benefician de la situación…

Las izquierdas y todas las opciones políticas preocupadas por el aumento de la desigualdad en las últimas décadas deben aprovechar el contexto actual y tener en cuenta que la igualdad no solo se consigue con movilización y luchas, o con victorias electorales, por aplastantes que estas sean. Para combatir la desigualdad hace falta dar la batalla por las ideas. Producir marcos ideológicos coherentes que aúnen ambición política y posibilidades prácticas. El debate, la reflexión, la experimentación, la negociación y el acuerdo alrededor de qué instrumentos o mecanismos son los más justos para combatir la desigualdad son vitales para que estos sean considerados legítimos socialmente y eficaces en su cometido. Sin poder y sin alternativas ideológicas consistentes no hay cambio posible. La izquierda, por lo tanto, no debe olvidar la batalla cultural si quiere realmente reducir la desigualdad que rompe sociedades y deshumaniza al individuo. Una batalla ideológica que deben llevar a cabo las instituciones u organizaciones de intermediación como son los partidos o los sindicatos.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/55651/la-eterna-lucha-por-la-igualdad-a-proposito-del-ultimo-libro-de-piketty/

El orgullo herido del nacionalismo español (y las dificultades del Gobierno de coalición). Ignacio Sánchez-Cuenca (13/01/2022)

Este texto de Sánchez-Cuenca es muy sugerente. Son ciertos los hechos centrales que describe: la reacción del nacionalismo español y las dificultades del Gobierno de coalición. Más allá de matizar ese diagnóstico, ambos fenómenos reclaman una respuesta para asegurar un proceso de avance progresista. A partir de él me permito algunas reflexiones publicadas en otra parte. Destaco la conclusión final de su texto:

“No quiero sugerir, en absoluto, que toda la sociedad haya caído en el delirio nacional, pero este no ha dejado de crecer en los últimos años y aún no sabemos hasta dónde puede llegar. El caso es que, volviendo a la cuestión inicial, una coalición de izquierdas en el gobierno lo tiene muy difícil en este clima cultural. Hay un nuevo prestigio de la intransigencia, lo políticamente incorrecto y las actitudes desacomplejadas. Insertar en ese ambiente la negociación con el Gobierno de Cataluña, la transición energética, la memoria democrática, la reforma de la ley mordaza o leyes de género e igualdad resulta extremadamente difícil. No se trata solo de la oposición que surge de los altos funcionarios del Estado en múltiples ámbitos (fiscales, jueces, abogados del Estado, técnicos comerciales, militares, diplomáticos), ni de los medios derechistas y amarillistas que promueven el nacionalismo excluyente español, sino de amplios grupos sociales que quieren sentirse orgullosos de su país, reivindicar su historia y sus tradiciones y hacer oídos sordos a lo que ya caricaturizan como las monsergas izquierdistas de unos tipos artificiales, pedantes y aburridos que utilizan lenguaje inclusivo y hablan de temas absurdos. Con las bases sociales desanimadas y desmovilizadas (las del PSOE porque no les gusta Podemos ni los apoyos parlamentarios del Gobierno, las de Podemos porque no entienden que cada vez tengan menos votos), el Gobierno tiene pocos recursos para liderar proyectos ambiciosos de cambio y hacer frente a los Abascales y Díaz Ayusos. Nada está perdido aún y afortunadamente España sigue siendo un país muy plural y variado. Tal vez ese nacionalismo feroz acabe produciendo sus propios anticuerpos y quienes hoy se sienten desanimados o desengañados se reactiven. Ya veremos, pero es un empeño titánico.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220101/Firmas/38438/nacionalismo-orgullo-gobierno-coalicion-ignacio-sanchez-cuenca.htm

Transformaciones en las desigualdades de género en el trabajo en la era digital y pandémica. Paula Rodríguez Modroño (EsF, invierno 2022, pp. 38-42)

Una buena investigación. Selecciono varios párrafos:

“La mayoría de los empleos que desaparecerán están relacionados con tareas y procesos rutinarios, susceptibles de automatización, tales como tareas administrativas o procesos de fabricación, producción y distribución, entre muchos otros. Puesto que las mujeres suelen ocupar puestos de trabajo con más tareas rutinarias que los hombres en todas las ramas de actividad y ocupaciones, las trabajadoras se enfrentan a un mayor riesgo de verse afectadas por la automatización en comparación con los hombres…

Los estudios sobre la relación entre el teletrabajo, la conciliación y los roles de género en España en la pandemia muestran una doble tendencia. Por una parte, se observa que el aumento del trabajo de cuidados ha sido asumido principalmente por las mujeres y, por tanto, se han incrementado las desigualdades de género preexistentes. Por otro lado, la redistribución de las tareas durante el confinamiento ha acelerado una mayor equiparación en los roles de género, que puede permanecer en el largo plazo…

Por todo ello, la cuarta revolución industrial, con las profundas transformaciones del mercado laboral y la sociedad que conlleva, nos plantea enormes retos, siendo uno de los principales evitar el aumento en las desigualdades entre trabajadores según su sexo, edad, nivel educativo, país de origen, sector económico, ocupación profesional, estatus laboral, etc. Para que las oportunidades que ofrecen estas nuevas fórmulas de trabajo online o digital puedan conducir a la mejora en la calidad de vida y en el trabajo de todas las personas y a la disminución de las desigualdades, entre ellas la de género, es necesario analizar desde un enfoque de economía política feminista los impactos de estas transformaciones digitales sobre todos los trabajos de reproducción social y diseñar políticas transformadoras de género.”

Referencia web original: https://ecosfron.org/wp-content/uploads/2022/01/Dossieres-EsF-44-La-COVID-19-Efectos-sociales-y-economicos-y-politicas-de-respuesta.pdf

Crisis laboral en España: algunas evidencias. Albert Recio (EsF, invierno 2022, pp. 28-32)

Un análisis exhaustivo. Selecciono varios párrafos:

“Una de las cuestiones clave a preguntarse es porqué el mercado laboral español tiene un grado tan elevado de volatilidad, con fases de intensa creación de empleo y fases de una elevada destrucción. Considero que la respuesta tiene que ver fundamentalmente con las características del capitalismo español, en su tipo de especialización y en su modelo de gestión laboral… La otra cuestión relevante es la enorme extensión de los empleos temporales como forma de gestión de la flexibilidad…

En conjunto, la dinámica laboral hasta este momento ha seguido las pautas que podían esperarse de la estructura del mercado laboral español (y de la economía española). Un ajuste más rápido que en una crisis «normal», debido a las causas que lo han generado, y una recuperación más rápida, por el hecho de que el aparato productivo había quedado congelado y por la aplicación de políticas expansivas. Pero una recuperación lastrada en gran parte por la elevada dependencia de la actividad turística, que por sus propias características ha estado particularmente afectada por la pandemia. Lo que ocurrirá en el próximo futuro es incierto y depende de muchas causas. De cómo concluya la reforma laboral y de las políticas de empleo y de en qué medida puedan alterar el funcionamiento de las condiciones laborales. De qué políticas macroeconómicas se apliquen. De en qué medida se produzca un cambio en las estructuras de producción y de consumo que permitan hacer frente a las debilidades tradicionales de la economía española y dar una respuesta satisfactoria a la crisis ecológica. Muchas incógnitas en las que se juegan las condiciones de vida de millones de personas.”

Referencia web original: https://ecosfron.org/wp-content/uploads/2022/01/Dossieres-EsF-44-La-COVID-19-Efectos-sociales-y-economicos-y-politicas-de-respuesta.pdf

Los hombres en el feminismo. Josetxu Riviere Aranda (11/01/2022)

Una reflexión muy apropiada. Destaco varios párrafos:

“Al plantear si el feminismo también debería ser un espacio que incluyera la participación de los hombres surgen hoy debates que versan sobre el mismo carácter del espacio feminista. Esto es, si este es un espacio de lucha y cambio social exclusivo de las mujeres, es decir de quienes sufren fundamentalmente la opresión sexista y la desigualdad o si, por el contrario, entendemos que el sujeto político de una lucha emancipadora puede estar formado por todas aquellas personas que tienen la voluntad y el convencimiento de que los derechos humanos deben ser patrimonio del conjunto de la ciudadanía y están dispuestas a trabajar para que desaparezcan las desigualdades sexistas…

Muchos grupos sociales que luchan y se movilizan están compuestos por personas que participan en ellos desde posiciones éticas y políticas al margen de la manera en la que les afecta esa discriminación personal o colectivamente. La defensa de la igualdad debería ser un esfuerzo cívico al margen de si somos hombres o mujeres o si nos definimos como hetero o gay. Está claro que los colectivos afectados por una discriminación deben ser sus protagonistas principales, sus voces y referentes. En ese sentido no se trata de poner en cuestión a las organizaciones feministas, ni la necesidad de que existan espacios y acciones exclusivamente protagonizados por mujeres, ni de cuestionar el protagonismo y liderazgo de las mujeres, sino de explorar formas de trabajo y militancia que construyan una base social lo más amplia posible para lograr una sociedad sin discriminación de género…

Por ello la implicación de los hombres en la consecución de la igualdad deber ser como “parte interesada”, y no tanto desde una posición de “aliados” desde fuera, en una posición más pasiva, como si la igualdad fuera un asunto y una preocupación de las mujeres donde aportamos exclusivamente nuestra solidaridad. Debemos tomar parte en ella como sujetos activos que se involucran, se organizan y que asumen su responsabilidad en el cambio.”

Referencia web original: https://ctxt.es/es/20220101/Firmas/38422/hombres-feminismo-masculinidad-alianzas-rebeldes.htm

Por sus obras los conoceréis. Ignacio Sánchez-Cuenca (11/01/2022)

Análisis realista y razonable, advirtiendo de las inclinaciones centristas del PSOE y reforzando la necesidad transformadora de progreso y el acuerdo de coalición que beneficia a ambos partidos. Selecciono un par de párrafos:

“El Gobierno de coalición ha funcionado bien, el PSOE se ha legitimado como partido de izquierdas y Podemos se ha comportado con responsabilidad. Para revalidar sus resultados, tienen que cumplir lo acordado…

El PSOE, evidentemente, se sentiría más a gusto si pudiera gobernar en minoría. Pero creo que, en realidad, se beneficia tanto de la coalición como pueda hacerlo Podemos, si no más. Nadie puede afirmar seriamente que las políticas del actual Gobierno sean radicales, ni que se desvíen mucho de lo que se hace en otros países europeos. La presencia de Podemos en el Ejecutivo hace más creíbles las credenciales socialdemócratas del PSOE, pues, tanto con González como con Zapatero, la principal vía de agua en el partido fue el abandono del electorado de izquierdas (que se desmovilizaba o se iba a IU) ante la percepción de que el PSOE, una vez en el poder, hacía políticas más liberales que las prometidas estando en la oposición. Esa fue la principal causa de pérdida de votos para la socialdemocracia en el pasado. Y la coalición es una buena oportunidad para corregir ese problema.”

Referencia web original: https://elpais.com/opinion/2022-01-11/por-sus-obras-los-conocereis.html

La economía española en 2022. Gabriel Flores (10/01/2022)

Un pronóstico sobre el nivel de crecimiento económico, frente al catastrofismo de las derechas, y una propuesta de modernización económica inclusiva socialmente y sostenible ecológicamente. Selecciono un par de párrafos:

"El proyecto de país y las propuestas de las fuerzas progresistas y de izquierdas no pueden identificarse con crecer más o con reconstruir las estructuras productivas del pasado y, por tanto, una presión permanente a la baja sobre los costes laborales y fiscales de las empresas, además de altas tasas de paro y de empleos indecentes, inaceptables bolsas de pobreza y una creciente desigualdad de rentas y patrimonios. La tarea fundamental no es crecer más o de cualquier manera en el corto plazo, sino modernizar las estructuras y especializaciones productivas y construir un nuevo modelo de crecimiento que, a lo largo de esta década, permitan multiplicar el empleo decente, superar la baja gama de la oferta productiva y la escasez crónica de inversión innovadora y reducir la fragmentación territorial, las desigualdades sociales y de género o el consumo abusivo de materiales y energía. Y al servicio de esos objetivos hay que poner los fondos europeos Next Generation EU que llegarán hasta 2026, a los que habría que añadir un paulatino ensanchamiento de nuestra base fiscal y un sistema tributario más justo en el reparto de las cargas impositivas que permitan impulsar los cambios productivos con la imprescindible financiación nacional.

Que el PIB crezca unas décimas o dos puntos porcentuales de más o de menos no es lo decisivo. Lo determinante es si se dota a la economía española de las estructuras que permitan promover los empleos decentes, la productividad global de los factores y una competitividad sustentada en la innovación y el empleo cualificado. El objetivo no es crecer sin más matices ni cuanto más mejor, sino construir un nuevo modelo de crecimiento económico que sea a la vez inclusivo socialmente y compatible con el mantenimiento de los equilibrios ecológicos básicos.”

Referencia web original: https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/economia-espanola-2022-recuperacion-tras-pandemia/20220110101354194411.html

¿Por qué Polanyi apoyaría la reforma laboral de Yolanda Díaz?. Mario Ríos y Rodrigo Amírola (9/01/2022)

Interesantes estas notas sobre las políticas públicas en la post-pandemia, como análisis y como aspiración. Selecciono el párrafo final:

“Ante esto, las izquierdas deben aprovechar el marco intervencionista generado por el impacto de la pandemia en la sociedad y en la economía y dirigirlo hacía los retos que tenemos que afrontar. El combate contra la desigualdad socioeconómica, la necesaria transición ecológica que mitigue los efectos del cambio climático y el fortalecimiento de la democracia sólo podrán darse desde unas instituciones inclusivas y protectoras que demuestren su utilidad ante las derivas nihilistas o represoras que surgen como falsos atajos. Hace falta construir un proyecto cultural, social y político que avance desde el keynesianismo tecnocrático que ha hecho frente a la pandemia a un nuevo sentido de época que asiente las bases del contrato social del siglo XXI.”

Referencia web original. https://ctxt.es/es/20220101/Firmas/38417/Tribuna-Polanyi-Yolanda-Diaz-Vicepresidenta-reforma-laboral-sindicatos-patronal-pandemia-covid.htm

"Es peligroso equiparar el populismo de izquierdas con el de derechas": Jorge Tamames (8/01/2022)

Positiva esa diferenciación. La simple lógica populista de polarización política, pueblo-élites o abajo-arriba hay que relacionarla con su sentido, según el contexto y su orientación; por eso hay populismos de izquierda, de derecha... y de centro, y ese carácter de su papel sociopolítico es lo sustantivo para diferenciar unos de otros. Está bien vincularlo con la economía política, aunque no se aclara esa relación estructural ni el contexto de relación de fuerzas con las expectativas idealistas. Para avanzar en el debate estratégico y en una teoría critica, realista e interactiva, clave para el nuevo proyecto de frente amplio:

“Por sintetizar mucho, la definición de Laclau y Mouffe del populismo señala una estrategia política en la que se representa al pueblo enfrentado con las élites, con un componente de antagonismo, pero lo que pasa es que el pueblo no es una realidad ontológica que existe ahí fuera, sino que es un concepto a construir. En función de cómo construyas ese pueblo y a qué tipo de élites te opongas, puedes dar con un tipo de populismo de izquierdas u otro de derechas y reaccionario.”

Referencia web original: https://www.publico.es/entrevistas/jorge-tamames-peligroso-equiparar-populismo-izquierdas-derechas.html

¿Neorrancios contra progres? Libros para entender la guerra cultural que ha estallado. Berna González Harbour (8/01/2022)

Aproximación a un tema complejo con el repaso a diversos escritores de distintas tendencias. Selecciono varios párrafos:

“Y ésta, la cultura de la cancelación, es precisamente el denominador común que une a cierta derecha, a los nostálgicos, a los extremocentristas y a cierta izquierda moderada en contra de la corriente de determinación para excluir del terreno público a los autores (y sus obras) que han pisoteado valores, leyes y minorías con sus palabras o sus actos, demostrados o sin demostrar…

Lo más pesaroso para una buena parte de la izquierda es que otra esté situada en ese carril. El debate entre la izquierda identitaria y la materialista arreció cuando parte de esta votó a favor de Trump o Bolsonaro, cree Gómez Urzaiz. Ahora lo cree superado porque es compatible ser a la vez antirracista, feminista y reclamar condiciones laborales dignas. Aun así, la autora asegura que ese “rojipardismo, que forma parte de este repliegue neorrancio y el llamado extremo centro son fenómenos particularmente españoles” atravesados por el nacionalismo. “Hay quien se está tomando los vídeos de C. Tangana como un nuevo catequismo y anda entronizando la sobremesa con carajillos como solución a casi todo”.

Como se puede ver, las etiquetas vuelan según quién habla y, en el caso de Sergio del Molino, sobran. “Lejos de aclarar nada, esas taxonomías empobrecen terriblemente el panorama. Yo no busco el acuerdo cuando leo. Las etiquetas ayudan a gente hiperideologizada que no quiere leer nada que les desafíe. El debate intelectual no debería ponérselo fácil a esa clase de individuos.

En cualquier caso, mientras la guerra cultural se libre entre libros, estamos a salvo. Y en el peor de los casos, como concluye Del Molino, conviene no desanimarse: “Hay que reunir a traición a escritores que se dicen pestes en público, a ver si en privado y con unas cañas vuelven a la civilización”. ¿El carajillo?”

Referencia web original: https://elpais.com/babelia/2022-01-08/neorrancios-contra-progres-libros-para-entender-la-guerra-cultural-que-ha-estallado.html

Empleo, pobreza salarial y desigualdad. Fernando Luengo (7/01/2022)

Interesante, con acertadas conclusiones:

“En resumen, nuestra economía ha generado una notable cantidad de empleo, que, sin embargo, no es suficiente ni en cantidad ni, sobre todo, en calidad. El desempleo real, contando el infra empleo, se mantiene en niveles elevados, lo mismo que la pobreza y la desigualdad salarial. No estamos ante un desequilibrio coyuntural que se pueda resolver con un plus de crecimiento, que por lo demás ya muestra signos de debilitamiento y, quizá lo más importante, es insostenible e indeseable desde el punto de vista de la aceleración del cambio climático, la degradación de los ecosistemas y la inequidad que contribuye a generar. Tampoco cabe enfrentar este desafío con la reforma laboral consensuada entre el gobierno, las patronales más importantes y los sindicatos mayoritarios, que, pese a sus evidentes avances en relación a las precedentes, se ha quedado muy corta y deja un amplio margen para que las políticas de represión salarial se mantengan o incluso se intensifiquen.

La creación de empleo decente -salarios dignos y plena garantía de los derechos sindicales y ciudadanos-, la reducción de la pobreza y la desigualdad en el mundo del trabajo hace imprescindible y urgente un replanteamiento en profundidad e inaplazable de la política económica, social, laboral y medioambiental.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/fernando-luengo/2022/01/07/empleo-pobreza-salarial-y-desigualdad/

“El gran reto es generar diferentes formas comunitarias en unas culturas absolutamente individuales”: Yayo Herrero (6/01/2022)

Interesante y amplia entrevista en la que esta antropóloga y activista ecofeminista trata diversos problemas de actualidad. Selecciono varias respuestas:

“Hace falta aterrizar las grandes teorías, conectar con las palabras, con lo que pasa con los cuerpos, con lo que pasa con las relaciones, lo que pasa en las vidas cotidianas, que es donde se viven los grandes malestares y es donde se vive la injusticia, que es donde se vive la crisis ecológica más profunda y donde además podemos construir las salidas y unas culturas que se apoyen en la suficiencia, en el reparto de todo, en la generación de obligaciones y de derechos y en el cuidado. Y ahí el lenguaje me parece importantísimo, porque al final es una gran tarea de seducción…

Creo que el gran reto que tenemos por delante es generar diferentes dimensiones y formas comunitarias. Y eso hay que experimentarlo y hay que ponerlo en marcha en unas culturas absolutamente individuales. Y creo que el ponerte en marcha y experimentar el éxito colectivo da posibilidad y capacidad de organización. Desde lo pequeño no derogamos los tratados de libre comercio, que de alguna manera permiten ese blindaje de los privilegios de la gente más rica, no cambiamos algunas cosas que en términos de urgencias y en términos de escala es importante cambiar para conseguir esa resiliencia y esa capacidad de adaptación a las condiciones materiales. Ahí la capacidad de organización es clave y yo creo que es donde tenemos un escollo importante en este momento…

Y luego, esto es una opinión pero lo creo con firmeza, en los últimos años una parte importante de la política —y me refiero principalmente a las izquierdas— se ha centrado excesivamente, y a veces casi únicamente, en el tema de la comunicación. Creo que ya se ha interiorizado que hacer política es simplemente adueñarte del relato. Y me parece que desde luego, el relato que se hace de las cosas es muy importante. Me parece que la comunicación es absolutamente fundamental, pero no es ni lo único que hay en política, ni desde luego lo que deba determinar la política…

Entonces, creo que esa reducción de la política institucional a quién gana el relato, y el desvincular la política institucional de la organización, de la capacidad de crear personas cada vez más conscientes, de generar una especie de identidad y de ciudadanía terrícola, me parece que es un problema importante y creo que está también detrás de esa desafección y de esa desmovilización que hay.”

Referencia web original: https://www.elsaltodiario.com/ecofeminismo/yayo-herrero-gran-reto-generar-diferentes-formas-comunitarias-en-culturas-absolutamente-individuales

La transformación del modelo laboral español. Adoración Guamán y Raúl Lorente (6/01/2022)

Buen diagnóstico. Selecciono los párrafos finales:

“Ya existen abundantes artículos orientados a detallar el contenido de este nuevo marco normativo que modifica elementos esenciales del Estatuto de los Trabajadores, por ello, solo cabe recordar que la reforma incluye mecanismos para reducir la temporalidad, sobre todo respecto de las personas jóvenes; apuntalar la estabilidad de entrada devolviendo la centralidad al contrato de trabajo indefinido; controlar la externalización productiva, escenario particularmente proclive a las relaciones de trabajo precarias; y, entre otras cosas, devolver a la negociación colectiva un papel central en la regulación de las relaciones laborales, reconociendo así la importancia central de la democracia social en las relaciones de trabajo. Además, se integran mecanismos de flexibilidad capaces de ofrecer alternativas a la destrucción de empleo y la temporalidad en momentos de crisis, cuya eficacia ya está exenta de dudas.

Evidentemente, quedan muchos problemas por resolver que afectan al mercado laboral y que exceden de los márgenes de la reforma ahora aprobada mediante el Decreto Ley 32/2021, de hecho, reiteramos que esta puede ser considerada el primer paso hacia ese nuevo paradigma que debe acabar con la temporalidad y la precariedad de nuestro mercado de trabajo. Efectivamente, atrás queda, de momento, la propuesta de un nuevo Estatuto del Trabajo y otras medidas planteadas en un momento previo a la crisis del covid-19. Sin embargo, y sin dejar de reconocer la permanente necesidad de seguir mejorando las condiciones laborales, lo cierto es que la lectura de los datos de empleo en el marco de la reforma laboral recién adoptada nos permite vislumbrar con optimismo el futuro laboral en nuestro país, no solo en el corto sino en el medio y largo plazo.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/55432/la-transformacion-del-modelo-laboral-espanol/

Más allá de la reforma laboral (necesaria). Carlos Prieto (6/01/2022)

Una valoración ajustada de las condiciones estructurales e históricas de la temporalidad y la precariedad del empleo que hay que revertir, con este primer paso que significa la actual reforma laboral. Selecciono un par de párrafos:

“A la vez, la cultura corporativa empresarial, que asume la discriminación contractual como algo obvio y natural y un tejido productivo caracterizado por una presencia desproporcionada de microempresas con un porcentaje muy elevado de contratos temporales, se ha apoyado en –y a un mismo tiempo preformado– las tramas jerárquicas de reproducción social (género, inmigración, etnias, niveles educativos) más profundas que en la mayoría de los países de la UE/15. La injusta segmentación del empleo resultante es casi una obviedad…

La reforma laboral que acaba de pactarse no logrará el milagro de convertir el empleo precario en empleo decente de la noche a la mañana (hay muchas inercias en juego), pero supone un punto de inflexión imprescindible. Pone los mojones y marca la pauta de la senda que ha de seguirse y habrá que mantenerse firmes para seguir avanzando en la misma dirección. Si se hace así, de aquí a diez años la sociedad española se habrá convertido en una sociedad más cohesionada, inclusiva y justa por haber conseguido reducir el desempleo de un modo importante y logrado que las condiciones de trabajo de toda la ciudadanía trabajadora hayan dejado de ser precarias para convertirse en decentes. Ninguna otra cosa parece exigir la conciencia colectiva de la sociedad española y, más aún, la conciencia colectiva de la clase trabajadora.”

Referencia web original: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/55410/mas-alla-de-la-reforma-laboral-necesaria/

Cambio climático y participación en un Frente Amplio. Tomás R. Villasante (5/01/2022)

Una apuesta por la democracia participativa y la economía solidaria. Destaco un párrafo:

“Los liderazgos (personales o colectivos) necesitan de “grupos motores” de base para entusiasmar y enraizarse. Podemos repasar la lección de la transición y del 15M, de los movimientos sociales desarticulados, o los que se articulan sin que conozcamos sus líderes, que funcionan con “grupos motores” muy pegados a sus bases sociales en cada caso, luchando por temas muy concretos. Para hacer frente a los retos del cambio climático, la pandemia o las crisis económicas, en un “frente amplio” se puede aprender con los talleres y consensos que facilitan las democracias participativas, las formas en que los liderazgos se adecúen a las estrategias construidas desde la base, con grupos por temas concretos, cercanos y visibles. Un programa sin referencias a ejemplos de sustentabilidad de base y democracias participativas, tiene muchas debilidades. Y además no genera entusiasmos en los “grupos motores”, que son la verdadera esperanza para un cambio viable. En algunas localidades debatimos la situación económica, climática y de salud, en talleres abiertos y concretos, y consensuamos algunas estrategias básicas, con técnicas apropiadas. ¿Es posible generalizar estas prácticas?”

Referencia web original: https://www.eldiario.es/ultima-llamada/cambio-climatico-participacion-frente-amplio_132_8613777.html

Correlación de fuerzas. Albert Recio (1/01/2022)

Un análisis realista que apunta a una orientación ambiciosa y necesaria. Destaco los párrafos finales:

“Hay que ser conscientes de ello, de que todas las demandas sociales igualitarias, de clase, de género y nacionalidad, que todas las exigencias de reorientar las sociedades humanas para evitar la catástrofe ecológica tienen frente a sí a una variopinta y resistente estructura defensiva. Y que frente a ella es necesario desarrollar una sofisticada estrategia de respuesta que, seamos sinceros, nos cuesta mucho descifrar.

Tenemos, eso sí, algunas pistas. Una es la enorme necesidad de acumular conciencia a base de un trabajo persistente de producción cultural, de denuncia, de seguimiento de los procesos. Algo que, por ejemplo, ha sabido realizar lo mejor del feminismo, del ecologismo e incluso de movimientos más “tradicionales” como el vecinal o el sindicalismo. Otra es la necesidad de generar estructuras estables de encuentro y relación, donde las personas se apoyan, intercambian ideas, participan de forma cotidiana (ahí está parte de la fuerza que ha mostrado el independentismo catalán y vasco, pero también puede encontrarse en algunos barrios y comunidades locales). Espacios en las que incluso es posible desarrollar propuestas alternativas de gestión social. Una tercera es la persistente presión, desde fuera y desde dentro, de las instituciones sociales para conseguir que avancen reformas y regulaciones. Si algo hemos constatado los últimos años es que no es verdad que todos los partidos sean iguales ni que las regulaciones sean inocuas. Aunque a menudo los avances sean pequeños (y hasta reversibles), no queda otra que seguir intentando cambios en leyes y políticas de gestión.

Y hay también algo que deberíamos haber aprendido. En negativo, para no repetir. Que las clásicas peleas en la izquierda, las denuncias de traiciones, las llamadas a la pureza, nunca aportan nada. Generan resquemores y tensiones. En positivo, que cuando buscamos a nuestro alrededor aliados encontramos a mucha gente diversa con la que desarrollar proyectos. Lo que falta es pensarlos bien, no generar expectativas infundadas y desarrollar proyectos hasta donde sea posible llegar.

La correlación de fuerzas es muy negativa. Cambiarla exige un esfuerzo titánico. Por eso sólo es posible si buscamos, y encontramos, las dinámicas que permitan que mucha más gente rompa con sus hábitos y forme parte de un proceso de cambio ambicioso, igualitario, inclusivo, ecológico, universalista.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-208/notas/correlacion-de-fuerzas

La reforma laboral, a debate. Albert Recio Andreu (1/01/2022)

Una excelente y equilibrada valoración que comparto plenamente. Selecciono varios párrafos:

“El balance que se puede hacer es que se trata de una reforma importante, orientada a reducir alguno de los aspectos más sangrantes de la regulación anterior, pero que sigue dejando mucho poder en manos de las empresas. No es una derogación total de la reforma del Partido Popular, pero tampoco es un mero maquillaje estético de lo existente.

Se le puede achacar al Gobierno, y especialmente a la gente de Unidas Podemos que ha pilotado el proceso, que no han cumplido su promesa de derogar toda la reforma. El error estuvo en lanzar un eslogan contundente que no se podría cumplir. La izquierda demasiadas veces tiende al trazo grueso y se olvida de explicar la complejidad de las situaciones, abriendo un enorme abanico de posibilidades a los demagogos profesionales y a los jugadores del todo o nada. Pero hay que entender su satisfacción tras conseguir un acuerdo que mejora unas cuantas cosas, que genera tensiones en la derecha (no sólo en la política, también en el seno de las organizaciones empresariales), que cumple plazos y abre posibilidades a la acción sindical. Y creo que con todas las limitaciones y salvedades hay que acogerlo cómo un relativo éxito. Así lo han acogido también UGT y CC. OO.; al leer las declaraciones de sus líderes se aprecia tanto la sensación de un avance como la conciencia de las cosas en las que no se ha avanzado…

¿Va a transformar las reglas del mercado laboral esta reforma? Es difícil de saber. Hay numerosos ejemplos que muestran que efectivamente los cambios en normativas y políticas acaban teniendo un efecto importante en comportamientos y dinámicas. Pero las normas no juegan en el vacío: dependen de la acción que se ejerce con ellas, de cómo funciona efectivamente el sector público, de cómo se moviliza la gente. Lo que es seguro es que la patronal se va a mover para neutralizar al máximo, tanto como pueda, sus efectos más relevantes. Cuenta para ello con muchos recursos…

Hay que esperar todo tipo de maniobras, empezando en el propio trámite parlamentario, para dilatar, bloquear, desalentar, retorcer y adulterar el funcionamiento de las normas más lesivas para sus intereses. Es lo esperable, pura lucha de clases. Para contrarrestarlas es necesario que la Administración juegue a fondo la implementación de la medida poniendo a funcionar y dotando de recursos a la inspección de trabajo en materias de inspección y, en su caso sanción. Pero sobre todo es crucial que los sindicatos y las clases trabajadoras utilicen este nuevo marco para avanzar derechos laborales. Más que entrar en un debate estéril sobre la propia reforma es necesario encontrar propuestas estratégicas de acción que sirvan efectivamente para movilizar, motivar, organizar a unas clases asalariadas que llevan demasiado tiempo desconociendo sus fuerzas y sus derechos. Y aquí también, habría que tratar se superar el estéril debate sobre quién es el culpable de esta situación y buscar en cambio prácticas de acción que resulten positivas para todo el mundo. Cada vez que las organizaciones sindicales o cualquier movimiento social se enzarzan en discusiones sobre quién es el culpable de la mala correlación de fuerzas, se disipan enormes energías, se generan resquemores que impiden un trabajo más cooperativo e integrador. Deberíamos tomar está reforma, parcial, imperfecta, insuficiente, como un instrumento para conseguir que sea un punto de partida en la reconstrucción de identidades colectivas, derechos y propuestas utópicas. Trabajar para que la actual solo sea la primera de una sucesión de reformas en beneficio de la mayoría social.”

Referencia web original: http://www.mientrastanto.org/boletin-208/notas/la-reforma-laboral-a-debate

Reflexiones anticapitalistas sobre "No miren arriba". Federico Mare (31/12/2021)

Interesante crítica:

“En conclusión, Don’t Look Up suaviza un poco el conflicto naturaleza-capital, porque sugiere, en vez de un colapso civilizatorio endógeno, cierta «corresponsabilidad» entre la fatalidad externa de un meteorito y el ciego interés egoísta de la megacorporación BASH. Además, soslaya el conflicto trabajo-capital, porque no aborda la temática crucial de la explotación de clase y la precarización laboral, ni la resistencia sindical o política a las mismas. En este sentido, la película no va más allá del cine y las series de ideología progre, que navegan en la ambigüedad de una crítica más antineoliberal que radicalmente anticapitalista.”

Referencia web original: https://sinpermiso.info/textos/reflexiones-anticapitalistas-sobre-no-miren-arriba

Capitalismo y crisis ecológica: Una cuestión civilizatoria. Albert Recio Andreu, en ‘Revista de economía crítica’ (2º semestre de 2021) (pp. 49-54)

Un interesante ensayo sobre esta temática crucial para una alternativa transformadora realista y crítica. Expongo un amplio resumen:

“Mi hipótesis de trabajo es que la historia de las sociedades capitalistas está marcada por la combinación de tres procesos diferentes, aunque entrelazados, a veces enfrentados entre sí y a veces cómplices. Estos tres procesos son las propias instituciones y dinámicas de la economía capitalista, el desarrollo científico y tecnológico y las demandas democrático- igualitarias. Sin duda la primera, el capitalismo, es el elemento dominante, pero ni actúa en el vacío ni podemos dejar de analizar las dinámicas de los otros dos elementos…

Que el devenir de la ciencia ayude a construir racionalidad o, por el contrario, contribuya a reforzar el optimismo tecnológico que conduce al colapso no está decidido. Pero sugiero que la única vía para evitar que la ciencia no contribuya a reforzar las tendencias suicidas de la civilización actual pasa precisamente por defender su autonomía, por propiciar el debate racional, por fomentar un conocimiento científico interdisciplinar que ayude generar salidas y situar la gravedad de los problemas en su propia dimensión…

Estas demandas igualitarias tienen su punto débil en el hecho de no ser capaces de reconocer sus límites reales ni las condiciones medioambientales ni la jerárquica estructura social que requieren. Una sociedad igualitaria solo puede ser efectiva si basa su modo de vida en lo que podemos llamar "bienes comunistas" (aquellos de los que es posible disponer de forma sostenible para toda la población) y reconocer que hay otros bienes de los que no es posible garantizar una provisión universal y elaborar formas justas de racionamiento o acceso a los mismos. O dicho de otra forma, diferenciar entre necesidades básicas que pueden garantizarse, de lujos y caprichos a los que sólo se podrá acceder de forma restringida, y males sociales que deben evitarse. Esto vale también para el debate sobre la movilidad social donde el modelo organizativo que adopte cada sociedad restringe o amplía las posibilidades de la gente. Si el modelo es muy jerárquico es imposible garantizar un marco social igualitario y la igualdad de oportunidades se convierte en un trampantojo…

Uniendo los tres puntos anteriores considero que a la crisis ecológica hemos llegado claramente por la dinámica expansiva y depredadora de la economía capitalista, pero que la misma ha resultado en parte reforzada por el optimismo tecnológico emanado de la comunidad científica y por las demandas de los movimientos igualitarios formuladas en el contexto mental del progreso tecnológico y lo que podríamos llamar "el lujo democrático" alimentado por la publicidad. Esto sirve para entender la densidad de las fuerzas que impiden un giro radical en el modelo. No es sólo el puñado de grandes capitalistas cuyos intereses y privilegios están seriamente afectados si se adoptan políticas ecológicas duras. Es que ello choca también con una inmensa masa social cuya vida cotidiana quedaría alterada drásticamente…

La cuestión solo puede abordarse atendiendo a la complejidad de procesos que nos han conducido hasta aquí y que siguen operativos. Las denuncias pueden servir para generar sensibilidades, pero difícilmente para hacer frente a una crisis civilizatoria. Hacerle frente exige una enorme tarea que se puede realizar desde espacios diversos: trabajo científico, producción cultural, movimientos sociales, trabajo comunitario, acción política. Creo que también como economistas críticos hay un espacio de trabajo necesario que apunta a las tres cuestiones planteadas: el del análisis de las formas de interacción y organización económica que pueden favorecer un cambio, el del trabajo en la comunidad científica en aras a mejorar su interdisciplinaridad y su comprensión global de los procesos y el de generar reflexión que ayude a la construcción de un nuevo igualitarismo más comprensivo. Más allá de los eslóganes, lo que debemos aportar son buenas propuestas de cambio, algo que requiere un profundo y honesto trabajo de elaboración colectiva”

Referencia web original: http://www.revistaeconomiacritica.org/index.php/rec/article/view/576/551

Las nuevas caras de la derecha. Enzo Traverso (diciembre 2021)

Un interesante ensayo sobre la particularidad ‘postfascista’ de la actual extrema derecha autoritaria y sus diferencias con el fascismo de entreguerras. Destaco varios párrafos:

“Esta es la señal de un retroceso, no de una derrota o una decadencia irreversible. Estamos en medio de un proceso de transición cuyos resultados aún son desconocidos y están abiertos: o bien un New Deal del siglo XXI, capaz de enfrentar el cambio climático y revertir las transformaciones producidas por cuarenta años de neoliberalismo, o un giro a la extrema derecha que arrojará a nuestro planeta a la catástrofe anunciada. En el contexto actual, los dos resultados son perfectamente posibles…

Tras varias décadas de políticas neoliberales, las clases dominantes han incrementado enormemente su riqueza y su poder, pero también han sufrido una significativa pérdida de legitimidad y de hegemonía cultural. Estas son las premisas para el ascenso del neo posfascismo: por un lado, la creciente «caída en el salvajismo» de las clases dominantes y, por otro, las extendidas tendencias autoritarias que su dominación engendra…

Desde este punto de vista, los nuevos movimientos de la derecha radical tienen una relación diferente tanto con la violencia como con la democracia. Si bien pretenden defender al «pueblo» contra las élites y restablecer el orden, no quieren crear un nuevo orden político. En Europa, están más interesados en hacer valer tendencias autoritarias y nacionalistas dentro de la Unión Europea que en destruir sus instituciones…

Los nuevos movimientos de extrema derecha carecen de todos esos pilares: son producto de una crisis de hegemonía que no puede compararse con el derrumbe europeo de la década de 1930; su radicalismo no incluye ni un asomo de «revolucionario», y su conservadurismo —una defensa de los valores y las culturas tradicionales, las «identidades nacionales» amenazadas y una respetabilidad burguesa opuesta a las «desviaciones» sexuales— está desprovista de la idea de futuridad que modeló de manera tan profunda las ideologías y utopías fascistas. Por eso, me parece más apropiado describirlos como posfascistas, no como neofascistas…

¿Esto significa que no existe un peligro fascista? De ningún modo. A decir verdad, si observamos el presente a través de un prisma histórico, no podemos descartar esa posibilidad. El impresionante ascenso de los movimientos, partidos y gobiernos de extrema derecha muestra con claridad que el fascismo puede convertirse en una alternativa. Pero aunque no cabe duda de que persiste la posibilidad de una nueva era posfascista, es importante señalar que la crisis económica desatada por la pandemia no la fortaleció. Así, la pretensión ultraderechista de encarnar una alternativa «antisistema» probablemente parezca menos convincente hoy en día que cinco años atrás. En última instancia, sin embargo, el futuro de los movimientos de extrema derecha no dependerá exclusivamente de su evolución interna, su orientación ideológica y sus decisiones estratégicas, ni tampoco del apoyo que puedan obtener de las élites globales. A fin de cuentas, dependerá de qué capacidad tenga la izquierda para delinear una alternativa.”

Referencia web original: https://jacobinlat.com/2021/12/14/las-nuevas-caras-de-la-derecha/